Mantened la Esperanza

Parece que todos los días te levantas con una noticia mala o un escándalo nuevo. Y todo te lleva a perder la esperanza: inmoralidades, abusos, pecados contra el sexto mandamiento; curas y obispos pro-LGTBI que quieren bendecir los pecados que claman al cielo; documentos que afirman que todas las religiones son queridas igualmente por Dios; otros que dicen que puedes comulgar aunque vivas en flagrante adulterio; nombramientos de cardenales que meten miedo al pánico; documentos que dicen, poco más o menos, que la Amazonia es el paraíso terrenal y que los indígenas amazónicos poco menos que viven libres del pecado original y que tenemos mucho que aprender de su canibalismo, de su vida paleolítica y de la espiritualidad de sus chamanes, que pillan unos ciegos con las hierbitas que se fuman que flipas… Y así vamos tirando día a día… De mal en peor.

Yo sé que hay mucha gente desmoralizada, desorientada, confusa… Hay mucha gente que no sabe qué hacer ante lo que está pasando en la Iglesia. Bueno… Seamos sinceros: mucha gente tampoco. La mayoría pasa de todo. A la mayoría no le importa un bledo lo que pase. La mayoría ni siquiera se entera de nada. Y como llevamos décadas de adoctrinamiento modernista, hay mucha gente a la que todo lo que está pasando le parece fenomenal. Y luego está el sector, llamémosle “oficialista”, que cree que hasta los ronquidos del Pontífice son magisterio infalible y que cuando Francisco orina, mea agua bendita. En fin… “Hay gente pa to”, que decía el torero.

En la Resistencia Católica contra estos modernistas de la iglesia del nuevo paradigma quedamos cuatro gatos: insignificantes, irrelevantes… Da igual: no es cuestión de número. Esta guerra no la gana el ejército más numeroso: la gana Cristo y la Santísima Virgen María, que pisará la cabeza de la Serpiente.

Lean con atención estos tres puntos del Catecismo de San Juan Pablo II:

La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, “intrínsecamente perverso” (cf. Pío XI, carta enc. Divini Redemptoris, condenando “los errores presentados bajo un falso sentido místico” “de esta especie de falseada redención de los más humildes"; GS 20-21).

677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).

Yo sé leer y veo lo que está pasando a mi alrededor. ¿ No estamos viendo ya esa apostasía de la verdad?  ¿No? Pues quien no la vea es que está ciego de remate. La impostura religiosa es más que evidente. La religión que glorifica al hombre y pone a la persona humana en el centro, donde solo debe estar Dios; ese falso humanismo, antropocéntrico, liberal, que pone la soberanía popular en el lugar que le corresponde a la soberanía de Cristo y los derechos humanos en el lugar de la Ley de Dios… Esa falsa religión, ¿no la están viendo ya? ¿Están sordos y ciegos? ¿No es más que evidente lo que está pasando?

Pues la Iglesia solo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su resurrección. ¿Tenemos que morir con Cristo? Pues yo digo amén. Yo estoy dispuesto a morir por Cristo, si esa es la voluntad de Dios y mi Señor me concediera esa gracia. Si muero con Él, resucitaré con Él. ¿Qué pueden hacerme? ¿Dejarme sin trabajo, calumniarme, perseguirme, reírse de mí, despreciarme, matarme? Todo lo doy por bueno, si es para mayor gloria de Dios. Todo lo estimo basura al lado de Cristo. Nada ni nadie me podrá separar del amor de Dios.

Pero yo no dejaré de cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios, si el Señor me da fuerzas para ello. Cristo es el único Redentor. Él es el Salvador. Cristo es el centro de la historia, del cosmos, del universo. Y yo solo soy un siervo indigno suyo, un pobre pecador, el excremento del can sarnoso – como decía Dámaso Alonso:

Yo soy la piltrafa que el tablajero arroja al perro del mendigo,
y el perro del mendigo arroja al muladar.
Pero desde la mina de las maldades, desde el pozo de la miseria,
mi corazón se ha levantado hasta mi Dios,
y le ha dicho: Oh Señor, tú que has hecho también la podredumbre,
mírame,
Yo soy el orujo exprimido en el año de la mala cosecha,
yo soy el excremento del can sarnoso,
el zapato sin suela en el carnero del camposanto,
yo soy el montoncito de estiércol a medio hacer, que nadie compra
y donde casi ni escarban las gallinas.
Pero te amo,
pero te amo frenéticamente.

