Crisis moral: el carisma profético del Cardenal Oviedo

OviedoCorría el año 1991 y Chile acababa de comenzar el camino pacífico de la transición a la democracia, cuando el Arzobispo de Santiago publicó la carta pastoral “Moral, juventud y sociedad permisiva”. En ella monseñor Carlos Oviedo Cavada se refería a los primeros signos de “destape” que percibía en la sociedad chilena, y advirtió con fuerza acerca de una incipiente crisis moral.

El arzobispo habló de “un clima de creciente inmoralidad, en el que destaca: el erotismo malsano, la deshonestidad en la administración de los negocios, la práctica de la usura, el comercio de droga, el consumismo exagerado y ostentoso, la creciente desigualdad económica y social, el aumento de la delincuencia y el uso de la violencia”. También era la época en que el Estado comenzaba las campañas masivas sobre el SIDA, y educación sexual, que en opinión de monseñor Oviedo eran “apenas un pretexto para dar respetabilidad al fomento de la promiscuidad”.

En esa época, la Iglesia chilena gozaba de un inusual prestigio en la sociedad chilena que probablemente nunca vuelva a tener, ganado con el mérito de una defensa heroica de los derechos humanos durante la dictadura. Producto de ello, la carta fue recibida con cierto grado de respeto, pero en general fue rechazada su tesis central y se dijo que era exagerada y retrógrada, que no había crisis moral, sino una moral (la cristiana) en crisis.

(Compárese esa reacción con el cálido aplauso de las élites cada vez que habla el P. Felipe Berríos, y díganme quién es un verdadero profeta)

El tiempo, sin embargo, le ha dado la razón a monseñor Oviedo. Casi 25 años después de la carta “moral, juventud y sociedad permisiva”, Chile se encuentra en una crisis política y de credibilidad sin precedentes: Todos los partidos envueltos escándalos de financiamiento, el hijo de la Presidenta acusado de tráfico de influencias, y los órganos de la república no parecen tener la capacidad de entregar una salida. La diputada Alejandra Sepúlveda titula una entrevista con “no tengo recuerdo de una crisis política de esta envergadura”. La Presidenta Bachelet, en su discurso en cadena nacional ha reconocido que para superar esta crisis no basta con las leyes, es indispensable recuperar mínimos éticos, y para eso se impulsaría la formación cívica y en valores.

En este contexto, es estremecedor leer las palabras del Cardenal. Tal como los profetas del Antiguo Testamento, cada uno de los temas en los que levantó la voz y por los que fue ridiculizado, se ha convertido en un tema de preocupación nacional. A 25 años de la carta, la delincuencia, la deshonestidad en los negocios, los abusos financieros y la desigualdad social forman parte de los grandes temas del país. Un verdadero ejemplo del carisma profético que Cristo otorgó a su Iglesia, y una advertencia para los que la acusan de predicir siempre desastres que nunca ocurren.

Tampoco es coincidencia, creo yo, que estos escándalos hayan estallado ahora y no antes. Son precisamente los jóvenes que en el año 91 se aprestaban a comenzar sus carreras, y a los que el Cardenal Oviedo vio inmersos en esa dinámica de consumismo exagerado y ostentoso, quienes hoy han alcanzado puestos de relevancia e influencia en los negocios y la política.

Ahora bien, de los ocho síntomas del “clima de creciente inmoralidad” que identificó don Carlos Oviedo, solo uno no forma parte del debate cotidiano, y es precisamente aquel al cual el Cardenal dedica la mayor parte su atención: el erotismo malsano. ¿Qué podría significar tan notable omisión? ¿Acaso se equivocó el profeta en lo que más le importaba?

Claro que no. Don Carlos vio más allá incluso de lo que podemos ver nosotros hoy en día, y se dio cuenta que a la raíz de todo este frondoso árbol de corrupción se encuentra la degradación de la moral sexual, como su principal y más fuerte manifestación, y a pesar de que, como ocurre con todas las raíces, está oculta a la vista.

¿Cómo es eso posible? Partamos por reconocer que a todos nos gustaría que la moral pudiera dividirse en cómodos compartimientos estancos. Hablamos de ética pública y privada, de moral sexual y moral económica, y de bioética y ética de los negocios, como si fueran cosas diferentes, con sus propios principios y dinámicas. El problema es que la cosa no funciona así. Cuando el ser humano encuentra una herramienta que cree que le sirve para resolver un problema, intentará utilizarla para todos los demás. Dicho de otro modo, para un hombre con un martillo, todos los problemas se convierten en clavos.

