Ojalá ...

Me había prometido a mi misma no escribir nada sobre la visita de Benedicto XVI.Antes quería leer todas sus declaraciones y discursos, meditarlos y trasformarlos en ideas concretas y prácticas para mi vida interior y beneficiosas también para los que me rodean.

Pero, después de oír y leer todas las sandeces que se están diciendo sobre el papel de la mujer en la iglesia, basándose únicamente en la imagen de las cuatro monjas que acudieron a limpiar con paños el óleo del altar y el suelo durante la ceremonia de consagración de la Sagrada Familia, me han entrado unas ganas irrefrenables de gritar a los cuatro vientos: ¡¡¡¡Ojalá hubiera sido yo una de las elegidas para realizar una tarea tan excepcional!!! ¡¡¡Ojalá el Señor me hubiera premiado con el privilegio de acicalar el altar una vez ungido en “ símbolo de Cristo, el Ungido y Gran Sacerdote que ofreció su vida una vez para siempre”.

Como decía Jutta Burggraf sobre la participación de la mujer en la vida de la Iglesia:”no se puede plantear todo desde la perspectiva del prestigio y de la ofensa”. Y añadía: “hay que aceptar que cada persona tiene su tarea, su función específica, y todo su trabajo tiene valor””.

Es más, como mujer, católica y feminista, les aseguro que ninguno de los presentes hubiera podido realizar esta tarea con más delicadeza, cariño y profesionalidad que estas religiosas. Eso sin mentar, la reflexión que todos en la Iglesia, y fuera de ella, deberíamos hacernos de las palabras de la joven sirvienta de esta famosa anécdota: Cuentan que la hija de un rey de Francia trataba de manera despótica y humillante a su joven sirvienta. Un día, enfadada, la princesa le dijo: “¿No sabes que soy la hija de tu rey?”. A lo que la joven le respondió con la humildad y sencillez de la que sabe realizar su servicio: “Y, ¿tú no sabes que yo soy la hija de tu Dios?”.

Pues eso… Como dice la imagen: SERVIR ES REINAR!!!

17 comentarios

  
Maricruz Tasies
*****
Ay, Remedios, es que la gente es tan pero tan torpe. Cómo va a ser que estén utilizando a las monjitas para eso, eh?
Como tu, hubiera dado no se ni qué con tal de estar en su lugar; como tu, estas cosas también me dan ganas de gritar.
08/11/10 7:02 PM
  
Luis Fernando
*****
Precisamente Jutta ha partido hacia la presencia del Padre -al menos rezamos para que así sea- el día antes de la llegada del Papa a España.
08/11/10 7:11 PM
  
Catholicus
Deberían poner la mili de nuevo obligatoria y filmarnos a todos los hombres limpiando letrinas una detrás de otra y emitirlo en directo y repetido para que las feministas se callen y se dejen de tonterías.

Una letrina de la mili no es un altar con un poco de aceite. De verdad que no....
08/11/10 8:09 PM
  
clara
Precisamente uno de mis hijos me comentó que no le gustó la imagen de las monjas limpiando el altar. Y precisamente le expliqué que limpiar el altar de los óleos perfumados utilizados para consagrarlo era un honor que quizá se reservaba a las personas consagradas (que no lo sé). Y en todo caso, igual que a él no le sorprende que la madre de familia sirva la mesa o la recoja, porque en lo que se hace no hay humillación sino amor, ha de ver el hecho de limpiar el altar.

La verdad es que cuando vi la escena, me acordé de esa imagen impresionante en la película La Pasión, cuando Maria Magdalena y la Virgen recogían con un lienzo blanco la sangre de Jesús tras los latigazos en el pretorio.

He sentido profundamente la muerte de Jutta Burggraf, es una delicia leer todo lo que ha escrito. Aunque he pedido por su alma, también he empezado ya a pedirle que interceda por los que estamos aquí.
08/11/10 11:17 PM
  
Catholicus
El feminismo es un veneno que se mete en todas las almas.Muchos de esos hombres que vemos clamando contra la humillación de que las monjas limpien un altar seguro que jamás sintieron humilladas a sus madres cuando les lavaban a ellos la ropa interior, les hacían la cama, les curaban heridas o les limpiaban el trasero. Lo mismo vale para las esposas.Al menos muchas
De eso, los hombres no protestamos......
09/11/10 9:17 AM
  
