El fin de la secularización

Una de las ideas en común entre creyentes y escépticos es que occidente está en proceso de secularización. Esto significa que el paso del tiempo y el progreso apuntaría a que en un futuro más o menos cercano la gran mayoría de las personas serían ateas, o al menos agnósticas.

El mecanismo que explica ese proceso sería diferente, según estemos ante un escéptico o un creyente. Los ateos y agnósticos, enamorados del cientismo, creen que los avances científicos y las bondades de la tecnología terminarán por librar a los hombres de las supersticiones religiosas. Los creyentes, por su parte, apuntan a la abundancia de bienes y al hedonismo generalizado como causa de la decadencia de la vida moral de las personas, y con ello el abandono de la religión tradicional. Desde luego, los cristianos deploran esta predicción, mientras que los escépticos la celebran, pero ninguno de los dos la pone en duda.

A propósito de esta idea, quiero compartir con los lectores de InfoCatólica las observaciones y conclusiones que el sociólogo de la religión Rodney Stark realiza en su artículo Secularization R.I.P., publicado en 1999.

Este es el resumen ejecutivo del artículo:

Desde el comienzo, los científicos sociales han celebrado la tesis de la secularización, a pesar del hecho que nunca fue consistente con la realidad empírica. Hace más de 150 años Tocqueville apunto que “los hechos de ninguna forma concuerdan con la teoría [de la secularización]", y esta falta de concordancia ha empeorado desde entonces. De hecho, el único indicio de credibilidad para la noción de que la secularización ha tenido lugar ha dependido de un contraste entre ahora y una perdida Era de la Fe. En este ensayo reúno el trabajo de muchos historiadores recientes que son unánimes en que la Era de la Fe es pura nostalgia – que la falta de participación religiosa fue, si algo, incluso más común en tiempos medievales que ahora. A continuación, demuestro que no ha habido cambios religiosos recientes en la cristiandad que sean consistentes con la tesis de la secularización, ni siquiera entre los científicos. También expando el análisis de la doctrina de la secularización a las sociedades no cristianas mostrando que ni siquiera las altamente mágicas “religiones populares” en Asia han mostrado la menor declinación en respuesta a una modernización bastante rápida. Se ofrecen palabras finales para dejar descansar a la secularización.

La tesis es sumamente provocadora y contra intuitiva. Sin embargo, Stark la respalda con abundante evidencia.

En primer lugar, rastrea la tesis de la secularización hasta el año 1710. Sir Thomas Woolston habría sido el primero en predecir el triunfo de la modernidad sobre la fe, con la desaparición del cristianismo en el año 1900. Voltaire (1694-1778) previó el mismo resultado en el término de 50 años, y Thomas Jefferson, en una generación. Con el tiempo, sin embargo, los partidarios de la secularización se volvieron más cautos. El padre del positivismo August Comte (1798-1857) anunció el mismo proceso, aunque sin poner una fecha, mientras que Frederich Engels (1820-1895) habló de que ocurriría “pronto".

Stark explica que, si la secularización solo significa que las Iglesias tradicionales gozarán de menor poder político, no hay mucho que discutir. Ese proceso es innegable. Sin embargo, señala, el concepto de secularización es mucho más ambicioso. Esta teoría anuncia que la ciencia transformaría el concepto tradicional de un dios personal y que responde a las oraciones, en ideas en torno a una fuerza vital o espiritual, que eventualmente derivaría en el agnosticismo y el ateísmo. Eso es lo que no tiene visos de ocurrir, ni está apoyado por la evidencia empírica.

Una de las premisas de la tesis de la secularización es que hubo una época pasada cuando las personas eran mucho más religiosas que ahora. Stark niega esta premisa, con abundantes citas de documentos medievales, que describen una desastrosa situación del clero y los laicos. Los aristócratas en general no iban a misa y los que “asistían” hacían que se celebraran misas para ellos en sus aposentos. El pueblo, por su parte tampoco participaba en la eucaristía y cuando lo hacía llegaban tarde y se retiraban temprano. En 1430, un autor eclesiástico se quejaba de que la gente no se confesaba ni siquiera una vez al año, menos comulgaban, usaban encantamientos para sus bestias y para ellos, y no conocían los mandamientos. En 1547, un arzobispo de Brindisi Oria reportó que la mayoría de sus sacerdotes apenas podían leer y no entendían latín.