¡Déjame, déjame fermentar en tu amor,
deja que me pudra hasta la entraña,
que se me aniquilen hasta las últimas briznas de mi ser,
para que un día sea mantillo de tus huertos!

No perdamos la esperanza. Sigamos el ejemplo de nuestra Madre Santísima:

María es obediente. Ella cumple los mandamientos de la Ley de Dios. No los cuestiona, no los discute. No pone su voluntad por encima de voluntad de Dios. No pone sus deseos por delante de la Ley de Dios. Seamos obedientes. Quien ama a Dios de verdad cumple sus Mandamientos. Quien dice que ama a Dios y no cumple los mandamientos es un mentiroso. Hoy está de moda la rebeldía y la obediencia nos parece cosa de frikis. Pues benditos frikis los que obedecen a Dios antes que a sus deseos, que a sus pasiones, que a sus vicios.

María es humilde. Ella no se cree más que nadie. Y sobre todo, ella no se cree más que Dios. Acepta que Dios es Dios y que ella es una criatura de su Creador. María no se cree más que Dios, no se cree más que nadie. María no es sabia ni entendida: es sencilla y humilde de corazón. Ella solo sabe que no sabe nada y que no es nada al lado de Dios Padre, Creador y Señor de todo cuanto existe. Seamos humildes como María. Nosotros no somos nada. No somos más que nadie. No nos creemos más que nadie. Pero obedecemos a Dios antes que a los hombres. Porque sólo Dios es Dios. Yo soy una mierda al lado del Papa o de los cardenales o de los obispos. Pero si cualquiera de ellos me predicare un evangelio distinto del de Jesucristo, sea anatema; y me apartaré de ellos como de la lepra.

8 Pero si nosotros mismos o un ángel del cielo les anuncia un evangelio distinto del que les hemos anunciado, ¡que sea expulsado!

9 Ya se lo dijimos antes, y ahora les vuelvo a repetir: el que les predique un evangelio distinto del que ustedes han recibido, ¡que sea expulsado!

10 ¿Acaso yo busco la aprobación de los hombres o la de Dios? ¿Piensan que quiero congraciarme con los hombres? Si quisiera quedar bien con los hombres, no sería servidor de Cristo.

Gálatas 1, 8-10

¿Acaso yo busco la aprobación de los hombre o la de Dios? Yo lo tengo clarísimo. Obedeceré a Dios, si su gracia me ayuda, y permaneceré fiel pase lo que pase.

Mantened la esperanza. No desfallezcáis. Todo lo que ocurre, todo lo que está pasando, pasa para nuestro bien. Dios tiene un plan a favor nuestro. Y por muy negras que veamos las cosas, sepamos que Dios conspira para nuestra salvación. La Divina Providencia nos conduce por sus caminos – que no son los nuestros – hacia Cristo.

14 Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

15 Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios

16 El mismo espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios.

17 Si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con el.

18 Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros.

19 En efecto, toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios (incluidos los océanos y la Amazonía, añadiría yo)

20 Ella quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa de quien la sometió, pero conservando una esperanza.

21 Porque también la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

22 Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto.

23 Y no sólo ella: también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente anhelando que se realice la redención de nuestro cuerpo.

24 Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve?

25 En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia.

26 Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero es Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables.

27 Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina.

28 Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.

29 En efecto, a los que Dios conoció de antemano, los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el Primogénito entre muchos hermanos;

30 y a los que predestinó, también los llamó; y a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó.

31 ¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

32 El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con él toda clase de favores?

33 ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica.

34 ¿Quién se atreverá a condenarlos? ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros?

35 ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada?

36 Como dice la Escritura: Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero.

37 Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a aquel que nos amó.

38 Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales,

39 ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Romanos 8, 14-39

Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman. Nadie nos podrá separar del amor de Dios. Gracias a Cristo, que nos salvó, obtenemos una amplia victoria. Si Dios está con nosotros, ¿Quién estará contra nosotros?

