1.11.18

Halloween: no es para tanto

Preveo que algunos lectores no estarán de acuerdo, pero me gustaría señalar que, a mi juicio, las críticas “católicas” que se hacen contra Halloween son bastante (por no decir totalmente) exageradas. Todos los años por estas fechas, hay quien critica la fiesta norteamericana, tachándola de pagana, anticristiana o incluso demoniaca. Otros, con muy buena intención que Dios premiará sin duda, buscan “alternativas cristianas” a Halloween, como “Holywins”, que es una simple copia de la primera pero con trajes de santos.

La realidad, como sabe cualquiera que haya vivido un tiempo en Estados Unidos, es que Halloween no es pagana, anticristiana ni demoniaca por la sencilla razón de que no tiene calado suficiente para serlo. Es una fiesta completamente superficial, sin ninguna pretensión de significado. Los que critican esos supuestos significados perversos hacen, a mi entender, más un ejercicio de fantasía que de análisis de la realidad.

Leer más... »

26.10.18

La juventud

Una lectora, Manoletina, me pide que dedique un artículo a la juventud, con ocasión del Sínodo sobre ese tema. Como no tengo tiempo estos días para hacerlo, he pensado publicar este viejo poema, que aparece en Carmina catholica.

La juventud es como el perfume de nardos con el que María Magdalena ungió los pies de su Señor: está hecha para derramarse y derrocharse sin medida en búsqueda de la belleza, la verdad, la alegría y, sobre todo, ad maiorem Dei gloriam. Por eso los antiguos decían que los elegidos de los dioses morían jóvenes. Y también por eso nuestra época, que no tiene apenas jóvenes que quieran derramar su juventud para Gloria de Dios, se muere de vieja y agoniza miserablemente.

Esa misma malsana obsesión con la juventud que caracteriza a nuestro tiempo no es más que una señal de que hemos perdido la verdadera juventud, intentando cerrar herméticamente el frasco de perfume y atesorarlo en una caja fuerte para no perderlo. Y así, el Único que podría darnos la juventud eterna pasa de largo sin que cubramos de lágrimas sus pies y los sequemos con nuestros cabellos. Y nos morimos, nos morimos. Quien guarda su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mi causa, la encontrará.

Leer más... »

23.10.18

Nuevo libro Ima Cordis y gran oferta

Abusando de la paciencia de los lectores, me voy a permitir anunciar la publicación de mi último libro. Se que muchos estaban esperando que dedicara un volumen a la acuciante cuestión de la sostenibilidad de las pesquerías indomalayas de holotúridos en el estrecho de Juan de Fuca, pero tendrán que seguir esperando, porque en esta ocasión se trata de un libro de poemas.

Sí, lo confieso. Mea culpa. Otro libro de poesías. No puedo evitarlo: en ocasiones escribo versos y disfruto mucho haciéndolo. De ahí el título, Ima Cordis, que significa “desde lo profundo del corazón”. Para ser sincero, publico el libro como la forma más fácil de tener mis poemas ordenados en un solo lugar. Sin embargo, ya que a nadie le amarga un dulce, si se convierte en un superéxito de ventas y sus ingresos me permiten tumbarme a la bartola hasta el fin de mis días, tampoco lo voy a despreciar. A fin de cuentas, no sería tan extraño: ¿quién no tiene algún amigo que se haya hecho rico con la poesía? Es una apuesta segura.

Leer más... »

20.10.18

Cómo construir una casa en un árbol

El otro día leí una historia corta de ciencia ficción/fantasía tan buena, que tuve que traducirla para el blog. A fin de cuentas, como tanto le gustaba decir a Santo Tomás, bonum diffusivum sui, por su propia naturaleza el bien tiende a difundirse, a extenderse, a repartirse. ¿Y de qué sirve tener un blog si uno no comparte en él las cosas buenas que encuentra?

Se trata de una historia escrita por John C. Wright, un gran escritor norteamericano de novelas de ciencia ficción y fantasía. Quizá algunos lectores recuerden que le entrevisté hace tiempo para InfoCatólica. En la larga entrevista contaba, entre otras cosas, su conversión del ateísmo. La historia de fantasía que traigo al blog, en cambio, es brevísima y, a mi juicio, una pequeña y perfecta joya, a la que no le falta ni le sobra nada. Si son aficionados a las historias de fantasía, les encantará. Que la disfruten.

Leer más... »

9.10.18

No caigamos de nuevo en el mismo error: VOX


Acabo de leer las cien medidas urgentes del partido Vox, anunciadas en el acto del pasado fin de semana que tanto revuelo causó en los medios de comunicación. Como todas las propuestas de partidos políticos, se trata de un cajón de sastre. Junto a varias ideas probablemente acertadas y de sentido común, hay otras a mi entender bastante desaconsejables. Como corresponde a un partido con pocas probabilidades de gobernar, tanto entre las deseables como entre las desaconsejables hay unas cuantas completamente inviables en la práctica y supongo que sus mismos autores son conscientes de ello.

En cualquier caso, siendo este un blog de temática fundamentalmente religiosa, lo apropiado es analizar las propuestas que tienen un aspecto moral y las que están relacionadas con el catolicismo. Estas últimas son fáciles de analizar, porque no hay ninguna, así que nos centraremos en los aspectos morales. Moralmente hablando, lo que salta a la vista es una sensación de déjà vu.

Hasta donde puedo ver, todas esas cosas que propone VOX las habría firmado el PP hace diez años sin problemas. Desgraciadamente, pues, se va confirmando mi impresión inicial de que VOX podría ser simplemente un PP que “progresa” un poco más lentamente o que “conserva” lo que los progresistas implantaron hace quince años en lugar de cinco años atrás, como el PP. La oferta de VOX se ve igualmente afectada por la ideología de género, liberalismo, aborto a voluntad, nuevos tipos de familia, etc., todo ello ligeramente camuflado con vagas apelaciones a la defensa de la vida y a lo mucho que les gusta la familia y sospechosos silencios en temas concretos (no sea que les acusen de “prohibir” algo). Es decir, aparentemente la misma oposición a las medidas socialistas mientras los socialistas están gobernando, pero dejando la puerta abierta a conservar luego esas medidas cuando gobiernan “los nuestros”, que era justo la táctica del PP. 

Leer más... »