El Jesús Histórico de Dale Martin

Debo admitir que cuando bajé el curso Introducción a la Literatura del Nuevo Testamento [en inglés] y empecé a escuchar las clases de Dale Martin, estaba nervioso.

Ahí estaba yo, un laico católico, con su fe de carbonero, de esa que cree en resurrecciones y caminatas por sobre las aguas, escuchando las clases de un Profesor de Estudios Religiosos de la Universidad de Yale, un académico de extenso curriculum, múltiples y prestigiosos premios, agnóstico y homosexual. No sé qué esperaba encontrar: tal vez discrepancias insolubles en los evangelios, referencias a documentos que mis profesores cristianos hubieran preferido ignorar, algún dato histórico que demostrara la falsedad de las escrituras cristianas, al menos una explicación fidedigna que respaldara la hipotética fuente Q ¡Algo!

En cambio, tenemos una clase entera dedicada a mostrar que el Nuevo Testamento no es históricamente confiable porque no se puede reconciliar las versiones de los Hechos de los Apóstoles y de Gálatas acerca de la separación entre San Pablo y Bernabé, o saber si luego de nacer NSJC, su familia volvió a Nazaret o huyó a Egipto.

Digo, si uno buscara una persona en condiciones de criticar con fundamento la religión cristiana, con conocimiento de sus fuentes y tradiciones, de modo de poder montar un argumento sólido, seguramente no podría escoger mejor que a un profesor agnóstico de la Universidad de Yale ¿no? Y si esa persona tuvieran un argumento fuerte para decir que el cristianismo es una farsa, lo expondrían abiertamente, en vez de estar apuntando a discrepancias menores que han estado ahí por dos mil años ¿no? Y sin embargo, nada de lo que dice Dale Martin es algo que uno no haya escuchado antes.

Por ejemplo, su clase acerca del Jesús Histórico.

Inicia planteando que Jesús Histórico no tiene ninguna relación con el Jesús de la fe, y lo que lleguemos a decir del primero no tiene por qué afectarnos espiritualmente. Pero eso no son más que tonterías, porque si Jesús fue un judío fanático más, lo mismo podríamos seguirlo a él que a cualquier otro (si me preguntan, mejor ser discípulo de un filósofo griego). Por supuesto que conocer al Jesús Histórico es relevante, porque el cristianismo, o es una religión histórica o es un gran fraude.

Luego explica que los eventos históricos, por estar en el pasado, están completamente fuera de nuestro alcance, y sólo podemos acceder a los documentos que dan cuenta de ellos, y con esta salvedad, esto es lo que podemos saber de Jesús, con la certeza que nos puede entregar la historia:

Que Jesús existió: Gracias, ahora puedo tratar de locos a todos los que lo niegan, con respaldo histórico y académico.

Que el letrero sobre su cruz decía “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos": ¿Les parece poco? Implica que NSJC fue crucificado, de lo que se sigue que su muerte fue ordenada por la autoridad romana, y que el cargo en su contra era de sedición, porque al menos una parte importante creía que era el Mesías.

Que fue bautizado por Juan Bautista: Dale Martin sostiene que Jesús era un profeta apocalíptico, porque era discípulo de Juan y porque su predicación se inicia y termina con eventos relacionados con la profecía mesiánica de los judíos. Podemos estar completamente de acuerdo en esto, si entendemos por “profeta apocalíptico” que Jesús anunció el fin de la Antigua Alianza y el inicio de una Nueva Alianza que se extendería a todos los pueblos

Que el encuentro con el joven rico ocurrió efectivamente: Esto es relevante porque demuestra que Jesús predicó en judea, que había gente que venía de lejos para hablar con él, y que lo consideraban un maestro. El profesor señala que este pasaje en particular de los evangelios es creíble, porque está referido en tres de ellos y en él Jesús parece negar que es Dios, lo que sería contario a la tendencia natural de los primeros cristianos, por lo que el episodio debió haber ocurrido realmente, o no lo habrían incluido en los evangelios. Es graciosa esta explicación, porque, como veíamos hace poco, precisamente en este encuentro NSJC afirma Su divinidad.

