Acción sagrada e inigualable (Sacralidad - V)

La grandeza de la liturgia consiste en que no es un “hacer” humano, a medida del hombre, algo que los hombres se diesen a sí mismos como una seña de identidad cristiana, o un modo de inculcar valores y recordar unos compromisos; no es un “hacer” humano, sino una actuación divina.

Ya el Concilio Vaticano II recuerda que “la liturgia es una acción sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia” (SC 7), por lo que nadie puede ampararse en el Concilio Vaticano II para desacralizar la liturgia o secularizarla o banalizarla. En la liturgia, la Iglesia halla su fuente y su culmen.

 Lo más santo que posee la Iglesia es el sacramento de la Eucaristía, por ser actualización del sacrificio de Cristo, Memorial de su Pascua, presencia real y sustancial del mismo Señor. Es el Santísimo Sacramento, es la mayor acción sagrada de la Iglesia. Una clara conciencia de fe lleva a adorar el Sacramento y a dignificar, con amor, la celebración eucarística.

 El reconocimiento creyente de la santidad de este Sacramento conduce a cuidar y potenciar su sacralidad, ya que

“el carácter de ‘sacrum’ de la Eucaristía, esto es, de acción santa y sagrada. Santa y sagrada, porque en ella está continuamente presente y actúa Cristo, el ‘Santo’ de Dios, ‘ungido por el Espíritu Santo’, ‘consagrado por el Padre’, para dar libremente y recobrar su vida, ‘Sumo Sacerdote de la Nueva Alianza’. Es él, en efecto, quien representado por el sacerdote, hace su ingreso en el santuario y anuncia su evangelio. Es Él ‘el oferente y el ofrecido, el consagrante y el consagrado’. Acción santa y sagrada, porque es constitutiva de las especies sagradas, del ‘Sancta sanctis’, es decir, de las ‘cosas santas –Cristo el Santo- dadas a los santos’, como cantan todas las liturgias de Oriente en el momento en que se alza el pan eucarístico para invitar a los fieles a la Cena del Señor” (Juan Pablo II, Carta Dominicae Cenae, 8),

a lo que habría que añadir también la liturgia hispano-mozárabe, tan oriental, que proclama ese “Sancta sanctis”.

 Todos los ritos y familias litúrgicas de Oriente y de Occidente, reconociendo ese “sacrum”, esa sacralidad de la Eucaristía, han cuidado el desarrollo de la liturgia, con solemnidad, con veneración, con signos exteriores, y con disposiciones internas de fe, humildad, alabanza.

 Nada se improvisa ni se vulgariza; nada se descuida ni se celebra de manera informal; nada se altera ni se añade: las distintas familias litúrgicas orientales y occidentales poseen una conciencia clarísima de la santidad de la liturgia, la reciben como un tesoro y lo preservan.

 El carácter sagrado de la liturgia le viene de Cristo mismo y no es un añadido que los hombres se hayan atrevido a colocar. La misma Cena pascual –ya lo dijimos-, la Última Cena de Cristo, fue una liturgia y no una simple comida de amigos. La Iglesia sigue así fielmente el ejemplo del Señor:

“El ‘Sacrum’ de la Misa no es por tanto una ‘sacralización’, es decir, una añadidura del hombre a la acción de Cristo en el cenáculo, ya que la Cena del Jueves Santo fue un rito sagrado, liturgia primaria y constitutiva” (Juan Pablo II, Carta Dominicae Cenae, 8).

 Esta sacralidad fue la que condujo al Concilio Vaticano II a pronunciar una afirmación que ha sido completamente ignorada enla práctica: “Nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la liturgia” (SC 22). Es la Iglesia, en palabras del último Concilio, la que no permite que se desacralice la liturgia por los gustos o iniciativas particulares, por las modificaciones, omisiones, o añadidos, de nadie, ni equipo de liturgia ni sacerdote.

