La Iglesia prohíbe impedir la procreación, como medio o como fin

Sirva el título de esta entrada a modo de desagravio a los hermanos que se pueden haber escandalizado por el de una anterior. Y para los que no estén aburridos de los debates acerca del condón, Kewois comenta:

Pato: A ver si entiendes. Aparentemente la iglesia dice que se puede usar el condón con otros fines que el de no procrear como se ve en el propio ejemplo dado por el Papa.
Yo entiendo que para sus creencias no se puede usar métodos que dificulten o impidan procreación. Estamos viendo en que otros casos se puede usar.

Correcto, y yo te admito que el condón puede usarse, por ejemplo, para cubrir la sonda durante una ecografía transvaginal. Pero nunca puede usarse en un acto conyugal, ni para impedir la procreación, ni como medio para otro fin (por ejemplo, impedir el contagio de una enfermedad), porque la relación entre los esposos siempre tiene una faz unitiva y otra procreativa que no se puede separar.

Consderemos un caso menos extremo al de tu ejemplo (mujer histerectomizada, esposo sin testículos), y mucho más frecuente: el de una relación sexual que tiene lugar cuando la mujer está menstruando, en que la concepción es biológicamente imposible y alguien podría estimar que existen razones de higiene para usar un condón. La respuesta de la moral católica (al menos la ortodoxa) es la misma: no importa sólo el resultado efectivo, es decir, si se impide o no la procreación, desde la perspectiva de la voluntad de los esposos, el acto sexual debe siempre conservar su dimensión unitiva y procreativa, aunque alguna de ellas se vea impedida por otras circunstancias (incluso tan comunes como los ciclos naturales de la reproducción humana).

Luego, Kewois agrega:

Si [usar condón] es malo e ineficaz ¿por que dices que impide la procreación?????

Es moralmente malo, porque usarlo no se conforma con la voluntad de Dios para el acto sexual. Recuerda que el mal moral en un sentido propio, no se predica ni de las personas ni de las cosas, sino de los actos, y de los actos propiamente humanos, es decir aquellos ejecutados con conocimiento y voluntad.

Es ineficaz, porque incluso desde un punto de vista de su propia naturaleza, no cumple la finalidad que persigue (impedir el embarazo y evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual), con un nivel de seguridad aceptable comparado con otras actividades riesgosas. Por ejemplo, si hubiera un medio de transporte que provocara la muerte de 1 de cada 20 pasajeros que lo utiliza, hace tiempo que se habría declarado ilegal su uso. Si una marca de frenos anunciara “Le aseguramos una respuesta oportuna y segura en el 95% de sus viajes” ¿Sería razonable que el Estado respaldara esa marca como la única solución para las carreteras?

Que algo sea ineficaz, no significa que sea completamente inútil. El usar condón efectivamente disminuye la probabilidad de embarazos y contagio de VIH, pero está lejos de ser perfecto como solución, sobre todo cuando la enfermedad contra la que se prescribe es una enfermedad mortal.

En la misma entrada Roi se pregunta:

Y sobre todo,¿a qué viene intentar torpedear el acceso o la legislación a y sobre métodos anticonceptivos y/o profilácticos,como siempre hace la ICAR? La legislación afecta a todos los españoles, y si éstos son católicos,no tienen más que no hacer usa de ellos.

Concedamos que, efectivamente, no es propio de la Iglesia proponer soluciones concretas para los problemas de salud pública, esos asuntos pertenecer al ámbito legítimo de la autoridad pública.

Pero por otro lado, la Iglesia, goza de la libertad religiosa para advertir a todos, feligreses suyos o no, acerca de las implicancias morales de los actos que ejecutan, y de las politicas que el Estado emprende. Desde este punto de vista, es indiferente si el Estado, por ejemplo, promueve el uso del condón o tortura a los oponentes políticos, la Iglesia tiene el deber de alzar su voz para denunciar la inmoralidad de esos actos.

Que la Iglesia no haya cumplido con ese deber antes, cuando “los del otro lado” estaban en el gobierno, no la exime ni la debe acallar para cumplirlo ahora.

Por su parte, los miembros de la Iglesia tienen la libertad, como ciudadanos que gozan de libertad de expresión y derechos políticos, y el deber, como cristianos, de participar en el proceso de formación de las leyes de la república, para que estas acojan y protejan principios comptaibles con la ética cristiana.

No hay razón alguna por la que una ley “neutral” sea intrínsecamente superior a una que exprese valores cristianos, porque esa neutralidad nunca es tal, toda ley ampara o rechaza ciertos principios, y los cristianos estamos convencidos que los nuestros son los mejores, no sólo para nosotros, sino para toda la comunidad.