María es ejemplo de esperanza. María se mantiene firme al pie de la cruz. No se viene abajo, no huye, no se avergüenza de su Hijo. Sabe que Dios siempre es más grande. Quien ama a Dios no teme ni a la muerte, porque no tiene miedo de encontrarse con su Señor. María no teme a la muerte, no rehúye la muerte. Coge en brazos a su hijo cuando lo descuelgan de la cruz. María llora, sufre, pero no se desespera. Espera contra toda esperanza. Sufre y espera.  Hagamos nosotros lo mismo: sufrimos pero seguimos esperando. Llorar no es malo. Sufrir no es malo. Morir no es malo. Lloremos, suframos o muramos, si Dios lo quiere. Pero no nos desesperemos porque Cristo Resucitó y suya es la victoria. “Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquel que nos amó.”

Mantengámonos unidos a María Santísima: obedientes a la voluntad de Dios (que son sus Mandamientos), humildes, sin perder nunca la esperanza. María es la llena de gracia, la mediadora de todas las gracias. Encomendémonos a ella, que desbarata todas las herejías. El Corazón de María triunfará. Nuestro esperanza es Cristo. Nuestra esperanza es la Mujer vestida de sol y coronada con doce estrellas que aplasta a Satanás.

Recemos el Santo Rosario, adoremos al Santísimo en cada Sagrario del mundo, vivamos en gracia de Dios, confesémonos con frecuencia, alimentémonos de la Eucaristía. Estas son nuestras armas para la Resistencia. La guerra está ganada. Pero nuestra guerra – no lo olvidemos – la ganamos pasando por la cruz. Seamos santos, por la gracia de Dios.

¡Viva Cristo Rey!

 

 

25 comentarios

  
Javier
¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

______________________ Salmos 43, 5
03/09/19 12:35 AM
  
Mario
Estos tiempos Dios los ha permitido para que esperemos contra toda esperanza. El no defrauda, y no defraudará a los que eaperamos en El.
La esperanza no nos quita el dolor de todo lo que estamos viviendo. Y uno de los mayores dolores es ver a tantos miembros de la Iglesia que parecen no darse cuenta de nada.
Tomemonos de la mano de María y de San José.
Gracias Pedro por este artículo.
03/09/19 1:46 AM
  
María Arratibel
Muchísimas gracias, Pedro. Que Dios te bendiga.
03/09/19 8:22 AM
  
José Ángel Antonio
Está bien llamar a la esperanza, recordar el Catecismo y animar a imitar a María.

En cuanto al rollo de que son los últimos tiempos porque muchas cosas van mal, no se sostiene.

Podría haberse alegado lo mismo cuando el Islam controlaba media Europa en el siglo XVI, conquistada Hungría y acampaba ante Viena, y la otra media se hacía protestante.

O en los años 50 cuando la URSS atea y sus satélites controlaban un tercio de la tierra y en el país más grande del mundo, Rusia, se permitía la presencia de solo 2 curas, en la embajada francesa en Moscú y en la Perspectiva Nevtsky en Leningrado. ¡¡Y con cacharros atómicos que podían destruir el planeta, que eso sí era novedoso!!

Que haya clérigos que dan mala doctrina o gente que peca es feo pero normal, siempre ha sido así, desde los tiempos de Elías e Isaías y también en los de Jesús.

No es respetuoso llamar ciegos a los que no nos ponemos apocalípticos a partir de las noticias de prensa ni a los que tenemos un poco de perspectiva histórica.
03/09/19 9:49 AM
  
alma
Y esto que Ud tan bien expresa aquí, por muy "basurilla" que uno se crea, no lo piensa ningún sacerdote? ningún monseñor? ningún obispo? ningún cardenal? Más allá de los pocos y habituales que están dando la cara (día sí y día también) Ningún pastor más de todos los que hay en el Vaticano se suma a esta terrible percepción????
03/09/19 9:52 AM
  
Marina
¡Como agradezco y valoro su artículo!
Me ha reconfortado y animado, para empezae a dar catequesis a mis niños.
Rezar, confiar y siempre esperar...
03/09/19 10:08 AM
  
Luis Fernando
Quien tiene un poco de perspectiva histórica se da cuenta de que la actual crisis de la Iglesia tiene elementos que nunca estuvieron presentes en anteriores crisis. Bueno, para ser sinceros, tiene sobre todo UN elemento. Pero es que el mismo es esencial para discernir que es bastante posible que estemos ante la apostasía profetizada en la Escritura.
03/09/19 10:35 AM
  
