Te rogamos, óyenos - II (Respuestas - XIX)

            7. Oramos también, y por tanto es oración de los fieles, con las preces de Laudes y de Vísperas. Pero éstas tienen otra forma, otra configuración.

   Las preces de Laudes son preces para santificar la jornada, preces de consagración del día, al modo de las tradicionales oraciones de “ofrecimiento de obras”. No interceden por los demás, sino que el “nosotros eclesial”, quienes rezan Laudes, piden por sí mismos para vivir santamente la jornada: “en las Laudes se tienen preces, consagrando a Dios el día y el trabajo” (IGLH 51), “Corno es tradicional en la oración el que, sobre todo por la mañana, se encomienda a Dios todo el día, en las Laudes matutinas se hacen invocaciones para encomendar o consagrar el día a Dios” (IGLH 181), “invocaciones hechas para consagrar el día a Dios en las Laudes matutinas” (IGLH 182).

    Estas preces están dirigidas directamente a Dios –pensando en la recitación individual del Oficio divino- y cada petición puede reforzarse con una respuesta orante, que se señala al principio, o responder orando en silencio, o también recitando juntos, a una voz, la segunda parte de esa petición.

    Lo explica la Introducción General a la Liturgia de las Horas:

 189. Las preces que han de ser utilizadas en el Oficio están dotadas de tal estructura que pueden adaptarse a la celebración con el pueblo, a una pequeña comunidad y a la recitación hecha por uno solo.

 190. Por ello, las Preces en la recitación con el pueblo o en común van precedidas de una breve invitación hecha por el sacerdote o el ministro, en la que se propone el tipo de respuesta que ha de ser repetida de un modo invariable por la asamblea.

 191. Las intenciones se enuncian, además, en lenguaje dirigido a Dios, de forma que puedan convenir tanto a la celebración común como a la recitación por uno solo.

 192. Cada fórmula de las intenciones consta de dos partes, la segunda de las cuales puede utilizarse como respuesta variable.

 193. Por ello, se pueden seguir diversos modos de forma que el sacerdote o el ministro digan ambas partes y la asamblea interponga una respuesta uniforme o una pausa de silencio, o que el sacerdote o el ministro digan tan solo la primera parte y la asamblea la segunda.

     En esas preces de Laudes elevamos súplicas con este tenor espiritual: “Vela, Señor, sobre nuestros pensamientos, palabras y obras, a fin de que nuestro día sea agradable ante tus ojos” (Viernes I), “Que sepamos bendecirte en cada uno de los momentos de nuestra jornada y glorifiquemos tu nombre con cada una de nuestras acciones” (Sábado I), “Te ofrecemos, Señor, los deseos y proyectos de nuestra jornada: dígnate aceptarlos y bendecirlos como primicias de nuestro día” (Martes II), “Al comenzar este nuevo día, pon en nuestros corazones el anhelo de servirte, para que te glorifiquemos en todos nuestros pensamientos y acciones” (Jueves III).

    Las mismas respuestas para las preces de Laudes son significativas, unas veces son de alabanza, otras de súplica: “Concédenos, Señor, tu Espíritu”, “Santifica a tus hermanos, Señor”, “Bendícenos y santifícanos, Señor”, “Gloria a ti Señor, por los siglos”.

     Las preces de Vísperas, en cambio, al final de la jornada, al atardecer, sí son una oración de intercesión: “Las intercesiones que se hacen en la Misa de rito Romano se repiten también a la Hora de Vísperas, aunque de modo distinto, tal como se describe más adelante” (IGLH 180), “Con el nombre de preces se designan… las intercesiones que se hacen en las Vísperas” (IGLH 182), “a las Vísperas, las preces son de intercesión” (IGLH 51). Incluso señala el alcance de esta intercesión, semejante a la oración de los fieles en la Misa: “Como la Liturgia de las Horas es, ante todo, la oración de toda la Iglesia e incluso por la salvación de todo el mundo, conviene que en las Preces las intenciones universales obtengan absolutamente el primer lugar, ya se ore por la Iglesia y los Ordenados, por las autoridades civiles, por los que sufren pobreza, enfermedad o aflicciones, por los necesidades de todo el mundo, a saber, por la paz y otras causas semejantes” (IGLH 187).

    Se realizan igual que en Laudes: van dirigidas no a los fieles (como se hace en la Misa), sino a Dios directamente; se responde con la respuesta que ofrece el formulario, o recitando juntos la segunda parte de la petición o en silencio orante y sagrado. Se pueden añadir otras peticiones, también dirigidas a Dios como las anteriores, breves, y evitando repeticiones de unos y otros (si ya se ha pedido por todos los enfermos, no es lógico añadir otra petición más por un enfermo, puesto que ya se ha rezado antes también por él…). La última petición de las preces de Vísperas siempre será por los difuntos (cf. IGLH 186).