Desde luego, ello no implica codificar todas nuestras normas morales, pues el propio cristianismo es el principal impulsor histórico de los límites a la acción del Estado, y uno de esos principios de los que venimos hablando es precisamente nuestra preciada separación de Iglesia y Estado.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda
Haz click aquí

45 comentarios

  
luis
Al fin se focaliza el acto moral en su "objeto", que no se reduce ni a la intención ni a las consecuencias del mismo, ni a una consideración meramente mecanicista como dicen los progres.

Efectivamente, frustrar el acto sexual por medio de un preservativo, aunque la pareja sea estéril, es moralmente malo, como mala es la sodomía aunque la pareja tambien sea estéril. Y ello porque la relación sexual, mediada por la dichosa gomita, no es un acto sexual natural y completo, conforme la naturaleza. Del mismo modo que la fertilizaciòn extrauterina tampoco es un acto sexual conforme el orden natural, aunque sea fecunda.

En cuanto a las razones de eficacia, creo que hay que ser cautos y distinguirlas bien de la problemática moral, porque si mañana inventan un preservativo 100 % seguro la moral no cambia en lo mas mínimo. Lo mismo que la tolerancia que la Iglesia pueda ejercer respecto de las políticas sanitarias, eso es un tema a discutir. Son dos órdenes distantes y distintos. Lo que no se puede hacer, definitivamente, es llamar bien al mal.
01/12/10 3:20 PM
  
luis
Y por cierto, no es que la Iglesia, como dice el título, "prohíba impedir la procreación". Hay que dejar de lado este lenguaje voluntarista-nominalista que tanto daño hace, y comenzar a hacer docencia entre católicos de sesgo progre o de sesgo neocon, afectados por igual por el voluntarismo.

Lo que prohibe impedir la procreación es el orden natural, la Iglesia se limita a declarar lo que está bien conforme al orden natural. Ni la Iglesia ni el Papa tienen poder sobre el orden moral, no pueden ni establecerlo ni modificarlo, como dice el Beato Newman en su Carta al Duque de Norfolk.
01/12/10 3:49 PM
  
Ano-nimo
Luis:

No es por tocar las narices (o quizás sí, quien sabe), pero el ser humano es especialista en transgredir el orden natural, y en no sujetarse a el. Una de las máximas aspiraciones del hombre, y que le ha permitido llegar a donde está hoy (aunque sea para mal) es precisamente el deseo de dominar la naturaleza, no ser dominado por ella, no estar bajo sus dictados, así que quizás lo deseable no es que se trate de que sea conforme a la naturaleza, sino conforme a la razón (que es lo propio del ser humano).

(No me he vuelto progre, es que ya sabes que cuando el diablo no tiene nada mejor que hacer, mata moscas con el rabo ;)).

Un cordial slaudo.
01/12/10 4:13 PM
  
luis
Estimada Ana Ms, efectivamente, la naturaleza del hombre es naturaleza racional. Justamente por eso, participa del orden natural en forma racional, descubriendo la razón divina inmanente en la naturaleza, lo que llamamos, en forma precisa la ley natural: "participación de la ley eterna en la criatura racional", como la llamo San Agustín.
01/12/10 4:18 PM
  
luis
En ese orden, te sugiero la Summa, tratado de la ley, específicamente esta quaestio:

http://hjg.com.ar/sumat/b/c91.html#a2
01/12/10 4:24 PM
  
Martin Ellingham
Conviene aclarar lo siguiente: no es que el uso del preservativo confiera al acto sexual una nueva y distinta gravedad moral por la mera interposición física del instrumento, es decir, por un mero contacto físico del preservativo con los órganos sexuales, como si fuese un objeto impuro, contaminante, sino que la mayor maldad moral está en que su uso impide la fecundación. El desorden está en que la voluntad quiere objetivamente, como medio o como fin, hacer infecundo un acto sexual; es decir, hay una voluntad anti-procreativa, que no es lo mismo que la voluntad no-procreativa presente en el ejercicio de la continencia períodica durante el período genésico.

Por ello se ha considerado lícito el uso de un condón perforado durante el acto sexual conyugal, para colectar una muestra de semen para un análisis médico, ya que por efecto de la perforación, no se disocia el fin procreativo del unitivo.

Saludos.
01/12/10 4:29 PM
  
Ano-nimo
Luis:

Que yo estoy de acuerdo, pero ¿como se puede convencer a un ateo de eso?. Por ahí van los tiros.

Un cordial saludo.

PD Gracias por el link.
01/12/10 4:29 PM
  
Kewois
Hola Pato:

Creo que has dejado bien claro el punto de vista de muchos católicos.

No es que lo comparta ni mucho menos.