Que la prohibición absoluta del divorcio es doctrina original de Jesús: En otra parte de la misma clase, sostiene que el mensaje original de Jesús apuntaba liberalizar las leyes rituales del judaísmo y no discriminar a las mujeres y a los gentiles, pero eso se contradice con el mayor rigorismo que implica prohibir el divorcio.

Que escogió a 12 de sus seguidores para forma parte de su círculo interno, en referencia a las doce tribus de Israel: Ahí lo tienen, demostrado por lo mejor y más objetivo de la disciplina histórica, que Jesús fundó una comunidad en preparación para el enorme cambio que Él, como “profeta apocalíptico", anunció para la religión del judaísmo.

Yo quedé sorprendido por la imagen de este “Jesús Histórico” que propone Dale Martin, porque en nada contradice lo que la Iglesia dice de NSJC. Claro, el profesor dirá que todo lo que la religión cristiana afirma, más allá de estos 5 ó 6 puntos, es extremadamente dudoso y poco confiable, y ahí se incluye la resurrección, los milagros, sus declaraciones de divinidad, la misión de Pedro, y las recomendaciones acerca de la Iglesia. Gran parte de los evangelios serían, con una alta probabilidad, adiciones posteriores de cristianos que se apropiaron del prestigio de Cristo para insertar sus propias palabras e intereses en el evangelio.

El problema con esta explicación es que parte de una premisa y luego comienza a inventar entidades que le permiten encuadrar la evidencia con esa premisa.

Me explico, la premisa es que los milagros no ocurren, pero tenemos como evidencia que el evangelio según San Lucas relata varios milagros ¿Cómo cuadramos esa evidencia con la premisa materialista? Pues suponemos la existencia de un copista que introdujo los milagros en el texto ¿Y por qué alguien haría eso? Suponemos que tenía una “agenda” o intención de doctrinas religiosas que quería divulgar ¿A quién? Pues a una comunidad particular de cristianos, que compartía esas ideas, llamémosla “comunidad lucana". Ya tenemos tres supuestos, sin ninguna base histórica que las respalde en lo absoluto (¿Dónde vivió el copista mentiroso? ¿Qué opinaban los otros cristianos de él? ¿Qué quería ganar con su agenda? ¿Cómo fue recibida sus interpolaciones por la comunidad lucana? ¿por otras Iglesias? ¿Por qué esa comunidad se sentía atraída por Lucas y no por un apóstol?), todo para justificar unos milagritos de nada. Esa es una forma muy dogmática de plantear una teoría.

Otro ejemplo: La premisa es que el Jesús Histórico nunca tuvo en mente fundar una Iglesia, pero la evidencia en Mateo muestra a Jesús no sólo dando a Pedro las llaves, sino entregando instrucciones acerca de su gobierno ¿Cómo resolvemos esta contradicción? Fácil, nuevamente invitamos a nuestros tres amigos imaginarios: copistas, agenda, comunidad mateana. Versátil ¿no? Claro, la evidencia histórica todavía amonta a un descomunal cero, pero no dejemos que eso nos haga dudar de nuestras premisas.

Ahora que lo pienso, creo que esperaba encontrar en el curso del profesor Martin alguna evidencia que respaldara todas esas premisas (Jesús no hizo milagros, no quiso fundar una Iglesia) de las que hacen gala los teólogos disidentes y que son incompatibles con el cristianismo. Pero no hay nada de eso, la explicación más simple y natural sigue siendo la tradicional, y toda la teología progresista sigue sonando como una excusa para no tomar en serio la persona de NSJC y sus palabras.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

22 comentarios

  
Hesse
Querido Bloger, intenté escuchar algunas de las clases de Martin, haciedo click en el link. Se abre una página con las 26 clases, y al pinchar sobre cualquiera de ellas, me redirige para descargar un ITUNE. Por favor, dime, cómo hago para poder escucharlas. Gracias!!
26/11/11 6:48 PM
  
Pato Acevedo
@ Hesse: Yo la bajé en itunes, y al parecer es la única forma de acceder al archivo, lamentablemente.
26/11/11 8:13 PM
  
Simpson
Lo que une a todos estos teologetas es que no creen en el Espíritu Santo. Quizás hasta lo acepten teóricamente, pero lo imaginan en el séptimo cielo mientras el mundo rueda a su aire. Lo que no está escrito en los evangelios, o las claves para la interpretación correcta de los pasajes complejos nos han llegado a través de la tradición. Y el Espíritu Santo es quie ha velado y vela para que no saquemos conclusiones erróneas.