En este caso, nuestro “martillo” fue la idea de que el consentimiento es el único juicio moral necesario. Pensar que todo está bien mientras los directamente involucrados en el acto participen voluntariamente se nos presentó como una gran solución, pues servía para acallar nuestra conciencia y a la vez tener más y mejor sexo. Era una mentira, desde luego, pero ese es otro tema. Por ahora, el punto es que parecía una solución perfecta.

Con esta herramienta en mano, justificamos primero la infidelidad, y dijimos que era una cuestión privada, entre un hombre y mujer libres y donde nadie podía meterse, y así dejamos de considerar delito el adulterio. Luego, ante el desastre que eso provocó en el matrimonio, dijimos que ahora el divorcio era una cuestión privada, donde los únicos que tenían la palabra eran los directamente afectados, los esposos.

Bajo esta misma idea nadie pudo objetar a que los homosexuales hicieran lo suyo si “ellos no hacen daño a nadie”, y se derogó el delito de sodomía. Ahora nos han forzado a ser coherentes y aprobar el matrimonio homosexual, pues si el matrimonio es una cuestión privada, a nadie le podría importar menos si se casan o no. Para qué hablar de otras conductas desviadas en el ámbito de la sexualidad, que pronto nos exigirán lo mismo.

Dado que nos sirvió para tener más y mejor sexo, sin ninguno de los viejos prejuicios morales, tarde o temprano terminaríamos aplicando esta herramienta del consentimiento a otros ámbitos de la vida. Así, las farmacias que se coludieron para fijar los precios de los medicamentos, porque los ejecutivos estaban de acuerdo, sin importar si con ello dañaban a los consumidores; y los políticos no tuvieron problemas en recibir dinero de Soquimich, pues era la propia empresa la que se los ofrecía voluntariamente. Es la misma corrupción que se presenta día día, cuando el inspector de vialidad no ve inconveniente en aceptar un soborno, pues él y la empresa resultan beneficiados.

No digo que tal o cual persona divorciada sea la misma que vaya a caer en un escándalo de corrupción, ni siquiera que tenga una mayor tendencia a hacerlo. Digo que la sociedad en su conjunto ha perdido la capacidad de acusar a uno u otro por su comportamiento inmoral.

Y tiene razón la Presidenta, cuando dice que no bastan las leyes para combatir esta corrupción, porque ni las mejores leyes pueden hacer nada cuando las aplican los corruptos. Para salir de esta crisis se necesita denunciar no solo lo que se ha hecho, sino sobre todo la herramienta, el concepto moral que nos ha permitido cometerlo. Se necesita, en definitiva, recuperar una conciencia sana, que sea capaz de ver más allá del consentimiento de los participantes, y vuelva a mirar a la naturaleza del acto.

Si eso significa tener menos sexo, es un precio que estamos dispuestos a pagar (??).

16 comentarios

  
Alejandro Holzmann
La carta pastoral del cardenal Oviedo fue rechazada y ridiculizada de la misma forma en que cuatro años antes había sido rechazada y ridiculizada, por los ochenta mil jóvenes que se encontraban en el Estadio Nacional, la invitación de Juan Pablo II a la castidad.

- Juan Pablo II: "¿Verdad que queréis rechazar el ídolo de la riqueza, la codicia de tener, el consumismo, el dinero fácil?"
- Jóvenes: "¡Siii!"
- Juan Pablo II: "¿Verdad que queréis rechazar el ídolo del poder, - como dominio sobre los demás, en vez de la actitud de servicio fraterno, de la cual Jesús dio ejemplo? ¿Verdad?"
- Jóvenes: "¡Siii!"
- Juan Pablo II: "¿Verdad que queréis rechazar el ídolo del sexo, del placer, que frena vuestros anhelos de seguimiento de Cristo por el camino de la cruz que lleva a la vida?"
- Jóvenes: "¡Nooo!". (risas y miradas entre los jóvenes)
- Juan Pablo II: "¿El ídolo que puede destruir el amor?"