Dudo que puedas convencer a muchos que ni aún en caso de esterilidad. No es un argumento es una declaración absoluta "no se debe usar JAMAS bajo ninguna circunstancia nada que pudiere impedir la procreación aunque está no sea posible"

Los judiós ortodoxos y los musulmanes creen que el cerdo es un animal abominable. La biblia lo dice.
Nosotros no le hacemos caso.

Pero al igual que con respecto al condón no es posible la discusión.Es una pauta moral católica.

Coincido que el preservativo no puede ser la UNICA opción para detener las enfermedades de trasmisión sexual pero en MI opinión y experiencia así como la mayoría de los estudios médicos indican que ayuda a evitar los contagios.

Ana MS

> ¿como se puede convencer a un ateo de eso?.

Puedes intentar.
Pero primero convence a los miles de católicos que si usan preservativo u otros medios de anticoncepción, a los protestantes a los judíos tienes la ventaja que ellos si creen en Dios. Es un punto de partida.

Kewois
01/12/10 5:43 PM
  
Lucas
Sin embargo, la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió la siguiente respuesta en 1984 a una consulta sobre la licitud de un acto conyugal realizado con preservativo perforado para recoger semen destinado a análisis médico; dicha respuesta señala que esa técnica

“es lícita desde el punto de vista moral. Presupone, en realidad, un verdadero y propio acto conyugal. Obviamente se presupone también que exista una real posibilidad de inseminación; pero a este respecto el juicio corresponde a su ciencia y conocimiento investigador (del médico que hace la consulta), y no a la autoridad de la Iglesia”.

Fue firmada por el Prefecto del Dicasterio, aunque la respuesta no ha sido publicada oficialmente.

01/12/10 6:08 PM
  
Lucas
Acabo de ver que Martin Elligham se había referido ya a esto. Mis disculpas.
01/12/10 6:09 PM
  
Luis Manuel
Ana_MS

¿Y por qué esa obsesión con convencer a todos los que no piensan como uno? Un ateo participa de la ley natural tanto como tú y como yo, y el juicio de su conciencia es igual para ellos que para nosotros. No se trata de convencer a nadie.

Por lo demás, se trata de la conversión que es obrada por la gracia, no por argumentos. Debemos invocarla en la oración, y rogar porque los pastores de la Iglesia, los únicos con poder para predicar eficazmente la gracia, vuelvan a ser lo que deben ser, y no funcionarios.
02/12/10 8:41 AM
  
Jacintonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
Luis Manuel: El mandato de predicar la Palabra de Dios la tenemos todos los cristianos, y la obligación directa, todos los que tengan el carisma para ello, (carisma en el sentido paulino, no en el significado mundano actual de ‘persona simpática’)

Entre los que tienen ese carisma se encuentran –se supone- , los pastores de la Iglesia, pues ellos tienen el mandato «especial» de predicar, pero no los únicos. A una sana laicidad también le alcanza la misión de predicar la Palabra de Dios.

Todos debemos ser evangelizadores según nuestras fuerzas, incluso con razonamientos si nos sentimos capaces de ello, no sólo con la oración y el ejemplo. ¿Cómo van a razonar los incrédulos, delante de los que están buscando la verdad, y nosotros a quedarnos con los brazos cruzados? Por supuesto que nuestras palabras han de ir acompañadas del buen ejemplo y de la oración, pero eso es otra cuestión.

Me remito a la primera carta de San Pablo a los Corintios en su Cap. 12.

Si tenemos estos carismas para servicio de la Iglesia, y la Iglesia, por su caridad, debe ser servidora de todos los hombres, resulta que los mismos carismas han de repercutir en servicio de todas las gentes.
02/12/10 3:31 PM
  
Pato Acevedo
Je, je, parece que todavía había mucha gente que quería seguir conversando acerca de los preservativos.

@ luis: Pensé poner un párrafo acerca de lo que pasaría si el condón fuera eficaz, gracias por corregir mi omisión.

La insistencia en el condón, a pesar de sus peligros, me demuestra que no les interesa la salud, sólo les interesa que el VIH no amenace su estilo de vida.

@ Martin & Lucas: Había escuchado el caso del condón perforado como una posición aceptable entre los especialistas, pero no sabía de un pronunciamiento de la CDF. ¿No tendrían por casualidad un enlace?

@ Ana_MS: Cada ateo elige en qué fundará su pensamiento, qué verdades serán inamovibles. Por eso cada uno es diferente y es muy difícil dar una receta. Yo he decidido limitarme a mostrar que el cristianismo es internamente coherente y ya verá Dios cuándo le convierte.

@ Kewois: no me pediste un argumento, me diste un caso y preguntaste cómo se resolvería... y yo te respondí. Esta respuesta se basa en (y el argumento de fondo es ) que la sexualidad humana tiene esa doble naturaleza, unitivo y procreativo.