Los que solo confían en su soberbia inteligencia se quedan a oscuras: andan errados (sin hache?) y les parece complicadísimo lo que cualquier viejita entiende perfectamente por la fe.
27/11/11 12:27 AM
  
JC
Primero, lo de que es homosexual te lo podias haber ahorrado, para no condicionarnos la lectura del post
A Simpson le diria que el E Santo sigue soplando como dice, no veo qque problema hay, en la tradicion habia cosas que no eran y se ve que el espiritu sopla fuerte para cambiarlas, todas las epocas de la iglesia han tenido sus santos y profetas y no veo porque en este tiempo no los pueda haber. creo que hay mucho de postura farisea como en tiempos de nuestro señor
27/11/11 1:23 AM
  
Pato Acevedo
@ JC: Lo de ser homosexual, lo pensé, pero luego decidí ponerlo porque el mismo profesor Martin lo menciona un par de veces en sus clases y sirve para destacar que en ningún caso tiene una opinión favorable al cristianismo tradicional. Si ese dato te condiciona la lectura del post... no sé como podría ayudar.
27/11/11 1:36 AM
  
Ramontxu
Hace bien el autor en advertir que no tiene instrucción formal en relación con los temas que trata. Es evidente que, historiador, no es.

Desde el punto de vista histórico, que es el punto de vista de Dale Martin, las cuatro o cinco cosas que menciona son todo lo que se puede afirmar sobre Jesús. Lo dicen todos los estudiosos del tema, cristianos o no, homosexuales o no.

Ningún texto escrito hace 2.000 años se puede interpretar en clave literal. Afirmar, como hace el Sr. Acevedo en repetidas ocasiones, que el hecho de que algo esté relatado en el Nuevo Testamento es "evidencia" de que sucedió literalmente es, desde el punto de vista histórico, absolutamente ridículo.

Cada uno es libre de "creer" lo que quiera, pero si se pretenden desmentir las afirmaciones de un científico, hay que hacerlo con un método científico.
27/11/11 1:32 PM
  
Pato Acevedo
@ Ramontxu: Como no soy historiador, déjame hacerte una pregunta: La disciplina histórica ¿tiene por dogma o premisa que los milagros no ocurren?

Si la respuesta es "no", entonces no veo inconveniente en que se dé el mismo crédito a los evangelios cuando describen la crucifcción, que cuando hablan de la multiplicación de los panes; Si la respuesta es "sí", ¿de dónde proviene ese dogma? ciertamente no de la experiencia, que nos muestra múltiples milagros cada día.
27/11/11 4:25 PM
  
Simpson
@JC
Claro que sigue habiendo santos y profetas! La Iglesia desde Pentecostés está guiada por el Espíritu (con mayúscula) Santo. Por eso creemos que en materias fundamentales no puede haber giros de 180 grados. Hay nuevas luces y profundizaciones en la doctrina y limpiezas de mal comportamiento de algunos, pero no vale el "todos los anteriores a mi estaban equivocados". eso es atentar contra el mismo Espíritu.

Y los Evangelios fueron escritos para nuestra edificación, no para nuestra confusión.
27/11/11 4:42 PM
  
Ramontxu
No, Pato (¿puedo tutearte?), la disciplina histórica no tiene ningún dogma y tampoco tiene nada que comentar sobre los milagros, aparte de que no encuentra ningún indicio de que, históricamente, hayan sucedido.

Lo que la historia dice es que podemos saber muy pocas cosas sobre Jesús (las que tu has mencionado citando a Martin). El resto, milagros y resurrección incluidos, pertenece al ámbito de la fe.

Dar más crédito a unas cosas que a otras en el mismo escrito es lo habitual en la investigación histórica y las razones son las que tu has comentado: si un hecho es citado por varias fuentes independientes, tiene más posibilidades de ser cierto, si una fuente cita un hecho contrario a sus intereses, tiene más posibilidades de ser cierto... etc.

