Crisis en la Iglesia chilena

La ordalía de la Iglesia chilena parece no tener fin a la vista.

Antes de que el Papa Francisco anunciara su visita a Chile, la cosa venía mal por varios años. Comenzó con casos antiguos como el de Fernando Karadima, y siguió con un permanente flujo de nuevas acusaciones. Se esperaba que la visita papal marcara un hito en ese proceso. A comienzos de 2018, Francisco llegó y se fue, dejando la sensación de que había poco interés en lo que venía a decir. Lo único que quedó en claro fue que había sido mal informado de la severidad de la crisis de la Iglesia en Chile.

Al poco tiempo los obispos chilenos fueron citados a Roma, y como un gesto inédito presentaron su renuncia en masa. Algunas fueron cursadas inmediatamente y hay rumores de que se aceptarán más, pero de nada sirvió para apaciguar los ánimos. Luego arribó un delegado papal, Charles Scicluna, obispo de Malta, que se entrevistó con los laicos de Osorno y nuevamente pidió disculpas a las víctimas de abusos. El delegado papal se fue de Chile, pero la Iglesia siguió en los titulares. Esta vez, el Ministerio Público abrió con bombos y platillos investigaciones por encubrimiento contra los obispos, en base a la carta enviada por el Papa Francisco, donde lamentaba ese tipo de conductas.

Más recientemente, el Presidente Piñera amenazó sutilmente con no asistir al Te Deum ecuménico (servicio anual con ocasión de las fiestas de independencia), si lo oficiaba el arzobispo de Santiago, investigado por encubrimiento. Y así, suma y sigue, decenas de denuncias y episodios que serían muy largos de detallar aquí. Sería un alivio que un cura sea acusado de desfalco, estafa y robo, dije una vez, y a los pocos días hubo un caso.

Es natural que todo este proceso genere rechazo en la población. Rechazo a la Iglesia en general y a los obispos en particular. Según una encuesta reciente, solo el 46% de los chilenos se declara católico, y un 83% respalda la afirmación de que la Iglesia no es honesta ni transparente.

¿Qué hace un católico de a pie con todo esto?

Primero, sentir vergüenza. Eso resulta inevitable. Luego, tratar de entender cómo llegamos aquí, y qué se puede esperar a futuro.

Debo reconocer que mi análisis de esta crisis está teñido por mi experiencia como abogado en el sistema penal chileno. La mayoría de las personas solo oyen hablar de abusos cuando hay un sacerdote involucrado, son los casos que llegan a los medios de comunicación. Detrás de los titulares, sin embargo, hay una realidad cotidiana de abusos mucho peor. Cada año los tribunales procesan y emiten condenas en miles de casos por violación y abusos sexuales. En su gran mayoría los agresores (varones y mujeres) son conocidos de los niños, forman parte de su círculo familiar e incluso tenían el deber de cuidar a la víctima. Esto ocurre en colegios, salas cunas, hogares de acogida, empresas privadas, comunidades evangélicas, e instituciones del Estado. Se ha vuelto tan común que a nadie llama la atención y no se publica en los medios. Es horrible pero es así.

En cambio, basta con la mera denuncia del abuso donde podría estar envuelto un sacerdote para que todo el país se preocupe del tema por varios días. No es que haya un esfuerzo coordinado, una “agenda”, para atacar a la Iglesia por estos abusos. ¿Por qué solo estas notas se publican?:

  1. Objetivamente es más grave: Se espera que un sacerdote tenga un estándar moral más alto, incluso que el de un padre que está al cuidado de su hijo.
  2. La Iglesia está en todas partes: Por historia y acción social, todos conocen a Iglesia y tienen una opinión sobre ella. A nadie le interesa lo que ocurre en la 15º Iglesia Metodista Pentecostal de Puente Alto.
  3. Forma parte de una narración: La Iglesia es percibida como retrógrada, por sus defensa de la vida y la ética sexual, y a las élites les interesa instalar ideas que la priven de toda autoridad moral.

Repitamos, no hay una agenda detrás, solo una combinación de factores que hace muy fácil vender con el escándalo.

Esa narración repetida una y otra vez (con la ayuda, por cierto, de los mismos sacerdotes y religiosos católicos), da paso a una idea extremadamente peligrosa: de que solo en ambientes de Iglesia los niños están en peligro de sufrir abusos. No es así. Por favor, cada vez que puedan ayúdenme a contrarrestar este gravísimo error. Debemos formar conciencia de que en todas partes hay riesgo para los niños, estar atentos a sus reacciones y enseñarles a protegerse, de acuerdo a su edad.