No espero que un ateo materialista se convenza, porque le falta la base común para ver que las cosas tienen una naturaleza, sólo espero que reconozca que, dados los fundamentos (Dios existe, creó al hombre y es bueno) es lógico concluir como lo hace la Iglesia.
02/12/10 6:57 PM
  
Hermenegildo
Luis y Martin Ellingham: ¿por qué no cabe en este caso defender el uso del preservativo como mal menor?
Ya lo decía San Alfonso María de Ligorio: «Es lícito persuadir a uno que haga un mal menor si ya está determinado a cometer un mal mayor. Y la razón es que, quien tal aconseja no pretende un mal sino un bien, es decir, que se elija un mal menor».
03/12/10 12:58 AM
  
Hermenegildo
El mal menor sería la sola anticoncepción frente al mal mayor de la anticoncepción unida al contagio del SIDA.
03/12/10 1:16 AM
  
Hermenegildo
En mi comentario anterior, me refería a si la anticoncepción se puede considerar como mal menor o no frente al contagio del SIDA.
03/12/10 1:17 AM
  
Pato Acevedo
@ Hermenegildo: Si tu vecino golpea a su pareja y tú la ves salir cada día con el rostro lleno de moretones ¿Por qué no cabe defender que la golpee en lugares menos visibles, como un mal menor?

Seguramente no hay nada que puedas hacer para que deje de golpearla, pero al menos le evitarás a esa mujer la humillación de que todos la apunten con el dedo y sientan lástima de ella.

¿O estás a favor de humillar a las mujeres?
03/12/10 1:53 AM
  
Martin Ellingham
Hermenegildo:

Falla el supuesto: tiene que ser un mal menor real objetivo. Y la maldad de un un acto se juzga, primero por su objeto. No aplica el consejo de san Alfonso: sería aconsejar el mal mayor, para evitar consecuencias dañosas.

Saludos.

03/12/10 2:06 AM
  
Lazaro
Sinceramente, no veo ningún problema moral en utilizar el preservativo para evitar embarazos, siempre y cuando hablemos de su uso dnetro de un matrimonio. ¿No es el acto sexual una de las mayores expresiones de amor y entrega que existen? El problema aquí no tiene que ser discutir, el uso o no del preservativo dentro del matrimonio, lo cual es aceptado por una inmensa mayoría de católicos. Lo que habría que hablar es de la falta de fidelidad y compromiso en los matrimonios, la búsqueda del placer personal por encima de las necesidades de la pareja... Resumiendo, hay una banalización del sexo que me parece muy peligrosa. Eso es lo realmente grave.

¿Qué diferencia hay entre utilizar métodos naturales y un preservativo para evitar un embarazo? ¿No es el fin el mismo en ambos casos? Entiendo que desde la jerarquía el tema del condón haya que tratarlo con cautela y no se quiera dar la sensación de que permitiendo el condón se está banalizando el sexo.

Estoy convencido de que si por Benedicto XVI fuera, el preservativo sería aprobado por la Iglesia y creo que las declaraciones de su libro son un paso importante en esa dirección. Una pena que no hayan sentado bien sus palabras ni en sectores conservadores de la Iglesia ni en la izquierda pero aquellos que piensen que esto es o blanco o negro están muy equivocados.
03/12/10 12:22 PM
  
Martin Ellingham
Lázaro, la diferencia no está en el fin subjetivo sino en el objeto moral del acto. Objetivamente, el acto en el que se quiere destruir la fertilidad sexual como fin o como medio, hay una voluntad anti-procreativa. En cambio, cuando se recurre a la continencia periódica durante el período fecundo de la mujer, hay una abstención u omisión de un acto en sí mismo bueno; la voluntad es no-procreativa pero no anti-procreativa.

Algo semejante ocurre con el alimento. Objetivamente es un bien para el hombre alimentarse, y en determinadas circunstancias es un bien privarse de alimentos; es un desorden, en cambio, considerar el alimento un mal y destruirlo como consecuencia.

Por último, el bien o el mal no dependen de las encuestas, ni de lo que hace la mayoría. Si así fuera, en una sociedad mayoritariamente homicida sería lícito el asesinato.

Saludos.
03/12/10 1:47 PM
  
Martin Ellingham
Hacer un juicio sobre las intenciones subjetivas del Papa, en base a lo expresado en un libro-entrevista, es una temeridad.
03/12/10 1:48 PM
  
Martin Ellingham
Patoace:

No tengo el enlace al documento de la CDF. Durante décadas los especialistas en teología moral consideraron lícito el uso del condón perforado. Hace unos 20 años, un abogado se vio ante ese problema moral por defender a un acusado de violación.

Saludos.
03/12/10 1:53 PM
  
Lazaro
Hola Martin,
Gracias por contestar a mi mensaje.

