El papa Francisco habla sobre las sectas, el proselitismo y el sectarismo dentro de la Iglesia

La revista La Civiltà Cattolica ha publicado en los días pasados la conversación que el papa Francisco mantuvo los días 5 y 8 de septiembre pasados con los jesuitas de Mozambique y Madagascar con ocasión de su visita apostólica a África. En ella, entre otras cuestiones, habló sobre el fenómeno de las sectas.

El jueves 5 de septiembre, durante su viaje a Mozambique, el papa se encontró de forma privada con un grupo de 24 jesuitas, 20 de los cuales eran de Mozambique, tres de Zimbabue y uno de Portugal. Estaba entre ellos el provincial, P. Chiedza Chimhanda, según cuenta Antonio Spadaro, director de la revista de la Compañía de Jesús, que transcribe el diálogo. Lo recogemos tal como lo ha publicado Vatican News, portal informativo de la Santa Sede.

El fenómeno de las sectas

El segundo en intervenir fue el P. Bendito Ngozzo, capellán de la escuela secundaria «Santo Inácio Loyola»:

«Algunas sectas protestantes utilizan la promesa de riqueza y prosperidad para hacer prosélitos. Los pobres se dejan fascinar y esperan volverse ricos adhiriendo a estas sectas que utilizan el nombre del evangelio. De ese modo, abandonan la Iglesia. ¿Qué recomendación puede darnos para que nuestra evangelización no sea hacer proselitismo?».

Y ésta fue la respuesta del Papa:

Lo que dices es muy importante. Así y todo, hay que distinguir bien entre los que se denominan «protestantes». Hay muchos con los cuales podemos trabajar muy bien y a los que les importa un ecumenismo serio, abierto, positivo. Pero hay otros que buscan solamente hacer proselitismo y utilizar una visión teológica de la prosperidad. Has sido muy preciso en tu pregunta.

El proselitismo no es cristiano

En La Civiltà Cattolica se han publicado dos artículos importantes al respecto. Te los aconsejo. Fueron escritos por el P. Spadaro y por el pastor presbiteriano argentino Marcelo Figueroa. El primer artículo hablaba del «ecumenismo del odio». El segundo versaba sobre la «teología de la prosperidad»[3]. Al leerlos verás que hay sectas que verdaderamente no pueden definirse como cristianas. Predican a Cristo, sí, pero su mensaje no es cristiano.

Nada que ver con la predicación de un luterano o de otro cristiano evangélico serio. Estos llamados «evangélicos» predican la prosperidad, prometen un evangelio que no conoce la pobreza, sino que busca simplemente hacer prosélitos. Es justamente lo que Jesús condena en los fariseos de su tiempo. Lo he dicho varias veces: el proselitismo no es cristiano.

Hoy sentí una cierta amargura cuando concluí el encuentro con los jóvenes. Una señora se me acercó con un joven y una joven. Se me indicó que formaban parte de un movimiento un poco fundamentalista. Ella me dijo, en perfecto español: «Santidad, vengo de Sudáfrica. Este muchacho era hindú y se convirtió al catolicismo. Esta chica era anglicana y se convirtió al catolicismo». Pero me lo dijo de manera triunfal, como si hubiese hecho una batida de caza, con el trofeo. Me sentí incómodo y se lo dije: «Señora, evangelización sí, proselitismo no».

Lo que quiero decir es que la evangelización libera. En cambio, el proselitismo hace perder la libertad. El proselitismo es incapaz de crear un camino religioso en libertad. Prevé siempre gente de un modo u otro sometida. En la evangelización el protagonista es Dios, en el proselitismo lo es el yo.

Diferencia entre la Iglesia y las sectas

Es verdad, hay muchas formas de proselitismo. El de los equipos de fútbol, la afición, están bien, ¡por favor! Y además está claro que existen las formas de proselitismo de las sociedades comerciales, de los partidos políticos. El proselitismo está extendido, bien lo sabemos. Pero no debe estarlo entre nosotros. Debemos evangelizar, que es algo muy distinto del proselitismo.

San Francisco de Asís dijo a sus hermanos: «Id al mundo, evangelizad. Y, si es necesario, también con las palabras». La evangelización es esencialmente testimonio. El proselitismo es convincente, pero es todo afiliación, y te quita la libertad. Creo que esta distinción puede ser de gran ayuda. Benedicto XVI dijo en Aparecida una cosa maravillosa: que la Iglesia no crece por proselitismo, crece por atracción, la atracción del testimonio. Las sectas, en cambio, al hacer prosélitos, separan a las personas, les prometen muchas ventajas y, después, las abandonan a sí mismas.

Sectarismo dentro de la Iglesia

Entre vosotros hay seguramente teólogos, sociólogos y filósofos: os pido que estudiéis y profundicéis la diferencia entre proselitismo y evangelización. Leed la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, de Pablo VI. Allí está claro que la vocación de la Iglesia es evangelizar. Más aún, la identidad misma de la Iglesia es evangelizar. Pero, lamentablemente, no sólo en las sectas, sino también dentro de la Iglesia católica hay grupos fundamentalistas. Subrayan el proselitismo más que la evangelización.

Otra cosa típica de la actitud de proselitismo es que no distingue entre fuero interno y fuero externo. Y es el pecado en que caen hoy muchos grupos religiosos. Por eso he pedido a la Penitenciaría Apostólica que haga una declaración sobre el fuero interno, y la declaración que han hecho es verdaderamente muy buena.

La evangelización no viola nunca la conciencia: anuncia, siembra y ayuda a crecer. Ayuda. En cambio, quienquiera que haga proselitismo viola la conciencia de las personas: no las hace libres, las hace depender. La evangelización te da una dependencia «paterna», es decir, te hace crecer y te libera. El proselitismo te da una dependencia servil, de conciencia, y social. La dependencia del evangelizado, la «paterna», es el recuerdo de la gracia que Dios te ha dado. El prosélito, en cambio, depende no como un hijo, sino como un esclavo, que al final no sabe qué hacer si no se le indica.

