Telar de los sueños o Flor de la abundancia: la nueva secta que estafa a mujeres

El Confidencial ha publicado un interesante reportaje firmado por María Zuil en el que se explica con detalle el funcionamiento de una secta que fluctúa entre lo comercial (siendo un timo piramidal) y la Nueva Era. Una estafa que está difundiéndose mucho en España e Iberoamérica, y por ello lo reproducimos a continuación.

Así funciona

Lunes, 22.30 de la noche. Una decena de mujeres de distintas provincias se reúne en torno a una cámara de vídeo. Cada una en su salón, su cocina o su cuarto, se saludan a través de Zoom, una aplicación de llamadas de vídeo grupal. En común tienen que todas forman parte del mismo “mandala”: un timo piramidal que se está expandiendo por España.

Esa noche esta periodista se hace pasar por “chispita”, el nombre que dan a las que todavía no han dado el paso de convertirse en fuego y comprometerse con el grupo, para lo que hay que aportar nada menos que 1.200 euros“Nos han educado bajo el concepto de que el dinero está siempre ligado a la deuda, a la hipoteca, a trabajar mucho… Nosotras desde aquí trabajamos la economía sagrada, que es la economía del regalo”, explica M., una de ellas, para convencerme a entrar en el telar de los sueños o la flor de la abundancia, dos de los nombres que recibe este sistema.

Ese dinero va para otra mujer T., que es “el agua”, la punta de la pirámide, que tiene un sueño por cumplir. En este caso, se trata de financiar la matrícula del colegio de metodología Waldorf de sus hijos. Pero hay sueños para todos los gustos, tantos como mandalas –también llamados flores o telares– proliferan en España: hacer un viaje, reformar la casa, montar obras de teatro o festivales, curar el cáncer de una amiga en Estados Unidos, hacer un máster o invertirlo en obras benéficas.

Esquema piramidal

Cuando se consiguen ocho mujeres fuegos, es decir, 9.600 euros, el círculo se cierra y todo el dinero se entrega al agua en una ceremonia: “Nos sentamos todas en círculo, leímos una carta, e hicimos la entrega. Tiramos el dinero por los aires, frotándonos con él… Fue muy emocionante”, cuenta T. recordando el momento en el que ella dio sus 1.200 euros. Si no es presencial, el dinero se manda camuflado por correo o por transferencia con el asunto “regalo”, para pasar desapercibido ante Hacienda.

“A mí me lo contó mi prima y pensé que me quería meter una secta. Luego vi que era todo tan bonito que vendí las pulseras de mis padres y saqué el dinero para entrar”, cuenta en la charla una de las “hermanas mayores”, mujeres que han superado el mandala y se quedan asesorando y aconsejando a las que siguen dentro.

Cuando cada flor se completa –formada por 15 mujeres: ocho fuegos, cuatro vientos, dos aires y un agua–, el grupo “gira” y suben de nivel; los fuegos pasan a ser vientos de dos mandalas distintos, multiplicándose hasta el infinito. O hasta que no queden más mujeres que atraer y pierdan su dinero.

Misticismo, psicomagia y mucha “confianza”

Eva (nombre ficticio) llegó a pasar tres semanas en un telar de los sueños: “Una muy buena amiga me lo comentó. Me dijo que se había metido en un grupo compuesto por mujeres en el que se trabajaba mucho la ayuda mutua, la sororidad, y que todas estaban ahí para cumplir sus sueños personales.

Mientras lo pensaba, se fue de viaje a otra comunidad autónoma, y otra chica le habló también de los telares. Al volver a las islas baleares, donde vive, lo hizo una tercera: “Al final acabé entrando. Te lo venden como si fueras un poco especial, como si fueras la elegida para entrar.

Durante tres semanas estuvo haciendo videollamadas diarias en las que el misticismo y la psicomagia lo impregnaban todo. En los dos mandalas en los que El Confidencial se ha colado para este reportaje, el argot se repite como un mantra. “El dinero es energía que se puede mover desde el amor”, aseguran las ‘tejedoras’ o ‘telarinas’. También creen que formar parte de estos mandalas les ha ayudado a curar sus enfermedades, empoderarse o atraer cosas positivas a su vida y sentirse “completas”, más incluso que con sus grupos de amigas.

La “lógica” del dinero mágico

Ninguna se cuestiona que sea realmente, por la propia lógica de su funcionamiento, un timo piramidal de libro. Y buscan todas las explicaciones necesarias para reafirmarse: “Es economía circular. Imagina un pueblo donde hay escasez y todos se deben dinero a todos. Entonces llega un empresario con un billete de 500 euros. Ese billete se lo da al del hotel para pasar la noche, quien se lo lleva corriendo al carnicero al que le debe dinero, y este al ganadero, y el ganadero a su vez al del hotel. Y cuando el billete vuelve, el empresario dice que al final no se queda y se lleva los 500 euros. Todos han pagado sus deudas y el dinero sigue circulando”.

