¿Qué tipo de mujer-esposa-madre-trabajadora eres tú? (II) 1.Mujer-esposa-madre-trabajadora en casa a tiempo completo

“Ama de casa ” y me siento muy orgulloso de ello, y estoy bastante segura de que ninguna mujer se sentiría humillada por dicho título. Cuando uno combina las demandas de llevar una casa con el cuidado y la crianza de niños, hay que estar tan preparado, que yo diría que clasificada entre las profesiones más demandantes del mundo (…) un hogar bien llevado y unos niños bien criados son más importantes que un negocio bien llevado (…) Más gente es afectada por el trabajo de una madre y ama de casa, que cualquier negocio o empresa, sin importar qué grande sea ésta”1

La mujer-esposa-madre-trabajadora en casa a tiempo completo NUNCA pasará de moda, y aunque son cada vez menos, es un orgullo y un privilegio del cual, afortunadamente, he podido gozar durante años.

Se trata de mujeres que pasan totalmente desapercibidas. Su trabajo es invisible, nunca termina, sin embargo, es de gran valía para el conjunto de la familia y la sociedad. “…si es cierto que el ser humano debe ser el centro y el corazón de toda sociedad y también es cierto que la familia constituye el entorno especial en el que la persona crece y desarrolla sus capacidades individuales y sociales, entonces es necesario asegurar que la tarea de la familia a ese respecto sea reconocido e incluso promovido por la sociedad. Y no puede dejarse la familia sola en esta tarea inmensa: las políticas públicas y la sociedad civil deben apoyar el trabajo que se lleva a cabo en el hogar con más decisión”2

Son las llamadas “marujas” o “mujeres-florero”. Y no porque lo sean, sino porque se tiene la impresión de que el trabajo en el hogar no tiene valor porque no está remunerado y porque no tiene repercusión social porque se desarrolla entre las cuatro paredes de la casa. De hecho, la sociedad las humilla, se mofan de ellas y las infravalora, a pesar de desempeñar su trabajo con gran profesionalidad. Pero “por mucho que degrademos lo doméstico, la palabra hogar todavía denota refugio, confort, seguridad, amor”.3

Son mujeres con estudios, la mayoría universitarios, que han ejercido su profesión antes de ser madres, y que deciden –libre y voluntariamente- abandonar su puesto de trabajo -en muchos casos haciendo un gran sacrificio personal, y por supuesto, profesional-, para dedicarse al cuidado de sus hijos, la atención a los ancianos, los enfermos y los incapacitados, para ocuparse de las labores domésticas y/o anteponer la proyección profesional de sus maridos, ofreciéndole un 100% de disponibilidad en su vida laboral. “El trabajo de las mujeres que eligen el trabajo de ama de casa es procurar el bienestar de su familia, creando un ambiente familiar acogedor y estando en todo momento al servicio de ellos. Es una labor sumamente importante, ya que este trabajo consiste en darse a los demás para contribuir eficazmente al bien familiar, contribuyendo de esta forma también al bien social”.4

Yo misma, durante años me he encontrado en este maravilloso grupo de mujeres y no me siento una “maruja” por ello. Es más, estoy muy orgullosa de haber tomado esa decisión en aquel momento. No me sentí victima por ello, ni dominada, ni minusvalorada. Al contrario. Este cuidado prioritario de mis hijos y de mi hogar me dio muchas satisfacciones.

Es verdad, que el trabajo de la mujer-esposa-madre-trabajadora en casa a tiempo completo parece sencillo, y no tiene reconocimiento social ni económico; incluso parece que pueda hacerlo cualquiera. La soledad de la mujer, la invisibilidad de sus quehaceres, la incomprensión, las jornadas laborales de 24 horas al día, sin el más mínimo reconocimiento social ni económico, la indiferencia y el desprecio por su trabajo son heridas que van mermando las maravillosas contribuciones que la mujer aporta a la familia y a la sociedad. Pero, ser madre, educar a unos hijos y llevar una casa en buenas condiciones para que funcione correctamente es una ardua y eficiente tarea que tiene precio. El trabajo doméstico, hecho día a día,requiere conocimientos y preparación específicos, y una dedicación de tiempo seria; es decir, que reúnen las condiciones para ser reconocidos como una profesión.