Pedela
Para poder aceptar la segunda parte del comentario. Que es la auténtica verdad. SOBRE LA VIRGEN Y LA VENIDA FINAL DE CRISTO. Hay que ser más humilde en la primera parte.
El papa es el dulce Cristo en la tierra. Santa Catalina de SIENA
Sucesor de Pedro
Cabeza de la Iglesia católica.
No se le debe ni se puede faltarle el respeto.
El Sr. Bergoglio es una persona. Francisco es el PAPA.
No me imagino a la Virgen María. Alabando a quien pone verde al Vicario de su Hijo.
Porque el PAPA guste o no es el Vicario de Cristo.
Puede equivocarse en muchos aspectos. Salvo cuando se manifieste de modo Dogma. Y que yo sepa hasta ahora no lo ha hecho.
Entre otras cosas porque el Espíritu Santo que gobierna la Iglesia no lo va a permitir.
Saludos
03/09/19 10:54 AM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
Don Pedro:
es una gran verdad que la ceguera espiritual ha infectado todo como una niebla maligna. La apostasía ha comenzado ya hace mucho tiempo, en un proceso lento, pero sostenido y continuo. Sin embargo, seríamos ingenuos si creemos que esta se limita a enfrentamientos doctrinales entre modernistas y tradicionalistas. El cisma que promueven los modernistas alemanes es solo el principio de los dolores, pues, más allá de lo que esperan los sedevacantistas y asociados, el Papa los excomulgará y "confirmará en la Fe a sus hermanos". La jugada del demonio será hacer añicos el principio de obediencia a Pedro (Katejón), suscitando la rebelión en todos los frentes (heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas)
03/09/19 11:30 AM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
La apostasía será en realidad el fruto del pecado del hombre, de su empecinamiento en el mal: consagrados y laicos; varones y mujeres; católicos, evangélicos y ortodoxos. Pues por la abundancia del mal se enfriará el amor en muchos. El Anticristo y su falso profeta deben destruir la idea del Dios judeocristiano y suscitar el odio hacia su Iglesia. Ya vemos hoy como se acusa al cristiano de hipócrita ante los escándalos de abusos sexuales, pero este rechazo aun no guarda la dimensión universal como para generar la última persecución (serán todos odiados por causa de mi Nombre) Cómo lo logrará? Parece probable que una guerra mundial de proporciones nunca vistas y difundida como "religiosa", que enfrentase al mundo islámico y al occidental con naciones lideradas por "neofanáticos" (qué casualidad la aparición de los Trump, Salvini, Bolsonaro, etc) dejaría a una humanidad renegando del hecho religioso y de la existencia de un Dios personal, Bondadoso y Padre de los hombres y en quien podemos confiar.
03/09/19 11:34 AM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
Quizás sea en esta gran tribulación (incomparable a todo lo visto), cuando se cumpla la aniquilación de París, vista por tantos profetas, y sobre todo se cumpla la visión de un Papa huyendo de una Roma saqueada. Sería interesante no olvidar el tercer secreto de Fátima. Así, quedarían "confirmadas" las ideas neo gnósticas que ya circulan con poderosa fuerza en nuestra cultura: Que toda religión es fanatismo y obstáculo para la felicidad del hombre. Que la paz debe cimentarse en valores neutros y comunes a todos los hombres (fraternidad, libertad moral, paz social y política, bienestar y goce de la vida, cuidado de la madre tierra) y al fin que el modelo de liberación de este Dios malévolo, que busca la infelicidad de su criatura es el "angel de la luz", primer rebelde, valiente y difamado, el verdadero amigo del hombre: la serpiente antigua llamada satán. Desde esta perspectiva se empiezan a comprender los esfuerzos del Santo Padre para convencer al mundo que es posible la paz a través de la oración en común (iniciada profeticamente por San Juan Pablo II) O su deseo que sean los cristianos los que se apoderen de la causa ecológica y la cristianicen. ¿No recuerda que repetidas veces pidió que leyéramos "el amo del mundo" de Benson? y que es el Papa que más nos ha advertido sin pelos en la lengua sobre el accionar de satanás? Y que hablo de que ya inició una tercera guerra mundial en pedazos?
03/09/19 11:39 AM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
Es en este contexto en donde se dará la "gran apostasía", que generaría el dolor del Señor al preguntarse: "Cuándo venga el Hijo del Hombre, hallará fe en la tierra?" y en donde al pequeño rebaño remanente se le permitirá apenas una supervivencia social. El falso profeta anunciará la llegada al fin de una era de paz y bienestar nunca visto y aparecerá así, la mayor impostura religiosa, el seudomesianismo la adoración de un hombre en el lugar de Dios. Lo demás será el accionar furioso del Anticristo, el último desencadenamiento del mal, y la última persecución que sufrirá la Iglesia, su cruz y calvario, para poder ingresar a la Gloria, purificada y radiante como una novia.
Por supuesto que tenemos motivos de esperanza! La victoria será del Señor, del Alfa y Omega, el Cordero, a quien sean dados el honor y la gloria, la alabanza y la adoración, por los siglos de los siglos.
Un saludo afectuoso en Jesucristo, Nuestro Señor y en María Reina.
03/09/19 11:45 AM
  