A comienzos de la década pasada, cuando surgió el tema de los abusos sobre todo en los EUA, era común traer a colación el celibato de los sacerdotes. Este “dogma” y una actitud negativa hacia el sexo, se solía decir, sería la causa de que los sacerdotes terminen por caer en conductas desviadas. No he visto este argumento usado recientemente en los reportajes, probablemente debido a que, en años reciente, los se han develado escándalos sexuales en todas partes. Hoy es más evidente que la dinámica del abuso tiene más que ver con una sexualidad desbocada, y no reprimida.

Ahora bien ¿Qué pasa con los encubrimientos? Una cosa es que exista un abusos sexuales, y otra muy diferente que, conocido el hecho nadie haga nada. Muchos piensan que la rígida jerarquía y mentalidad dogmática impidió tomar medidas para poner término al abuso y proteger a las víctimas. Incluso cierta clase de buitre eclesiástico aprovecha la oportunidad para gritar que “otra Iglesia es posible” y que deberíamos tener una Iglesia más democrática y menos dogmática.

Se equivocan profundamente, y déjenme apelar a mi experiencia para explicar por qué. Lo he visto muchas veces. Un niño que le dice a su madre que ha sufrido abuso por parte de su conviviente, y ella no lo puede creer. Él es un buen hombre, buen proveedor, tal vez un poco tosco pero cariñoso, no es violento ni nada por el estilo. Seguramente el niño interpretó mal, alguien le metió ideas en la cabeza, todavía extraña a su padre. Y tanto no puede creer esa pobre mujer lo que está ante sus ojos, que no lo cree, lo omite, espera a que se resuelva solo.

En las instituciones ocurre algo parecido. En un colegio, una sala cuna, una congregación religiosa, un club deportivo o una empresa, la primera reacción es de incredulidad. Luego se instala una dinámica de protección a la institución y a sus miembros, que intenta resolver internamente el problema, y sirve como excusa para mantener el statu quo. Esto nada tiene que ver con ser más o menos jerárquico, simplemente no se puede creer y se intenta minimizar el problema. Se diría que, con tantas noticias sobre abusos, ya nadie podría excusarse pensando que es algo raro o poco habitual. Sin embargo, muchos ven el abuso como algo que ocurre en otros lugares, no aquí, porque las notas de prensa se enfocan en ciertos casos. Los psicólogos y sociólogos tienen un amplio campo de investigación acerca de esas dinámicas en todos los grupos humanos.

Respecto al rol de los dogmas en esta crisis, es cierto que influyen, pero no de la forma que suponen los periodistas o la opinión popular.

Mis lectores saben que la Iglesia tiene una visión extremadamente positiva del sexo, como algo sagrado y fecundo, pero digamos, para efectos del análisis, que la doctrina católica en este sentido fuera represiva o autoritaria. En ese caso, uno esperaría que un abuso generara una respuesta inmediata de rechazo y condena, y estaríamos más protegidos frente a una crisis de abuso. No ha sido así. La Iglesia rechaza cualquier ejercicio de la sexualidad fuera del matrimonio, y un abuso sexual se aleja tanto de esa exigencia que ni siquiera es tema. Al contrario, la reacción ha sido la opuesta, de tolerancia ante conductas claramente opuestas a la moral católica. Si ese fuera el dogma que funciona aquí, la situación actual sería muy diferente.

Hay un dogma en juego aquí, pero es el de la misericordia con el pecador. Se nos ha insistido tanto en la misericordia cristiana, que ésta parece no tener límites. Hasta la justicia, uno de los atributos divinos, corre riesgo de desaparecer. Quien habla hoy de justicia no intenta conjugarla con la misericordia (uno de los grandes desafíos del cristianismo), sino que la presenta como una expresión de misericordia. De otro modo será condenado como “poco misericordioso”. Parece que ya no se castiga al delincuente porque sea lo justo ante el delito cometido, solo se le puede sancionar para hacerle salir de su error.

En ese contexto, quien se entera de un abuso sexual en una parroquia o congregación está muy presionado para no hacer nada que pudiera parecer incompatible con la misericordia hacia el pecador, o con un juicio apresurado en su contra. Se le notificará antes que a nadie de los hechos de los que se le acusa y si los confiesa se le alabará por su arrepentimiento. Desde luego, bastará con que se comprometa a no hacerlo más para que se le crea del todo, y se le trasladará a otras funciones, no como castigo (faltaba más), sino para ayudarle a evitar la tentación.