De hecho, “una profesión es una ocupación que se caracteriza por tres rasgos. En primer lugar, una profesión tiene una base común de conocimientos teóricos y las habilidades prácticas que pueden o no pueden ser certificadas por un título o algún tipo de reconocimiento oficial. Esencialmente, que tiene un cuerpo común de conocimientos . En segundo lugar, una profesión tiene un compromiso ético que va más allá de lo que podríamos llamar un código de ética. (…) Por lo tanto, si confiamos en un profesional es porque creemos que él o ella va a poner nuestros intereses ante él o de ella. Ese es el compromiso ético. En tercer lugar, una profesión tiene algo de tipo de organización global(…)de acuerdo con las reglas y normas de la profesión. (…) En este punto debemos preguntarnos si la definición de profesional puede ser aplicado a las amas de casa”.5

Por eso, es necesario que sean ellas mismas las que valoren su trabajo, donde desempeñan un papel insustituible como eje familiar que organiza y dirige el hogar. No se puede permitir que la sociedad discrimine el trabajo doméstico. Para evitarlo, es imprescindible que las mujeres dejen de avergonzarse y valoren y transmitan lo importancia de su trabajo”.6

Es verdad que “algunos trabajos considerados en sí mismos pueden resultar poco atractivos y gratificantes pero, como sucede en todo, el logro de un objetivo da sentido y sabor a todas las fases intermedias de su realización. Un artista, un escultor, un pintor, mientras realiza su obra de arte, pasa por momentos en los que se ensucia con un poco de yeso o de pintura y podrá experimentar cansancio, pero el pensamiento de su obra no sólo le lleva a no desistir, sino que hace amable aquello que a los ojos de un extraño parece molesto. Y cuando la obra de arte no es un objeto, sino la misma felicidad de las personas, ¿quién se atreverá a decir que no vale la pena? (…) El trabajo en el hogar, dado que a quien más beneficia es a la familia, debe adquirir una mayor importancia para la sociedad, y sobre todo, para las instituciones mediante apoyos que fomenten su reconocimiento. “7

Caroline Sanderson, miembro del equipo de Home Renaissance Foundation, destaca los estudios de Mary Hunt 8, cuyo trabajo compara las competencias necesarias en el mercado laboral y en la gestión de un hogar que señala : “planteamos que las competencias directivas más importantes –planear, organizar, dirigir y supervisar– son totalmente necesarias en la gestión efectiva de un hogar. En su práctica se incluyen además práctica de gestión del tiempo, delegación y multitarea. Las competencias interpersonales de comunicación, trabajo en equipo, inteligencia emocional y flexibilidad necesitan aplicarse constantemente en el hogar, si se trata de lograr un entorno más sostenible en el micro nivel familiar. Dada la vital importancia del entorno familiar para formar familias sanas y sociedades sanas, deberíamos examinar con más atención la naturaleza de las destrezas y conocimientos necesarios para la gestión sostenible del hogar, para luego promover formas de desarrollar esas competencias en los que trabajan en el hogar.”9

Pero ser mujer-esposa-madre-trabajadora en casa a tiempo completo no significa estar siempre en casa ocupadas en cosas del hogar. En nuestra vida de familia el saber es importante, el saber hacer es indispensable y el querer hacer es determinante. A estas tres áreas los anglosajones las llaman «know», «know how» y «want».

Por este motivo, es importante, y muy enriquecedor, buscar tiempo para dedicarlo a realizar alguna actividad intelectual, cultural, solidaria, o simplemente, darse un tiempo para sí misma. A fin de cuentas, “dependiendo de su capacidad de trabajo y de su situación familiar, la mujer puede considerar incluso como su obligación, realizar alguna forma de trabajo en la sociedad en que vive —ya sea a través de la labor profesional, de la ayuda voluntaria a los demás o de otro tipo de trabajo personal— y abrir su hogar a los demás. Está claro que, el bien de su familia es la primera prioridad, tanto para la madre, como para el padre. Asimismo, hay que tener presente que la educación de los hijos exige más creatividad, flexibilidad e iniciativa que casi cualquier trabajo fuera de la casa.”10


