Marca: Iglesia chilena

La Iglesia chilena pasa por una prolongada crisis, sin visos de término. En esta larga travesía por el desierto abundan los llamados a refundarnos, a buscar nuevos liderazgos, a recurrir a lo laicos. Cada cierto tiempo aparecen en la prensa artículos como el Marca: Iglesia de doña Andrea Lagos. Lo traemos a colación, no porque diga algo novedoso, sino porque es necesario contrarrestar, aunque sea desde este pequeño rincón de la red, su narrativa esencialmente perniciosa.

“Cuando entres a la Iglesia, no mires para adelante, mira hacia arriba”, advierte un católico de mediana edad. Cuando va a misa, jamás fija la mirada en el sacerdote. El cura simboliza, para él, la “fruta podrida”.

Todos entramos a la Iglesia porque alguien nos lleva. Un pariente que enseña las primeras oraciones, un Papa santo o  un sacerdote ejemplar, un amigo con la palabra precisa en un momento crítico de nuestra vida, o una obra de caridad admirable. Todos son fruto del mensaje cristiano, que siempre se encuentran en la Iglesia. Sin embargo, una cosa es una buena razón para acercarnos a la Iglesia, y otra muy diferente una buena razón para permanecer. Independiente de cómo llegamos aquí, la única razón válida para ser católico es seguir a Cristo.

Por eso, “no mires para adelante, mira hacia arriba” es un excelente consejo. No solo durante la crisis, también debería ser nuestro lema en todo tiempo. Es fácil ver al sacerdote como el líder de la comunidad, nuestro pastor, incluso alter Christus. Está bien, y la Iglesia alienta esa confianza. Pero esa jamás puede ser la base, la roca sobre la cual se asienta nuestra fe. Nuestra identidad como católicos no depende del pastor de turno que encabeza la congregación, sino de Dios que nos invita a mirar hacia arriba.

En el Vaticano aún ignoran cómo reformular la “marca” Iglesia Católica. Se dan vueltas mientras lidian con la crisis mundial de abusos sexuales y de encubrimiento del clero. El desprestigio es máximo. La Iglesia está en el suelo. O muere como institución o renace, pero ¿y mientras?

 Al leer estas líneas, uno tiene derecho a preguntarse si quien las escribe conoce a la Iglesia. Es cierto, no hay que ser católico para opinar sobre ella. No somos una secta. Pero al menos hay que entenderla, saber como la Iglesia se ve a sí misma. Los que piensan en la Iglesia como una marca, son los mismos que, ante una denuncia de abuso, llaman al encargado de Relaciones Públicas y no a la policía. Hay muchos que, con buenas intenciones y para proteger el prestigio de la Iglesia, hicieron a la larga mucho más daño que bien.

Además, un católico nunca dirá que la Iglesia “o muere como institución o renace". Por definición la Iglesia no puede morir hasta que su fundador regrese. Cristo garantizó que permanecería junto a ella hasta el fin de los tiempos. La extraordinaria continuidad histórica de la Iglesia es uno de los milagros más evidentes a todos, y a la vez testimonio de su origen divino. Si ella llegara a morir, por ese mismo hecho se mostraría que Jesús no era quien decía ser.

La religión vivida desde un santuario, en conexión vertical con Dios, es opuesta a la popular Iglesia chilena de los años 60, 70 y 80, orientada a los pobres y a los oprimidos; la Iglesia en la tierra.

La Iglesia chilena de los años 60, 70 y 80 es la que hoy entró en crisis. La Iglesia reducida a una gran beneficencia, que se justificaba en tanto colaborar con los políticos en a la promoción y la justicia social. Los sacerdotes obreros, líderes de la protesta, y defensores de los derechos humanos nos dejaron aquí. La Iglesia socialmente relevante es la que nos llevó donde estamos hoy. Cuando el cardenal Oviedo a comienzos de los 90 profetizó una inminente crisis moral, no solo las élites lo ridiculizaron, también la Iglesia relevante. Y aquí estamos.