Sería ingenuo pensar que esos jóvenes contaminados por la lujuria no lo estaban también de la codicia, la avaricia, el deseo de riquezas y poder.
01/05/15 6:21 PM
  
Alejandro Holzmann
Patricio:

Sorprende que en dos ocasiones cite usted a la Presidenta como autoridad en la materia, especialmente conociendo todos la concepción que ella tiene de lo que son los valores y la ética -no me refiero sólo a los problemas de su hijo-.

En cuanto a su discurso en cadena nacional, me temo que no sea más que retórica. Si realmente pensara ella que la solución no pasa solamente por las leyes, ¿porqué tanto énfasis en una comisión y una ley anticorrupción; más aún, una asamblea constituyente? ¿Y porqué tanta dificultad en condenar, aclarar y reparar las acciones de su hijo?
01/05/15 7:30 PM
  
Pato Acevedo
Pensé que se entendía que cito a la Presidenta Bachelet como la antípoda del Cardenal Oviedo, es decir, para destacar que ahora hasta los enemigos de la Iglesia reconocen que tenía razón.
01/05/15 9:44 PM
  
Gloria
Coincido con Alejandro.

No veo cómo ella pudiera ser siquiera insinuada como autoridad moral. Hemos tenido bastante de la revelación de sus actividades y las de sus colaboradores, y cada vez la sorpresa es peor.

Respecto a su discurso, tal vez la esté maljuzgando, pero, ni por un momento le creo.
No es honesta, solo actúa, siempre actúa. Pienso que lo único que le interesa es cambiar la Constitución, a como dé lugar, para poder tener la libertad de introducir la ideología de género, el aborto y todo lo que trae en su agenda desde la ONU. Todo lo demás son voladores de luces, para, como dicen en el campo "embolinar la perdiz".

Y me das la razón, Pato, con “es indispensable recuperar mínimos éticos, y para eso se impulsaría la formación cívica y en valores.”
¿Mínimos éticos? ¿Cuáles? ¿Qué entenderán los ideólogos de género por “mínimos éticos”?

¿”Formación cívica y ¡en valores!”? Ahí entra cualquier cosa y lo sabes. No está hablando de los principios irrenunciables de Benedicto XVI. Y atacarán desde la salacuna. Ella solo quiere dejar la puerta bien abierta para lo que debe venir después.

La frase “tiene razón la Presidenta, cuando dice que no bastan las leyes para combatir esta corrupción, porque ni las mejores leyes pueden hacer nada cuando las aplican los corruptos” es muy chistosa. Hilarante.

Y Sí, también creo que Monseñor Oviedo usó su carisma profético en esa carta, y que su análisis fue acertadísimo. Pero, la sociedad ya tenía el virus y lo que ha seguido es seguir corriendo pendiente abajo.
Mal trabajo hemos hecho desde entonces, pero, no hemos estado solos, nos ha acompañado la sociedad occidental. ¿O no has visto los programas de la televisión, nacional y extranjera, a que han sido expuestos esos jóvenes que mencionas, y últimamente los contenidos de internet?
Y ¿por qué? ¿De dónde viene casi toda esa programación? Eso es mucho más largo que este post o este comentario, y ya se ha tocado en este portal así es que no entraré en detalles, pero, no estamos solos, esa es la clave. No se nos ocurrió a nosotros.
Como solución, dices que se requiere denunciar el concepto moral que nos ha permitido llegar a tal nivel de corrupción.
Y que se necesita recuperar una conciencia sana, capaz de ver más allá del consentimiento de los participantes, volviendo a mirar a la naturaleza del acto.

“Denunciar el concepto moral”, “recuperar una conciencia sana”. ¿Moral? ¿Conciencia?
Esos conceptos que habría que recuperar me remiten a mí a uno solo: Cristianismo. Moral cristiana es exactamente lo que se ha estado erradicando desde hace tiempo en todo occidente, también aquí.

Todo lo que intentemos hacer si no partimos desde ahí, no serán sino medidas parche. Seremos un grupo más de pelagianos ciegos tratando de salvarse solitos, y a su corrupto país. Como intentar llegar a la raíz del árbol enfermo poniendo el remedio en las hojas. No sirve, no haremos sino gastar esfuerzos que no tendrán ningún destino.