Y aquí estamos, protegiendo a la institución y mostrando misericordia al pecador, y con la mierda hasta el cuello. No soy teólogo, pero creo que el amor de Dios comprende la misericordia y la justicia, y que ninguno de esos dos aspectos se confunde ni pierde en el otro. La indignación de nuestros antepasados con pecados como el adulterio o la herejía nos puede parecer poco moderna, pero ¡cómo me gustaría ver un tercio de esa reacción con pecados como la pedofilia! Y no me refiero a declaraciones públicas 20 años después de los hechos, sino inmediatamente. Jesús mismo que dijo a la mujer adúltera “vete y no peques más”, también dijo que a quien dañara a un niño más le valdría que le ataran una piedra al cuello y lo arrojaran al mar. “Más le valdría” porque peor es el castigo que se merece. Dios es misericordioso.

El énfasis en la misericordia con el pecado nos ha puesto en una situación más vulnerable incluso que otras instituciones y lugares.

No sé cuándo o cómo vaya a acabar todo esto, y sobre todo en qué condición estará la Iglesia cuando termine. Confío en que hay varios obispos capaces de dar una respuesta verdaderamente católica a la crisis, y no solo ceder a las presiones sociales. Eso sí, debemos darnos cuenta que la Iglesia no está preparada para dar una respuesta interna a los abusos. No tiene fiscales, jueces, ni cárceles para los condenados. Cualquier denuncia o incluso un rumor debe ser canalizada a los tribunales civiles, evitando dar la imagen de una investigación paralela. Si hay una queja de un sacerdote, que el obispo ni siquiera se las dé de buzón, dígale al denunciante que vaya él mismo a tribunales.

Es indispensable además revisar el régimen de selección de los seminarios. El celibato no es para todos, y no por anotarse más vocaciones se deben pasar por alto las señales de que una persona no puede vivir las exigencias de la vida sacerdotal.

Esto ya se alarga demasiado. Para terminar, solo digamos que no podemos aspirar a que la Iglesia vuelva a ser popular e influyente como en el pasado. El mundo no está preparado para el evangelio y Chile es parte del mundo. Solo espero que sea una minoría profundamente comprometida con el mensaje cristiano, partiendo por cosas tan simples como indignarse con el pecado.

17 comentarios

  
pedro de madrid
Yo creo que una mala formación cristiana en los seminarios, puede desembocar en aberraciones. Si es preciso que aumenten el número de años para llegar a ser sacerdotes y que, antes de ordenarlos lean biografías de los numerosos mártires por Jesucristo y visiten lugares sagrados, para completar su formación
14/08/18 4:43 PM
  
RafaelC
Me preocupa eso último de "el mundo no está preparado para el evangelio". Le he dado muchas vueltas al asunto y creo que la situación es radicalmente más complicada que en los primeros años de la Iglesia, en la que el evangelio era efectivamente una buena nueva, es decir, una noticia, algo desconocido para el mundo y que traería esperanza a la humanidad. Este mundo occidental ya "conoce" (o cree conocer) esa buena nueva y no está interesada en oírla más; antes bien la rechaza frontalmente y con desdén. No creo que este panorama mejore, pero me causa una severa incertidumbre saber si aún estamos en tiempos de evangelización o no, y si eso significa hacer defensa activa de la fe. Yo sé que la respuesta siempre es "sí", la cuestión es el cómo y con qué esperanza.
14/08/18 5:58 PM
  
Néstor
¿Cómo se sabe que no hay agenda detrás? ¿En momentos en que se quiere llevar adelante un Nuevo Orden Mundial esencialmente anticristiano que obviamente debería encontrar en la Iglesia Católica el obstáculo más grande a sus planes? ¿Cuando se sabe de la existencia de sociedades secretas que tradicionalmente han conspirado contra la Iglesia y que a su vez, casualmente, promueven ese Nuevo Orden Mundial?