Y nunca se debe olvidar que los evangelios, aunque hablan de una persona que realmente existió, no son recuentos históricos (el concepto de recuento histórico no existía en esa época), sino textos didácticos. Martin ya te explicó que los evangelios tratan de transmitir la fe, no de dar un recuento histórico. Leer la Biblia como si fuera un libro de historia contemporáneo es una gran equivocación.
27/11/11 5:20 PM
  
Leo
Sr. Acevedo a algún comentarista se le olvida lo que Jesús dijo, que la verdad de nuestra fe fue dada a los pequeños y simples y no a los doctos y sabios de este mundo. Por lo tanto que Dios nos libre de doctos empapelados de títulos académicos y carentes de fe.
Me gusta la frase del sr. Simpson: "les parece complicadísimo lo que cualquier viejita entiende perfectamente por la fe", excelentemente resumido el ateismo.
Un saludo.
27/11/11 8:26 PM
  
percival
J. Jeremias, protestante luterano, para más señas, y muchos como él (hasta Bultmann, inclusive, que es el que señala más fuertemente la irrelevancia del Jesús de la historia para el Cristo de la fe) tienen pruebas más abundantes y sólidas de la historicidad de los Evangelios, que este profesor. Y propuestas varias décadas antes. Escuchar lo que dice este "histórico" es oír menos de lo mismo. Y por lo tanto una solemne pérdida de tiempo.
Jeremias, que en el fondo sí cree, señala sin embargo un dato literario, no precisamente "dogmático", por el que no se pueden separar los testimonios milagrosos, la moral de Jesús y los datos escuetamente históricos, sin desgarrar y destrozar el Evangelio. O resumiendo: sin milagros, la historicidad del evangelio también se diluye. No sólo su relevancia para la fe.
Ramontxu conoce poco de la hermenéutica histórica de los Evangelios. Y su rigurosidad. Pero el deconocimiento abruamdor en un "historiador" como Dale Martin es francamente escandaloso.
Y al final, con respeto hacia Ramontxu, no responde bien a la pregunta de Patoace, que propuso un dilema muy nítido. La respuesta, por mi parte, es sí: existe un dogma no en la ciencia histórica, pero sí en muchos historiadores: no existe lo sobrenatural.
Y sin embargo este dogma no es "científico", no viene de la experiencia, no procede de la historia. Es... "filosófico". Dogma, en fin, por su pretensión de uso traspuesto automáticamente al terreno científico. Algunos dirían "ideología", usando otro lenguaje.
28/11/11 12:34 AM
  
Pato Acevedo
@ Ramontxu: ¡Claro que puedes tutearme!

Tengo muy claro que los evangelios no son crónicas, no sólo porque sería anacrónico, sino además porque, si así fuera, no tendría sentido tener cuatro de ellos. Más que didácticos, yo diría que los evangelios son textos litúrgicos, es decir destinados a ser usados en la liturgia; pero, como dices, al mismo tiempo de expresar la fe, hacen referencia a personas, lugares y eventos reales, no solamente ejemplares.

Ahora bien, si la historia no tiene un dogma contra los milagros, entonces no hay problema en que, con la evidencia adecuada, la historia pueda decir "sí, aquí ocurrió un milagro".

Cuando se dice "le creo a Juan cuando afirma que Jesús se bautizó en el Jordán, pero no cuando afirma que Jesús resucitó en Jerusalén", hay que tener alguna razón para hacer esa diferencia, y no simplemente "los milagros son imposibles".
28/11/11 2:01 AM
  
Ramontxu
Pato,
Los milagros caen fuera del ámbito de la ciencia. Un milagro es una intervención del mundo sobrenatural en el mundo natural y la ciencia sólo estudia el mundo natural. Para la ciencia, la frase "si, aquí ocurrió un milagro", no tiene ningún sentido, no quiere decir nada. Igual que su contraria, por cierto: "no, aquí no ocurrió un milagro".

Si la ciencia se topa con un hecho para el que no tiene explicación, dirá que no encuentra la explicación, pero no puede proponer la hipótesis de que se ha dado una intervención sobrenatural, porque eso no le corresponde a la ciencia. A la ciencia le corresponde seguir buscando una explicación natural hasta que la encuentre.

