Lo que podríamos hacer… tal vez

Nuestro Magnánimo Y Plenipotenciario Director Supremo de InfoCatólica se pregunta ¿Qué podemos hacer los fieles ante un rector de una universidad católica jesuita heterodoxo? Y señala:

Hasta donde yo sé, la Iglesia no ha establecido instituciones para que los fieles puedan ejercer ese derecho. Pero el derecho existe. Por tanto, si no se “organiza” desde la Iglesia, es normal que acabe ejerciéndose de forma desordenada e incontrolada. Y donde no hay orden ni control, todo se desmadra.

No soy experto en derecho canónico, pero su planteamiento inmediatamente me recordó una demanda judicial interpuesta ante los tribunales canónicos en 2004 (¿10 años ya? ¡por favor!) por algunos fieles católicos estadounidenses, contra el candidato demócrata a la presidencia de ese país John Kerry, en razón de haber, en concepto de los demandantes, defendido pública y obstinadamente la idea herética de que era posible permanecer católico y apoyar el derecho de la mujer a matar a sus hijos.

En esa ocasión, el esfuerzo fue ampliamente criticado por expertos y legos en materia de derecho canónico, los primeros por estimar que no estaba bien fundamentado desde un punto de vista legal y doctrinario; y los segundos, por apreciar una evidente intención electoralista de favorecer al candidato opositor en la carrera presidencial de ese año. A casi 10 años, el resultado de la acción judicial es un misterio, incluso para Google, lo que ciertamente habla de que los críticos tenían algo de razón.

Pero más allá de las particularidades del caso, me pregunto –y me encantaría que algún experto en materias iuscanónicas me respondiera– si acaso el mecanismo explorado por este hermano gringo, con las correcciones que correspondan, podría aplicarse extraordinariamente en el caso de algún clérigo o dignatario de una institución católica, que de forma reiterada y pública defiende opiniones totalmente contradictorias al Magisterio infalible de la Iglesia.

Desde luego el mecanismo de una recolección de firmas, como dice Luis Fernando, parece totalmente inadecuado. En cambio, una presentación ante un tribunal canónico cumpliría con el mandato evangélico para resolver conflictos entre cristianos, y daría a los laicos la tranquilidad de conciencia de haber hecho todo lo que estaba de su parte.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

11 comentarios

  
Miguel Antonio Barriola
Dado que no es posible comentar por un tiempo en el blog mismo de Luis Fernando, aprovecho que en éste se trata el caso del mismo sujeto (rector jesuita, Velasco, de la "caótica" de Córdoba - Argentina), para recordar que este sujeto, siempre que pudo, criticó acerbamente y a fondo a Benedicto XVI, ante el silencio total de sus superiores, tanto religiosos como diocesanos.
De modo que, allí es medio imposible hacer entrar en razones a ciertos "teólogos", que ya andan demasiado descarriados. Útimamente, en la misma institución, regida por Velasco, otorgaron el doctorado "honoris causa" a G. Guriérrez, patriarca de la Teologìa de la Liberación.
05/09/13 2:13 AM
  
DavidQ
Se me ocurre pensar, y puedo estar muy equivocado, que al Fundador de nuestra religión tampoco le fue muy bien con los trámites legales. Un poquito de aquéllo de "mi reino no es de este mundo", que los abogados no pueden entender muy fácilmente.

Dicha tamaña barbaridad, sospecho que va a ser bastante difícil que se logren montar instituciones de derecho capaces de solventar de forma expedita estas cuestiones (no digo que no haya que tratarlo, sino que va a ser difícil que funcionen).

Mientras "mi reino" no sea de este mundo y las sanciones sólo sean válidas en el otro, a los infractores les seguirá resbalando lo que digan las instituciones terrenales. Eso creo yo.

05/09/13 5:24 AM
  
Luis Fernando
O sea, la pregunta es: ¿puede un seglar elevar una denuncia canónica en toda regla ante casos de manifiesta y notoria heterodoxia por parte de un teólogo, sacerdote y/o religioso/a?

A ver si algún experto responde.
05/09/13 6:09 AM
  
Luis I. Amorós
Sí, puede. Ante el ordinario del lugar. Y si no, escribir a Roma.

