Lenguajes secularizados, Oración de los fieles - VI

En otros casos (siguiendo lo visto a lo largo de esta serie de artículos sobre la Oración de los fieles), es el lenguaje el que demuestra la pobreza y la ignorancia al proponer las intenciones de la plegaria universal. Se entremezclan con la oración la ideología al pedir o también pequeños discursos que adoctrinan “para que tomemos conciencia de algo”. Son elementos extraños al lenguaje de la liturgia.

“Por la Iglesia y todos los que la formamos, para que con la ayuda del Espíritu, sepa ser una Iglesia viva y atenta a todas las necesidades sociales que nos rodean. Roguemos al Señor”.

¿Esa es la misión de la Iglesia? ¿Estar atenta a las necesidades sociales? ¿Una nueva ONG? 

O un lenguaje que, más o menos sutilmente, critica la realidad de la Iglesia:

“Por la Iglesia; para que incesantemente se reforme en sus instituciones y se renueve en sus miembros” (Libro de la sede, Domingo II Cuaresma).

¿Constante reforma de las instituciones? ¿Qué se está pidiendo en realidad? Se inculca el pluralismo y la variedad de “opciones”, que responden no a la realidad carismática del Cuerpo eclesial, sino al lenguaje secularista:

“Para que la pluralidad de caminos y opciones dentro de la Iglesia no rompa la unidad en la fe y en la caridad” (Libro de la sede, Viernes V Pascua).

“Pidamos por toda la Iglesia y por todos los que la formamos, para que sea en el mundo un testimonio vivo del Mensaje de Jesús, trabajando por hacer posible un mundo más justo y solidario, y ayudando especialmente a los pobres y marginados para que puedan salir de las situaciones que les crea la pobreza y marginación. Roguemos al Señor”.

Otro ejemplo más del lenguaje secularizado, otro ejemplo más de la secularización interna de la Iglesia: todo se reduce a vivir un “Mensaje”, como si Cristo y el Evangelio se pudieran reducir a un “Mensaje” o un “Manifiesto”. Y la vida de la Iglesia en clave secularizada, limitada a “hacer posible un mundo más justo y solidario”. Es un discurso secularizado en lugar de una intención litúrgica, cuando aquí no caben ni los discursos ni los conceptos secularizados. Por eso es fácil encontrar expresiones así:

“Para que el Espíritu sugiera a la Iglesia recrear nuevas formas de expresión del mensaje cristiano” (Libro de la sede, Sábado VI Pascua);

¿está hablando de publicidad, imagen, marketing?

“Para que la Iglesia sepa presentar el mensaje cristiano atrayente para todos” (Libro de la sede, Dom. XXXII T. Ord., ciclo C):

¿cómo? ¿Rebajándolo, disimulándolo, acomodándolo a lo que el mundo vive? ¿Qué es hacerlo atrayente, dando por hecho, por el tono de la petición, que la Iglesia hoy no sabe presentar ese “mensaje cristiano”? ¿Presentamos un “mensaje atrayente” o llevamos a la Persona de Cristo Salvador?

El lenguaje secularista referido a la Iglesia refleja la ideología de cada momento, de cada época, y se pide a Dios con marcados tintes ideológicos, de donde resultan palabras talismanes, como “solidaridad”, “respeto”, etc.:

“Para que la Iglesia, como ciudad puesta en lo alto de un monte, sea para todos ejemplo de convivencia, de respeto, de comunicación, de solidaridad” (Libro de la sede, Dom. V T. Ord.).

“Por la Iglesia; para que en su legislación se transparente siempre el mandamiento nuevo de Cristo” (Libro de la sede, Dom. VI T. Ord.).

“Por nosotros, aquí reunidos; para que, superando el individualismo, aprendamos a vivir en solidaridad” (Libro de la sede, Dom. XXVIII T. Ord., ciclo C).

“Finalmente, pidamos por todos nosotros, para que tomemos conciencia de que Jesús nos envía al mundo para infundir el Espíritu y seamos testigos de Él allí donde estemos. Roguemos al Señor”.

“Tomar conciencia”: un nuevo lenguaje moralista. Esto más que orar es adoctrinar.