Palas Atenea
La Esperanza es una Virtud Teologal, también el Nombre de la Virgen y, por lo tanto la tabla de salvación del que agoniza, bien por la proximidad de la muerte, bien por la dificultad de la vida. El que cada uno de nosotros incremente el rezo, las buenas lecturas que tenemos y la Adoración del Santísimo junto con la confesión y comunión tendrá un efecto, que no veremos, pero que es una promesa de Jesucristo. Así pues, a fortalecernos con la meditación, la oración y la adoración. Laus Deo.
03/09/19 12:07 PM
  
Jk
Esta crisis es la culminacion:un modernista en el trono de Pedro.
03/09/19 1:14 PM
  
Residente en Fátima
Totalmente de acuerdo con el post y con LF. Y decir a alguien que está ciego cuando es verdad no es un insulto sino una obra de misericordia
03/09/19 1:21 PM
  
Soledad
Como siempre acertadisimo.
Mas todo está comenzando. Duro lo que vemos y oímos, más todavía falta por ve ir lo peor. Cuando?, :los tiempos de Dios no son los nuestros. Cien años nuestros, son un suspiro para Dios. Si estamos en la apostasía final, y los síntomas así lo indican, todo se pudrir a más. El hedor tan sólo está empezando. Esto que vemos y oímos, siendo terrible, son una mínima exigencia para lo que nos espera. Más Dios da las gracias, la fortaleza y el discernimiento. Dios no nos abandona :esa es nuestra esperanza.

Habla Vd. De Nuestra Madre. Dijo un "Fiat" sin fisuras. Su vida terrena se lleno de grandes contradicciones. Joven y embarazada, su Hijo nace en un pesebre, Herodes lo busca, lo ve cre ver, "guardando tantas cosas en su corazón", en una vida corriente. El Salvador del mundo, era un simple carpintero, y ese mundo era dominado por un poder omnipresente. Lo vio predicar, alabado y tb después despreciado. Vio como sus mismos discípulos le negaban. Lo vio padecer en la Pasión. Cada latigazo, cada insulto,... y lo vio morir en la Cruz, de una forma ignominiosa. En ella la esperanza no flaqueo.
Vamos a dejarnos desesperanzar por el descamino de algunos, las palabras o vidas de este o aquel. Nuestra prueba es mínima.

Dónde haya infidelidad, hay poner fidelidad. Donde exista mentira, verdad. Donde cobardía, valor. Donde negación, afirmación. Donde ignorancia, formación. Dónde flaqueza oración........ Hace unos años, en 2013 estaba en Roma en Semana Santa. Había ido en acción de gracias, Dios nos había concedido un gran milagro.
Desde que volví empiezo a ver lo que nunca había visto dentro de la Iglesia. Lo he dicho muchas veces. Tanto descamino, en tantos y de tantas maneras.
He pasado por diferentes situaciones espirituales:estupor, desconcierto, enfado e incluso ira.
No voy a negar que la situación es de una confusión, de un disparate y de la negación de Nuestro Señor por parte de muchos. Más la batalla está ganada, "todo es para bien". El tema es responder a lo que Dios nos pida, a cada cual. Confiar en Él y saber qué el actuará, cuando quiera, como quiera y donde quiera. Lo demás no es más que humo ante su poder.