Maria
*****
Muy certero. Muchas gracias! Efectivamente, yo tb quise ser ellas.
A Catholicus le diría que el feminismo no es un veneno, sino precisamente el feminismo mal entendido, que es el que lamentablemente está extendido hoy día por gran parte de nuestra sociedad, pero tampoco es culpa suya, sino que no saben ver más allá, o quizá nadie se lo ha explicado bien.
09/11/10 9:59 AM
  
Isabel
*****
Reme me ha encantado tu escrito. Todo el mundo habla de las monjitas y nadie habla del mensaje de Jesús cuando instituyó la Eucaristía que se ciño una toalla a la cintura e hizo un trabajo de esclavo: limpiar los pies a sus discípulos, para que aprendamos el don del servicio a los demás. ¿Quires ser el primero? nos dice, sé el servidor de todos.
Así uno va entendiendo como la ideología de género que nos invade, busca destruir la idea de servicio en la mujer, en su esencia peculiar de cuidado y atención a los demás. Una aportación que el santo Padre ha pedido sea reconocida y protegida.
09/11/10 12:05 PM
  
crispopa
*****
Servir es reinar... me quedo con esa magnífica frase. Me ha encantado, Gracias Reme
09/11/10 1:38 PM
  
Catholicus
María, el feminismo es un veneno.Entiendo tu buena intención en querer hacer un feminismo católico, pero eso no es posible, porque el núcleo del feminismo es el concepto de Mujer CONTRA el hombre. Es como la cuadratura del marxismo y el cristianismo.Muchos lo intentan con buena intención, pero la única forma es destrozando los términos y relativizando los conceptos. Y eso al final no es bueno.
El cristianismo no necesita recurrir a otros ismos, porque Dios no no ha dado su Luz incompleta.
09/11/10 1:51 PM
  
Cordura
Parece que esas supuestas “sandeces”, querida Reme, no tienen sólo que ver con lo de esas monjas, sino con ciertas palabras papales relativas al “hogar”...

Un beso fraternal.
09/11/10 2:35 PM
  
Catholicus
Así es Cordura, el Papa ha hablado bien claro de la importancia del Hogar para la mujer (y no hace falta hablar del hombre). Aunque mucho menos que el CVII. El Hogar, con mayúsculas, es el refugio de paz y amor que debe recibir a todo hombre y llenarle de la paz y sosiego que no encuentra en "el mundo". Y allí, en el Hogar, a Reina es la esposa cristiana que lo llena todo de su Amor.

A que mola, eh?
09/11/10 3:10 PM
  
Ana
Que envidia me han dado esas religiosas,me han parecido unas privilegiadas
09/11/10 5:50 PM
  
Tulkas
*****
Para los católicos se entiende fácilmente que limpiar el altar es todo un honor inmerecido.

Yo el altar de mi parroquia no me atrevo ni a tocarlo, al presbiterio ni a subir, al ambón casi tampoco.
09/11/10 10:57 PM
  
Emilia
*****
En el mismo momento que ví por la pantalla esas imágenes pensé " ya verás habrá quien se cebe con el tema del papel de la mujer en la Iglesia y ya tienen la excusa para ello". En efecto así ha sido, incluso alguna carta en La Vanguardia.
En fín, los hay con miras muy cortas y no entienden que "obras son amores y no buenas razones" y que en el servir con amor está la excelencia.
10/11/10 1:18 PM
A mi la escena me dejó frío y sorprendido. El ritual especifica claramente que la limpieza del altar la realicen los ministros. El servicio del altar ha estado siempre reservado al varón en la Iglesia.
Entiendo que la mente pensante habrá inventado esta alteración con la mejor de las intenciones, pero es un grave abuso que no se debería volver a repetir, menos aún en una misa de dedicación de la repercusión mediática de ésta.
10/11/10 5:03 PM
  
Ana
Tiene su gracia a los políticamente correctos les parecía discriminatorio que las religiosas limpiase y parece que era un privilegio del varón que ahora no lo es
14/11/10 8:46 PM
Lo que dice Pablo es cierto. El principal "ceremoniero" fue Mons. Sistach, te digo Pablo ¿Te extraña que haya obviado esta rúbrica? Antes me sorprende la liturgia tan cuidada, porque este obispo no escatima en valerse de toda exhortación papal para burlarla. Pero bueno, solo cuando el Papa no está...
07/01/11 2:15 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.