“Para que la Eucaristía nos ayude a tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos por nuestro pecado y por el pecado del mundo” (Libro de la Sede, Viernes I de Cuaresma).

“Por todos nuestros hermanos misioneros, personas que sintiendo una llamada especial del Espíritu, han dejado las comodidades de nuestro mundo para acompañar y ayudar a salir de la pobreza a tantas personas de países pobres y subdesarrollados. Para que el Espíritu siga animándoles cada día en esta importante misión que realizan y para que sigan surgiendo entre nosotros vocaciones misioneras. Roguemos al Señor”.

Otro ejemplo más de un lenguaje que no es cristiano: la misión, las misiones y los misioneros ya no son evangelizadores, sino que, única y exclusivamente van “para acompañar y ayudar a salir de la pobreza”. ¿Esto es un lenguaje para la liturgia? ¿Además no mandó Cristo a evangelizar, “id y proclamad el Evangelio, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado y bautizad…”?

 O este otro formulario:

“1. Por toda la Iglesia, para que no se centre tanto en ella misma, sino que se ponga a la escucha del Espíritu. Oremos.

 2. Por la humanidad actual, sometida a un sistema cultural y económico que idolatra el tener, el poder y el consumir, y genera deshumanización y pobreza. Oremos”.

Tampoco esto es precisamente proponer una intención para la oración sino un discurso ideologizado: se afirma que la Iglesia se centra en ella misma, con lo cual es una crítica y un juicio; en la segunda petición, se descalifica un sistema económico en lugar de orar “por la humanidad actual”. Por ejemplo: ¿alguien se imagina orando a la primitiva Iglesia “por el despiadado Nerón que se idolatra a sí mismo, para que se convierta”? ¿Con esos adjetivos y esa descripción?

Ante esto, a veces es preferible incluso no orar, no llegar a contestar o cantar “Te rogamos, óyenos". Hay que estar atentos para saber qué nos proponen para nuestra oración y hay que ser delicados y cuidadosos al escribir estas intenciones (¡si es que realmente hay que escribirlas para ser tan originales!)

El lenguaje secularista en las intenciones para la Oración de los fieles no sólo desfigura la presentación del Misterio de la Iglesia, sino la forma de hablar del mundo, de la sociedad, de la cultura actual. Se tratan o se quieren respaldar con la oración los principios y presupuestos del secularismo, aceptados acríticamente, y forman un discurso que de cristiano no tiene nada, y sí del tono secularizado de la New Age o de determinadas ideologías políticas.

Los ejemplos, tomados de formularios reales encontrados en un sitio y otro, analizados así, nos harán palpables estos lenguajes para, lógicamente, evitarlos en el futuro.

“Presentemos a nuestra Madre Tierra, que cada vez presenta más signos de que se haya enferma porque no la cuidamos y sólo la contaminamos. Para que desde nuestras pequeñas acciones cotidianas hagamos un uso y consumo responsable de todo lo que ella gratuitamente nos regala y seamos ejemplos para los demás de que es necesario cuidar nuestro Medio Ambiente. Roguemos al Señor”.

¿Qué decir? ¿Esto es proponer una intención para orar o presentar una reflexión del ecologismo secularizado, de lo políticamente correcto hoy? Además, en lugar de orar, muy en general “por la tierra”, se incluye un discurso culpabilizador: “porque no la cuidamos y sólo la contaminamos”. Llamarla, además, “Madre tierra", da un sabor muy ecologista, con el panteísmo de la New Age.

O también al orar –supuestamente- por otras realidades de la vida social:

“4. Por todas las personas víctimas de la violencia, para que no lleguemos nunca a acostumbrarnos a este delito contra los derechos humanos, y para que trabajemos cada día por ser instrumentos de paz, allí donde nos toque vivir cada día. Roguemos al Señor.

5. Por los pobres y marginados, por todos aquellos que viven pasando necesidad: para entre todos seamos capaces de construir una sociedad más justa y más solidaria, que sepa repartir con justicia los recursos que la naturaleza nos regala. Roguemos al Señor”.