En definitiva, como señalaba Juan Pablo II , férreo defensor de la mujer trabajadora, la mujer ama de casa, la mujer madre, la mujer esposa,.. : “Se debe recordar todo lo que (las mujeres) han hecho, a menudo en silencio y con discreción (…) A la luz de los magníficos testimonios del pasado, la Iglesia manifiesta su confianza en lo que las mujeres pueden hacen hacer hoy en favor del crecimiento de la esperanza en todas sus dimensiones. Hay aspectos de la sociedad europea contemporánea que son un reto a la capacidad que tienen las mujeres de acoger, compartir y engendrar en el amor, con tesón y gratuidad. (…) La Iglesia no deja de alzar su voz para denunciar las injusticias y violencias cometidas contra las mujeres, en cualquier lugar y circunstancia que ocurran. Pide que se apliquen efectivamente las leyes que protegen a la mujer y que se establezcan medidas eficaces contra el empleo humillante de imágenes femeninas en la propaganda comercial, así como contra la plaga de la prostitución; desea que el servicio prestado por la madre, del mismo modo que por el padre, en la vida doméstica, se considere como una contribución al bien común, incluso mediante formas de reconocimiento económico."11

“Y qué decir también de los obstáculos que, en tantas partes del mundo, impiden aún a las mujeres su plena inserción en la vida social, política y económica? Baste pensar en cómo a menudo es penalizado, más que gratificado, el don de la maternidad, al que la humanidad debe también su misma supervivencia. Ciertamente, aún queda mucho por hacer para que el ser mujer y madre no comporte una discriminación. (…) Se trata de un acto de justicia, pero también de una necesidad. Los graves problemas sobre la mesa, en la política del futuro, verán a la mujer comprometida cada vez más: tiempo libre, calidad de la vida, migraciones, servicios sociales, eutanasia, droga, sanidad y asistencia, ecología, etc. Para todos estos campos será preciosa una mayor presencia social de la mujer, porque contribuirá a manifestar las contradicciones de una sociedad organizada sobre puros criterios de eficiencia y productividad, y obligará a replantear los sistemas en favor de los procesos de humanización que configuran la « civilización del amor »".12


Próxima entrega: Mujer-esposa-madre-trabajadora “carrera de obstáculos”

——–

1.Eleanor Roosevelt ,Las amas de casa,NUEVA YORK , 17 de octubre 1955, My Day, Women Issues
Cita extraída de: http://www.miheroe.org/hero.asp?hero=eleanorroosevelt. Un extracto de “La sabiduría y perspicacia de Eleanor Roosevelt”, Mi Día, 17 de octubre de 1955.
2.Sergio Belardinelli,profesor de Sociología de la Universidad de Bolonia, i, ‘L’ altro Illuminismo. Politica, religione e funzione pubblica della verità’ (Rubbettino, 2009).
3.Prudence Leith,"Todos necesitamos aprender a crear hogar",Aceprensa, 7 de junio 2006
4.Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga clínica. Universidad de Granada, La mujer y el trabajo de casa
5.Mª Julia Prats, ‘Being Professional at Home or Home-making as a Profession’ (Home Renaissance Foundation, 2011). Disponible en: http://www.homerenaissancefoundation.org/homeorg/pdf/Julia%20Prats.pdf
6.Trinidad Aparicio Pérez, Psicóloga clínica. Universidad de Granada, La mujer y el trabajo de casa
7.Luciana Allora, Mi trabajo es la familia, 11 de enero de 2002. Disponible en : http://www.es.josemariaescriva.info/articulo/mi-trabajo-es-la-familia
8.Mary Hunt , ‘Building and Sustaining Home Management Competency’ (Home Renaissance Foundation, 2011). Disponible en: http://homerenaissancefoundation.org/homeorg/pdf/Mary%20Hunt_Building%20and%20Sustaining.pdf
9.Caroline Sanderson,¿Conciliación, vínculo o interacción? Trabajo y hogar: dos conceptos, un reto cultural, The Family Watch, 1 de marzo 2013.Disponible en : http://iffd.org/wp-content/uploads/2013/03/IFFDPapers18ES.pdf
10.Jutta Burggraf, Juan Pablo II y la vocación de la mujer
11.Juan Pablo II, ECCLESIA IN EUROPA, 28 de junio de 2003
12.Juan Pablo II, Carta a las mujeres, n.4

15 comentarios

  
DavidQ
No me gustan las comparaciones. Teniendo cuatro hijos (y estos hijos con muchos amigos), es muy tentador decir "tú no eres tan alto como tu hermano", "éste es el listo y éste es el simpático". Aparte de que causa daños a la individualidad y genera estereotipos a los que más tarde los hijos buscan conformarse porque así les dijeron que debía ser, casi siempre las comparaciones son injustas.