Para Jesús Palau, economista especializado en contabilidad y finanzas de la ESADE, esta explicación no tiene ningún sentido: “En ese caso los activos y los pasivos se igualan, podrían cancelarla simplemente porque es siempre la misma cantidad. Pero esto es claramente un timo piramidal. El dinero no circula y ya está: te dicen que se va a multiplicar y para eso hace falta más gente que ponga más dinero. Es exponencial, pero no lo quieren ver porque, claro, la ambición te ciega”.

Para que haya un solo mandala hacen falta 15 personas, pero cuando el ciclo se reproduce 20 veces ya hay creados medio millón de telares con casi ocho millones de personas implicadas, de las cuales solo medio millón cobrarían dinero. En el nivel 23, ya harían falta más personas para que el proceso continúe que población hay en toda España (unos 67 millones). Y eso, contando a hombres y mujeres. Por ese motivo, cuando el mercado se satura, son los de abajo los que se quedan sin opción de conseguir el dinero prometido.

Creen ser revolucionarias

Sin embargo, desde los distintos telares “visitados” tienen un argumentario con el que rebatir cada cuestionamiento a su sistema. No declaran a Hacienda, porque el sistema es patriarcal. El proceso sólo fluye si crees en él. Si te comprometes, el universo te lo devuelve… Además, la palabra “confianza” se repite hasta la saciedad.

Están convencidas de estar haciendo historia y de tener atemorizados a los bancos con una idea revolucionaria. En un vídeo que circula entre los grupos cerrados de Facebook, una chica argumenta que no se trata de un timo piramidal, porque todos los miembros se conocen entre sí: “Algo que no pasaba en ETA, que sí era una estructura piramidal”, alega.

Otro vídeo apela directamente al feminismo para justificarse: “Para nosotras las mujeres es más difícil llegar a nuestros sueños porque somos minoría en los puestos de decisión…”. Otro, de Guadalajara (México) se defiende de las críticas y acusaciones del engaño: “Eso es precisamente lo que el gobierno quiere que creas […] El gobierno se ha encargado de difundir que esto es un fraude en los medios”.

Las hermanas mayores

Cada mujer cumple un papel para que todo fluya. Los fuegos ponen el dinero; los vientos son los que se encargan de “soplar” y atraer a nuevos miembros; las tierras organizan los encuentros; y el agua es “cuidada” por el resto hasta que llegue su regalo. Idealmente, el proceso debe durar tres semanas: uno por fase, pero lo cierto es que en ambos casos llevaban varios meses para conseguirlo.

Cuando un agua recibe su regalo y sale del mandala puede “reciclarse” hasta tres veces si ejerce de hermana mayor, es decir: recibir 1.200 euros cada vez que una de sus fuegos se convierte en agua y así hasta dos ciclos más. Su papel, supuestamente, es facilitar el proceso. Pero no siempre se cumple.

Ana (nombre ficticio) estuvo en un mandala que se atascó y así fue precisamente como descubrió la trampa del Telar de los sueños“Me di cuenta de que había hermanas mayores que ‘falseaban el sistema’. Empezaban nuevos telares y se ponían ellas en el inicio de la pirámide, conseguían el dinero de los fuegos, se iban, y lo volvían a hacer. Curiosamente nunca traían fuegos para nuestro mandala, pero sí para otros que se completaban rapidísimo”.

De hecho, hay varios nombres de hermanas mayores que se repiten en las experiencias de algunas víctimas, como Aisa, Herminia, Nandy, Maya, o Randal… Esta última, de hecho, apareció en una de las videollamadas que llevó a cabo esta periodista. “Hace un año que estoy ‘tejiendo’ y ya he sido dos veces agua”, dijo esa noche, en la que aseguró que llevaba tres zooms. De hecho, se jacta de haber podido dejar su trabajo gracias al dinero que está ganando. “Gracias, bellas, estoy completa”, se despidió esa noche.

Manipulación psicológica

De vez en cuando, los telares quedan virtualmente para hacer una “quema de miedos”. En torno a su cámara, cada una prende en una vela las cuestiones que les preocupan escritas sobre un papel. Así se crea sentimiento de comunidad y pertenencia de grupo. “Todos los días mandaban mensajes de buenos días, canciones, mensajes, fotos… Están siempre pendientes del Whatsapp y cuando no es el calendario maya, son las lunas y los eclipses”, cuenta Eva.

Es curioso que, a pesar de ser obligatorio para entrar, apenas se habla de dinero“Cuando cuestionabas algo, te decían que lo hicieras en privado para no traer malas vibraciones. Y si no conseguías nuevas mujeres es que estabas proyectando tus inseguridades y miedos. Era manipulación psicológica, dice una de las víctimas.

“Es todo marketing”, añade el economista Palau. “Está bien diseñado porque ni siquiera les prometen un retorno de la inversión, es ‘un regalo’ y lo visten con un halo de antisistema para hacerlo atractivo. En realidad, la idea no es nueva, pero cuando se agota una manera de presentarlo, se inventan otra”. De hecho, son las propias tejedoras las que piensan que han recibido un regalo por poder entrar en el mandala, aunque sean ellas las que han aportado 1.200 euros.