En cualquier caso, ¿qué necesidad tienes de que alguien demuestre científicamente la realidad de los milagros? ¿No es suficiente con la fe?
28/11/11 10:07 AM
  
Luis Fernando
Iba a decir en qué universidad católica podría dar clase ese señor sin que pasara nada... pero mejor me callo.
28/11/11 12:25 PM
  
Luis Fernando
Iba a decir también en qué editorial católica le publicarían con gusto ese material... pero me vuelvo a callar.
28/11/11 12:26 PM
  
Luis López
Ma parece más milagro la difusión del cristianismo -fundado en un judío condenado por Roma y por su pueblo, e iniciado por unos pescadores acobardados y de pocas luces-, que el hecho único de la resurrección real de Cristo. Basta leer con un poco de intuición los Evangelios -Marcos sobre todo- para darse cuenta de la imposibilidad de que esos doce pudieran hacer lo que hicieron. Ni tenían nivel, y sobre todo estaban, tras la ejecución de Jesús, absolutamente aterrados. Pero algo fuera de lo común hizo el milagro.

Sin el hecho, en teoría imposible, de la resurrección no puede explicarse el hecho histórico de la difusión del cristianismo (desde sus orígenes). Es sólo la fe de los discípulos en la realidad de la resurrección de Jesús quien lo logra.

Para mí no cabe otra explicación satisfactoria.
28/11/11 7:55 PM
  
Pato Acevedo
@ Ramontxu: Estoy de acuerdo en que los milagros caen fuera del ámbito de la ciencia, pero me parece que la historia, por no poder replicar sus métodos, no es una ciencia como las demás. Yo prefiero hablar de la disciplina histórica.

Si la historia se encuentra con un fenómeno que no tiene explicación histórica, puede limitarse a decir "aquí hay un fenómeno histórico sin explicación", pero si se encuentra con un hecho que no tiene explicación ni siquiera física, la física debería decir "esto no tiene explicación", y la historia puede decir "esto es un milagro".

La necesidad de la realidad del milagro proviene de la naturaleza del cristianismo, que enseña: "Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe" (1Cor 15,22). Es decir, el milagro demuestra y antecede a la fe, y si el milagro no existió, entonces más vale dejar de ser cristiano. Tal vez otras religiones sigan a su maestro porque les parece que sus doctrinas son superiores, los cristianos seguimos a NSJC porque Él es Dios, y eso se demuestra con milagros.
28/11/11 10:31 PM
  
Juan Carlos
Dirán los críticos que entonces esos supuestos testigos deben estar mintiendo ventajosamente. Pues bien, estos testigos, convertidos así por arte de birlibirloque en “fabuladores”, no podían haberse agenciado unos materiales mas inútiles para sus invenciones de resucitados(cosa que desde luego no hace ningún fabulador si de él depende). Según algunos, no estarán interpretando fabulosamente un acontecimiento,un hecho,una palabra,un gesto o una actitud, sino que fabulosamente “interpretaran” un vacío. Pero si vamos a levantar fabulosamente a alguien de entre los muertos para enaltecerlo,no como líder de un grupo marginal ,sino como símbolo señero o guía para la humanidad, lo menos que podía esperarse es que nuestra fantasía acabe previamente con la vida de alguien que afirma ideales “razonables” de moralidad o santidad, y no de quien se escuchan al respecto palabras desconcertantes para sus oyentes (incluidos sus seguidores) y hasta irritantes para mucha gente autoconsiderada como de “buenas costumbres”. Ya entrados en resucitaciones mentirosas, pediríamos a nuestra imaginación que levantara de su tumba a un personaje cuya trayectoria exaltara por lo menos la recompensa material de los nobles afanes del hombre, y no a un pobre artesano convertido luego voluntaria y gustosamente en un “pregonero trashumante” sin más apegos materiales. Si vamos a resucitar a un líder mesiánico, o a un luchador por la causa de los oprimidos, pensaríamos en desempolvar a alguien que al menos se hubiera interesado en participar en el ejercicio de los poderes públicos o en la acción social organizada , y no al “políticamente incorrecto”. No resucitaríamos a alguien cuya obra “externa” fue intrascendente. No resucitaríamos a un “poder crucificado” del cual, lo único que podemos saber de antemano, es que resulta “escándalo para los judíos y necedad para los griegos”. Por la predicación primitiva, nos enteraremos de lo mucho que efectivamente les costaría a los misioneros explicar por medio del AT este fracaso y la actitud de la gente. Nada más en contradicción con un imaginario “marketing del siervo sufriente”. Y nada mas contradictorio que tal “marketing”, por el que habrían de realizarse grandes renuncias, en un mundo pagano en el que, desde la gente del pueblo a las mas altas autoridades, con gusto emprenderían una gira para venerar a Apolo en Delos, reconstruir el templo de Atergatis en Siria y afiliarse en Esmirna a una secta egipcia.