Saludos cordiales.
14/08/18 6:52 PM
  
Horacio Castro
Estimado D. Pato Acevedo. Muy buen artículo, especialmente por señalar que, por la importancia de la historia y acción social de la Iglesia y sus dogmas, se espera que un sacerdote tenga un estándar moral más alto, incluso que el de un padre que tiene a su cuidado un hijo. Es un agravante el ocultamiento por algún espíritu de cuerpo, pero es injusto también el ocultamiento, en que incurren los medios de comunicación de la enorme cantidad de abusos en todas partes, comenzando por el entorno familiar. No tengo nada nuevo para decir sobre esta cuestión, pero considero de interés algo que, aunque evidente, parece que nunca se comenta. El abuso sexual por sacerdotes y religiosos ‘nunca’ está acompañado de homicidio. No quiero significar que entonces ‘no pasa nada’, pero a mí me parece que es una gran diferencia respecto a la naturaleza del crimen sexual.
14/08/18 6:57 PM
  
gringo
Creo que eres muy ingenuo si piensas que no se denunciaba a los pederastas por misericordia. ¿Y dónde quedaba entonces la misericordia para las víctimas? .
Era encubrimiento y corporativismo .
Era una mala política de empresa que en lugar de afrontar el problema prefirió encubrirlo.
Ahora nos parece increíble pero en los noventa cuando aparecía un cura pederasta, el obispo se contestaba con cambiarlo de parroquia, y como mucho lo mandaba seis meses a rezqr un monasterio o a unas cuántas sesiones del psicólogo.
Lo peror de todo es que la ola de reacciones y la política de tolerancia cero vino por las millonarias demandas que arruinaron a las diócesis norteamericanas.
Pero sea como fuere, bienvenida sea esa política.
Por supuesto unos poquísimos curas no representan a todo el clero, pero la Iglesia como institución falló.
Algo parecido a los abusos que ocurren en cualquier institución jerarquizada como el Ejército y que también son encubiertos.
Ni todos los curas, ni todos los militares son culpables pero las respectivas instituciones te enen su parte de responsabilidad.
14/08/18 7:00 PM
  
Pato Acevedo
@ RafaelC: Creo que te puede interesar esta entrada reciente.

¿Qué le ofrece la Iglesia al mundo?

@ Néstor: ¿Cómo se sabe que no hay agenda detrás? No lo sé, pero eso te diría alguien que tiene una agenda ;). Claro que existen personas y organizaciones con una agenda contra la Iglesia, pero no creo que todos los que publican notas sobre abusos sexuales de sacerdotes y guardan silencio sobre la plaga de abuso sexual en otros ámbitos sepan que están colaborando con esa agenda. A veces es solo la historia que parece más escandalosa de publicar.

@ gringo: He notado que sueles leerme parcialmente. La primera razón que listo para la crisis en la que nos encontramos es el encubrimiento corporativo, y como los miembros de una organización tienden a encubrir y no denunciar.
14/08/18 7:07 PM
  
Luis I. Amorós
En este caso estoy de acuerdo con gringo. Como único atenuante que puede alegar la Iglesia es que no era la única impreparada para afrontar dichos escándalos. Nadie lo estaba (y ahí tenemos el ejemplo de la red de pederastia conocida en varias estrellas de la BBC desde los 60 y que nadie quiso afrontar).

20 años después de la Iglesia, ahora en Hollywood se hacen todos de nuevas de los abusos sexuales de productores a actrices.
14/08/18 10:49 PM
  
Francisco de México
Parece haber pocas dudas que la situación de Chile y la de Estados Unidos son casi idénticas en su esencia, pero mucho mas pública la segunda: el Gran Jurada acaba de liberar un reporte de las actividades relacionadas con escándalos sexuales o, mejor dicho, homosexuales. 80% de los casos de menores de edad y el 100% de los casos en los seminarios se debe a ellos. Sacerdotes, obispos y cardenales homosexuales se relacionan en un "Círculo secreto" para protegerse unos a otros, parece haber pocas dudas que la denuncia de hace 50 años con el cardenal Sheen de que la Iglesia ha sido infiltrada desde los seminarios es una aterradora realidad.

Para el que entienda el inglés le recomiendo

www.churchmilitant.com/news/article/news-episcopal-sodomy-donald-wuerl-must-go
15/08/18 2:11 PM
  
gringo
En la Iglesia el clero lleva infiltrado de homosexuales desde siempre.
No hace falta recurrir a conspiraciones del KGB ni culpar a mayo del 68.
Se conocen casos de tiempos de Pío XII y no se habla de antes porque ya están muertos.
La sotana siempre fue un escudo contra preguntas incómodas sobre hombres adultos que no se casaban.
Precisamente esa imposición social fomentada por la cultura judeocristiana de que todo varón debía formar una familia, junto con el estigma de ser abiertamente homosexual, provocó buscar en el sacerdocio (en Inglaterra era la Royal Navy) un refugio.
Si además se sabía que a los pederastas se los protegía, la puerta al horror estaba abierta. La sensación impunidad es el caldo de cultivo de la corrupción.
16/08/18 5:52 PM
  
Francisco de México
Desde 1948, con la publicación del Informe Kinsey, cuando se comenzó a mentir con respecto a la "normalidad" de la homosexualidad, con el afán de promoverla, fomentando incluso las relaciones con menores de edad. Los países y organizaciones infiltradas aumentaron dramáticamente los abusos homosexuales y bisexuales. Anteriormente a dicha fecha siempre ha habido casos aislados, pero nunca un "círculo secreto".

