Sin condenar, Oración de los fieles - y VII

El tono desafiador del lenguaje y su juicio despectivo sobre la realidad es otra variante de los lenguajes secularizados que se pueden encontrar en las intenciones que se proponen a la oración de los fieles en la Santa Misa.

Con este lenguaje condenatorio, marcadamente secularizado con una ideología de moda, más que orar, se emiten juicios de valor:

“Para que nuestra sociedad, injusta e hipócrita, que busca lo que la escandaliza y fomenta lo que luego condena, asuma su culpa y procure el remedio” (Libro de la Sede, Domingo V Cuaresma);

“por nuestra sociedad satisfecha y autosuficiente: para que reconozca su necesidad radical de Dios” (Libro de la Sede, Viernes III Pascua).

La economía –da igual el sistema o su justa distribución- es llamada “demonio”:

“Pedimos por nuestro mundo, roto por los demonios de la economía, la guerra y la sinrazón, para que crezcamos en orden a favorecer la vida de todos”.

Este lenguaje condenatorio, muy frecuente en ciertos ámbitos, emite constantemente juicios de valor negativos y suele añadir un sentido de culpabilidad a los que oran, convirtiendo en exhortación imperativa lo que debería ser una oración.

“Por nosotros, que hacemos injustamente distinción de personas, que clasificamos y ponemos al margen, que rehusamos el trato y condenamos al aislamiento” (Libro de la sede, Dom. VI T. Ord).

“Por nuestra sociedad mal pensante, como Simón, el fariseo; para que sea capaz de comprender y respetar” (Libro de la sede, Dom. XI, T. Ord.).

“Para que nuestra sociedad, que fomenta el pecado y se muestra intransigente con los culpables…” (Libro de la sede, Dom. XXIV, T. Ord., ciclo C).

“Para que nuestra sociedad, cuyo incentivo es el lucro, sepa valorar el trabajo, como fuente de realización y promoción humana, personal y social” (Libro de la sede, Dom. XXV, T. Ord., ciclo A).

“Para que nuestra sociedad, caracterizada por la hipocresía, reaccione ante la crítica de los inconformistas” (Libro de la sede, Dom. XXXI, T. Ord., ciclo A);

además del juicio de valor sobre la sociedad, piensa el redactor que la crítica de los inconformistas, de por sí, es buena, con lo que introduce tanto la demagogia como el populismo; ser inconformista no es un valor o cualidad, porque puede nacer de la arrogancia y de la soberbia, no de la búsqueda del Bien y la Verdad.

A veces no es una petición aislada, sino todo el conjunto de intenciones el que, con un lenguaje descriptivo negativo, pretende catequizar en una dirección ideológica muy concreta:

“En un mundo en el que predomina la ambición y el poder: para que la Iglesia procure ser signo de Cristo…

En un mundo en el que se busca sobre todo la eficacia: para que los más débiles en la sociedad no se vean despojados de sus derechos…

En un mundo en el que se medra a costa de los demás: para que se valore la honradez, la austeridad, la sinceridad, la autenticidad…

En un mundo en el que la figura de Cristo inquieta: para que cuanto nos preciamos de ser discípulos suyos entendamos sus palabras…” (Libro de la sede, Dom. XXV, T. Ord., ciclo B).

Este lenguaje, que algunos calificarían de “denuncia profética”, no es propio del lenguaje orante ni del lenguaje para la liturgia, porque fácilmente se deslizan la ideología y la mentalidad secularista. Si hubiéramos de seguir los tres ejemplos anteriores, habría que transformarlos aproximadamente así: “para que la Iglesia sea signo luminoso de Cristo en la sencillez”, “para que los más débiles y los pobres sean ayudados y confortados”, y, dentro de lo que cabe, el tercer ejemplo sería “por nosotros, para que crezcamos en las virtudes cristianas de la honradez y la austeridad”.

Al menos, al mirar el mundo, que nuestra mirada no sea de reprobación absoluta, sino de amor de Cristo viendo su realidad y su necesidad de salvación.

El lenguaje litúrgico no es condenatorio, sino expositivo; no es ideológico (ni pura ideología), sino orante. Las preces que he puesto como ejemplo ilustrativo jamás se podrían considerar lenguaje litúrgico, sino pura ideología, abofeteando a los presentes y al mundo en el que viven.

He de aclarar que “el libro de la sede” es un libro oficioso, no OFICIAL. En España lo “fabricó” la Comisión episcopal de liturgia (o el Secretariado Nacional, no lo recuerdo bien ahora), y en las preces los redactores estuvieron muy, muy desafortunados. Es un libro que necesita una urgente revisión en ese punto y otros más (acto penitencial, invocaciones al Kyrie y moniciones).

