Liberales

De un tiempo a esta parte, me pregunto si el liberalismo no será una mera actualización del pelagianismo. Después de todo, ambas doctrinas comparten un rechazo fundamental a la ortodoxia cristiana, una loable confianza en la capacidad del ser humano para alcanzar la bondad moral, y un mismo origen geográfico, en el suelo de las islas británicas.

Hace algunos días, Felipe Veloso, bloguero del periódico chileno La Tercera, nos contaba que se unía a una red liberal, y caracterizaba a los “conservadores” de la siguiente forma:

La visión totalitaria se basa en el supuesto de que usted es idiota y malintencionado(a). Usted, yo, y el resto de los humanos en general. Si esto es cierto, la solución propuesta es que alguna entidad humana (o ‘representante’ de una divina) nada de idiota y mucho menos malintencionada decidirá por usted todo lo que pudiese parecerle importante. […] El problema es que hay buenas razones para sostener que el supuesto inicial es incorrecto: en general, no somos idiotas ni malintencionados.

Que un adulto pueda llegar a esta conclusión habla muy bien de su entorno familiar y de amistades: quien mantenga tal opinión indudablemente creció rodeado de personas cariñosas y de buen corazón, que lo dotaron de una consustancial confianza en la bondad de sus congéneres. Tengo la impresión de que esto es habitual en nuestras sociedades: quienes se educan entre personas honorables y que cumplen su palabra, tienden a creer que el altruismo es la “condición natural” del ser humano, y se hacen liberales.

Incluso el columnista llega a proponer de justificaciones pseudo científicas para esta tendencia, atribuyéndola a la acción invisible de la evolución. Para ser ateos en su mayoría, los liberales tienen una curiosa predilección por las manos invisibles.

Explica don Felipe:

Nuestra especie, comparada a otras, es físicamente muy débil. Sólo gracias a nuestras capacidades de razonar, planificar, cooperar, inventar, entre otras, y depuradas durante muchísimo tiempo, pudimos sobrevivir. El proceso evolutivo por selección natural, si bien no nos dejó como un ‘ejército de Einsteins’ hizo que, en promedio, podamos tomar decisiones razonablemente buenas en lo intelectual. ¿Y la moral? ¿Somos efectivamente malintencionados por naturaleza? No tiene mucho sentido que lo seamos. No la mayoría al menos. Veámoslo en términos de Teoría Evolutiva: por simplicidad, pero sin perder generalidad, imagine que en una población hay dos tipos de personas: los malintencionados y los bienintencionados. Si usted es de los malintencionados, le irá bien (pasará sus alelos o ‘versiones’ de sus genes humanos a la siguiente generación) con mayor probabilidad sólo si los otros malintencionados son pocos. De lo contrario, usted mismo se verá borrado del mapa por ellos. Por otro lado, si usted es bienintencionado, sólo tendrá mejores chances si la mayoría de sus semejantes también lo es y hay reciprocidad en las buenas intenciones.

Conclusión: la evolución nos ha hecho inteligentes y morales, en tanto eso es bueno para la preservación de la especie.

¿Lógico? No mucho, en realidad. Es dudoso que la inteligencia sea un factor relevante para la supervivencia de los individuos de una especie, comparado con otros como la cantidad de crías por nacimiento, cuánto demora un organismo en alcanzar su etapa de fertilidad, o contar con garras y dientes adecuados. Si la colaboración es la clave, parece más eficiente la transmisión de imperativos químicos, como ocurre en hormigas y abejas.

Y en cuanto a nuestra conducta ética, si la evolución, con sus imperativos de reproducción y supervivencia, fuera su factor primordial, llegaríamos al absurdo de afirmar que violar a una mujer es un acto meritorio, y usar anticonceptivos, un delito.

En el fondo, decir que las personas, en general son “naturalmente” buenas, no tiene asidero en la realidad. Basta abrir un periódico, conocer la historia de la humanidad u observar cómo se relacionan los niños entre sí, para concluir que la bondad no es uno de nuestros impulsos naturales. Uno diría que más bien todo lo contrario, que se requiere una persona extraordinaria en inteligencia y espíritu para alzarnos por sobre los instintos. Por eso es que sujetos como Ghandi, Martin Luther King Jr. o Teresa de Calcuta son héroes de nuestra cultura.

Más lógico parece suponer que el ser humano, dejado a sus propias capacidades desciende al barbarismo, como lo demostraron los saqueos y disturbios luego del terremoto, en Haití, Concepción en Chile y Nueva Zelandia, todos por igual. Ahí observamos con triste claridad (e incredulidad, para muchos) que, cuando el Estado pierde el recurso a la fuerza para imponer sus normas las personas no se organizan para resguardar el bien común, sino que se ocupan de satisfacer sus necesidades.