Chile es solo un ejemplo, Estados Unidos otro, inundados por el marxismo cultural y el hedonismo, era inevitable lo que sucedió. Pero en la actualidad la gloriosa España con su "Orgullo gay" probablemente nos deparará una sorpresa similar o aún peor: la Iglesia de la madre patria parece estar profundamente infiltrada.

16/08/18 10:02 PM
  
gringo
Si no hay datos de las primeras décadas del s.XX, es completamente gratuito decir que a partir de 1948 (o 1968, o 78, lo mismo da) los abusos aumentan "dramáticamente".
Y precisamente el orgullo gay, el matrimonio gay y la normalización de la homosexualidad lo que va a permitir es a que descienda el número de homosexuales en los seminarios. Porque ya no tienen que esconderse.
Yo mismo conozco testimonios de redadas que se hacían en lo que antes de llamaba "un bar de ambiente" en mi localidad en tiempos a de Franco, cuando era delito la homosexualidad. A los "maricones" les rapaban la cabeza para señalarlos y humillarlos, pero cuando pillaban al cura lo dejaban marchar por la puerta de atrás.
17/08/18 8:24 AM
  
Francisco de México
Se puede leer en Infovaticana del día de hoy un artículo esclarecedor "Hay una cultura homosexual en la jerarquía eclesiástica que debe ser purificada de raíz"

Fuente: infovaticana.com/2018/08/17/burke-hay-una-cultura-homosexual-en-la-jerarquia-eclesiastica-que-debe-ser-purificada-de-raiz/

Un fragmento:

“Ahora parece claro, a la luz de estos terribles escándalos recientes, que ciertamente existe una cultura homosexual, no solo entre el clero sino incluso dentro de la jerarquía, que hay que purgar de raíz. Es, desde luego, una tendencia desordenada”.

Aunque es evidente que existe un problema homosexual, no debemos olvidarnos que existe también un componente bisexual en el abuso. El mismo artículo, aclara que también hay un porcentaje pequeño de víctimas del sexo femenino.

Segundo Fragmento:

"Más del ochenta por ciento de los casos citados por el informe se refieren a abusos de varones, y una mayoría de ellos a adolescentes, no a niños pequeños."
17/08/18 2:08 PM
  
Palas Atenea
De poco servirá saber el número de gays que entran en un seminario, a no ser claro, que además de gays puedan llevar la vida sexual activa que se les prohíbe a los heterosexuales. Porque, si sabiendo que son gays se les vigila ¡malo!, si no se les vigila ¡peor!, si no se les admite en el seminario ¡horror!. Ya me dirán algunos dónde está la solución.
21/08/18 12:45 PM
  
Raquel D. Catequista
Qué horror!... se está desmoronando el cascarón de la Iglesia. Quedará la iglesia pobre, humilde, casta, santa! Como la quiere Su Fundador.
Se perderán en "pagos" a victimas muchas de los Templos, de los Seminarios, Casas Religiosas... y entonces, La iglesia será pequeña, humilde, desprendida... transparente... y pobre de verdad! Creo que estaba ya profetizado... Viviremos días muy duros... de escándalo para los que no saben del Plan Alta Vendita... y por lo tanto, sólo nos queda Orar: Virgen María, Madre de la Iglesia, San José Custodio de La Santidad de la Iglesia, ayúdanos! Vivimos horas duras, providenciales... ya lo dijo Su Santidad Juan Pablo II. Señor, Ven y no tardes!!!
23/08/18 11:47 PM
  
gringo
Ya no es crisis en la Iglesia chilena, es crisis en la Iglesia. Y hasta lo más alto. Los tres últimos pontificados están manchados por el encubrimiento a los abusadores.
27/08/18 9:04 PM
  
