"Tuyo es el reino" (Respuestas XXXVII)

6. La Oración dominical concluye con un embolismo, es decir, una oración que desarrolla la última petición “líbranos del mal”.

 Dice la IGMR:

“El sacerdote solo añade el embolismo, que el pueblo concluye con la doxología. El embolismo que desarrolla la última petición de la Oración del Señor pide con ardor, para toda la comunidad de los fieles, la liberación del poder del mal” (IGMR 81).

 Este embolismo es un desarrollo del Padrenuestro “estrechamente ligado a él. Con el embolismo se vuelve a la plegaria presidencial. El celebrante en nombre de todos lo hace en él más explícito y desarrolla la petición ya contenida al final de la oración del Señor”[1].

  En el rito romano, el embolismo suplica no caer en la tentación y ser protegidos de todo mal, subrayando la liberación última, plena y verdadera, que ni es sociológica ni política, sino la Venida gloriosa y definitiva de Jesucristo, la escatología y el establecimiento de su reinado. Se pide, en un primer momento, una preservación de todos los males y del pecado, de todo lo que pueda perturbarnos; después, pide la paz y la misericordia divina, o sea, su gracia, que es fuente de libertad verdadera; por último, el plano escatológico: se afirma la esperanza cristiana y se confiesa aquello que esperamos, que no es sino la venida gloriosa y última de Cristo Señor.

  Se reza: “Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia vivamos siempre libres de pecado, y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo”.

  El rito hispano-mozárabe posee también su embolismo similar al romano, desarrollando la petición sobre la tentación y el mal:

 Libres del mal, confirmados siempre en el bien,

podamos servirte, Señor y Dios nuestro.

Pon término, Señor, a nuestros pecados,

alegra a los afligidos,

sana a los enfermos,

y da el descanso a los difuntos.

Concede paz y seguridad a nuestros días,

quebranta la audacia de nuestros enemigos

y escucha, oh Dios, las oraciones de tus siervos,

de todos los fieles cristianos,

en este día y en todo tiempo.

    El rito romano concluye su embolismo con una pequeña doxología o alabanza dirigida a Dios, muy similar a las alabanzas que resuenan en el cielo según revela el Apocalipsis: “Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria por siempre, Señor”. Palabras, pues, muy semejantes a las que se entonan en la liturgia celestial: “Eres digno, Señor, Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder” (Ap 4,11), “ahora se estableció la saludo y el poderío y el reinado de nuestro Dios” (Ap 12,10), etc. Esta alabanza es confesión de fe, llena de esperanza, en Dios, único Señor y Salvador a quien todo pertenece desde siempre y por siempre.

  Esta alabanza (“tuyo es el reino, tuyo el poder”) es muy antigua en la tradición eclesial. “Esta fórmula se encontraba añadida al texto de Mt 6,13 del Paternóster en algunos manuscritos antiguos del Evangelio”[2]. Ya aparece, asimismo, en la Didajé, unida al Padrenuestro, como si fuera su conclusión final, llena de esperanza: “no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Porque tuyo es el poder y la gloria en los siglos” (VIII,2). ¡La esperanza nos sostiene hasta la victoria final de Cristo Señor!

 El Catecismo explica el sentido de esta aclamación con la que concluimos el Padrenuestro:

  “Vuelve a tomar, implícitamente, las tres primeras peticiones del Padrenuestro: la glorificación de su nombre, la venida de su Reino y el poder de su voluntad salvífica. Pero esta repetición se hace en forma de adoración y de acción de gracias, como en la liturgia celestial. El príncipe de este mundo se había atribuido con mentira estos tres títulos de realeza, poder y gloria. Cristo, el Señor, los restituye a su Padre  y nuestro Padre, hasta que se le entregue el Reino cuando sea consumado definitivamente el Misterio de la salvación y Dios sea todo en todos” (CAT 2855).

   Esta alabanza o doxología “se vincula con la invocación ‘Venga a nosotros tu reino” del Pater y con el final del embolismo ‘la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo’. Es una profesión de fe en la soberanía absoluta de Dios”[3].

   El Misal romano actual ha recuperado, así pues, un elemento de tradición antiquísima que sí se había mantenido en otras liturgias orientales.

  Esta misma aclamación se mantiene en la Divina Liturgia de S. Juan Crisóstomo. Todos rezan juntos el Padrenuestro y añade el sacerdote solo: “Porque tuyos son el reino, el poder y la gloria, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. R/ Amén”.

   También la posee el rito ambrosiano, muy similar al romano. Dice el sacerdote: “Líbranos, Señor, de todos los males, concede la paz a nuestros días, y con la ayuda de tu misericordia viviremos siempre libres del pecado y seguros de toda perturbación, en la espera que se cumpla la feliz esperanza y venga nuestro salvador Jesucristo”. Entonces todos aclaman: “Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria por los siglos”.



[1] RAFFA, Mistagogia, 448.

[2] RAFFA, Mistagogia, 448.

[3] RAFFA, Mistagogia, 449.

1 comentario

  
María A
Mil gracias.
Porfi ¡publíquelo en libro! :)
21/03/19 8:27 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.