Fundamentos de la participación litúrgica, y 5ª parte (XVIII)

5. Confusiones y límites en la liturgia por la clericalización de los laicos

  La clericalización de los laicos se ha puesto de relieve, palpable, en mayor o menor grado, en la liturgia.

  Así se han multiplicado innecesariamente ministerios que acaparaban la liturgia, y se relegaba el papel del sacerdocio ministerial casi exclusivamente a la recitación de las palabras de la consagración; se han llegado a desarrollar continuas intervenciones en la liturgia, con una visión antropocéntrica, para que fueran seglares los que subieran y bajaran del presbiterio, hablaran, leyeran, incluso predicaran a su modo. Se les ha situado en el presbiterio para desacralizar cuanto más posible la celebración litúrgica y convertirla en “circular”, “asamblearia”, y se ha llegado a banalizar la distribución de la sagrada comunión, cuando sin una verdadera necesidad (ministros extraordinarios o ministros ad casum), se ha favorecido que sean seglares los que la distribuyan, y en algunos casos además,  mientras el sacerdote está sentado. Son abusos reales que se han producido y es una mentalidad difundida:

 “En la práctica, en los años posteriores al Concilio, para cumplir este deseo se extendió arbitrariamente “la confusión de las funciones, especialmente por lo que se refiere al ministerio sacerdotal y a la función de los seglares:  recitación indiscriminada y común de la plegaria eucarística, homilías pronunciadas por seglares, seglares que distribuyen la comunión mientras los sacerdotes se eximen” (Instrucción Inestimabile donum, 3 de abril de 1980, IntroducciónL’Osservatore Romano, edición en lengua española, 1 de junio de 1980, p. 17).

Esos graves abusos prácticos han tenido con frecuencia su origen en errores doctrinales, sobre todo por lo que respecta a la naturaleza de la liturgia, del sacerdocio común de los cristianos, de la vocación y de la misión de los laicos, en lo referente al ministerio ordenado de los sacerdotes” (Juan Pablo II, Disc. al 4º grupo de Obispos de Brasil en visita ad limina, 21-septiembre-2002).

  Lo que en algunas circunstancias y territorios de misión pudo ser un servicio en ausencia y espera de sacerdote, se ha convertido, por una mala teología y praxis pastoral, en algo permanente, confundiendo la distinta misión del sacerdocio bautismal de aquella que es propia del sacerdocio ministerial.

  “Los laicos eviten realizar en la liturgia las funciones que son de competencia exclusiva del sacerdocio ministerial, puesto que sólo este actúa específicamente in persona Christi capitis.

Ya me he referido a la confusión y, a veces, a la equiparación entre sacerdocio común y sacerdocio ministerial, a la escasa observancia de ciertas leyes y normas eclesiásticas, a la interpretación arbitraria del concepto de “suplencia", a la tendencia a la “clericalización” de los fieles laicos, etc.” (Juan Pablo II, Disc. al 4º grupo de Obispos de Brasil en visita ad limina, 21-septiembre-2002).

  La liturgia llega a convertirse en un campo de batalla cuando se termina por buscar un protagonismo, alcanzar un relieve delante de los demás, por el desempeño de tantos y tan variados ministerios, muchos de ellos inventados, para favorecer, hipotéticamente, la participación de los fieles. En realidad, son los males derivados de la clericalización de los laicos en la liturgia: ni favorecen la santidad de la liturgia, ni potencian el sacerdocio bautismal de los fieles, más bien lo entorpecen.

 No se puede pensar ni siquiera argumentar, que la liturgia es la que permite semejantes cosas; más bien entra en el triste capítulo de “abusos” difundidos que desfiguran la misma liturgia: “Junto a estos beneficios de la reforma litúrgica, hay que reconocer y deplorar algunas desviaciones, de mayor o menor gravedad, en la aplicación de la misma. Se constatan, a veces… confusionismos entre sacerdocio ministerial, ligado a la ordenación, y el sacerdocio común de los fieles, que tiene su propio fundamento en el bautismo”[1].