Se usa por su carácter oficioso y no de un autor con nombre y apellidos.

La oración de los fieles (exceptuando el Viernes Santo) no posee un formulario fijo. Hay que fabricarlo o buscarlo, o adaptar los que se tengan. De ahí que se busque una publicación mensual o un libro con formularios ya preparados. Pero hay que mirarlos bien…

Lo de leer sacando un papelito doblado, simplemente, es de un mal gusto que rechina. ¡Y la liturgia debe ser bella, es bella!

Con esto terminamos un amplísimo recorrido, exhaustivo desde luego, sobre la Oración de los Fieles. ¡Ojalá nos inspirásemos siempre en los modelos de la tradición litúrgica al orar y no en las formas secularizadas que hemos visto!

6 comentarios

  
vicente
más vale no usar el libro de la sede.

********

JAVIER:

Para las preces, no vale usarlo. Pero mi opción, a gritos, es revisar y reformar el libro de la sede porque sí es muy útil como subsidio.
01/07/17 1:41 PM
  
Sofonías
Padre Javier, ¿podría recomendarnos algún libro de preces para usar en las misas? ¿Se puede conseguir en alguna librería?
¡¡¡Gracias por sus artículos tan buenos!!!

**********************

JAVIER:

Me gusta "La Oración de los fieles", creo que de la Comisión episcopal de liturgia o del Secretariado Nacional. Los demás no me gustan mucho.
01/07/17 3:09 PM
  
Ignacio
En Chile, si bien el episcopado declara como oficial el Libro de la Sede español, casi no se usa. Los domingos se prefiere usar las preces que vienen en la "hojita" que edita Librerías San Pablo y se reparte a los fieles. Si bien históricamente ha adolecido de las mismas cosas expuestas acá, recientemente ha mejorado bastante. Entre semana, lo común es que el celebrante dirija las preces desde las que aparecen propuestas en la parte posterior del Misal Romano, o que las dirija espontáneamente, adaptando el esquema fijo. Lo preocupante ocurre para celebraciones especiales (matrimonios, primeras comuniones, etc) donde las preparan los equipos de liturgia parroquiales o los mismos que las dirán (familiares de los que reciben el sacramento, por ejemplo) y ahí sale de todo.

*******************

JAVIER:

Algunas celebraciones especiales, como el Matrimonio o la Confirmación, tienen preces muy aceptables en sus respectivos rituales. No hay porqué inventar.
01/07/17 4:53 PM
  
Francisco
En mi parroquia, en un país de Latinoamérica, los días de semana se usa "La Oración de los Fieles" (del CPL, creo), pero el problema es que no responde a nuestra realidad latinoamericana, y contiene formularios de un contenido bien dudoso.

Y sobre el "Libro de la Sede"... en mi país brilla por su ausencia, y no precisamente por culpa de los subsidios litúrgicos de la editorial San Pablo (muy común en este subcontinente), sino porque simplemente la sede no se usa como sede sino como asiento, y el sacerdote preside toda -o casi toda- la misa desde el altar. Por esta razón, evidentemente, no se hace necesario un libro para la sede, pues ésta ni se usa... Ojalá se avance en revalorizar los espacios litúrgicos en nuestras parroquias. Una mejor comprensión de éstos sin duda aportará a una liturgia más bella y mejor vivida.
03/07/17 12:26 AM
  
Tulkas
Pregunta:

En el Ritual del Bautismo de Niños se puede usar el femenino cuando se bautiza a una sola niña, entiendo que sí por analogía con algunas oraciones


Memento etiam Domine famulorum famularumque tuarum qui nos praecesserunt....

**************

JAVIER:

Exactamente. Se adapta a una niña sola como también se adapta el memento de difuntos a una difunta sola.
03/07/17 5:49 PM
  
Javier Enrique
Observación necesaria y urgente..en la actual edición del libro de la sede las preces son un desastre, con un lenguaje muy ideologizado, que supongo los fieles ni entienden ni comparten. Me parece que la anterior edición del libro de la sede, es bastante aceptable, los domingos tiene una preces para cada ciclo, en cambio la actual edición, si, es un desastre, El libro de los fieles, a mi parecer también tiene un lenguaje también muy "cargado" de ideología Alguna vez le escribí al editor del Magníficat pidiéndole que edite las preces que tenían en la liturgia diarias, muy buenas y apropiadas
06/07/17 6:23 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.