Fijémonos en varios detalles: 

 1) lenguaje secularizado del buenismo de hoy: derechos humanos, sociedad más justa y solidaria… 

 2) Aunque enuncia “por”, en realidad casi no se ora por ellos, sino que la intención (el “para que”) es por los presentes con cierto moralismo: “para que trabajemos… para que seamos capaces…”

Los ejemplos se pueden multiplicar, con tal de ver con claridad, lo ideologizado de ciertos lenguajes:

-Sobre el ecologismo reinante: 

 “Por los movimientos interesados en la conservación de la naturaleza y en la preservación del medio ambiente; para que perseveren en la llamada de atención a la responsabilidad de todos” (Libro de la Sede, domingo I de Cuaresma).

O sea, que no realizan estos movimientos ecologistas trabajos reales, sino campañas de concienciación… De nuevo un moralismo que busca “concienciar” en lugar de rezar, en todo caso, por quienes de verdad cuidan la naturaleza, veterinarios, guardas forestales, etc.

O la demagogia secularista sobre la juventud, con un optimismo absoluto de los valores (ojo, no de las virtudes) de la juventud y se reza para que sus protestas, sean las que sean porque no se matiza más, se tomen en serio: 

 “Por la juventud de nuestro tiempo, insatisfecha, inquieta; para que sus intuiciones, protestas, ideales, esfuerzos, razonamientos, sean tomados en serio, en diálogo respetuoso con los mayores” (Libro de la sede, Dom. XXII T. Ord., ciclo B).

Estas intenciones de oración son un exponente del secularismo, aptas para un mitín político de cualquier partido hoy en día (porque todos hablan igual), pero se aleja del lenguaje cristiano orante, mensurado, pausado, sobrio.

 

18 comentarios

  
Maria-Ar
Por todo lo expresado en el post, y que lo oigo en toda misa que voy, NO contesto.
+
18/06/17 8:45 PM
  
Alonso Gracián
Excelente análisis, implacable, de la contaminación del lenguaje católico.

Destaco, de su pormenorizado análisis, la interferencia del espíritu del siglo en el lenguaje de petición. Sin duda, una intromisión que es como el ataque de un virus.

Dios se lo pague, don Javier.

18/06/17 10:01 PM
  
Franciscus the first
Padre, una pregunta (no va con el post, pero no sé dónde preguntar):
¿las chicas pueden ejercer de acólito? En mi parroquia se hace, y yo no creo que sea correcto.
¿Me puede sacar de dudas?
Gracias

****************

JAVIER:

A tenor de la normativa litúrgica actual, sí es posible. La Instrucción Redemptionis sacramentum afirma: "«Es muy loable que se conserve la benemérita costumbre de que niños o jóvenes, denominados normalmente monaguillos, estén presentes y realicen un servicio junto al altar, como acólitos, y reciban una catequesis conveniente, adaptada a su capacidad, sobre esta tarea. No se puede olvidar que del conjunto de estos niños, a lo largo de los siglos, ha surgido un número considerable de ministros sagrados. Institúyanse y promuévanse asociaciones para ellos, en las que también participen y colaboren los padres, y con las cuales se proporcione a los monaguillos una atención pastoral eficaz. Cuando este tipo de asociaciones tenga carácter internacional, le corresponde a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos erigirlas, aprobarlas y reconocer sus estatutos. A esta clase de servicio al altar pueden ser admitidas niñas o mujeres, según el juicio del Obispo diocesano y observando las normas establecidas.» (nº 47).

Y ahora, sabiendo que está permitido si el Obispo diocesano lo admite en su diócesis, expreso mi particular opinión: a mí no me parece nada correcto, ni uso tradicional. El cuerpo de monaguillos, tradicionalmente, era un grupo donde se cultivaban las vocaciones sacerdotales, por ejemplo. La cercanía en el altar al sacerdote de niñas o mujeres a mí no me parece nada conveniente.
18/06/17 10:36 PM
  
vicente
para que Dios conceda a su Iglesia abundantes y santas vocaciones sacerdotales y religiosas........
18/06/17 10:42 PM
  
Pensador
¿Es posible plantear un problema de raíz en la reforma litúrgica? es decir, ¿es posible afirmar que la mens de los reformadores estaba desviada de la mens de la Iglesia? Porque semejantes frutos, confundidos en el entramado litúrgico tradicional, solo se explica si quienes reforman la litúrgica no tienen la intención de santificar sino de otra cosa.