  Por eso pertenece al sacerdocio ministerial, y no al sacerdocio común de los fieles:

  -presidir la santa liturgia y pronunciar las partes que le son propias, que no pueden ser recitadas por un laico o por todos a la vez; especialmente la Plegaria eucarística: “es un abuso hacer que algunas partes de la Plegaria Eucarística sean pronunciadas por el diácono, por un ministro laico, o bien por uno sólo o por todos los fieles juntos. La Plegaria Eucarística, por lo tanto, debe ser pronunciada en su totalidad, y solamente, por el Sacerdote” (Instrucción Redemptionis sacramentum, 52).

  -pronunciar la homilía es específico del ministro ordenado: “la hará, normalmente, el mismo sacerdote celebrante, o él se la encomendará a un sacerdote concelebrante, o a veces, según las circunstancias, también al diácono, pero nunca a un laico” (IGMR 66);

  -la fracción del Pan consagrado, mientras se canta el Agnus Dei, corresponde al sacerdote (y al diácono) si precisa ayuda, pero jamás un laico: “la fracción del pan eucarístico la realiza solamente el sacerdote celebrante, ayudado, si es el caso, por el diácono o por un concelebrante, pero no por un laico; se comienza después de dar la paz, mientras se dice el «Cordero de Dios»” (Instrucción Redemptionis sacramentum, 73);

  -es un abuso claro, que convierte la liturgia en antropocentrismo y catequesis, la introducción de testimonios por parte de laicos, misioneros o incluso sacerdotes; su lugar debe ser fuera de la Misa (antes o después); “Si se diera la necesidad de que instrucciones o testimonios sobre la vida cristiana sean expuestos por un laico a los fieles congregados en la iglesia, siempre es preferible que esto se haga fuera de la celebración de la Misa. Por causa grave, sin embargo, está permitido dar este tipo de instrucciones o testimonios, después de que el sacerdote pronuncie la oración después de la Comunión. Pero esto no puede hacerse una costumbre. Además, estas instrucciones y testimonios de ninguna manera pueden tener un sentido que pueda ser confundido con la homilía, ni se permite que por ello se suprima totalmente la homilía” (Instrucción Redemptionis sacramentum, 74);

  -no es lícito que la distribución de la sagrada comunión se haga siempre por laicos, eximiéndose el sacerdote de su distribución: “Repruébese la costumbre de aquellos sacerdotes que, a pesar de estar presentes en la celebración, se abstienen de distribuir la comunión, encomendando esta tarea a laicos” (Inst. Redemptionis sacramentum 157); los laicos llamados a distribuir la comunión serán en caso de verdadera necesidad ministros ad casum o ministros extraordinarios; “Corresponde al sacerdote celebrante distribuir la Comunión, si es el caso, ayudado por otros sacerdotes o diáconos; y este no debe proseguir la Misa hasta que haya terminado la Comunión de los fieles. Sólo donde la necesidad lo requiera, los ministros extraordinarios pueden ayudar al sacerdote celebrante, según las normas del derecho” (Instrucción Redemptionis sacramentum, 88);

  -ya que la Eucaristía es un don que se recibe, ni los diáconos ni los fieles laicos pueden tomarla por sí mismos directamente del altar, o mojando la forma consagrada en el cáliz: debe ser don que se recibe de manos de los ministros. “No está permitido que los fieles tomen la hostia consagrada ni el cáliz sagrado «por sí mismos, ni mucho menos que se lo pasen entre sí de mano en mano». En esta materia, además, debe suprimirse el abuso de que los esposos, en la Misa nupcial, se administren de modo recíproco la sagrada Comunión” (Instrucción Redemptionis sacramentum, 94);

  -menos grave en parte, pero amplísimamente extendido, es el abuso de las moniciones convertidas en pequeñas homilías por su extensión (y a veces improvisando), casi invadiendo la liturgia, incluso en momentos que jamás han sido previstos para moniciones sino para cantos, por ejemplo, presentando cada ofrenda con una monición explicativa, o la larga y cansina monición de “acción de gracias” después de la comunión, en vez de un canto o el silencio adorante. Deben ser “breves explicaciones y moniciones para introducirlos en la celebración y para disponerlos a entenderla mejor. Conviene que las moniciones del comentador estén exactamente preparadas y con perspicua sobriedad. En el ejercicio de su ministerio, el comentarista permanece de pie en un lugar adecuado frente a los fieles, pero no en el ambón” (IGMR 105).