 Sin embargo, lo que se padece como una epidemia extendida, es una continua alteración de la liturgia, una desacralización, fruto de una mentalidad secularizada;

“hay que reconocer y deplorar algunas desviaciones, de mayor o menor gravedad, en la aplicación de la misma [reforma litúrgica]. Se constatan, a veces, omisiones o añadiduras ilícitas, ritos inventados fuera de las normas establecidas, gestos o cantos que no favorecen la fe o el sentido de lo sagrado…” (Juan Pablo II, Carta Vicesimus Quintus Annus, 13).

Hay también infidelidades cotidianas: alteración de los textos litúrgicos con glosas o paráfrasis; omisión de la casulla o incluso de todas las vestiduras litúrgicas; supresión de los signos de reverencia y adoración (inclinaciones, genuflexión, ponerse de rodillas en la consagración); lo poco decoroso de la ornamentación (carteles y pósters en el altar y presbiterio, flores que dificultan el paso o visión…); la proliferación de moniciones y su extensión como mini-homilías; la añadidura de un rito de acción de gracias tras la comunión con un discurso de alguien; la falta de reverencia y precipitación durante la plegaria eucaristía o el modo de distribuir la sagrada comunión…

 La desacralización deforma la liturgia y la priva de su belleza innata, aquella belleza que refleja la santidad y la gloria de Dios. Es una liturgia fea, poco significante, excesivamente vulgar y populista. ¿Eso puede ser camino glorificar a Dios? ¿Ese es camino para conducir a los fieles al encuentro con el Misterio del Dios Amor, del Dios Salvador?

“La nueva paganización está provocando la nueva evangelización, pero suavizar el evangelio para atraer a la gente es un camino equivocado, pues la peor deformación de la Liturgia es la que procede de la filosofía, y sabemos que la mentalidad del hombre secularizado se apoya siempre en las realidades que él puede controlar” (Rodríguez, P., La sagrada liturgia, 300).

  La belleza sagrada de la liturgia glorifica a Dios -¡qué distinto de lo vulgar, de lo informal, de lo descuidado o improvisado!- y la belleza sagrada de la liturgia, con su fulgor, toca al hombre en su ser más íntimo y lo conduce a Dios. Una liturgia bella, hermosa, afecta al hombre en todas las fibras de su ser y lo involucra en la liturgia, por lo que es camino de evangelización para los hombres de hoy. “En este sentido, es urgente recuperar la atractiva verdad del Evangelio y la belleza sagrada en el modo de celebrar el culto” (Id., 301).

 

2 comentarios

  
maria
Sí, P. Javier, celebrar sincasulla varias minihomilias, aparte de lacentral. Siguen cantando la paz y algunos omitiendo Cordero de Dios...signos de reverencia, de sdoración muy pocos. Las personas q no se arrodillan, diguen de piecomo si nada.el otro dia, un sacerdote cantó todo el tiempo q estuvo dando la comunión, sin decir.ni una vez,''el Cuerpo de Cristo'' en otra iglesia, invitan a los fieles a q todos juntos digan la doxologia, cuanfo es una oración del sacerdote y u n largo etc. Graciad por su blog, ya le habia dicho q todos sus comentarios se los paso a dos sacerdotes, pero claro es una.gota en el oceano. En Vigo hay muchad parroquias y no todos están por la labor, más bien unos pocos, muy pocos. GRACIAS POR SU DEDICACION A LA SANTA LITURGIA.


05/06/17 1:41 PM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier:
Sigo como de costumbre sus enseñanzas y las difundo. Me toca sufrir los añadidos innecesarios de algunos sacerdotes en la Santa Misa, como por ejemplo en la oración universal, invitando a los feligreses a que expresen sus peticiones, o permitiendo los cánticos continuados y excesivos, sobre todo en las misas diarias, donde apenas hay un poco de ese silencio sagrado después de la Comunión.
Seguiremos con la gracia de Dios, difundiendo la liturgia que nos enseña la Iglesia.
Paz y Bien.
05/06/17 8:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.