Con el empleo del preservativo no estoy destruyendo nada, simplemente estoy impidiendo que ocurra. Por ponerte un ejemplo, al usar el preservativo no se destruye nada, como pasaría si tomaramos la pildora del día después, que es abortiva.

Alguien que utiliza métodos naturales, según tu teoría, estaría también quitando al acto sexual de su fin procreativo, ya que ha calculado los períodos fértiles y no estaría abierto a que decida Dios.

Resumiendo mi posición: El uso del preservativo va unido a libertad responsable y un acto sexual de amor y entrega, siempre teniendo que darse dentro del matrimonio.
03/12/10 4:14 PM
  
Martin Ellingham
Lázaro:

No, con el empleo del preservativo se destruye la fertilidad de un acto sexual pues impide la fecundación. Nunca dije que fuese abortivo, como es obvio.

Quien usa métodos naturales no destruye la fertilidad de un acto sexual pues no impide la fecundación. Si no se produce la concepción, ello se debe a factores naturales, y no a la intervención voluntaria del hombre.

Hay diferencia esencial entre realizar un acto infecundo y abstenerse de realizarlo, la misma que hay entre alimentarse y ayunar.

Saludos.
03/12/10 5:07 PM
  
Martin Ellingham
P.S.: en el caso del acto sexual durante el período infecundo, la infertilidad es natural,le viene dada a la mujer de acuerdo con su ciclo biológico. En el uso de condones o anticonceptivos, hay una deliberada y voluntaria intervención del ser humano para destruir la fertilidad de un acto sexual. La diferencia cualitativa existe, y la materia moral es grave.
03/12/10 5:10 PM
  
Hermenegildo
Patoace: la doctrina del mal menor no me la he inventado yo; es muy antigua, como muestran las palabras de San Alfonso María de Ligorio.
03/12/10 7:29 PM
  
Martin Ellingham
La "doctrina del mal menor" (denominación equívoca, pues en rigor se trata de una acción de doble efecto) requiere de acuerdo a la unanimidad de los moralistas católicos, y al Magisterio, al menos cuatro condiciones que no se presentan en el caso que aquí se menciona. Nunca puede hacerse un acto intrínsecamente malo (contraceptivo) para obtener un efecto bueno (impedir un posible contagio).

Saludos.
03/12/10 9:20 PM
  
Martin Ellingham
Tampoco está bien encuadrar la cuestión en el consejo: es lícito disuadir a quien está DETERMINADO a hacer un mal mayor, para que no lo haga en absoluto, o para que reduzca el mal.

Pero la fornicación simple es menos mala que la fornicación onanística o condonística; luego, la regla está mal aplicada, subvertida en el caso concreto, pues se aconseja que se haga un mal objetivamente más grave para evitar posibles consecuencias. Una vez más: LOS ACTOS MORALES SE ESPECIFICAN POR SU OBJETO; LAS CONSECUENCIAS SON CIRCUNSTANCIALES.

Es notable la manera en que el consecuencialismo moral ha dinamitado la objetividad de la moral católica.
03/12/10 9:40 PM
  
Hermenegildo
Martin: ¿cuáles son las cuatro condiciones necesarias para que se pueda optar por el mal menor?
04/12/10 12:01 AM
  
Martin Ellingham
A) ¿Cuáles son las condiciones para aplicar rectamente el «principio de doble efecto»?

«Las condiciones, casi unánimemente propuestas por los teólogos católicos, tienden a encauzar la aplicación del principio para no caer en aquello de "hacer cosas malas para que sobrevengan las buenas". Son las siguientes:

1) que la acción de la cual se trata sea buena en sí misma o, al menos, indiferente en abstracto; siempre será ilícito realizar un acto malo aunque el efecto derivado sea óptimo;

2) que el efecto malo no sea intentado de igual manera que el bueno, o, en otros términos, que el malo no sea también querido;

3) que el efecto bueno especifique la acción o, por lo menos, no dependa del malo como de su causa inmediata y necesaria pues, de lo contrario, el efecto malo se convertiría en un medio para conseguir el buenoy "el fin no justifica los medios"; debe darse simultaneidad entre ambos efectos;

4) que el daño producido por el efecto malo no supere el bien buscado con aquella acción o, dicho de otro modo, para permitir el efecto malo debe darse una causa proporcionalmente grave.

Cumplidas estas cuatro condiciones puede responderse afirmativamente a la pregunta del comienzo.» (Cfr. Basso, Domingo, OP. LOS FUNDAMENTOS DE LA MORAL. Educa. Bs. As., 1997. Página 147).

B) ¿Se puede aplicar el «principio de doble efecto» al acto heterosexual en que se emplea un condón para evitar el contagio venéreo?