Pongo otro ejemplo: pensemos que el museo de Florencia propone "reformar " el Miguel Angel, para que sea accesible al publico, o mejor dicho, se propone "restaurarlo" a su esplendor original, y como la mentalidad moderna se opone a las formas definidas y bellas se le modifican sus partes para darles un tinte abstracto. O algún restaurador propone pintarlo, u otro propone taparle el órgano sexual porque el museo es visitado por niños. ¿es coherente esa postura? Nadie va a negar que el Miguel Angel es el mismo, pero.....

***************

JAVIER:

Se recuperó la oración de los fieles, elemento básico y fundamental en toda la Tradición, que se había perdido. No creo qprecisamente que eso sea desvirtuar la mens de la Iglesia. Más bien, al contrario, repristinar el uso eclesial de la intercesión universal.

Otra cosa es que con la variedad de formularios, hojas de moniciones, libros, etc., se ha colado descaradamente un lenguaje secularista que no es ni eclesial ni orante. Eso es lo que hay que cortar de raíz y volver al estilo eclesial de siempre, que ya expuse con diversos ejemplos:

http://infocatolica.com/blog/liturgiafuenteyculmen.php/1703030220-estilo-de-la-oracion-de-los-f#more32897
19/06/17 1:44 AM
  
Adsertor
Bueno María, que el lenguaje sea peligroso no quita para que uno comprenda que es bueno pedir por el fin de la pobreza (material y antes la espiritual, etc.). Usted conteste con recta intención.

Aprovecho para una pregunta para aquellos que somos acólitos o ayudamos en Misa:

Cuando se revisan las oraciones de los fieles de la Misa, ¿es posible sustituir el lenguaje al proponerla a lps fieles ya dursnte la Misa en caso de encontrar una así? ¿O la decimos tal cual está solo con la esperanza de que algún dia la cambien?

*************

JAVIER:

Las preces -excepto las del Viernes Santo- son siempre formularios que se pueden escoger o modificar. Por tanto, a veces habrá que improvisar cuando se ve, ya sea en el libro "La Oración de los fieles", ya sea en "el libro de la sede", o en la hoja de peticiones, alguna cosa mal redactada. Pero hay que saber improvisar.
19/06/17 8:41 AM
  
Alejandro Galvan
Pues yo, cuando me encuentro en la Celebración con algún churro el forma de Oración de los fieles, respondo " señor, ten piedad" o " señor, ten piedad de nosotros"( si la respuesta oficial es más larga) o ten piedad, Señor o similares. Y más largo que ancho me quedo.
19/06/17 10:51 AM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier: Paz y Bien.
En mi parroquia desde hace muchos años, el grupo de Cáritas se encarga de redactar un domingo de cada mes, para leer en todas las misas (supongo que con la anuencia del párroco), un folio y medio a veces casi dos, que contiene: La monición de entrada (diez o doce renglones). La oración de los fieles (seis o más peticiones). El comunicado de Cáritas antes de la colecta (diez más renglones). Todo ello desde el ambón y sin olvidar los avisos finales antes de la bendición, que en ocasiones es excesivamente largo, no ajustándose a lo expresado en la OGMR, ésto es, que sean breves y si son necesarios.
Le agradezco sus enseñanzas litúrgicas, sufro las bofetadas (desaires de buenos feligreses), que van a su aire y no atienden​ o entienden la SANTA LITURGIA.

*****************

JAVIER:

Me parece una tortura todo eso, la verdad. Por largo y cansino la monición de entrada y el "manifiesto" antes de las ofrendas... así como lso avisos finales. El lugar para ello es un atril auxiliar, un micrófono, pero jamás el ambón.
19/06/17 1:05 PM
  
maria
Totalmente de acuerdo con vd. Padre. A veces, parece q las peticiones forman parte del programa de una ONG y no de la Iglesia de Cristo, como la petición de que todos puedan ir de vacaciones. Pero así llevamos hace ya bastante tiempo y todo sigue igual.
19/06/17 2:27 PM
  
maria
Padre Javier le agradeceria me dijera si es litúrgico que, en lugal del misal, el sacerdote q preside salga con su tablet y lea todo por élla. De hecho ya ni tiene el misal en el altar.