Eva cuestiona también la filosofía que hay detrás: Es un mecanismo psicológico perverso. Te lo venden como un proyecto colectivo, de ayuda mutua, de feminismo, pero a la vez tiene un toque muy individualista, ¿por qué tú tienes más derecho que otra persona para cumplir tu sueño? Porque lo que está claro es que siempre va a haber alguien que pierda.

En el mandala que encabeza este reportaje entré a través de un grupo de Facebook donde captan a nuevos miembros, aunque el sistema se cuida muy bien de intrusos moviéndolo solo por círculos cercanos y utilizando, por ejemplo “los nueve hilos”: promesas que adquieren al entrar como la confidencialidad, el compromiso, la prudencia, o también, el amor al género femenino o esforzarse para traer a más fuegos.

Preocupación en Iberoamérica

El origen del Telar de los sueños, dice su propaganda, está en África, en grupos de mujeres que se apoyaban entre sí para fortalecer la comunidad. Al parecer, una canadiense lo exportó a su país dándole la forma de regalos que tiene ahora. Otra leyenda dice que surgió en Asia debido a la superpoblación. Sin embargo, es en Latinoamérica donde más ha arraigado, según las secuelas que ha ido dejando.

Allí, son innumerables los artículos y reportajes alertando de este timo. Hay víctimas que han quedado arruinadas por invertir cifras exorbitadas de dinero. Hasta autoridades como la CONDUSEF de México (Comisión Nacional para la Protección y defensa de los usuarios de Servicios Financieros) han puesto a la población en alerta. En el estado mexicano de Sonora ya han reformado su código penal para introducir penas de hasta 13 años de prisión a quien organice esta actividad.

Azul González, de 29 años, es mexicana y se metió junto con su hermana en uno de estos telares en la ciudad de Torreón. Como no tenían el dinero necesario, otra mujer del mandala les hizo un préstamo. El día de la ceremonia de entrega contó unas 400 personas: “Cada agua iba subiendo al estrado y recibiendo bolsas de dinero”, recuerda sobre el encuentro que tuvo lugar hace dos años.

“Aquí en Torreón, rentaban salones de fiestas para los encuentros y no nos decían el lugar hasta media hora antes”. Se suponía que a los 15 días llegaban a ser agua, pero las semanas pasaban y nunca lo consiguieron. Lo que sí llegó fue la deuda que habían contraído: A mi hermana le acabaron embargando la casa porque se cuadriplicó la cifra con los intereses. Yo estoy ilocalizable para que no me llegue”, dice al teléfono. “Y el dinero pasó literalmente cinco minutos por nuestras manos”.

Incontables víctimas

Cuando Ana, en España, quiso salir, la única opción que le dieron es que encontrase a otra mujer que ocupase su lugar. “¡Cómo iba a hacer eso! Convencer a otra mujer para que confíe en un sistema que ya sabía que era un engaño. Desde entonces muchas me retiraron la palabra. Tanto amor y tantos cuidados, y mira”.

En otros países, como Argentina, acabaron entrando hombres ante la imposibilidad de encontrar a nuevas víctimas. También por pura necesidad y gracias a internet, el sistema cruzó el océano hasta llegar a España y encontrar a nuevos acólitos. De hecho, la cantidad de 1.200 euros es precisamente el cambio de 1.440 dólares, la cifra de referencia en los países sudamericanos. Hasta aquí llega el misticismo: los cuatro dígitos suman nueve, número mágico según las teorías místicas (1+4+4+0=9).

En Ibiza, donde todo lo místico encuentra siempre su público, es donde el telar ha saltado antes a los titulares. También, por ser una isla y agotarse antes la base necesaria para poder seguir. Sin embargo, desde la Policía Nacional aseguran no tener conocimiento de denuncias por este sistema.

Muchas mujeres no acuden a comisaría por no enfrentarse con la mujer, hasta entonces de absoluta confianza o incluso familia, que las introdujo. Otras, por miedo a represalias. Y mientras, el telar sigue extendiéndose“Todas las mujeres deben conocer este movimiento, me parece que es revolucionario”, dicen en unos de los zooms. Mientras, al teléfono, Eva se sincera: “Si cuento todo esto es para que ninguna mujer más caiga en esto”.

2 comentarios

  
Pablo
Este timo es buenísimo. Un vulgar timo piramidal de toda la vida, pero feminizado...colores, amor, sororidad... donde una masa de pringadas le sueltan la pasta a unas pocas listas.
¿Esta es la diferencia cuando se feminiza el mundo?¿Lo distinto?.
Pues suena como lo de toda la vida pero con poprtada de "mrs.güonderfú"
13/02/19 9:44 AM
  
Chico
Infinitud est númerus stultorum. Latín macarrónico. El pecado original nos hizo polvo .
13/02/19 9:27 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.