Thomas Hennigan
Soy irlandés y mucho me temo que la Iglesia en Chile acabará peor que la de Irlanda debido en buena medida a lo de los abusos sexuales. No conozco mucho de los casos en Chile, más allá del de Karadina. ¿Qué pruebas hay en contra del Obispo Juan Barros, porque entiendo que Juan Carlos Cruz no es "trigo limpio", como se dice en España?. Y¿ el otro Obispo Valenzuela? Entiendo que había unos 50 chicos en el grupo de jóvenes de Karadina en la Parroquia del Bosque. ¿Cómo es que Cruz acusa tan solo a dos de ellos, precisamente los dos que llegaron a ser obispos de encubrimiento? Me parece muy raro que un abusador como Kardina haya cometido sus fechorías en la presencia de otros. Ambos obispos han negado lo que afirma Cruz. Por otro lado, Cruz prometió que no iba detras de dinero y ahora ha metido una querella por la friolera de $600,000. No estoy del todo seguro de esto, pero entiendo que otros niegan lo que afirma Cruz acerca de los dos obispos.

NO SE TRATA DE PEDOFILIA SINO DE HOMOSEXUALIDAD porque se trata de abuso de adolescentes. . Además, la gran mayoría de los casos tampoco tratan de violación o penetración anal, sino de otros actos, ciertamente reprobables de parte de sacerdotes.
En EEUU, la gran mayoría de los casos son de 20,30 o 40 años atrás. Usted como abogado bien sabrá que probar tales casos deberían de haber prescristo. Además, en EEUU,los obispos han hecho acuerdos para entregar ingentes cantidades de dinero a los denunciantes en muchos casos sin haberse investigado los casos ni dado a los sacerdotes la posibilidad de defenderse o se les ha privado del derecho fundamental al debido proceso. Allí el abuso de menores es rampante en los colegios públilcos y si no se hace la denuncia dentro de 90 días no se acepta. Además, cambian a los profesores abusadores de un colegio a otros. Ningún informe ha examinado esto, debido al poder de los sindicatos de profesores. El Informe de Pensilvania está lleno de calumnias y no han dado ninguna posibilidad de defenderse a los acusados, y no todos son sacerdotes. Algunos han logrado demostrar su inocencia, pero allí están en ese informe. El Fiscal Shapiro es pro LGBT...
Soy totalmmente contrario a la políitca de tolerancia cero, que es un estlogan que signfiica que una talla vale para todos. Si un sacerdote ha tenido algún desliz hace de´cadas y se ha arrepentido, y ha tenido un ministerio fructífero a lo largo de décadas, y luego de 40 años digamos aparece alguno a acusarlo, y es automática destituido del sacerdocio, me parece que eso dista mucho de ser justicia. ¿La Iglesia cree o no en el poder de la gracia y la posibilidad de la conversión?
Si no se esablece la verdad y ni se hace justicia, no se podrá resolver este problema. Los obispos son los principales responsables de este lío porque desde el inicio no han aplicado lo establecido en el Derecho Canónico.

¿Qué hay del caso de Monseñor Órdenes cuyo caso fue sobreseído por la Corte de Apelaciones de Iquique que declaró que no hay pruebas de que se dieron los hechos denunciados? Los periódicos dieron esta noticia en páginas interiores y en letra bastante pequeña?
En Australia, hay un caso en contra del Cardenal Pell, que no tiene ni pies ni cabeza. condenaron a otro obispos a un año de cárcel porque dos que fueron abusados por un Párroco y el que es ahora Arzobispo era Vicario en la Parroquia. El caso es de hace como 43 años Ellos afirman le avisaron a él que tenía 25 años y un año de ordenado, y que no hizo nada. El lo niega y dice que de haberle dicho eso lo hubiera avisado al Obispado. ¿Cómo se puede probar que se dijo algo hace 43 años y condenar a una pena de cárcel por el supuesto hecho? Parece que en Australia valen los tribunales "canguru"
En cuanto a la presunción de inocencia de los sacerdtoes, no existe y los derechos que tienen otros en el caso del sacerdotes es meramente retórico.
ver www.opusbono.com Sobre casos de sacerdotes inocentes falsamente acusados.
www.themediareport.com Análisis crítico del tema y el modus operandi de a prensa.
https://www.catholicleague.org/wp-content/uploads/2018/08/20180817-PA-GRAND-JURY-REPORT-DEBUNKED1-SPANISH-2.pdf Refuta el informe de Pensilvania. En español. Este informe contiene unas 900 páginas y casi nadie lo ha leído.

31/08/18 11:38 AM
  
gringo
Thomas Hennigan ¿ud cree que todos los obispos chilenos dimitieron en bloque por falsas acusaciones? .
01/09/18 4:09 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.