Por eso no me gusta que se compare el trabajo del ama de casa con el del gerente. Son dos cosas diferentes. Tampoco me agrada que se equivalga "barrer pisos" con "ser madre" porque si una madre no barre pisos no deja de ser madre, y si un hombre barre pisos eso tampoco lo hace ser madre.

Ser madre y ser padre son vocaciones valiosas por sí mismas, sin necesidad de ser comparadas con nada. A diferencia del gerente, que hoy está y mañana no, una madre y un padre son insustituibles. Yo puedo ser -y de hecho quizá lo sea- el peor padre del mundo, pero ningún otro hombre del universo puede ocupar ese lugar, por lo tanto, tengo una dignidad y un "puesto" que debo ejercer de la mejor manera posible porque nadie lo hará por mí.

Las tareas del hogar son otra cosa. Barrer, trapear, lavar trastos y cocinar no definen per se la labor de una madre o un padre. Muchas madres se sienten frustradas cuando sus hijos ya son capaces de lavar su propia ropa, cuando en realidad deberían sentirse orgullosas porque han podido enseñarles una tarea que les servirá el resto de la vida. Pero ningún hijo, por mucho que entrene, podrá llegar a ser su propia madre. La madre y el padre, incluso los ausentes, ocupan un lugar en la vida de los hijos que no tiene sustitución ni comparación.

Yo creo que hay que empezar a separar, al menos mentalmente, la paternidad y la maternidad de las tareas domésticas. Estoy de acuerdo con que ser madre es un trabajo de tiempo completo y muchas veces despreciado, pero ningún sueldo, ninguna comparación, ninguna "descripción de puesto" podrá sustituir el hecho vocacional en sí: ser madre -y ser padre- ES por sí mismo un valor. Yo sigo siendo padre mientras estoy trabajando fuera de casa, sigo siendo padre mientras duermo y seguiré siendo padre después de muerto. Lo que mis hijos llevan de mi paternidad -bueno y malo- ES lo que les dejo de herencia. El dinero, la comida y el techo, cualquiera se los puede dar.
27/03/14 3:20 PM
  
Yolanda
No puedo estar de acuerdo prácticamente en nada de lo que dice este post; salvo quizá en cómo viviste tú tu experiencia de "maruja", que al parecer te gustó. Yo también ejercí estuve un año entero en mi casa sin trabajar y lo recuerdo con tremenda amargura. No podemos fundar la defensa de algo tan absurdo como que las mujeres se queden en su casa y, si no, no son buenas madres, en preferencias personales. Además el modelo de mujer del que habla ese post es un modelo históricamente muy poco representado, demasiado sujeto a circunstancias cambiantes de la historia. NO es ni siquiera un "modelo".

Como sería larguísimo ir rebatiendo una a una las afirmaciones de este post, lo dejo así: prácticamente nada de este post me pareces razonable.

Estoy, por el contrario, muy de acuerdo con dos o tres afirmaciones sensatísimas de DavidQ.
27/03/14 4:03 PM
  
Arantza
''Es necesaria una renovada teología del trabajo que determine el vínculo fundamental que existe entre el trabajo y la familia, y por consiguiente, el significado original e insustituible del trabajo de la casa y la educación de los hijos. Si se debe reconocer también a las mujeres, como a los hombres, el derecho de acceder a las diversas funciones públicas, la sociedad debe, sin embargo, estructurarse de manera que las esposas y madres no sean de hecho obligadas a trabajar fuera de casa y que sus familias puedan vivir y prosperar dignamente, aunque ellas se dediquen totalmente a la propia familia. Se debe superar además la mentalidad según la cual el honor de la mujer deriva más del trabajo exterior que de la actividad familiar'' (Familiaris Consortio, 1981, n. 23)''.

''La remuneración por el trabajo debe ser suficiente para fundar y mantener dignamente a la familia, sea mediante un salario adecuado, llamado ''salario familiar'', sea mediante otras medidas sociales, como los subsidios familiares o la remuneración por el trabajo en casa de uno de los padres; y debe ser tal que las madres no se vean obligadas a trabajar fuera de casa en detrimento de la vida familiar y especialmente de la educación de los hijos'' (Carta de los derechos de la familia 1983, art. 10 a)''.
27/03/14 5:32 PM
  
Arantza
Yolanda, ¿cómo va a ser un "modelo" caduco o caducado el de la mujer que se dedica a cuidar de un hogar y educar a unos hijos?