*****************

JAVIER:

NO hay rúbrica que lo prohíba, como tantas cosas que no están prohibidas explícitamente, pero son de sentido común.
La Introducción General del Misal Romano habla del valor simbólico de los libros, especialmente leccionario y evangeliario: "Téngase especial cuidado de que los libros litúrgicos, principalmente el Evangeliario y el Leccionario, destinados a la proclamación de la Palabra de Dios y que por esto gozan de especial veneración, sean en la acción litúrgica realmente signos y símbolo de las realidades sobrenaturales y, por lo tanto, sean verdaderamente dignos, bellos y decorosos" (IGMR 349).
No lo encuentro ahora, pero no hará mucho -unos años- Jaume González Padrós, en sus geniales "Flash" mensuales de la revista Liturgia y Espiritualidad, abordaba esta cuestión.
19/06/17 2:31 PM
  
Franciscus the first
Padre Javier,
gracias por la aclaración. De paso: opino como Ud., esto da lugar a confusiones.
Saludos

*******************

JAVIER:

¡PUes eso! Ganas de confundir.... ¡Ay!
19/06/17 5:57 PM
  
maria
Gracias por su aclaración relacionada con la tablet, en lugar del misal.
19/06/17 9:03 PM
  
francisco de malaga
Estando un dia en la sacristia de mi Parroquia y mientras esperaba que el parroco me atendiera me parecio que el Libro usado para la oracion de los fieles tenia por titular a Sor Lucia Caram.Intentare confirmarlo pero estoy casi seguro

***********

JAVIER:

Sí, seguro. Sor Lucía Caram tiene dos volúmenes para la Oración de los fieles publicados.......
20/06/17 11:55 AM
  
JAHC
Si en los textos, más o menos oficiales, que nos propone la CEE, teóricamente confeccionado por liturgistas, se ha introducido este lenguaje moralista y secularizado... ¿qué podemos esperar de los equipos de liturgia parroquiales? Por otro lado, no quiero ni imaginarme el tono de las oraciones de los fieles de Sor Lucía Caram...
Creo que el problema es más grave de lo que parece.

**********************

JAVIER:

Dudo que las preces del Libro de la Sede -de la Comisión episcopal de liturgia- las redactasen liturgistas; más bien serían del gremio de "pastoralistas" y "catequetas" tan en boga en aquellos años...

REspecto a las de sor Lucía Caram, sinceramente, nunca abrí el libro para curiosearlo. La autora no me inspira confianza alguna.
22/06/17 1:51 PM
  
JAHC
Puede ser que las redactara "pastoralistas" y "catequetas", eso, sinceramente no lo sé; lo que sí puedo asegurarle es que el año 2010, cuando se decidió su reedición, tras muchos meses agotado, fue un liturgista quien estuvo casi seis meses corrigiéndolo para mejorarlo al menos según él.

*****

JAVIER:

Las mejoras que se hicieron fueron las tapas, tipos de letra para las oraciones colecta y postcomunión, etc. Pero las preces -y las moniciones de entrada y de despedida- siguieron tal cuales.............. Es evidente que yo opto por una nueva edición, bien corregida, del Libro de la sede.
23/06/17 8:46 AM
  
Alberto el retrogrado reaccionario y rigido
Es la consecuencia del abandono de la filosofía clásica y la Escolástica, que deja a curas, obispos y Papas sin defensas ante las modas y acaba
haciéndoles creer que el Espíritu del Mundo es el Espíritu Santo.
24/06/17 4:45 PM
  
antonio
Excelente, que real, y lamentable otra ofensa a CRISTO!!!!!!



Que Diois lo bendiga y lo haga con la Iglesia,
26/06/17 12:55 PM
  
antonio
Comnparto totalmente el comentaqrio del estimado Alonso.

Excelente que sea leido, a convertirse, con CRISTO no se juega!!!!!!!Es nuy serio y hermoso ser Católico.Esto no lo es.
26/06/17 12:57 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.