Piénsalo, el remedio para esto es mucho más que ordenar el tema del sexo.
Recuerda:
La raíz de todos los males del hombre es el olvido de Dios. El amor al dinero, al sexo y otros dioses no es sino una consecuencia.
Por ahí va el verdadero remedio. Lo demás…
01/05/15 10:40 PM
  
Gregory
No me extraña que lo atacaran, pero ante la avalancha de hedonismo que nos afecto hoy en día creo que sus palabra adquieren un valor extraordinario.
02/05/15 12:00 AM
  
Alejandro Holzmann
Las observaciones de Gloria confirman que las referencias hechas a la Presidenta son al menos ambiguas. Tal como están, no presentan a la Presidenta en las antípodas del cardenal Oviedo ni como enemiga de la Iglesia, sino como una autoridad moral. Si verdaderamente esta no es la intención del autor, no queda otra alternativa que corregir el artículo. Eliminar ambas referencias a la Presidenta bastaría; su ausencia ni se notaría.
02/05/15 7:05 AM
  
Anìbal
"En esa época, la Iglesia chilena gozaba de un inusual prestigio en la sociedad chilena que probablemente nunca vuelva a tener, ganado con el mérito de una defensa heroica de los derechos humanos durante la dictadura." Dejar al Gobierno Militar como un gobierno que tenía como una de sus políticas violar los derechos humanos es un error, no sólo de percepción, sino que además injuriante. En muchos casos los que se excedían y cometían delitos eran sancionados por el propio gobierno de aquella época. Las dictaduras no elaboran constituciones de gran nivel, no hacen elecciones libres , respetando los resultados, y no tienen miles de servidores patriotas que les interesa servir a Chile, no prohíben el aborto en todos los casos , no salvan a los países de la debacle totalitaria, etc. Cualquier comentario que denoste a este gobierno va a ser respondido, en buenos tèrminos.
02/05/15 5:07 PM
  
Carmen de Chile
Patricio,

No crea Usted que Bachelet está preocupada por la moral de los ciudadanos... no se engañe, le recuerdo que está haciendo todo lo posible para que se apruebe le Ley del aborto en Chile. ¿Se puede imaginar el futuro de la moral en la sociedad chilena si se cumple la voluntad de nuestra presidenta Bachelet?

No hay que ser profeta para profetizarlo.

Oremos a la santísima Virgen María, por el pueblo de Chile, que no sea una nación más que se entregue, cual prostituta a Satanás ¡matando legalmente a sus próximos ciudadanos en le vientre de sus madres!
02/05/15 6:58 PM
  
Pato Acevedo
@ Gloria: No veo cómo se podría pensar que reconozco alguna autoridad moral a la Presidenta ¿Por decir que tiene razón al darse cuenta que estamos en crisis? No es más que manifestar lo obvio.

Y estoy de acuerdo contigo en que la única moral sana es la cristiana, y la única conciencia bien formada es aquella conforme a su creador, pero no son el punto de esta entrada.

@ Anibal: Si lees con cuidado, verás que en ningún momento atribuyo responsabilidad al Gobierno Militar por las violaciones a los derechos humanos. Solamente digo que ocurrieron "durante" ese periodo. Lo demás es off topic.
02/05/15 9:54 PM
  
Francisco de México
Pato:

excelente artículo.

La promiscuidad es simplemente el inicio de una vida egoísta y hedonista que ha hecho mas daño que con toda probabilidad ha hecho mucho mas daño que todas las guerras juntas pero a nadie le interesa publicitar: quizás ya hayamos llegado al aborto mil millones, la humanidad ha sido mas que literalmente diezmada, claro que hay que hablar de la paja del ojo ajeno seguir asesinando inocentes.
04/05/15 9:11 PM
  