No se me entienda mal. Es motivo de gran orgullo para los católicos chilenos el rol esencial de la Iglesia en la defensa de los derechos humanos durante la dictadura. Para qué decir lo admirable de la obra benéfica de san Alberto Hurtado. También es cierto que la Iglesia tiene una misión fundamental entre los pobres del mundo. El problema es de dónde surgen todas esa fuerza de acción social. Porque si provienen de un vago humanismo, de una natural empatía, de cualquier cosa que no sea Cristo mismo, entonces se pueden ir a la m*. Son irrelevante al menos para la misión fundamental de la Iglesia, a la cual se subordinan todas sus otras actividades: llevar almas a Cristo.

La misma crisis en que nos encontramos confirma que las “grandes obras” de la Iglesia chilena de los 60, 70 y 80 no provenían de Cristo.

Sus defensores critican ahora como una “nociva regresión” la de quienes ignoran que “el cristianismo se practica en el mundo y con la gente”. Sin embargo, esta vuelta atrás —tipo culto medieval— tiene su razón de ser. La Iglesia no tiene una mejor oferta. Es más, no tiene ninguna oferta. En el catolicismo, cada cual se está rascando con sus propias uñas.

Hablar de marcas y de ofertas es un lenguaje comercial, de economistas. Está bien, podemos hacer eso: La Iglesia solo un producto, Cristo muerto y resucitado. No tiene nada más, ni mejor ni peor. Cuando ella deja de ofrecer a Cristo, cuando un sacerdote se ve como servidor de los pobres y no del altar, entonces toda la Iglesia comienza a descomponerse como un muerto, un cuerpo sin alma. Y en esa circunstancia es esperable que sus células se devoren unas a otras. Si tener a Cristo suena a oferta de un culto medieval ¡Excelente! No hay nada mejor para un católico.

No debe ser nada de fácil mantener la fe alejado del mundo, pero más difícil (y, a veces, hasta inexplicable) es creer aún en Dios y en Jesucristo cuando tantos de los que condujeron a los católicos en su religiosidad —sacerdotes y obispos— han sido autores o encubridores de terribles delitos.

Si creer en Dios y en Jesús depende de los sacerdotes y obispos, tenemos un grave problema. La catequesis, desde luego, pero tal vez cosas más profundas. Verán, el paganismo es el estado natural del ser humano, aquello a lo que tiende nuestra naturaleza caída. En el paganismo uno adora al dios que elige, a varios a la vez, y si no te gusta el rito o el templo que te tocó, pues te cambias de marca. No pasa nada. El catolicismo, en cambio, no funciona así. Cuando todos abandonan a Jesús, y él enfrenta a los apóstoles por eso, Pedro responde “¿Dónde iremos, Señor? Tú tienes palabras de vida eterna". ¿Es difícil quedarse? Claro que sí, pero no es que haya otra alternativa.

¿Qué sacerdotes y obispos han sido autores de terribles delitos? Malditos traidores, eso es lo que son. Nosotros, los católicos los detestamos más que lo que un periodista podría llegar a imaginar. Para ellos no son más que una noticia más, un titular, una indignación que dura un par de minutos, y un argumento más para burlarse de los pechoños. Para nosotros no. Es a nosotros a quienes ellos traicionaron, no a los de afuera. Es de nuestros hijos de quien abusaron.

En el intertanto, una ironía de la Iglesia chilena: en una parroquia, grupos de laicos juegan con tarjetas tipo Monopoly. Deben responder preguntas. Y una de ellas dice: ¿Me imagino el futuro de la Iglesia?

Nuestra Iglesia chilena sigue a los tumbos, y el último de ellos, el sitio web discernimiento.cl. Ahí se nos invita a participar en nuevas formas de ser Iglesia, como cristianos adultos, mientras jugamos con cartas y tableros infantiles.

Sin. Comentarios.

6 comentarios

  
Palas Atenea
Monseñor Munilla, obispo de mi diócesis, habló en la homilía del domingo pasado de cristocentrismo. Esta palabra sólo la oído en esta casa al bloguero Alonso Gracián. Bruno dice que durante la misa miremos a Cristo. Yo suelo buscar con la mirada al Espíritu Santo que, a veces está en la bóveda, por lo que hay que mirar hacia arriba necesariamente.
De una manera u otra el católico mirará a la Cruz y la Trinidad...a los pobres no. Todo católico va a los pobres a través de Dios y no al revés, porque el mandamiento primero lleva al segundo. Invertir la secuencia no es cristiano, se puede ayudar a los pobres y no llegar nunca a Dios.
10/09/19 5:27 PM
  
Horacio Castro
Estimado Pato Acevedo. Disponga Ud. sobre este comentario, pero el caso de 'Marca Iglesia' me recuerda el empleo abusivo en nombres de fantasía con los términos Vaticano y Católico. Tendría que haber un límite que asegure su uso exclusivo por la Iglesia como persona jurídica pública.