Así, se multiplican los ejemplos de una Época de la Fe que nunca llegó a existir. Entonces surge la pregunta ¿Por qué nunca se cumplió la cristianización de Europa?

Stark responde que una vez que el cristianismo fue declarado religión oficial del Imperio Romano, por Teodosio, la estructura de evangelización cambió. Antes se enfatizaba la relación personal y la participación en la vida de la Iglesia, pero después bastaba con que el rey y sus cortesanos se bautizaran para dar por terminada la labor catequística.

También aporta información acerca de la creencia religiosa entre las personas dedicadas a la investigación científica, y el resultado es que esta se mantuvo estable durante el siglo XX. Otro dato que contradice la teoría de la secularización proviene del Islam. En ese ámbito, las élites han tenido acceso a todos los centros de educación europea, pero eso no ha repercutido en dejar atrás el fundamentalismo musulmán.

La conclusión del artículo es que nadie puede probar que la religión no desaparecerá, pero si eso sucede, la evidencia muestra que no tendrá nada que ver con una secularización. Esto no quiere decir que la religión no cambie, y que una institución como la Iglesia esté sujeta a etapas en que su relevancia social aumente o disminuya. El punto es que ese lugar no será ocupado por el ateísmo o el agnosticismo, sino por otras formas de religiosidad.

Después de casi tres siglos de profecías fallidas y mitos acerca del presente y el futuro, parece que ha llegado el tiempo de llevar la doctrina de la secularización al cementerio de las teorías fallidas, y ahí susurrar el “requiscat in pace“.

Addenda: Se me ha hecho notar que mi resumen del artículo de Rodney Stark podría dejar la impresión de que el cristianismo goza de buena salud en occidente y nada de lo que suceda en el futuro podría cambiar es. Esa no es la conclusión del artículo ni tampoco la idea que quiero transmitir.

El cristianismo puede perfectamente quedar reducido a su mínima expresión en el futuro, puede permancer tal como está ahora, o puede recuperar la importancia que tenía en siglos pasados. Ese no es el punto. El punto es que, cualquiera sea el futuro, ello no tendrá nada que ver con una tendencia irresistible hacia el ateísmo, o con el aumento del conocimiento científico y la educación. Si el cristianismo tiende a reducirse, no será reemplazado por el ateísmo y el agnosticismo, sino por otras formas de espiritualidad.

12 comentarios

  
AIS
Esta tesis no se sostiene. Las afirmaciones de esta índole provienen mayoritariamente de actitudes conformistas que no quieren reconocer sus culpas en los procesos culturales en los que a fuerza de falsa tolerancia o de dejación por cobardía permitieron que la Fe Católica y la cultura cristiana se convirtiera en algo irrelevante.Además desconocen los 10 siglo de la Edad Media y la impregnación progresiva de las Instituciones seculares del sentido cristiano de la vida y la morigeración de las costumbres.
22/08/15 5:41 PM
  