Roberto Ibarra
Excelente artículo. Tiene toda la razón. El Divorcio se presentó en un origen como un mal necesario y para determinaros casos promovidos por dos parlamentarios "católicos" de la DC. Luego se terminó aprobando el divorcio por abandono. Hoy se propone una aborto en "tres casos calificados", se terminará aprobado un aborto libre y como un derecho. Se comenzó solicitando un AVC para regular "temas patrimoniales y de pensiones entre personas del mismo sexo". Se termino aprobando el AUC que es una verdadero "gaymonio" encubierto y ya se está exigiendo que se le llame igual que el matrimonio natural. Se dijo que daba lo mismo que los hijos nacieran fuera o dentro del matrimonio. Hoy en Chile mas del 70% de los niños nace fuera de un matrimonio. Son los "signos de los tiempos" dirán algunos Presbíteros de nuestro tiempo y es necesario que la Iglesia modifique su mensaje a los nuevos tiempos que corren. La verdad es que Chile, con cierto retraso con respecto a Europa, se ha secularizado y descristianizado, y es necesario que los Cristianos que quedan den los signos de la fe para que aquellos que han perdido la fe se conviertan nuevamente. Estos signos son: el AMOR y la UNIDAD. Rezamos por el Cardenal Oviedo para que el señor lo tenga pronto en su Reino.
04/05/15 9:19 PM
  
Isabel Del Rio
Excelente articulo y como dice su titulo Profético Monseñor Carlos Oviedo con su carta anunciando la falta de moral y todas las consecuencias de una sociedad en caída libre hacia la corrupción, en todos los ámbitos de la Sociedad, y también generalizada en el mundo entero, ya no solo aquí en nuestro querido país Chile. Creo firmemente que el hombre esta así en este estado por "sacar a Dios", de todos lo que les lleve a hacer el bien a si mismos, como también al Prójimo al que han dejado de Amar.
04/05/15 11:58 PM
  
,"EL PROFETA"
"Árbol que crece torcido nunca su rama endereza y se hace naturaleza el vicio con que ha crecido. Con este ejemplo advertido, malas costumbres no adquieras, pues si bien lo consideras, a fuerza de repetirlos, ya no podrás corregirlos cuando corregirlos quieras". Cuando se daña la ética y la moral, cualquier vicio hace mella en el corazón humano. El mundo camina por un despeñadero y la humanidad es arrastrada hacia abajo porque los valores que la sustentaban se han ido a pique. Si nos preguntamos por donde empezó todo, no sabríamos definirlo. Pero, si nos vamos a las enseñanzas bíblicas, hallaremos mucha tela donde cortar. San Pablo lo señalaba en la Carta a los Romanos, tomando en cuenta el mundo de su tiempo y reflejándolo para los tiempos finales que ya estamos viviendo. Si aún hay algo que se pueda hacer, intentémoslo, pero será poco lo que se pueda lograr. Ya todo queda en manos de Dios. Él sabrá cómo corregir los entuertos del mundo y sus criaturas.
05/05/15 3:43 AM
  
Pedro L.
También creo que las nefastas señoritas Sepúlveda y Bachelet quedan bien paradas en este artículo... el problema estaría en el artículo, o no?
07/05/15 7:00 PM
  
Manuel MV
Buena exposición del materialismo ideológico o "cultura de la muerte" desde la perspectiva chilena. Desgraciadamente, es un recorrido que se ha experimentado en todo el mundo prácticamente sin excepción. Olvidó, sin embargo, un eslabón que fue fundamental en la desintegración de la moral: la píldora anticonceptiva. Fue verdadera puerta a lo desconocido y sus consecuencias aún hoy son imprevisibles.


Saludos
08/05/15 6:01 AM
  
Pato Acevedo
@ Francisco de Mexico & Isabel del Rio: Gracias por sus palabras. Ya creía yo que había escrito sin querer sobre la dictadura en Chile, pero Uds. me confirman que, más allá de mis límites como escritor, el mensaje central se entiende.

@ Pedro L: Qué te puedo decir, un blog es producto del momento, y por lo mismo está sujeto a un alto riesgo de errores. No por eso vamos a ponernos a corregir cada entrada, porque no terminaríamos nunca.

Dicho eso, sí puedo agregar que Sepúlveda y Bachelet están aquí precisamente para producir ese efecto: gente nefasta que 25 años más tarde ha llegado a la misma conclusión que profetizó monseñor Oviedo.

@ Manuel MV: Tienes mucha razón, en la importancia que tuvo la píldora anticonceptiva en todo este proceso. Solo puedo explicar su omisión por un olvido.

Ahora bien, la píldora tiene una característica diferente a los elementos que yo mencioné. La píldora es una tecnología que facilitó estas conductas, no es una conducta en sí, ni una idea que las justificara.
08/05/15 1:23 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.