La respuesta negativa se impone:

1) El uso del condón en un acto heterosexual es intrínsecamente malo, es decir, malo en sí mismo, por su objeto. Por más que el efecto derivado fuera óptimo (por ejemplo, evitar una explosión nuclear) jamás sería lícito poner un medio objetivamente malo (por ejemplo, decir una mentira oficiosa) para su obtención.

2) Con el uso del condón se quiere el efecto malo contraceptivo, puesto que el preservativo es un medio necesario -quien quiere el finis operis, quiere los medios necesarios para tal fin-, que mutila, de suyo, la dimensión procreativa del acto sexual.

3) El efecto malo (contraceptivo) es causa inmediata y necesaria del efecto bueno (prevención del contagio venéreo). No ocurriría esta derivación causal de los efectos, en cambio, si existiese un gel de uso íntimo, carente de efecto contraceptivo.

4) No hay causa proporcionadamente grave para permitir el efecto malo (contraceptivo). Porque el mal físico de la enfermedad, o de la muerte, no es propiamente un mal, que compense al verdadero mal, que es el pecado. Se olvida con frecuencia que todo ser humano, desde el instante de su concepción, posee una «sentencia de muerte» aunque de fecha incierta.
05/12/10 9:52 PM
  
Kewois
Hola:
Si el Sr. Martín habla de sus opiniones personales o extiende sus opiniones a los católicos pues no tengo más que respetarlas, en el mismo sentido que respeto que un musulmán crea que comer cerdo es un acto impuro y malo o un rabino crea que lo vuelve impuro tocar una mujer que menstrua.
Lo respeto como creencias religiosas no como hechos fácticos ya que el cerdo es un animal como cualquier otro animal y una mujer que menstrua no tiene nada de impuro.

Mi opinión es que el uso del condón de ninguna manera es algo malo.
Se que se debe educar para una sexualidad responsable ya que la sociedad actual banaliza la sexualidad.
Pero que se use el condón en el matrimonio o fuera de él no es algo malo es justamente un acto de responsabilidad. La pareja decide cuando intentar concebir y puede tener relaciones cuando quiera.
el acto sexual no es solo para procrear es parte de la vida y la felicidad humana.
Sería como decir que el único fin de comer es alimentarse y que solo debieramos ingerir alimentos sanos y soso sin dejarnos disfrutar de los placeres de la gastronomía.

Asimismo la opinión médica general y por experiencia propia, el condón es un metodo que REDUCE de manera significativa la posibilidad de contraer enfermedades de transmicion sexual. No es infalible, no es la única manera, pero es importante.


Yo personalmente he usado, uso y usaré condones y educare a mis hijos para que lo usen. Para que tengan una sexualidad responsable y valorizada tambien. De hecho casi todas las personas que conozco, muchos de ellos católicos lo usán y no lo consideran malo ni pecaminoso.

Incluso algunas parejas que al principio no lo usaban o se contentaban con los llamados métodos naturales, terminaron usando condones, DIU o pildoras.

Vuelvo a decir que respeto las opiniones del Sr.Martín y de los demás participantes en el sentido de que yo no lo obligaré a usar condón en tanto ustedes no me prohiban usarlo.

Saludos
Kewois
05/12/10 11:00 PM
  
Martin Ellingham
Es para Hermemegildo, que preguntó.

Saludos.
06/12/10 11:23 AM
  
Marta
Sólo una puntualización: que la pareja mantenga relaciones sexuales cuando la mujer tiene el periodo no impide la fecundación. Pregúntenle aun monitor del Método Billings (o cualquier otro método natural).

Por favor, ya que hablamos del tema, hablemos con propiedad...

Por otro lado, tenía entendido que la Iglesia lo condena como fin, pero no como medio. Si me tienen que medicar para un cáncer (pongamos) mediante una medicación que impide la ovulación, o realizarme una histerectomía por el mismo motivo, no es pecaminoso, ya que mi deseo es curarme, no impedir la procreación. En esos casos, impedir la procreación sería una consecuencia no deseada. De la misma manera entiendo que si mi marido tiene SIDA y estoy deseosa como nada en el mundo de concebir hijos pero no quiero contagiarle, no creo que pueda ser malo mantener relaciones con él con preservativo...
07/12/10 4:38 PM
  
Martin Ellingham
Marta:

Cualquier método natural se basa en la distinción de dos momentos biológicos en la mujer: 1) período agenésico; 2) período genésico o fecundo. Y todos implican la continencia durante el segundo.

En cuanto a los ejemplos que pone, hace una mala combinación del principio de doble efecto con el teleologismo. El efecto malo (contraceptivo) es causa inmediata y necesaria del efecto bueno (prevención del contagio venéreo). Y no se puede hacer el mal moral para obtener un bien.

