Los preliminares de la persecución religiosa en Madrid

18-20 JULIO 1936: COMIENZAN LOS ASESINATOS RELIGIOSOS EN LA CAPITAL

Un informador inmediato, y ajeno al conflicto, dada su condición de diplomático, el embajador latinoamericano Aurelio Núñez Morgado, nos proporciona las siguientes cifras globales acerca de los primeros días de la guerra civil española en Madrid: “Apenas producido el alzamiento militar en África el 18 de julio, estalló en Madrid la Revolución social que venía preparándose desde meses antes (…) El asesinato de millares de personas llevado a cabo por las milicias marxistas había sido atroz. Se mantuvo durante seis meses un ritmo de asesinatos de trescientos cincuenta a cuatrocientos por día, con recrudecimiento en relación con las derrotas de los ejércitos rojos. Después de este periodo disminuyó hasta quedar reducido a diez o quince por día al cabo del primer año. Más tarde casi desapareció el asesinato callejero para quedar reducido a los que dictaban los tribunales populares, que también guardaban relación con los triunfos de Franco.

Explica José francisco Guijarro, experto en el tema, en su libro “Persecución religiosa y guerra civil", que esta situación de represión anárquica se puede decir, sin temor a equivocarnos, y con las indiscutibles excepciones, que en la capital duró desde las primeras noticias que se recibieron sobre el alzamiento de los militares en Marruecos, hasta las eficaces medidas adoptadas por la Junta Delegada de Defensa de Madrid, a partir del día 7 de noviembre de 1936. En esta situación de violencia se fue imponiendo progresivamente el sistema de las checas, instaurado o por lo menos autorizado por el mismo gobierno del Frente Popular. A partir de las primeras funciones de la Junta Delegada de Defensa, se instauró la eliminación de detenidos mediante el procedimiento de las “sacas” de los establecimientos penitenciarios de Madrid. Cada uno de estos sistemas sucesivos de violencia tolerada, cuando no institucionalizada, causó un número considerable de bajas, tanto por motivos religiosos -que es lo que a nosotros nos interesa- como por otros motivos diferentes, principalmente políticos, que tampoco podemos perder de vista; pero se trata de fenómenos diferentes, que no pueden ser confundidos entre sí.

Seguimos a José Francisco Guijarro, que nos explica que el primer acto violento con víctima mortal por motivos religiosos del que tenemos referencia es particularmente execrable, dentro de lo que siempre es cualquier atentado contra la vida humana de un inocente. Tuvo lugar por la mañana del mismo sábado 18 de julio de 1936, y fue el asesinato a sangre fría de un niño, hijo del sacristán de la parroquia de San Ramón, en el interior de la parroquia de San Ramón Nonato, en el Puente de Vallecas.

Al mismo tiempo, en la mañana del mismo sábado 18 de julio, en el Seminario Conciliar de Madrid se celebra un retiro espiritual para los seminaristas que estaban ya de vacaciones en sus casas, previsto para que asistieran los que vivían en Madrid o en los pueblos más cercanos, en el que les dirige la palabra el párroco de Carabanchel Bajo, don Hermógenes Vicente, que pocos días después será asesinado: murió, efectivamente, en Carabanchel Bajo, el 18 de septiembre.

Cuenta el sacerdote don Hermengildo López Gonzalo, testigo directo de los hechos que “ese mismo día, 18 de julio, en el seminario, sobre el mediodía, recuerdo que estando comiendo en el seminario de Madrid el Sr. Rector, el prefecto de teólogos y yo, bajó el portero del seminario a decirnos que estaban las turbas para apoderarse del Seminario e incluso que ya habían roto la mampara de cristales que impedía el libre acceso si él no abría. Enseguida nos fuimos a la capilla a consumir las Sagradas Especies y los tres vestidos de paisanos tuvimos que salir por la puerta posterior que había en la huerta del Seminario y que era para el servicio del hortelano. Nos separamos y cada uno se fue a su casa (…) Al día siguiente yo llamé al seminario preguntando si podía ir a celebrar la Santa Misa y ya me contestó un miliciano diciendo que me iba a escabechar

