Los tipos de silencio en la Misa

El cultivo del silencio en la acción litúrgica favorece la sacralidad del rito, su profundidad y su verdadera participación plena, consciente, activa, interior y fructuosa.

“Pastoral” será también el trabajo educador en torno al silencio ya que muestra la Presencia de Cristo propiciando la respuesta de fe; en palabras de Juan Pablo II:

“Puesto que la Liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Cristo, es necesario mantener constantemente viva la afirmación del discípulo ante la presencia misteriosa de Cristo: «Es el Señor» (Jn 21, 7). Nada de lo que hacemos en la Liturgia puede aparecer como más importante de lo que invisible, pero realmente, Cristo hace por obra de su Espíritu. La fe vivificada por la caridad, la adoración, la alabanza al Padre y el silencio de la contemplación, serán siempre los primeros objetivos a alcanzar para una pastoral litúrgica y sacramental” (Juan Pablo II, Carta Vicesimus Quintus Annus, n. 10).

 

Los momentos de silencio prescritos -es decir, obligatorios- que el Misal romano señala son:

    “Debe guardarse también, en el momento en que corresponde, como parte de la celebración, un sagrado silencio. Sin embargo, su naturaleza depende del momento en que se observa en cada celebración. Pues en el acto penitencial y después de la invitación a orar, cada uno se recoge en sí mismo; pero terminada la lectura o la homilía, todos meditan brevemente lo que escucharon; y después de la Comunión, alaban a Dios en su corazón y oran. Ya desde antes de la celebración misma, es laudable que se guarde silencio en la iglesia, en la sacristía, en el “secretarium” y en los lugares más cercanos para que todos se dispongan devota y debidamente para la acción sagrada” (IGMR 45).


Son silencios de diversa naturaleza y, por tanto, dirigidos al interior de manera distinta. Sus claves son diferentes a la hora de vivirlos.


En el acto penitencial y tras el “Oremos” de la oración colecta, es un silencio de recogimiento. Entramos en lo interior para formular nuestra petición evitando dispersarnos, distraernos. En el acto penitencial, el recogimiento se vuelve una humilde súplica de perdón y de reconocimiento de la propia debilidad, para después, en común, pedir perdón al Señor. El “Oremos” de la oración colecta es una invitación para que, recogiéndonos, formulemos cada uno nuestra súplica personal al Señor, nuestras peticiones concretas, en el momento de celebrar la Santa Misa. La oración que el sacerdote pronuncia después de este silencio recoge o recolecta todas nuestras peticiones personales.


Un silencio de meditación, naturalmente breve para no desfigurar la naturaleza comunitaria de la liturgia y el ritmo mismo de la celebración es el silencio después de la lectura o después de la homilía. Aquí se medita lo escuchado, pasándolo al corazón y a la memoria, de manera que asimilemos cuanto la Palabra de Dios ha proclamado y se convierta en algo nuestro, se encarne en nuestro existir. En silencio ha de ser escuchada esta divina Palabra que desde los cielos sigue proclamando el Padre por su Hijo.

Un silencio orante, de adoración y de acción de gracias, se produce tras la comunión, es decir, tras la recepción del Cuerpo eucarístico del Señor. Es el momento personalísimo de encuentro con Cristo en el corazón, adorando su Presencia real, dándole gracias por su amor y misericordia, uniéndonos a Él para vivir en Él. Será, en proporción, un silencio que tampoco rompa el ritmo comunitario como una larguísima pausa, sino proporcionado, como el silencio después de la homilía.


Por último, un silencio de preparación, aquel que debe reinar tanto en la iglesia como en la misma sacristía y que dispone a la persona a pasar del trasiego de la actividad a centrarse sólo en la acción sagrada, con el suficiente sosiego, paz e intención clara de glorificar al Señor.

 

7 comentarios

  
Anorgi
«El cultivo del silencio en la acción litúrgica favorece la sacralidad del rito, su profundidad y su verdadera participación plena, consciente, activa, interior y fructuosa.»
Con estas palabras basta para hacernos comprender el valor del silencio durante las celebraciones litúrgicas. Gracias Padre Javier.