Pero aun así , hay quien, increíblemente, sostiene que estos ilusos, sin precedente y conscientes de que estaban mintiendo , afirmarian la resurrección de Jesús, ¡y por ella soportarían persecución, vejación y en muchos casos muerte!. Notese claramente que los primerísimos de entre estos personajes tendrían que estar creyendo, contra viento y marea, no en una resurrección basada en evidencias o noticias mas o menos cercanas o lejanas, ni mas o menos veladas o claras,ni mas o menos probables o improbables para ellos, sino en una resurrección construida sin motivo con total deliberación y descaro por ellos mismos de la nada!!!,con todos los absurdos inconvenientes y riesgos en que incurrirían, no sólo como se ya se señaló para divulgar la farsa, : fabricación de pruebas (un sepulcro vacío,compra de testigos -que en el caso de las mujeres, estaban bastante descalificados para la mentalidad de aquellos tiempos- , eliminación o soborno de delatores (paganos y judíos),etc,etc...No cabe duda que quienes se hubieran inventado tal cuentazo con la pretensión de que pasara como incuestionable realidad,si efectivamente lo hubieran inventado, habrían sido los deificados, y no su redivivo héroe de fábula...
29/11/11 2:21 AM
  
PEDRO
"En aquel momento se lleno de gozo en el Espíritu Santo y Jesús dijo:Yo te bendigo, Padre. Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las revelado a ingenuos"...Lc10,21.

"Entonces se levantó en el Sanedrín un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley...,y les dijo: mirad lo que hacéis con estos hombres (los apóstoles y discípulos de Jesús)...desentendeos de estos hombres y dejadlos. Porque si este plan es obra de los hombres fracasará, pero si es de Dios no consigueréis destruirlos. No se que os encontréis luchando con el mismo Dios" Hch.5,34-39
29/11/11 1:39 PM
  
Javier Almenar
Ramontxu, negar la historicidad de la Resurección y la autoconciencia de Jesucristo, como verdadero Dios y verdadero Hombre, acaba creando un misterio más incomprensible que aquel que se pretende negar. Decía Louis Pasteur que el último paso de la rázón es aceptar que en ella hay un Misterio que la supera. Los materialistas, por no querer aceptar el Misterio acabais angostando e inutilizando la propia razón.
12/12/11 3:23 PM
  
Claudio-Argentina
DENZINGER -1951-Todos los libros que la Iglesia recibe como sagrados y canónicos, han sido escritos íntegramente, en todas sus partes, por dictado del Espíritu Santo, y tan lejos está que la divina inspiración pueda contener error alguno, que ella de suyo no sólo excluye todo error, sino que los excluye y rechaza tan necesariamente como necesario es que Dios, Verdad suprema, no sea autor de error alguno.

Si los milagros son "cuentitos edificantes", y nos pintan el Cristo de la Fe y no al Cristo histórico, los Evangelios contienen errores(no transmiten la verdad).

Un libro histórico -como son los evangelios- merece credibilidad cuando reúne tres condiciones básicas: ser auténtico, verídico e íntegro. Es decir, cuando el libro fue escrito en la época y por el autor que se le atribuye (autenticidad), cuando el autor del libro conoció los sucesos que refiere y no quiere engañar a sus lectores (veracidad), y, por último, cuando ha llegado hasta nosotros sin alteración sustancial (integridad).

Los Evangelios reunen estas tres condiciones.

Por lo tanto, los milagros relatados en los Evangelios son históricos.

12/01/12 1:05 AM
  
Pato Acevedo
@ Claudio-Argentina: O, como dijo el Concilio Vaticano II:

"Todo lo que los autores inspirados o hagiógrafos afirman, debe tenerse como afirmado por el Espíritu Santo, hay que confesar que los libros de la Escritura enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación" (Dei Verbum 11)
12/01/12 2:58 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.