Saludos.
07/12/10 6:01 PM
  
Johannes
Discrepo con un punto del artículo principal y con otro del comentario del 5/12 9:52 de Martin Ellingham.

Con respecto al artículo principal, la Iglesia condena (y cito Humanae Vitae) "toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, SE PROPONGA, como fin o como medio, hacer imposible la procreación". El propósito inmediato de la acción condenada debe ser impedir la procreación, lo cual puede ser un fin en sí mismo o un medio para otro fin.

Supongamos que la mujer está tomando una medicina destinada a curar o prevenir una enfermedad (a la que podría estar expuesta por un riesgo ambiental por ejemplo), y que esa medicina como efecto colateral suspende la ovulación. Claramente la ingesta de esa medicina está haciendo imposible la procreación, pero eso no es el propósito que mueve la mujer a tomarla. Por lo tanto esto es lícito, como la Humanae Vitae dice expresamente en el punto 15.

De la misma manera, el propósito que mueve el uso puramente profiláctico de un condón es evitar el pasaje de un microorganismo. El hecho de que también se evita el pasaje del espermatozoide es un efecto colateral no buscado.

Por lo tanto los puntos 2) y 3) del comentario del 5/12 9:52 de Martin Ellingham son erróneos. Ni se busca bloquear el tránsito de los espermatozoides, ni este bloqueo es la causa inmediata y necesaria del bloqueo buscado del tránsito de los microorganismos. Ambos bloqueos son volitiva y causalmente independientes entre sí. Y el criterio a aplicar en este caso sería el siguiente: si existiese un condón con nanotecnología avanzada que discriminase dejase pasar espermatozoides y bloquease microorganismos, Ud lo usaría? Si la respuesta es sí, entonces Ud no está pecando. Lo cual es exactamente el criterio a aplicar en el caso de la mujer que toma la medicina: si existiese otra medicina con la misma eficacia terapéutica pero que no bloquea la ovulación, Ud la tomaría? Si la respuesta es sí, entonces Ud no está pecando.

15/12/10 6:01 PM
  
Pato Acevedo
@ Johannes: Gracias por tus observaciones, introduces puntos muy interesantes. Si revisas la entrada anterior enlazada en el primer párrafo, verás que ahí cito el mismo trozo de Humanae Vitae.

Si el título no es lo suficientemente explícito, es porque es un título, nada más. Efectivamente el uso de la píldora anticonceptiva sería aceptable, cuando el efecto anticonceptivo es una consecuencia no buscada, y existan razones proporcionadas al mal efecto producido.

Ahora bien, si ese "condón avanzado" existiera, dejaría de ser un condón propiamente tal, ya que el condón se usa y se fabrica como método anticonceptivo.

En todo caso, restaría por examinar si el condón 2.0 impide el aspecto unitivo de la unión conyugal.
16/12/10 1:25 AM
  
Johannes
Pato, el condón se usa a veces como método anticonceptivo solamente (por ej. dentro del matrimonio), a veces como barrera profiláctica solamente (por ej. en sexo pago, donde al cliente sólo le importa protegerse), y a veces con ambos propósitos. El hipotético condón hi-tech sería usado sólo para fines profilácticos por matrimonios católicos en los que uno de los esposos tuvo la desgracia de infectarse con una enfermedad de transmisión sexual. Y desde el momento en que dejaría pasar los espermatozoides, no afectaría en absoluto el aspecto unitivo.

Para tu información, un análisis serio sobre si el uso del condón real con fines estrictamente profilácticos impide el aspecto unitivo de la relación conyugal es el hecho por Mike Liccione en
http://mliccione.blogspot.com/2008/01/condomania.html


16/12/10 4:02 PM
  
Pato Acevedo
Este hipotético condón no afectaría el aspecto procreativo, pero si el unitivo, en mi opinión (y materias opinables son estas), pues su naturaleza continúa siendo poner una barrera entre aquello que debe estar unido, es decir la esposa y el esposo.

El artículo que enlazas parece enfocarse en la necesidad de depositar semen en la vagina para que un acto sea procreativo, lo que no sería exactamente el asunto que nosotros conversamos, dado nuestro hipótesis de que existe un "advanced condom".
16/12/10 5:07 PM
  
Johannes
Justamente, el artículo de Liccione es un análisis (y refutación, o al menos intento de refutación) del argumento de que el uso de un condón, aunque fuese con fines solamente profilácticos, al impedir la deposición de semen en la vagina impediría una verdadera relación conyugal. Yo veo ese argumento como equivalente al tuyo de que al poner una barrera impediría una verdadera unión. Claramente es materia opinable, y personalmente me inclino por la posición de Liccione.