Aunque sabido es de agradecer recordarlo. Es muy lamentable que algunos fieles interrumpan el silencio a lo largo de toda la misa, o bien cuchicheando con el vecino o buscando el teléfono móvil para hacerlo callar. Ayer mismo una señora en plena misa contestó a la llamada, en voz baja dijo: “Estoy en la iglesia”. En “algunas” misas es muy frecuente que durante la comunión de los fieles los que no se acercan a comulgar aprovechen para charlar con el vecino. Y qué decir del guirigay que se monta en los funerales en el momento de dar el pésame.
25/10/18 1:11 PM
  
blanca
Gracias por poner en valor lo del silencio. Lo copio como otros consejos y lo comentaremos en nuestro grupo de Liturgia parroquial. Es de gran ayuda. Que bueno sería que supiera compartirlo con otros feligreses.
25/10/18 1:36 PM
  
Ikari
Hay grupos de música que tienen como objetivo eliminar cualquier momento de silencio durante la celebración. Le tienen pánico.
25/10/18 8:31 PM
  
Daniel Argentina
¿No existe mas un silencio breve después de "...nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la resurrección..." para recordar a los difuntos propios?

**********

JAVIER:

Existe ese silencio breve en la Plegaria eucarística I o Canon romano, tras el memento de vivos ("Acuérdate, Señor, de tus hijos NN. y de todos los aquí reunidos...") y el memento de difuntos ("Acuérdate, Señor, de tus hijos NN. que nos han precedido con el signo de la fe..."), pero sólo en el Canon romano, no en las demás plegarias eucarísticas.
25/10/18 9:06 PM
  
Jose Luis Martinicorena Garcia
Antes, momentos antes y despues, un ratito despues de la Misa suelo meditar, me gusta meditar sobre lo que alli ocurrirá o ha ocurrido.. . . .si soy capaz de superar la tertulia de un grupito, el taconeo de alguna folclorica y la mala educación de varias personas que no respetan a los que estamos allí rezando o meditando para lo cual necesitamos recogernos en el silencio. Pero ¿porqué no realizan sus tertulias en la calle? Aqui se habla con Dios ¿Quieren vds. entenderlo? Porque el Parroco se ha dado por vencido. . . .No encuentro el modo de que entiendan lo que antes llamábamos compostura, es decir respeto a los demás y al lugar donde estamos´. Aqui evito, con la ayuda de Espíritu Santo un "taco" flojito. Saludos J.L.M.
26/10/18 1:20 AM
  
Mac
Amigo Martinicorena: el domingo pasado, no hablo de hace dos años ni diez, el pasado domingo día 21, me acerqué a una de esas "tertulias vocingleras post-misa dentro del templo" a las que Vd. alude, con toda cortesía e indicándoles simplemente que a algunos, después de la Santa Misa, nos gusta estar un ratito con el Señor en silencio... y encima se molestaron (cosa que, enfin, doble trabajo, molestarse y desmolestarse). Tenemos, no un hermoso atrio, sino una enrome plaza soleada donde se puede hablar como se quiera. Pienso que es cuestión de "cultura religiosa".
Don Javier: salvo honrosas excepciones (personalmente, sólo las encuentro en "los mismos"), los silencios a los que Vd.alude (sagrados,como indica la IGMR) son ampliamente ignorados por los celebrantes. Coincido con Ikari en los "grupos musicales" que no acompañan a la liturgia, sino que molestan a la misma.
Seguiremos pidiendo... y rezando (y, en la medida de cada uno, enseñando). Saludos cordiales
26/10/18 11:36 AM
  
Francisco de malaga
Muy oportuno el artículo.En mi parroquia padecemos toda la misa de los domingos el "berreo" de un coro que más que al recogimiento lo que invita es que los asistentes nos llevemos tapones para el oido y hay dias que incluso una escopeta.
28/10/18 12:24 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.