P. Bernardo Rodriguez
Para mí, el mayor obstáculo hoy no se centra en las ideologías, el ateísmo o el cientificismo. Estamos viviendo en medio de unas antropologías reductivas que proyectan una visión del hombre muy limitada. Por ejemplo, la psicología nos da una definición del hombre que se reduce a su campo de trabajo, el científico no habla de conjunto de moléculas y neuronas y reduce al hombre a eso, etc. Pero ninguno nos habla del espíritu que habita en nosotros, porque eso la ciencia no lo puede medir ni hacer experimentos. Para ellos somos un conjunto de química, sentimientos y neuronas que no tiene ningún principio ni tiene ningún fin determinado, excepto la muerte y ahí se acaba todo. Todo lo que pasa es por azar. Y no hay un Dios que pueda controlar el azar o no quiere evitar el sufrimiento humano. ¿Díganme ustedes qué elección de vida corresponde a ese principio?
Por otro lado, si fuéramos capaces de estudiar y proclamar la antropología que la Iglesia nos presenta, sobre todo con la aportación de S. Juan Pablo II, en su "Teología del Cuerpo", estaríamos anunciando al mundo un grito de esperanza, de buena nueva y de belleza que sería irresistible. Tenemos un Dios Padre que nos ama, que no nos condena al azar, que nos cuida y se preocupa por nosotros. Y eso lo tenemos escrito en nuestro propio cuerpo, mirando al hombre como una totalidad, sin reducciones de ningún tipo.
22/08/15 7:15 PM
  
Palas Atenea
P. Bernardo: La secularización es imposible por el anhelo de Dios inherente en el hombre. Tal cosa es una evidencia aunque se niegue, puede sufrir transformaciones históricas en la forma pero no en el fondo. La antropología de la Iglesia tiene razón, estoy de acuerdo con usted.
22/08/15 8:07 PM
  
Néstor
1430 es ya el final de la Edad Media. Pero de todos modos, corta muy ancho. Leamos simplemente literatura de la época y veamos si el ambiente social no era más religioso que el actual. Estudiemos las diversas manifestaciones culturales de la Edad Media a ver si encontramos básicamente el mismo talante cultural, filosófico y religioso que en una ciudad moderna.

Saludos cordiales.
22/08/15 8:40 PM
  
vicente
el desorden.......
22/08/15 8:59 PM
  
Juan Carlos ⛪
Hay secularistas que se lamentan diciendo "como es posible que en pleno siglo XXI aun haya religiones!" y pretender etiquetar a las personas religiosas como ignorantes, debiles mentales o enfermos. Han buscado atacar la fe desde diversos puntos, desde prohibirla y perseguirla o acosar a los creyentes, hasta infiltrarla y pretender destruirla desde adentro (por ejemplo la heterodoxia relativista dentro de la Iglesia) o tambien promover espiritualidades exoticas. La Iglesia puede perder creyentes pero a la par de eso se fortalecen las sectas, la creencia en horoscopos, adivinos, chamanes, etc. Las mismas ideologias ateistas terminan convertidas en cultos religiosos, por ejemplo podemos ver como los lideres comunistas terminan siendo elevados a deidades que sobreviven a la muerte y venerados religiosamente por sus fanaticos politicos. La religiosidad es parte del ser humano.
22/08/15 9:05 PM
  
P. Bernardo Rodriguez
Palas, todo el mundo tiene anhelo de Dios, pero eso no significa que se busque el Dios con mayúscula. Significa que no encontramos las respuestas en nosotros mismos y entonces adoramos aquello que para nosotros es dios: el dinero, el sexo, el poder, la comodidad, la autosatisfacción, etc. Y eso es lo que encontramos en muchas de nuestras sociedades occidentales.
Por eso, creo, es a partir de la idea de hombre que el ser humano tenga se planteará unos horizontes u otros. Si todo lo que se espera es de tejas abajo, comamos bebamos que mañana moriremos. Si se tiene la idea de que el hombre es un regalo para el otro, la norma de vida será muy diferente.
Somos los creyentes los que estamos llamados a proclamar a los cuatro puntos la razón de nuestra esperanza, por qué estamos alegres en medio de este mundo.
22/08/15 10:44 PM
  
keparoff
Es una tesis absurda. No sé la religiosidad real de la gente en la Edad Media, pero sí sé que, cuando yo era pequeño, hace treinta años, íbamos a Misa todos los chavales de la clase, salvo dos, y ahora no va ninguno, excepto yo.