Más bien es la ofensiva ideológica que hay en contra de la maternidad la que es caduca, por antinatural: desde cuándo es mejor que a los niños desde la cuna los cuiden extraños y no su propia madre, como se nos hace creer. Cómo va una mujer a criar al pecho a un hijo el ideal de
27/03/14 5:36 PM
  
Arantza
un año o dos como cualquier pediatra honesto reconocerá desde una oficina. Cómo una puede pensar que está más libre "dedicándose" a cualquier trabajo remunerado que a sus seres queridos, en especial cuando más lo necesitan, a sus niños pequeños. Reconozcamos el dolor que sentimos las madres al dejar horas en la guardería al niño para ir a sentarnos horas interminables a las órdenes de un jefe o en la caja de un supermercado.

¿Porqué no se nos da libertad para elegir?

Porque no hay libertad: las políticas tanto de derechas como de izdas. sólo tienen el objetivo único de "incorporar a la mujer al mercado laboral", cueste lo que cueste, caiga quien caiga (el bienestar de la madre, los derechos de los niños a ser cuidados por su familia, la educación de los hijos!!).

Menos corsé ideológico, menos feminismos de género, más sentido común, más verdad.

No quita esto que las mujeres no puedan trabajar fuera del hogar, faltaba más, pero de ahí a decir que estar con los hijos es malo, el mundo al revés. Además, más se reconocerá el sacrificio que hace la mujer-madre trabajadora si se habla en verdad de sus dificultades y de lo que pierde y más se reconocerá su mérito, que no negando todo valor al papel de madre-ama de casa.

Muy bien por el artículo. Muy valiente y necesario.
27/03/14 5:42 PM
  
Francisco de México
*****
Totalmente de acuerdo con lo expuesto: no existe profesión más digna que la de ama de casa.

Para la gente que quiera argumentar que en México somos machistas, pues no, simplemente reconocemos que es mucho más importante formar seres humanos que tener dinero para "consumir" mas bienes (¿o eran males?).

Por otro lado, las parejas debemos ayudar en todos y cada una de las actividades que implica esta titánica labor.
27/03/14 5:58 PM
  
Yolanda
Arantza: me temo que usted no me ha leído bien. No sé dónde ha leído usted la expresión "caduco" ni otra análoga.

De todos modos, estas doscusiones tienen tanto de déjà vu, que aburren infinitamente. Entrar en las minucias y detalles es inútil. Sólo quería dejar constancia de que se puede estar en desacuerdo, de que sla condición de "ama de casa" no es profesional y , en todo caso, es ajena a la condición de madre, de que no es en absoluto "lo más digno" (y, si lo fuera, ya se lo habrían apropiado los varones y lo habrían asociado a la condición de padre).

Pero es igual. Simplemente lea mejor lo que he dicho arriba.
27/03/14 6:16 PM
  
DAVID DIAZ CRIADO
*****
SOLAMENTE HAY 2 OPCIONES -CREO YO-
OPCION-1: consagrar la virgidad al servicio de Dios desde el trabajo en el mundo para servir a todos.
OPCION-2: consagrarse a Dios desde el Matrimonio; siendo por lo tanto madre y esposa y ama de casa
(este es el testimonio de la Santisima Virgen Maria)
Solamente despues de haber criado a los hijos (con la ayuda imprescindible de varon-padre-esposo) pueden incorporarse al trabajo con mucho mas valor y fuerza.
(la maternidad revaloriza a la mujer-esposa-madre)
Recuerdo que el Papa Pio XI dijo en su enciclica Casti Connubii que la incorporacion de la mujer al trabajo no debe significar que el marido se quede sin su esposa y los hijos se queden sin su madre y el hogar se quede sin la mejor de sus custodios.
27/03/14 7:46 PM
  
Yolanda
Pues mire, David, resulta que hay más opciones y, todo caso, en la que usted llama "opción 2" falla por completo eso del "por lo tanto ... ama de casa".

Y "después de" años y años en la casa es prácticamente imposible incorporarse a una profesión. La maternidad no "revaloriza" a ninguna mujer de cara a una actividad profesional. La maternidad es una función de las hembras de una especie como la paternidad lo es de los machos. La maternidad realiza a las mujeres que son felizmente madres, (aunque muchas mujeres sin ser madres pueden vivir una vida plena de sentido) Pero de cara al ejercicio de una profesión y al mercado laboral es un impedimento casi absoluto.