Su primera actuación es la de darnos las gracias para afrontar con fe y fortaleza todo lo que vemos en la Iglesia. La Suya. No la va a dejar desamparada, ni nos va a dejar solos. Más quien ha dicho que la vida de un cristianó es fácil?. DAME LO QUE PIDES Y PIDE LO QUE QUIERAS (S. AGUSTÍN). Aquí estamos para hacer su Voluntad, a las duras y las maduras. Con fe, esperanza y caridad.
03/09/19 1:22 PM
  
Inmaculada
Me contaba una amiga que había participado en una semana de estudios monásticos en Salamanca a final de agosto. Y me decía, llorando, lo que había sufrido viendo cómo monjes cistercienses y benedictinos estaban "pervirtiendo la fe" (según sus propias palabras). Ya, me relataba, ni siquiera creen en la presencia de Cristo en la Eucaristía.
Me impresionó tanto que lo comenté con mi párroco. Y me recordó las palabras del Señor: Las puertas del infierno no prevalecerán...
Por eso, me dijo el sacerdote, es tan importante mantener la fe, aunque sea en pequeños grupos. Una llamita puede provocar un incendio. Que no se apague. Que siempre haya quien defienda la fe de la Iglesia y que nos esforcemos por ser santos. Es lo único que podrá resistir ante esta situación tan dolorosa que estamos viviendo en la Iglesia.
03/09/19 2:19 PM
  
Javier
No juzga la historia, será Jesucristo -que por nosotros y por nuestra salud se hizo hombre para morir en la cruz- quien juzgue. Si Él nos amó sin medida y nosotros así lo creemos, ¿qué importa el mundo? No dejéis ni un instante de pensar en ese amor infinito de nuestro Creador, en sus desvelos por nuestra felicidad eterna, y predicarlo para que la llama del amor brille. Sursum corda.
03/09/19 3:43 PM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
JK:
Respetuosamente, esta crisis no parece ser culminación, sino más bien manifestación de la multiplicación del pecado en el mundo, en tal número e intensidad, que Sodoma y Gomorra serán tratadas con más suavidad en el día del juicio.
Evidentemente, plantear una persecución de la mano del Papa es, por lo menos, ridículo. Se me hace un poquitillo difícil ver a la guardia suiza arrastrando a cristianos atados para que "den su vida por la fe" (Ni que hablar de las fuerzas armadas argentinas desmanteladas por la democracia) Seamos serios. Recordemos que ya hay poblaciones enteras dando su vida en la tierra que piso el Señor.
La sangre de estos verdaderos mártires, hombres, mujeres y niños, que atestiguan ante los verdaderos poderosos de este mundo su fe en el Señor, son preludio del dolor que pronto vendrá al resto de las naciones.
03/09/19 4:58 PM
  
Oscar Alejandro CAMPILLAY PAZ
Cuánto nos contagió el protestantismo! Durante el pontificado de San Juan Pablo II pululaban publicaciones que lo mostraban como el falso profeta del anticristo. Y con Benedicto se aseguraba la afiliación nazi! Por supuesto que podría pasar que el Papa mañana se levantase y dijese al mundo: reniego de TODA la fe en Jesucristo, yo digo que Él no es Dios, y como soy el Papa obligo (¿díganme cómo?) a todos los cristianos a apostatar en masa! Inmediatamente los ejércitos del mundo se pondrían a su disposición para cumplimentar lo ordenado! Se imaginan de verdad esta fantasía?
No señores, la apostasía será universal y se refiere a no reconocer al Jesús histórico, que murió y resucitó como al Mesías venido en la carne.
Y este misterio de la iniquidad está ya en marcha desde la misma encarnación!
Es la desconfianza en el amor del Padre, la que generó el primer pecado, el del orgullo del que juzga a Dios y prescinde de su amor. Esta autosuficiencia demoníaca es en la que está embarcándose este mundo.
Recuerden las palabras de Nuestro dulce Señor a Santa Faustina: "el pecado que MÁS me hiere es el de la desconfianza en mi Amor" Y también: La confianza en Mi Misericordia es la ÚLTIMA tabla de salvación que otorgo al mundo"
No es casual la confidencia que le hizo a esta alma privilegiada: "..de Polonia saldrá una chispa que preparará al mundo para mi segunda venida"
03/09/19 5:07 PM
  
Silvia
gracias, esperemos la perseverancia final y que nos cuente entre sus elegidos, aunque no nos lo merecemos, pero si La Santa Madre nos esconde bajo su manto seguro nos va a aceptar
03/09/19 7:41 PM
  
Chico
Pero , vamos a ver: ? No son los Obispos los obligados a dar y levantar la esperanza de sus Ovejas?. Pues, ? Como, mientras ellos se quedan mudos son las Ovejas las que animan a las Ovejas? . Mal andamos, mal, si señor
04/09/19 3:30 AM
  