Otro acto de violencia contra la religión, con víctimas mortales, del que se han encontrado referencias, aunque no se haya podido llegar a identificar aún a las víctimas, tuvo lugar en la mariana del domingo 19 de julio, antes de que hubiera comenzado el primer acto propiamente de guerra en Madrid, que fue el asedio al Cuartel de la Montana. En el barrio de Torrijos, ante la iglesia de los Dominicos, pandillas de jovenzuelos, unos armados con pistolas y otros con mosquetones, la emprendieron a tiros contra los fieles, cuando estos salían del templo. En él se encontraba la familia del político Serrano Suñer, que asistían a las misas gregorianas en sufragio del alma de su padre, fallecido pocos días antes. Los fieles salieron de la iglesia como pudieron: unos por las puertas laterales y otros descolgándose por las ventanas. Varios fieles resultaron muertos y otros heridos.

No obstante, durante la mañana de aquel domingo aún se observaba, al menos en el centro de Madrid, una cierta normalidad religiosa. El domingo 19 se celebró en las Calatravas la última Misa, era la de una de una tarde, que siempre tuvo un concurso de devotos elegantes. Pero en este día se celebró en medio de un ambiente dramático. Eran ya pocas las gentes que se atrevían a salir de casa, y los fieles que asistieron lo hacen con el ánimo sobrecogido y conturbado ante la inminencia de la tragedia. Porque ya por la calle de Alcalá patrullas de obreros armados detenían a los transeúntes e imponían la autoridad de la Casa del Pueblo.

Todavía se celebran las misas y la Adoración diurna del Santísimo, como de costumbre, en la iglesia de la Consolación de la calle de Valverde. Sin embargo, en la noche del 19 al 20 se suspendió en Valverde la tradicional vela al Santísimo que celebraban los adoradores todas las noches sin interrupción desde hace 50 años. Las circunstancias son graves, y podían tomarla los revolucionarios como una reunión clandestina con la agravante de nocturnidad. Al día siguiente se suspendió también la Adoración diurna, después de 40 años de actuación. Durante la noche del 19 al 20 de julio, en Madrid, fueron incendiadas cincuenta Iglesias.

Queda confirmado que en el lunes 20 de julio, día en el que sobre las once de la mañana se culminó la operación militar de la conquista del Cuartel de la Montana, fueron asesinados en Madrid diecisiete, entre sacerdotes, religiosos y religiosas, a los que hemos de sumar, al menos, los dos hermanos paúles de Hortaleza, que dados por perdidos ya el día anterior, fueron vistos con vida en ese día, mas no después, y el párroco de Meco, Cecilio Hernández Caballero, fusilado según algunas versiones al amanecer del mismo dia 20.

Ese día 20 de julio por la mañana una banda de milicianos estaba tiroteando el edificio de la Congregación de San Pedro, en la calle de San Bernardo, con el pretexto de que desde el se estaba disparando “contra el pueblo soberano”. Cuando se cansaron de tirar sin que nadie les contestara, entraron en el edificio y su primera intención fue guitar los testigos de vista, y para ello apresaron a las 13 Religiosas Mercedarias que atendían a la casa y en un camión, entre insultos, burlas y denuestos las llevaron a la Dirección General de Seguridad. En las camas del Hospital se hallaban catorce sacerdotes enfermos y en la Residencia dieciocho. Fueron sacados y llevados al Hospital de La Princesa (hoy desaparecido), sito en la glorieta de San Bernardo. Las Religiosas pudieron salvar sus vidas, pero los sacerdotes fueron sacados poco a poco del Hospital de la Princesa y asesinados, sin que se haya podido saber dónde fueron a parar sus restos.

El mismo dia 20 de julio, cuenta el Agustino A. del Fueyo, “el P. Miguel de la Pinta Llorente telefonea a nuestro portero en lenguaje convencional y pintoresco, toda la tragedia del Convento e Iglesia del Beato Orozco, de la calle de Goya, 87. El P. Mariano Cil ha sido asesinado en la puerta de la calle; la Iglesia y el convento arden por los cuatro costados. El Cristo es mutilado y arrastrado por las calles con una soga al cuello. Las monjas, refugiadas en la casa de enfrente, contemplan horripiladas toda la tragedia.