  ¿Acaso todo esto sería impedir que los fieles participen en la liturgia? ¡Al revés! Será devolverles su dignidad de pueblo santo sin querer clericalizarlos; harán aquello que les sea propio, sin añadidos ni omisiones, como deseaba el Concilio Vaticano II: “En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al desempeñar su oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las normas litúrgicas” (SC 28).

  Los fieles laicos, viviendo su sacerdocio bautismal sin cortapisas, participarán en la liturgia ofreciendo y ofreciéndose, santificando todas las realidades de su vida: “Realizada la ofrenda, la comunión eucarística que la sigue está destinada a proporcionar a los fieles las fuerzas espirituales necesarias para el pleno desarrollo del «sacerdocio» y especialmente para la ofrenda de todos los sacrificios de su existencia diaria”[2]. Entonces la liturgia, y especialmente la santísima Eucaristía, serán la fuente y la cumbre de su vida cristiana.

  Así todos vivirán aquello mismo que se suplica en la Liturgia de las Horas:

 “Que todo el día de hoy sepamos dar buen testimonio del nombre cristiano y ofrezcamos nuestra jornada como un culto espiritual agradable al Padre”[3].

 “Cristo, sacerdote eterno, glorificador del Padre, haz que sepamos ofrecernos contigo, para alabanza de la gloria eterna”[4].

 

 



[1] Juan Pablo II, Carta Vicesimus Quintus Annus, n. 13.

[2] Juan Pablo II, Audiencia general, 8-abril-1992.

[3] Preces Laudes, Sábado II del Salterio.

[4] Preces Laudes, Jesucristo sumo y eterno sacerdote.

6 comentarios

  
maru
Acabo de leer su art.de esta semana. Cuántas veces he comentado lo de los ministros extraord. de la comunión, con más de un sacerdote y laicos....!. Ya hace unos años soy ministro extraord.de lacomunión , pero no estoy de acuerdo lo que se viene haciendo desde hace muchos años. El Conc. Vatic. II, cita que, solo distribuyan la comunión por incapacidad del sacerdote o cuando hubiese una grsn cantidad de personas y, sin embargo, desde hace muchos años, en muchas iglesias hay ministros ext. todos los dias, cuando el sacerdote solo, puede distribuir la comunión en cinco minutos. Aunque fuesen diez minutos, para mí, no sería necesario un ministro extr. Pero ésto es lo que hay y.no veo que nadie tenga interés en remediarlo. Es un abuso, sí, pero seguimos igual.
07/06/18 2:05 PM
  
artillero
Es la realidad actual. En lo que se refiere a la ayuda del ministro extraordinario sucede ya de una forma natural. En mi parroquia , a pesar de existir un párroco muy estudiado y riguroso, asistan veinte o doscientos, el ministro extraordinario funciona como componente fijo. Sobre otras disposiciones, por lo que parece, no se aclara lo suficiente el asunto. Me explico con dos ejemplos: Según consulta efectuada , el aleluya, si no es cantando en diario, se omite. El "Orad hermanos" es voz de atención para ponerse en pie. Pues bien, preguntado por el asunto, parece que "no está muy claro" que sea así. Y reitero, consultado un sacerdote completo.

***************

JAVIER:

Sobre el Aleluya, la OLM dice que "si no se canta, puede omitirse". Y es preferible omitirlo a rezarlo, porque es una aclamación cantada, que al recitarla, pierde fuerza.

EL "Orad hermanos" es para ponerse de pie. Basta leer la IGMR 43: los fieles estarán de pie " además desde la invitación Orad, hermanos, antes de la oración sobre las ofrendas, hasta el final de la Misa..."
07/06/18 7:07 PM
  