Eso, en treinta años. En ningún otro momento histórico se ha vivido nada semejante; es tan raro, que hace pensar que hay causas no naturales detrás de semejante apostasía.
23/08/15 12:01 AM
  
Palas Atenea
P. Bernardo: El anhelo de Dios es otra cosa. No digo que muchos yerren poniendo su corazón en otras cosas pero eso no les saciará. La trascendencia es imposible sin Dios y el hombre acaba enfrentándose a la nada más tarde o más temprano. Hay un momento en que el dinero, el sexo, el poder, la salud y todo lo relacionado con este mundo falla y entonces, como en "La Historia Interminable" la nada avanza devorándolo todo. A eso sólo se pueden oponer la Fe, la Esperanza y la Caridad.
23/08/15 10:37 AM
  
Gabriel B.
El artículo tiene sentido.
Por ejemplo, en la Edad Media si bien a nivel cultural-académico había mayor religiosidad (la Universidad se creó dentro de un contexto católico), existía mucha corrupción de costumbres y proliferaban supersticiones. Son habituales las denuncias de los santos de entonces, que son perfectamente entendibles pues se repiten vicios: adulterios, fornicaciones, indisciplina clerical, abusos de poder, idolatrías y herejías varias... Quizá la gran diferencia con el presente es que la Iglesia perdió la fuerte influencia social y cultural de la Edad Media, por ende entre ambas situaciones el mismo pecado de manifiesta de diferente manera según el tiempo.
Por otro lado, si vemos la fuerte heterodoxia que comenzó en la Iglesia tras el Concilio Vaticano II, y cualquiera que lea con honestidad los documentos conciliares se dará cuenta que la crisis no fue causada por el mismo Concilio, hay que entender que la heterodoxia o sus fundamentos ya venían de antes, y que tras unos cambios en las sociedades, la pretendida religiosidad de antaño se derrumbó como castillo de naipes. En el fondo, esta religiosidad tenía un fundamento débil.
Es evidente que cada época impone su desafío a la fe. Y las crisis se pueden generar tanto en circunstancias favorables como desfavorables. Me imagino lo fuerte que debió haber sido al final del Imperio Romano salir de una Iglesia proscrita a ser la Religión Oficial. O por el contrario, el cambio de ser una Iglesia influyente a ser el catolicismo reemplazado por otras iglesias durante la reforma, y después por la masonería.
25/08/15 10:26 PM
  
gringo
*Stark nos da la razón cuando denunciamos la imposición del cristianismo en Europa y que la gente al estar obligada no era sinceramente católica.
La superstición y la brujería entendidas como los restos del paganismo sobrevivieron hasta el s.XVIII.

*De todas formas que no fueran buenos católicos no significa que estuvieran secularizados. Creían en Dios, rezaban y eran supersticiosos, aunque no fueran a misa todos los domingos.
Cristianos, paganos o una mezcla de ambas, eran la inmensa mayoría.

*La secularizacion en Occidente no la ve más que el que quiere hacerse el ciego. En Alemania y Francia cada año se venden conventos e iglesias porque ya no tienen uso.
Yo diría que lo que aumenta es el pasotismo. La gente ni se molesta en definirse atea o agnóstica, simplemente pasa y como mucho acude a misa como algo social, como decimos en España la BBC, bodas, bautizos y comuniones.
E incluso eso se sustituye por ceremonias civiles.
Por otro lado aumenta la radicalizacion de los que sí se definen como creyentes.

*Lo sorprendente no es que en el siglo XXI siga habiendo religiones, pues es algo natural al ser humano y siempre habrá una mayoría de creyentes en algo sobrenatural, lo que sorprende es que la religión siga siendo tan importante que en América pueda decidir una elección presidencial o en Oriente provocar una guerra.
27/08/15 12:55 PM
  
yomismo
" lo que sorprende es que la religión siga siendo tan importante que en América pueda decidir una elección presidencial o en Oriente provocar una guerra"

Para mí, lo sorprendente es que a alguien le parezca sorprendente. Si se es creyente, lo normal es que las ideas religiosas se tengan en cuenta siempre a la hora de tomar decisiones importantes.
27/08/15 9:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.