De entre las víctimas del 20 de julio, han sido ya beatificadas como mártires dos religiosas del Instituto de Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús, la madre Rita-Dolores Pujalte Sanchez, y la hermana Francisca Aldea Araujo. Pertenecían a la comunidad del Colegio de Santa Susana, en la calle Pedro Heredia, en Ventas, que fue asaltado por unos milicianos sobre el mediodía del día 20 de julio, tras unas horas de tiroteo contra el edificio, y a pesar de que les advirtieron de que habla ni¬ñas en su interior. Consumado el asalto, la superiora del colegio, madre Amalia Bravo, rogó a los milicianos que dejaran salir a las hoy Beatas y que no les hicieran daño, pues eran muy ancianas. En efecto, la madre Rita tenía 83 años, estaba enferma de diabetes y casi ciega. Uno de los milicianos se ofreció a acompañarlas. Acompañadas por el miliciano, sor Victorina Uriarte, sor Lorenza Alonso y tres niñas huérfanas, se dirigieron a una casa de la calle Alcalá, no muy lejos del colegio.

En casa de esta señora comieron, pasando a descansar a continuación al domicilio de la vecina de la misma planta, y, a cabo de una hora y media o dos horas, los perseguidores arrestaron a las os ancianas religiosas hoy Beatas de una manera. A la madre Rita Pujalte que estaba ciega la bajaban dos milicianos tirando de ella y una miliciana detrás empujándola; iba ya como muerta. Los milicianos y milicianas que las apresaron tenían pensado matarlas en la plaza de toros. Dieron una vuelta en torno a la misma y acaso por la mucha gente que circulaba por este lugar, tomaron la carretera de Aragón hacia el inmediato pueblo de Canillejas. En la carretera de Aragón, cerca ya de Canillejas, los del control requisaron el coche a los milicianos, que hicieron bajar a las Siervas de Dios, les mandaron caminar hacia adelante y les dispararon diversas ráfagas de fusil. Y a juzgar por la relación que hicieron los médicos después en la autopsia, los que dispararon fueron varios, pues las dos religiosas tenían diversos disparos en la cabeza, en el pecho y en las piernas.

También en el lunes 20 de julio se sitúa la muerte del sacerdote don Andrés Molinera, capellán de la parroquia de San Antonio de la Florida, después de saquear el templo, convirtiéndolo en lo que más adelante sería una checa, en la que se celebraron simulacros de juicios, y entre ellos el del mismo don Andrés, que seguidamente fue fusilado en la Casa de Campo. Y, entre otros, ese mismo día fueron asesinados dos religiosos, el Carmelita P. Paulino del Santísimo Sacramento, profesor en Roma y que se encontraba accidentalmente en Madrid, y el Paúl, P. Roque Catalán, de la comunidad de la Basílica de la Milagrosa. También en ese día tuvo lugar el asalto a la parroquia de El Salvador y San Nicolás, y la subsiguiente matanza de su clero. Eran los comienzos de una cruel persecución religiosa que duraría, con mayor o menor intensidad, varios meses.

18 comentarios

  
juan
Y los otros mataban a personas solamente por ser de izquierdas. ¡Déjense ya de remover mierda!
28/01/13 8:42 AM
  
Tito Livio
Juan, esto no es mierda, es el martirio, lo mismito que la persecución de ne´rón y de diocleciano. Y de tantas y tantas persecuciones y matanzas de cristianos simplemente por serlo, por causa del odio a la fe en Jesucristo. Si te molesta te recomiendo que leas las vidas de miles y miles de mártires comenzando por San Esteban hasta la actualidad, en nuestros días. A lo mejor te conviertes.
28/01/13 1:13 PM
  
Joel
Juan, qué ganas de mezclar las churras con las merinas... Se está hablando de asesinatos de religiosas ancianas y sacerdotes que no eran ni de izquierdas ni de derechas. No metas la política por medio, que es el modo de meter a todos en el mismo puchero y ocultar la persecución religiosa que hubo en España. No es remover nada, es hablar de historia, que parece es el tema de este blog
28/01/13 1:14 PM
  