Donde claramente esta discusión no se aplica es en las relaciones extra-matrimoniales, en las que no hay ningún problema en impedir una verdadera unión de quienes deberían haberse mantenido a un metro de distancia en primer lugar. Por lo que desde el aspecto unitivo la "contribución marginal a la pecaminosidad" (usando un término de Economía) de una relación extra-matrimonial por el uso en ella de un preservativo no es positiva, o sea este uso no hace al acto más pecaminoso. Este es en realidad el punto principal en discusión a raíz de la frase del Papa. Te comento que analizando el aspecto procreativo se llega a la misma conclusión. El razonamiento (basado estrictamente en una instrucción de la CDF, así que dudo que me excomulguen) se lo envié a Sandro Magister y me dijo que lo publicará en breve. Si quieres te paso el URL cuando lo haga.
16/12/10 10:48 PM
  
Pato Acevedo
Yo no diría "no hay ningún problema en usar condón fuera del matrimonio", por la misma razón que no diría "No hay problemas en asesinar a alguien sin torturarlo", aunque efectivamente sea menos malo que someterlo a tormentos antes de darle muerte.
17/12/10 1:15 AM
  
Johannes
Reconozco que el tema tan sensible requiere una terminología muy precisa. El último párrafo es un ejemplo de lo que llamo "enunciados morales condicionales bajo la presuposición de comportamiento pecaminoso acerca de la contribución marginal a la pecaminosidad total de aspectos específicos de ese comportamiento".

Supongamos que un grupo ha decidido robar un banco. Si deciden usar balas de salva en vez de balas reales, la contribución marginal de esa decisión a la pecaminosidad del acto global es negativa, con respecto a un escenario de referencia en el que se usasen balas reales. O sea que el uso de balas de salva hace al acto total menos pecaminoso.

Obviamente el asalto sigue siendo un pecado grave y el único curso de acción moralmente correcto para el grupo es siempre no robar el banco. Pero el hecho de que el grupo HA decidido robar el banco no debería sumergir al teólogo moral (profesional o aficionado) en una parálisis intelectual completa en la que ya no es capaz de formular ningún enunciado sobre las diferentes posibilidades de los aspectos específicos del curso de acción del grupo, dejando indefinida la cuestión de si da lo mismo que usen balas de salva, balas reales, o que maten preventivamente a toda la gente en el banco con gas sarín.

17/12/10 4:37 PM
  
Johannes
Aplicando este razonamiento al último párrafo del post del 16/12 a las 10:48 PM, está claro que el "no hay ningún problema" significaba "no hay ningún problema ADICIONAL". Por lo que la expresión correcta de mi idea sería: "DADO que dos personas han decidido tener una relación sexual extra-matrimonial, ENTONCES su decisión de usar preservativo en esa relación no hace al acto más pecaminoso de lo que sería en el caso de no usar preservativo." Obiviamente con o sin preservativo el acto sigue siendo un pecado grave.
17/12/10 4:47 PM
  
Johannes
OK, como dije unos comentarios antes, el artículo con mi opinion sobre el uso de contraconcepción en relaciones extra-matrimoniales acaba de ser publicado por Sandro Magister.

El artículo principal, apuntando a varias opiniones incluidas la mia, es:

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1345990?eng=y

Y mi artículo es (el original lo escribí en inglés, por lo que no respondo por traducciones):

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1345988?eng=y

Obviamente es tan sólo mi opinión personal, y es mi decidida intención adherirme al juicio del Magisterio de la Iglesia cuando éste se pronuncie oficialmente sobre el tema. Entretanto, no veo mucho riesgo de heterodoxia en basar una opinión en una instrucción de la CDF.
18/12/10 3:36 PM
  
Pato Acevedo
@ Johannes: ¡Felicitaciones por la publicación! y gracias por los enlaces.

Rescato tu advertencia inicial: La Iglesia siempre debe proponer el bien a los fieles, nunca el mal menor, lo cual no debe inhibir a los teólogos de considerar esas situación marginales.

Aunque tales disquisiciones nunca lleguen a plasmarse en un documento oficial, porque provocarían la percepción que los cristianos pueden "tentar al demonio" en ciertos casos, pueden ser útiles, por ejemplo, para los confesores que buscan gradualmente despertar la conciencia moral de un sujeto (como dice el Papa).

Por otro lado, no debemos olvidar que un seguidor de Cristo no debe buscar "cumplir el mínimo" sino ser perfecto, como NSJC lo es.
18/12/10 4:12 PM
  
Johannes
Pato, coincido 100%. Lo que me movió a escribir el artículo fue mi percepción de que algunas posiciones eran semejantes a decir, volviendo al caso del asalto al banco: "El unico curso moralmente correcto es no asaltar el banco (hasta ahí todo bien), pero si lo hacen, el uso de balas de salva implica una mentira y por lo tanto hace al asalto más pecaminoso que si usan balas reales".
18/12/10 9:55 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.