Otro error frecuente en ese empeño de que las mujeres queden atadas a las tareas domésticas solamente es creer que la razón para desear desarrollar una actividad profesional es meramente ganar dinero. Y aunque en muchos casos lo sea, en muchos otros, el mío por ejemplo, no.
27/03/14 8:57 PM
  
DavidQ
Hagamos de cuenta que el mundo fuera perfectamente equitativo y ambos esposos (varón y mujer, por si a alguien se le ocurre otra cosa) comparten a partes exactamente iguales el trabajo del hogar. ¿Disminuye eso en un ápice el valor de la madre o aumenta el del padre?

Yo opino que hay que separar muy claramente "tareas domésticas" de "crianza de los hijos". No es lo mismo.

De paso podríamos separar "proveer para la familia" de "ser padre". Tampoco es lo mismo.

La visión estrictamente materialista que coloca al varón en posición de "proveedor de dinero" y a la mujer en "fregona de pisos", disminuye gravemente el valor de la paternidad y la maternidad. Un hombre desempleado se siente menos que hombre; y una mujer sin habilidades culinarias se siente menos que mujer.

En la sociedad del primer siglo de nuestra era, el hogar era el centro productivo económico, donde la mujer era administradora y productora (Cf Proverbios 31,10-31), no sujeto pasivo consumidor. Bajo ese modelo existió la Sagrada Familia, no bajo el modelo de la Revolución Industrial que impuso la salida de del hogar para ganarse el pan y la dicotomía productor-consumidor.

El hogar y la familia son una unidad donde padre, madre e hijos tienen participación activa. No son entes separados con papeles estancos. A ningún hombre se le caen las manos por cambiar un pañal y a ninguna mujer le sale barba por ganar dinero.
28/03/14 4:15 AM
  
Justa y Rufina
El problema está en la identificación "ama de casa = buena madre". Trabajo en la enseñanza y conozco a muchas amas de casa con hijos, que, de madre, tienen bastante poco; y por otro lado, existen muchas mujeres con trabajo fuera de casa (médicos, oficinistas, farmacéuticas, maestras, limpiadoras...) que sí son en sus actitudes y sentimientos unas madres perfectas.
28/03/14 10:10 AM
  
Yolanda
Muy de acuerdo con DavidQ y con Justina y Rufina.

Sólo una precisión: no fue la revolución industrial la que impuso que las mujeres salieran fuera a trabajar (aunque algo hubo de eso) porque la mujer rural durante siglos ha trabajado en el campo, embaraza incluso, ha parido y ha seguido trabajando de inmediato.
28/03/14 1:05 PM
  
Cindy
A mi me parece que las mujeres debemos hacer lo que nos haga sentir felicez y realizadas, no se le puede restar merito a la ama de casa que se consagra a su familia, ni a las madre trabajadora que por necesidad o gusto sale al campo laboral, frecuentemente sintiendo culpa o tachada de "mala madre" por sociedades machistas. Inlcuso si la madre tiene un mejor salario que el padre, el puede ser el amo de casa, yo lo aplique varios años y me funciono. Lo importante es que lo que decidas estés de acuerdo con eso y veas que estas causando resultados positivos en los hijos, que los eduquemos con valores y que vean que tanto vale la madre como el padre, que tan importante es la persona que lava los platos como el que lo llena con comida. También conozco muchas mujeres que por decisión no tienen hijos, y se realizan plenamente o como yo que decidí tener sola una niña y dedicarle tiempo a mi profesión y tiempo y vida de calidad a mi única hija y a mi esposo.
28/03/14 5:25 PM
  
mercedes
a mi me parece que se puede ser muy buena madre y al mismo tiempo tener una profesión.no entiendo como se quiere volver a los tiempos de nuestras abuelas.la mujer era la esclava.hemos luchado mucho por el trabajo profesional de las mujeres y ahora quieren volver al siglo XVIII.la mujer puede tener la grandeza de ser madre al mismo tiempo que el derecho a su vida profesional. la iglesia tiene que cambiar en muchas cosas. no debe cambiar en la doctrina en lo fundamental en la parte teologica.
01/04/14 12:09 PM
  
Jorge
****-
No solo me parece bien que se deba dignificar la labor del cuidado del hogar, sino que también se debería implicar el esposo en todas las tareas, así se enriquecería el matrimonio, a mí me ha enriquecido no solo como persona sino que me ha unido más si cabe con mi mujer y con mis hijas.
03/04/14 1:09 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.