Rexjhs
Muchas gracias, Pedro. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
04/09/19 8:33 AM
  
Carmen
A través de la Biblia se puede comprobar que Dios nunca nos coge desprevenidos, no dice cuándo, pero sí lo que ocurrirá. Pienso que si estamos en la gran apostasia, ya sabíamos que tenía llegar y todo lo que estar ocurriendo y ocurrirá también lo sabemos. Así que motivos para la esperanza los tenemos todos, Cristo está cerca, a las puertas.
¡¡Alabado sea Dios, bendita su Santa Madre!!
04/09/19 10:49 AM
  
hornero (Argentina)
Don Pedro Llera: una vez más, usted escribe, habla, orienta, da testimonio de fortaleza, y alienta a no aflojar. Apunta a la Esperanza que debemos mantener en estos tiempos en los que el infierno vomita andanadas de demonios sobre la tierra toda, porque "sabe que le queda poco tiempo" (Apoc|12,12). Por esto, nuestras penurias presentes se alivian absolutamente, por ser coetáneos del anticristo y de su derrota definitiva. ¡Cuántos cristianos hubieran querido vivir estos tiempos escatológicos de la batalla final de la Señora Vestida de Sol contra el dragón, hasta pisarle la cabeza! ¡Los tiempos del triunfo de su Corazón Inmaculado en el mundo, anunciados en Fátima! María conduce el ejército de las milicias angélicas y de bienaventurados en un combate sin precedente en la historia de la Salvación, desde la caída original de nuestros primeros padres. Somos convocados por María a sumarnos a estas falanges celestiales, lo que me asombra, por la inmensa dignidad que implica combatir de mano de los ángeles, con el filo de sus espadas, comandados por la Virgen, en la misión confiada a Ella por Dios. Esta batalla abrirá las puertas a la plena instauración del Reino de Dios entre nosotros. La Aurora de María viene a preparar el camino al Señor que viene; lo hace, combatiendo, derrotando, confundiendo, dispersando a los enemigos; iluminando, irradiando sabiduría y poder de Dios, sobre la Iglesia y la humanidad. Nos los participa, la colman como Madre de la Sabiduría, del Verbo, Omnipotencia Suplicante. Así, nos participa la manifestación creciente de Cristo en su Gloria, haciendo que se manifieste en nosotros (Col 3,4). Necesitamos de esta Sabiduría para ser apóstoles de la Nueva Evangelización, presididos por La Primera Evangelizadora, Madre del Evangelio. Si hoy la Iglesia no logra evangelizar, si retrocede socavada por las sectas, se debe a que NO EVANGELIZA CON MARÍA, NO ANUNCIA A MARÍA, anuncia un Cristo sin Su Madre, un falso cristo. “Quien rechaza a Mi Madre, a Mí me rechaza” (S.N. 1778, 30-11-89). La Virgen urge a que “todos trabajen en su Causa” (S.N. 1-12-83), porque “la Venida del Señor es inminente...debe el alma del cristiano PREPARARSE” (S.N. 1382, 26-3-88). La Virgen inaugura un “tiempo nuevo”: “Este es MI TIEMPO…El enemigo ha sido ya atacado, CERCA está su fin, Yo lo venceré, ya he comenzado a vencerlo. He aquí que el mundo debe saber que la Madre de Cristo, TRIUNFARÁ SOBRE SATANÁS, porque junto a Ella estarán los humildes de Su Hijo” (S.N. 1|609,17-2-89). María ha iniciado los tiempos que preceden a la Parusía: “Estoy anunciando a Cristo, anuncio su Reino, anuncio su Amor” (S. N. 963, 10-9-86). Es nuestro tiempo, estamos llamados a que Cristo se manifieste en nosotros, a despertar del sueño del “hombre viejo”, a ponernos de pie, a ser transfigurados conforme a la vida de resurrección que hemos recibido en el Bautismo. Tiempo de Esperanza, que se realiza delante nuestro. Que la Aurora de María nos permita descubrir cada día más, cómo la Gloria de Cristo penetra todo en un nuevo Amanecer de la creación:: "Ha venido el Día. ¿Y no lo Ven? Ha venido la Misericordia. ¿Y no la aceptan?" (Jesús, S.N. 2-11-2013).



05/09/19 8:29 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.