    8. Recapitulando, hemos de reconocer la importancia grande de la oración de intercesión para la vida cristiana y cómo forma parte de la naturaleza suplicante de la liturgia cristiana.

    Con la intercesión, vivimos más íntimamente la misericordia de Dios y suplicamos su gracia para todos; con palabras de Benedicto XVI:

“al mismo tiempo, la petición de intercesión quiere manifestar la voluntad de perdón del Señor. Esta es la salvación de Dios, que implica misericordia, pero a la vez denuncia de la verdad del pecado, del mal que existe, de modo que el pecador, reconociendo y rechazando su pecado, deje que Dios lo perdone y lo transforme. Así, la oración de intercesión hace operante, dentro de la realidad corrompida del hombre pecador, la misericordia divina, que encuentra voz en la súplica del orante y se hace presente a través de él donde hay necesidad de salvación… Amor a los hermanos y amor a Dios se compenetran en la oración de intercesión, son inseparables… Con la oración, deseando lo que es deseo de Dios, el intercesor entra cada vez más profundamente en el conocimiento del Señor y de su misericordia y se vuelve capaz de un amor que llega hasta el don total de sí… Creo que debemos meditar esta realidad. Cristo está delante del rostro de Dios y pide por mí. Su oración en la cruz es contemporánea de todos los hombres, es contemporánea de mí: él ora por mí, ha sufrido y sufre por mí, se ha identificado conmigo tomando nuestro cuerpo y el alma humana. Y nos invita a entrar en esta identidad suya, haciéndonos un cuerpo, un espíritu con él, porque desde la alta cima de la cruz él no ha traído nuevas leyes, tablas de piedra, sino que se trajo a sí mismo, trajo su cuerpo y su sangre, como nueva alianza. Así nos hace consanguíneos con él, un cuerpo con él, identificados con él. Nos invita a entrar en esta identificación…” (Benedicto XVI, Audiencia general, 1-junio-2011).

   Testimonio elocuente de la intercesión, es la palabra de san Agustín; se confía en la eficacia de la oración, movidos por gracia, para que Dios haga su obra:

 “No hay que dudar que podía darnos esto sin pedírselo, pero quiso que nuestra misma oración nos revelara a quién debíamos estos beneficios. ¿De quién sino de aquel a quien se nos mandó que se lo pidamos? Por consiguiente, no tiene la Iglesia en esta cuestión que hacer difíciles indagaciones y sí solamente atender a sus oraciones. Ora la Iglesia a fin de que los incrédulos crean, y Dios los convierte a la fe; ora para que los fieles creyentes perseveren, y Dios da la perseverancia final” (De don. persev., VII,15).

 “¿Cuándo no se oró en la iglesia por los infieles y por sus enemigos, a fin de que Dios los trajera a la fe? ¿Qué cristiano que tuviera algún amigo, o pariente, o esposa infiel no ha pedido a Dios el espíritu bueno y corazón sincero que obedeciese a la fe cristiana? ¿Qué fiel no ha pedido para sí mismo incesantemente la gracia de permanecer unido para siempre a Jesucristo? Y cuando el sacerdote, invocando la misericordia de Dios sobre los fieles, dice: “Dales, Señor, perseverar en ti hasta el fin", ¿hay quien se atreva a mofarse, no digo de palabra y exteriormente, pero ni con el pensamiento, de tal oración?… ¿Quién podría gemir ante el Señor para obtener lo que desea recibir, cuando cree que lo puede conseguir por sí mismo sin la ayuda de su gracia?” (De don. persev., XXIII,63).

    Entonces, ¿qué es interceder? ¿Qué hacemos en la oración de los fieles? ¿Qué hacemos en Vísperas o cada vez que se nos indican unas peticiones para que todos oremos?

«Si oras solamente por ti, serás el único intercesor en favor tuyo. En cambio, si tú oras por todos, también la oración de todos te aprovechará a ti, pues tú formas también parte del todo. De esta manera, obtendrás una gran recompensa, pues la oración de cada miembro del pueblo se enriquecerá con la oración de todos los demás miembros». (San Ambrosio, Tratado sobre Caín y Abel).

 

1 comentario

  
Javidaba
Muchas gracias, padre. Leyendo sus palabras no he podido evitar la idea, o el sentimiento, o ... la maternidad magisterial de la Iglesia, conduciéndome a vivir ya desde esta vida la Comunión de los Santos...
08/11/18 8:04 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.