Recomiendo una vez más estos dos artículos de La Civiltà Cattolica: leedlos, estudiadlos, porque allí hay mucho de lo que te he dicho. Aquí he procurado comunicaros la intuición principal.

6 comentarios

  
Quico
"El que hace proselitismo viola la conciencia de las personas". ¿De qué definición de proselitismo ha sacado el papa tal cosa? El diccionario sólo dice que el proselitismo es la actividad para ganar adherentes a algo; no entra en los métodos ni las intenciones ni las vías. El papa tiene su diccionario propio en el que la definición de las palabras no coincide con la del resto de los mortales y le añade significados según le parece sin advertir de que hace tal cosa. Resulta sumamente molesto porque con frecuencia no se sabe de qué está hablando.
_____

RESPUESTA: La consideración del proselitismo como algo negativo y distinto de la evangelización y de la actividad misionera de la Iglesia (mandada por Jesucristo) ya aparece en el Magisterio de la Iglesia antes del papa Francisco. Como ejemplo, el siguiente texto, extraído de una Nota doctrinal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, bajo el pontificado de Benedicto XVI:

Nota 49: Originalmente el término «proselitismo» nace en ámbito hebreo, donde «prosélito» indicaba aquella persona que, proviniendo de las «gentes», había pasado a formar parte del «pueblo elegido». Así también, en ámbito cristiano, el término proselitismo se ha usado frecuentemente como sinónimo de actividad misionera. Recientemente el término ha adquirido una connotación negativa, como publicidad a favor de la propia religión con medios y motivos contrarios al espíritu del Evangelio y que no salvaguardan la libertad y dignidad de la persona. En ese sentido, se entiende el término «proselitismo», en el contexto del movimiento ecuménico: cf. The joint Working Group between the Catholic Church and the World Council of Churches, “The Challenge of Proselytism and the Calling to Common Witness” (1995).

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20071203_nota-evangelizzazione_sp.html

Y una explicación interesante, también anterior al papa Francisco:

http://www.usccb.org/beliefs-and-teachings/how-we-teach/catechesis/catechetical-sunday/new-evangelization/spanish/upload/Proselitismo-y-evangelizaci%C3%B3n.pdf
30/09/19 12:32 PM
  
alma
Le haré caso al papa solo si de una vez define y explica que es para el "el proselitismo" ;mientras tanto consideraré todas sus originales diatribas como mero ejercicio de despistaje y confusión, y eso no es propio de la función del papa.
30/09/19 2:04 PM
  
Sancho
Lo que hace creer verdaderamente, sin supersticiones ni falsedades, es la acción del Espíritu Santo en los que escuchan la Palabra de Dios con un corazón predispuesto. En cuanto al modo cómo le llega a alguien esa Palabra, como dice san Pablo: "¡qué importa! Después de todo, de una u otra manera, con sinceridad o sin ella, Cristo es anunciado, y de esto me alegro y me alegraré siempre" (Flp 1, 18). Lo malo es que quien ha creído en la Palabra recibida se encuentre luego con el escándalo de una Iglesia llena de hipócritas, corruptos, sodomitas, incrédulos, activistas de reinos, repúblicas u ONGs mundanas, que no anuncian el Reino de Dios, o si lo hacen, no dicen nada de que haya que entrar por la puerta estrecha sino que cada uno puede entrar cómo y por donde le da la gana, incluso saltando o derribando muros. Todo lo cual puede acabar haciéndolo dos veces más digno de la condenación eterna que los anteriores, como dijo Jesucristo.
30/09/19 3:19 PM
  
Haddock.
Bien por la puntualización filológica e histórica, que aclara usted, no el Papa.
Sin embargo, tengo mis dudas sobre si ese mensaje vaya a calar con provecho en la mayoría del Pueblo de Dios.

Quizás cree confusión; una confusión que en este papado no hemos conocido.
30/09/19 5:51 PM
  
Pedro 1
Pues si proselitismo se ha usado frecuentemente como sinónimo de actividad misionera, como reconoció la Congregación para la Doctrina de la Fe, ¿por qué renunciar a esta palabra? Y si recientemente el término ha adquirido una connotación negativa, ¿por qué deben asumir los católicos respetuosos con la fe de la Iglesia esa connotación negativa, que no puede proceder sino del mundo que odia esta fe y a nuestra Iglesia?
También tiene para el mundo una connotación negativa la palabra "caridad" y no se nos pide que nos opongamos a ella. Todavía. Esperemos al Sínodo alemán.
30/09/19 6:16 PM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
La nota doctrinal nunca dice que "sean" sinónimos sino que "frecuentemente" ha sido usado, sin decirnos si se hacía acertadamente o no.
Quizás aporte más claridad las palabras del Siervo de Dios, M. Fulton Sheen:
"Atraer un alma a Dios no significa hacer proselitismo, deslumbrarla, o hacerle perder la cabeza. Hay una vasta diferencia entre hacer proselitismo y hacer apostolado, como lo muestra el origen mismo de las palabras. La primera viene de dos palabras griegas: pros, que significa "hacia" y eleythein, que signica "venir", sugiere un acercamiento desde el exterior. La palabra apóstol viene de la palabra griega apostellien, que significa "enviar", como a un mensajero, y apunta a la verdad de que somos portadores de un mensaje y un mandato de Otro.(...) El proselitista convierte a un partido, el apóstol convierte a una Persona, al Cristo Viviente"
01/10/19 11:57 PM

Esta publicación tiene 5 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.