Otra cosa es que se le haga algún caso.
05/09/13 6:25 PM
  
Pato Acevedo
@ DavidQ: Me tomo como afrenta personal tu manifestación de desconfianza a los abogados... es sólo el 95% que le da mala fama al resto. Tampoco ayuda que San Alfonso María de Ligorio haya decidido retirarse de la prática profesional para alcanzar la santidad, pero al menos tenemos a Santo Tomás Moro... que murió mártir.

Ahora que lo pienso, tal vez tienes un punto.

Pero en serio, los tribunales canónicos no son una concesión al mundo, es simplemente la forma en que la Iglesia, en este tiempo, ha decidido llevar a la práctica el consejo evangélico para resolver las disputas entre cristianos.

@ Luis I. Amorós: Ciertamente que cualquiera puede escribir una carta al obispo, y él puede responderla o no, como esté en su parecer, pero una presentación ante un tribunal eclesiástico, creo yo, al menos tendría la ventaja de que el organismo estaría obligado a dar algún tipo de respuesta, positiva o negativa. Y de ahí se podrían seguir los procesos legales hasta llegar a un pronunciamiento de Roma. La duda es si existe esa posibilidad en el derecho canónico.
05/09/13 6:38 PM
  
Alf_3
No recuerdo si Santa Hildegarda u otra Doctora de la Iglesia, llamó la atención del Papa en turno, respecto a ciertas desviaciones presentes.
Si tal señora lo hizo y obtuvo resultados, aunque no seamos doctores de la Iglesia, creo algo sí podemos hacer. Y no me refiero a documentar casos legalmente, sino a presentar desviaciones doctrinales de diversos sacerdotes u obispos inclusive.
Desconozco las instancias en donde podrían presentarse dichos 'casos', pero ya se mencionaron posibilidades en los comentarios.
Si la 'caritativa reprensión' es loable, esto se vuelve casi obligatorio y está planteado en algún Evangelio.
05/09/13 6:46 PM
  
Martin Ellingham
Se puede pedir que se inicie proceso a tenor del canon 1.371. También que se le suspenda en el ejercicio del ministerio docente. Lo más grave, objetivamente, es la promoción de la ordenación femenina. Dudo mucho de que se logre algún resultado.
Saludos.
05/09/13 8:36 PM
  
Néstor
La cuestión es: ¿la recolección de firmas para pedir la suspensión, por ejemplo, de la Hna. Forcades, contradice algún punto de la fe o de la moral católica? ¿Es o no el ejercicio de un derecho de los fieles? Si no lo es ¿los fieles no tienen derecho de expresarse de ese modo?

Saludos cordiales.
06/09/13 3:09 PM
  
Pato Acevedo
@ Néstor: Nadie está diciendo que recolectar firmas sería contrario a la fe o la moral, desde luego que no lo sería. La cuestión es la eficacia, es decir, de qué sirve. Claro que si uno fuera santo y le mandara una carta al Papa, obtendría resultado sin dudarlo, pero mientras eso no pase...
06/09/13 4:55 PM
  
Martin Ellingham
¿La recolección de firmas para pedir la suspensión, por ejemplo, de la Hna. Forcades, contradice algún punto de la fe o de la moral católica?

No, en principio no la contradice, es lícita.

¿Es o no el ejercicio de un derecho de los fieles?

Sí, es ejercicio de un derecho de los fieles reconocido en el CIC.

Si no lo es ¿los fieles no tienen derecho de expresarse de ese modo?

Tienen derecho de expresarse de este modo. Pero lo mejor sería precisar el pedido: que se investigue si hay delito contra el Magisterio y se aplique una pena justa. La suspensión es sólo para clérigos, no para monjas.

Saludos.
06/09/13 5:08 PM
  
Néstor
Bien, en el tema de la eficacia, me gusta el refrán que dice que no hay peor trámite que el que no se hace. A ver, si estoy en una aldea que es atacada por los hunos (o por los otros) y tengo a mano una carretilla de piedras para descargárselas desde una altura, me parece que lo más práctico es intentarlo. Al menos, más práctico que no intentarlo pensando que a lo mejor no es eficaz. En estas cosas, me parece mejor comprobar la eficacia o no "post factum".

Además, dos cosas: 1) En el caso del "ciclo rosa", hubo eficacia pura y simple 2) Uno de los Obispos reconoció (y valoró implícitamente como positiva) la intervención de los laicos, Internet mediante, en el tema.

Saludos cordiales.
09/09/13 5:16 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.