Juan
Y ¿cúal es la diferencia en asesinar a una persona por sus creencias religiosas que por su ideología política? Y da igual si son ancianos o niños.
Y conste que soy de católico y de derechas pero me parece que remover una y otra vez lo que pasó en España hace más de setenta años no hace bien a nadie.
28/01/13 2:04 PM
  
Juan
En la guerra civil española se asesinó por ideología. Como la convicción religiosa va apareada en general con una ideología de derechas pues así es como se explica que se mataran a religiosos. De la misma manera el maestro de pueblo que era ateo era fusilado sólo por serlo. Díganme: ¿Qué culpa tenía una persona que no creía en Dios para que la ajusticiaran los de derechas? ¿Era eso también política?
28/01/13 2:16 PM
  
Miguel Angel
Oye, Juan... Y se los has gritado eso a Zapatero, que ha sido el que ha empezado a remover no ya mierda sino muertos de sus sepulturas durante su mandato?? A ver si ya no podemos ni recordar a nuestros martires honrando su memoria historica!!
28/01/13 3:39 PM
  
reparaciones
He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido muy ameno ademas de facil de leer. No dejeis de cuidar este blog es bueno. reparaciones http://www.llap.es
28/01/13 4:13 PM
  
Duometri
Estimado Juan:

No niego que alguno fuese asesinado SÓLO por ser ateo, pero serían pocos casos aislados. Sí hubo algunos más que, desgraciadamente, fueron asesinados SÓLO por ser de izquierdas. Pero no nos confundamos; durante toda la guerra el ejército nacional avanzó y conquistó ciudades, y al conquistarlas alguien les indicaba quién había asesinado al sacerdote o a gente de derechas, y a ése se le ejecutaba.

Al revés no se dio. Los rojos apenas avanzaron, por lo que mataron a los que ya tenían en su zona al empezar la guerra y que, por tanto, eran inocentes(por ejemplo, los casi 7.000 religiosos asesinados). No confundamos a Muñoz-Seca con García Atadell, por favor.

Saludos.
28/01/13 6:45 PM
  
Juan Mariner
Las manifestaciones fuera de lugar de Esperancita Aguirre identificando a los progres como "laicistas furibundos, con especial saña contra el cristianismo y, por supuesto, contra la Iglesia Católica y su jerarquía, aunque luego ellos se comportan como fieles estrictos del progresismo imperante" me parecen muy peligrosas. Este tipo de dirigentes de la cobarde derecha liberal intentan desviar los odios izquierdosos o marxistoides hacia la Iglesia como en otras épocas, para salvarse ellos primero de la quema.
28/01/13 11:31 PM
  
Juan Mariner
Juan: poco me importan o nada los caídos por España, pero los caídos por Dios siempre me importarán.
28/01/13 11:34 PM
  
kantabriko
Increible tal inmoralidad inmoral y asi ha sucedido en la historia con muchas sociedades ,muy parecido a la guerra civil , destruccion de iglesias ,incendio de libros ,manifiestos ,robo ,humillacion,calumnia y destruccion del patrimonio catolico ,hundimiento y decadencia del existencialismo y con ello la inmoralidad y la decadencia .Inaceptable .
29/01/13 12:50 AM
  
hidaspes
Juan, hablamos de mártires, personas asesinadas sólo y exclusivamente por su Fe en Cristo, nada más, ni menos. En los colegios dirigidos por sacerdotes católicos había hijos de familias de derechas y de izquierdas. Así que tu excusa ideológica no se sostiene. Era, y sigue siendo, odio a la Fe. Por lo demás, si te molesta ya puedes ir tomando las de Villadiego, jamás dejaremos de rendir tributo a nuestros mártires, nuestra semilla más fértil, cuyo ejemplo en los momentos más críticos nos reconforta y anima. Si quieres recuerdos manipulados y basados en el odio visceral echa un vistazo a la Exposición de Motivos de la Ley de Memoria Histórica zapateril. Nosotros recordamos ejemplos de amor, no de odio.
29/01/13 9:55 AM
  
Juan
Mire usted, hidaspes:

