InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Sobre el autor

28.11.08

Mi santo favorito

El otro día, nos preguntaban en el magnífico blog los Sarmientos de la Vid sobre nuestro santo favorito. No tuve que pensarlo ni un segundo: mi santo favorito siempre ha sido el Buen Ladrón, San Dimas.

Me gusta especialmente este santo, porque después de haber sido toda su vida un ladrón y probablemente un asesino (literalmente un “malhechor", dice el Evangelio, alguien que ha hecho el mal), bastó que se volviera hacia Cristo en el último momento de su vida, al borde de la muerte, en el patíbulo, para que recibiera el perdón y la misericordia de Dios. Más aún, bastó para que el mismo Cristo le prometiera ir al Paraíso con él, para entrar en el número de los santos y para que hoy, nosotros, podamos tenerle como ejemplo.

Un santo como San Dimas es, para mí, un signo claro de que Dios me quiere gratuitamente, de que no tengo que ganarme el amor de Dios, sino que ya como pecador Dios me ha elegido para salvarme y para ser su hijo. Dios es el único que me quiere gratis, sin exigir nada a cambio, regalándome su gracia para que pueda dar frutos de vida eterna. Así quiso a Dimas, porque ¿qué podía esperar de un ladrón crucificado? Quizás el Señor estaba pensando en él y en mí cuando dijo: No he venido a salvar a los justos, sino a los pecadores.

Leer más... »

31.03.08

Espada de doble filo

leftA pesar de su timbre marcial, el título de este blog, que comenzó su andadura en otro lugar, es una cita bíblica de Heb 4,12: La Palabra de Dios es viva y eficaz, más afilada que espada de doble filo.

He querido interpretar, en este caso, ese detalle del doble filo de la espada como la fe y la razón. En efecto, Jesucristo, que es la verdadera Palabra de Dios, se nos da a conocer tanto por la fe como por la razón, de modo que ambas, cuando no están adulteradas, nos hablan del mismo Cristo y actúan conjunta y armoniosamente.

Me gustaría aplicar ese “doble filo” a las afirmaciones que se hacen en los medios y que puedan tener alguna relación con la religión, la moral, el pensamiento, etc.

Leer más... »