Mac
Precisamente el martes pasado comentaba con un sacerdote el abuso de los "ministros extraordinarios" a la hora de administrar la Sagrada Comunión.
Verá Vd., yo voy todos los días (hábiles) al colegio de mi hija, donde se celebra la Santa Misa a las 9 de la mañana. Para que se haga una idea, además de las niñas del curso que ese día toca estamos bastantes padres, abuelos, ... pongamos unas 150/175 personas, más en días señalados, como el de hoy. Habitualmente, además del celebrante, hay 2 ó 3 sacerdotes confesando. Lo corriente es que, a la hora de impartir la Sagrada Comunión, uno de los sacerdotes que confiesa salga del confesonario y ayude al celebrante. Pero un día, en que sólo había un sacerdote confesando, pues no pudo salir porque estaba en su ocupación y sólo pudo administrar la Comunión el celebrante. Pues nada, nos pusimos en cola y esperamos un poco más de lo habitual en recibir la Comunión. Obviamente, ni nadie se quejó, ni nadie dijo nada... Y le puedo asegurar que entre los asistentes hay personas suficientemente preparadas para ser "ministros extraordinarios", pero a ninguno se nos ocurre (mucho menos a los sacerdotes autorizarlo) asumir esa función (que por otra parte, creo que debe autorizarla el Sr. Obispo de la Diócesis).
Como contraste, la parroquia a la que acudo los fines de semana, pues lo dicho: lo habitual son uno o dos "extraordinarios" y, a veces, ni el sacerdote imparte la Sagrada Comunión. Todo ello unido a las "chorraditas litúrgicas" que le comentaba el otro día, "gestitos" varios, homilías coparticipadas (por niños, algunas veces), moniciones sin fin, etc. Pero ya sabe, cuando con todo el cariño del mundo se lo hago ver al sacerdote, me suelta aquello de "es que tu eres muy formalito, claro, como eres del ...". Ya se figuran que va en los puntos suspensivos.
Y digo yo: si las iglesias se llenaran con todo eso, pues bendito sea. Pero el caso es que, en mi parroquia de "fines de semana" cada día veo menos gente... Un 40%/50% menos, sin exagerar, que hace 7 u 8 años.
Saludos cordiales, gracias por instruirnos.
08/06/18 7:45 PM
  
Anscelo
En Cataluña lo más normal es infringir la Liturgia, parece que cada sacerdote tenga la propia . Abusos muchas veces sacrílegos, misas inválidas, por consagrar adrede con palabras que no están en el ritual, plegarias eucarísticas piratas, y un largo etc...Con el tiempo he podido comprender la falta de formación de los sacerdotes. El uso de la casulla se está omitiendo cada vez más , el lavamanos, el Cordero De Dios., las antifonas, reducir el Credo o el Gloria. En fin , podría seguir más. Lo peor de todo es que los obispos tienen conocimiento de estas irregularidades y no hacen nada por evitarlas.

09/06/18 12:03 AM
  
Anorgi
Estoy de acuerdo con lo que dice Maru. Se ha hecho de la necesidad una rutina que costará erradicar. El ambón se usa para todo por parte de los laicos, tanto para rezar el Rosario como para comunicar cualquier próximo evento. La comunión la dan laicos cuando ya hay dos y hasta tres sacerdotes haciéndolo, y todo ello con un número reducido de fieles por lo que se acaba rápidamente. También he observado como algunos fieles se cambian de fila para no recibirla de manos de un laico, lo cual me resulta violento. Aprovecho para manifestar mi extrañeza el que algunos sacerdotes solo ofrecen prestar ayuda a varones marginando a las mujeres. Esto es un disparate, ya que las mujeres son mayoritarias en todos los actos religiosos.
Padre Javier lo felicito por la gran labor de divulgación litúrgica que lleva a cabo. No sé si sus artículos son muy leídos. Sospecho que no, por lo que se debería incluir en las homilías alguna breve referencia a los temas litúrgicos. El comportamiento de algunos fieles deja mucho que desear en cuanto a la postura y compostura.
09/06/18 12:37 AM
  
Anscelo
Anorgi: en primer lugar la comunión la deben distribuir los ordenados: diáconos, presbíteros y obispos. en ello los laicos vemos la asistencia y servicio que nos hacen los ordenados. En casos extremos pueden pedir la asistencia de laicos, probadamente conocidas sus formaciones religiosas y piedad y deben recibir visiblemente la bendición del que preside la misa. Por otro lado te diré que los hombres tenemos preferencia sobre las mujeres en el servicio de laicos en la Liturgia. No hay duda que las mujeres son más piadosas, pero se corre el peligro, además de clericalizarlas, de hacer propio lo que se les encomienda.
Los laicos nuestro lugar es la calle, allí es donde debemos ejercer nuestro sacerdocio común, , nunca el tufillo de las sacristías, podemos participar cuando se nos pide, pero retirarnos a tiempo, por el peigro de la clericalización
10/06/18 2:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.