La izquierda mató a curas, así como a personas religiosas sólo por el hecho de serlo. Y la derecha mató a agnósticos, ateos y homosexuales sólo por el hecho de serlo.
No me venga usted con tonterías. Los dos bandos lo hicieron mal y los cristianos tenemos a nuestros mártires de esa contienda y los ateos a los suyos. Por eso dije al principio: dejen de remover la porquería de nuestra guerra civil donde los dos bandos no distinguieron entre política, ideología y creencias personales para eliminar al que pensaba de manera contraria a la propia.
29/01/13 9:40 PM
  
hidaspes
Juan, los ateos no tienen mártires de Cristo, tendrán otra cosa, respetable sin duda, pero no eso. Acá nos referimos a quienes alcanzaron la palma del martirio por su Fe en Cristo. ¡Y eso no es remover "mierda"! Es recordar a quienes son la más fértil semilla de Cristo. Tenemos todo el derecho, y aun el deber, de recordar su ejemplo.

¿Podría usted citarme un sólo ejemplo, uno sólo, de ateo o agnóstico u homosexual asesinado sólo por su condición de tal? Vaya por delante que evidentemente nada justifica un asesinato. ¿Pero podría usted citarme un sólo caso de esas características? Porque católicos mártires, asesinados sólo por su Fe, a miles, estaría días enteros citándole casos concretos, en la Guerra Civil, e incluso durante el golpe de Estado del PSOE, la Esquerra y la izquierda azañista en 1934.

30/01/13 8:59 AM
  
kantabriko
Distinguido Juan , las atrocidades de los rojos marxistas y sus demonios contra la fe catolica es inmensa ,no quita que fuesen movidos por el comunismo ,a todo esto hay hechos mas que pruebas de iglesias incendiadas por marxistas y chusma de izquierdas ,monjas ,curas y fieles catolicos asesinados por marxistas ,Que me dice sobre Paracuellos o el crimen a Antonio P de Rivera , de ese pasado rojo moribundo lamentablemente esta escrita la historia .
31/01/13 12:20 AM
  
Anacleto
Juan, me temo que se ha embaulado usted la basura falsaria sobre la Guerra Civil que la izquierda ha propalado, sin inmutarse.
No me compare usted los meros ajustes de cuentas u odios personales que terminaron en asesinatos (muy pocos, en proporción) de rojos, con la sistemática, masiva y sostenida por el poder político frentepopulista matanza/genocidio de católicos, por simple odium fidei. Ya vale de manipular la historia.
05/02/13 3:57 AM
  
Lourdes
Gracias a Dios,yo no viví esos acontecimientos,ya que no estaba todavía en este mundo.Entiendo el cansancio de muchas personas al oir hablar de la guerra civil,pero tambien comprendo que quien la vivió,necesite hacerlo, tambien porque es nuestra historia, pero buscar justos y pecadores en una guerra, donde se mataban padres e hijos,hermanos entre sí,vecinos y amigos,porque todo dependía del bando donde te había tocado,para mi opinión,es una tontería,los dos bandos tuvieron personas inocentes que murieron y personas malbadas que aprovecharon la guerra para matar escusandose en su idiologia.Fue una guerra y como todas las guerras,son injustas,lo que hay que procurar es que no se vuelva a repetir,y honrrar a nuestros,porque toda vida humana es digna.
05/03/13 1:12 PM
  
Ruben
Es interesante conocer los origenes de la Guerra civil española y como muchisimos catolicos que llevaban una vida de devocion murieron por causa de su fe. Las cuestiones de Politica son cosas que pasan, sus lideres y pensamientos con el paso de los años quedan arrumbadas en solo ideas y despues al polvo. En cambio la Fe Catolica mira mas alla de eso. Trasciende a las realidades eternas. Como diria San Pablo. "Los sufrimientos de este mundo son nada en comparacion con la Gloria que Dios nos tiene destinada." (Rom 8,18) Soy Mexicano y vivimos algo parecido. Solo los Cristianos pueden ser martires ya que testimonian con su muerte su fe en Jesus el resucitado. No se da la vida por una idea, sino por una Persona que Dio su vida por mi y si se pide mi vida por causa de él, con gusto la dare.
05/04/13 3:20 PM

Esta publicación tiene 2 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.