12/09/19 1:05 AM
  
sofía
Y también se puede decir Señor, Señor, a todas horas, y q luego el Señor conteste: no te conozco, porque tuve hambre y no me diste de comer etc.
Al final de la vida nos examinarán de amor. Y habrá sorpresas.
12/09/19 7:46 PM
  
Juan Caballero
A lo largo de los siglos, la Iglesia siempre ha hecho las dos cosas: evangelizar y catequizar por un lado, y civilizar y a través de esta obra civilizadora, enseñaron a muchos "bárbaros" en lo que es ahora Alemania, Polonia y otras partes de Europa. Hicieron lo mismo los misioneros españoles en América, de paso la gesta misionera más extraordinaria desde tiempos de San Pablo. En Brasil, sucede lo mismo que en Chile. Se dedicaron a la "pastoral social" y mientras tanto los evangélicos y pentecostales se llevaron a la gente a sus sectas de manera que éstos van a ser mayoría en Brasil dentro de pocos años. Tanto se habla ahora de las Amazonas, pero la mayoría de la gente se ha ido a los pentecostales. Claro, los católicos hicieron mucha "pastoral social", pero no pocos de ellos no han bautizado ni una sola persona en 50 años.
17/09/19 10:13 PM
  
Lego
La Iglesia Católica en Chile parece a ratos desorientada, acéfala u ocupada...abundan los teólogos que parecieran competir por el mal gusto y la heterodoxia, se ocultan los Obispos y los sacerdote parece ir cada uno por su cuenta...muchos católicos profesan un vago humanismo, de tinte sociológico (cuando no ideológico...), que cualquiera podría suscribir...(no la verdadera Caridad Cristiana) una mera "filantropía" o mal entendida "solidaridad"...el laxismo en la enseñanza moral es frecuente, los abusos litúrgicos, olvidando que la Liturgia mira al Primer Mandamiento, abundan y rayan en ocasiones en el sacrilegio..., la jerarquía parece acorralada por una prensa vociferante, que no conoce límites por vender noticias anti católicas...las vocaciones escasean...y la secularización abunda, las sectas se soban las manos, y recuperan terreno. Chile , como Iglesia, es una tarea frustrada o pendiente, pero temo que no hay quien pueda emprenderla...pareciera que sólo cabe una intervención especial de la Providencia , que puede no sea instantánea...
20/09/19 3:03 AM
  
Javidaba
Durante una visita de la Madre Teresa de Calcuta a Madrid, allá por los 70 u 80, en una rueda de prensa un periodista pidió a la Madre Teresa que dijera algunas palabras de ánimo para las organizaciones y congregaciones que trabajaban cerca de los pobres. La respuesta de Madre Teresa fue algo así como "que celebren bien la Eucaristía".
El periodista insistió pensando que Madre Teresa no había entendido bien la pregunta diciendo más o menos que dijera algo animando a los que se dedican a los pobres. Y la Madre Teresa (que se había enterado perfectamente la primera vez) le respondió algo así como "cuando te has encontrado con Cristo en la Eucaristía diaria, coges la fuerza y el amor necesario para atenderle después en el enfermo, el pobre, el necesitado..."
Y cuando le dijeron sus hermanas que la hora diaria de adoración ante el Santísimo, les restaba tiempo para atender a los enfermos, la determinada determinación de Madre Teresa fue imponer otra hora más de adoración. Y empezaron a llegar vocaciones a porrillo.
Y es que Madre Teresa estaba bien orientada para poder amar a enfermos y pobres, sin necesidad de humanismos, teologías de la liberación, y sandeces por el estilo.
Oración, Sacramentos, y Cristo diciendo : Buscad el Reino de Dios y su Justicia, y lo demás se os dará por añadidura .
Y resulta que eso, precisamente eso, sigue siendo válido.
21/09/19 2:04 PM

Esta publicación tiene 3 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.