29.04.08

Escolios escogidos


Nicolás Gómez Dávila puede ser cualquier cosa menos un pensador común. Para mí era un auténtico desconocido hasta que un amigo me dejó amablemente el libro que hoy traigo al blog. Pensó con buen criterio que me iba a gustar. Y acertó plenamente.

Gómez Dávila nació (1.913) y murió (1.994) en Bogotá, Colombia. Nunca asistió a la Universidad y fue educado por profesores particulares. Poseía una erudición vastísima, que le permitió escribir unos aforismos irónicos, cáusticos, corrosivos y llenos de inteligencia, que abarcaban todos los temas.

Leer más... »

28.04.08

Sí, pero no; no, pero sí


Una persona camina por la calle y le pregunta a otra:

- Buenas tardes, ¿me podría decir la hora?.
- Manzanas traigo.

Este diálogo absurdo sirve como ejemplo para ilustrar la nota que ha emitido la delegación de medios de comunicación de la archidiócesis de Barcelona, tal como informa nuestro periódico Religión en Libertad.

Desde luego, la nota más que esclarecer el asunto lo oscurece. Ante el hecho de haber pagado abortos no cabe otra cosa más que una contestación afirmativa o negativa, dentro de una lógica bivalente - ¿o es que ahora nos movemos en el ámbito de la lógica difusa y no nos hemos enterado? -. La cuestión no puede ser más concreta, como ha expresado Luis Fernando.

Leer más... »

27.04.08

Pange Lingua


En la noche de ayer celebramos una vigilia extraordinaria de adoración al Santísimo Sacramento en la Parroquia del Claret, en Sevilla, con motivo de los actos que se vienen desarrollando por el ciento veinticinco aniversario de la fundación de la Adoración Nocturna en Sevilla.

La Adoración Nocturna, tan numerosa antaño, se encuentra capitidisminuida hogaño; apenas llegan a un centenar los adoradores activos en Sevilla capital. Por esta razón, se están desarrollando una serie de vigilias extraordinarias en distintas parroquias de la ciudad con el objeto de revitalizar esta asociación.

Para el desarrollo de estas vigilias se toma como modelo la que sirvió para la conmemoración de la fundación. La misma empieza con el rezo de un himno que es la traducción al castellano del Pange Lingua.
Pange, lingua, gloriosi Córporis mystérium Sanguinísque pretiósi; así comienza el canto eucarístico que realizó el Doctor Angélico a petición del Papa Urbano IV. Cuentan que el Romano Pontífice encargó a Santo Tomás de Aquino y a San Buenaventura la composición de unos himnos. Ambos se pusieron manos a la obra, pero al escuchar San Buenaventura la belleza de lo redactado por el Doctor Angélico, acabó rompiendo los suyos, uno a uno.

Leer más... »