“¡Ah!” replican los liberales “es que el hombre es bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe”

¿Perdón? ¿Quién lo dice? ¿Se ha hecho alguna observación al respecto? ¿o es solo una “opción fundamental"? Y si la sociedad se compone exclusivamente de otros hombres ¿quién corrompió a la sociedad? “¡La religión!” responden, y comienzan a fabular acerca de sacerdotes babilonios y conspiraciones transmilenarias. Es un callejón sin salida de cuentos inventados para justificar una idea.

¿Quieren más pruebas de que no somos naturalmente buenos? Mírennos a nosotros, los abogados: si las personas generalmente respetaran a los demás y sus derechos ¿necesitaríamos tantas leyes, y cada día más? ¿y complejos procedimientos? ¿y cada día más personas especializándose en esos procedimientos? Más simple aún: si decidiéramos sobre nuestra conducta con un mínimo de lógica ¿Cuántas personas morirían al año por conducir en estado de ebriedad?

Cuando se trata de opinar sobre la bondad del ser humanos, la Iglesia tiene una ventaja, que no la tiene ningún centro de estudios, facultad universitaria ni think tank, porque es una ventaja que no proviene de las encuestas, estadísticas, indicadores ni de los paper del último sociólogo. Y no me refiero sólo a la divina doctrina de su fundador, sino especialmente a la confesión. Cuando un clérigo llega a una posición en que es escuchado en estos asuntos, ha pasado incontables horas escuchando las confesiones de miles de anónimos cristianos de las más distintas condiciones sociales y orígenes, personas que sabían que hacían algo malo, aún así lo hicieron y ahora están arrepentidas. Esto se complementa con el trabajo caritativo día a día directamente con los más pobres, con sus luces y sombras, y ambos factores necesariamente le otorgan a la Iglesia una imagen global de la naturaleza humana, a la que ningún grupo académico tiene ni tendrá acceso jamás.

Por eso la Iglesia es experta en humanidad, y por eso condenó el pelagianismo en el S. V.

Insisto: el liberal es loable en su confianza en las personas, ojalá nunca pierda esa inocencia del todo, pero hacer triunfar un principio por sobre la evidencia de la realidad denota fanatismo sobre una doctrina, y es receta para un desastre.

Claro, no se puede decir tal cosa hoy en la arena política, te destruirían con acusaciones de soberbia moral, y de no confiar en la ciudadanía ni en la democracia, y tonterías similares. Pero mientras la subsistencia de mi familia no dependa de la aprobación política, todavía puedo mirar los hechos tal como se presentan a nuestros sentidos, y decir que no puedo ser liberal.

Entonces ¿somo idiotas y malintencionados? No, sólo que tampoco podemos afirmar que seamos naturalmente inteligentes y bondadosos ¿Sólo nos queda ser conservador y totalitario? No, también podemos ser cristianos, pero ese es tema para otra entrada.

36 comentarios

  
Martin Ellingham
Patoace:

Lea al p. Iraburu. Reforzará sus conclusiones sobre liberalismo y pelagianismo.

Saludos.


----------------
Ufff, el P. Iraburu escribe estupendamente, podría hacer un montón de entradas sólo con "Lo que él dice"
13/09/10 7:51 PM
  
salmantino
Me parece que el artículo es un poco confuso.

En primer lugar, liberal ya no tiene un significado unívoco. Supongo que usted se refiere a lo que los americanos llaman "libertarian", es decir, defensores de la economía de mercado y de un estado mínimo. Nada que ver con lo que la mayoría de la gente entiende hoy por liberal, sobre todo en el mundo anglosajón.

En segundo lugar, lo que el bloguero que cita dice no se corresponde al liberalismo clásico. Nunca me he encontrado con esas afirmaciones sobre la naturaleza humana en los libros de Hayek, Friedman, etc. De hecho, no me parecen tan ilusos como para engañarse de esa manera sobre la naturaleza del hombre.

En tercer lugar, los "libertarian" que he conocido eran, en gran medida, cristianos. Es cierto que hay "libertarians" que extienden su visión del mundo al plano moral, pero no son todos. Un gran porcentaje de ellos se circunscriben al mundo económico.

En cuarto lugar, aceptando que ningún modelo económico es plenamente católico y ajustado al magisterio, me parece que el capitalismo es mucho más respetuoso con la libertad humana que el socialismo. Como católico no me puedo identificar con todos sus principios, pero preferiría vivir en un mundo regido por "libertarians" que por socialistas.
13/09/10 8:01 PM
  
Martin Ellingham
Puede ser menos mala una catacumba liberal que el gulag de Stalin, pero no deja de ser una catacumba.

Saludos.
13/09/10 8:05 PM
  
Martin Ellingham
Desde el New Deal de Roosvelt, no hay más estados mínimos (lo reconoció Mises), el liberalismo clásico es inviable con democracia (lo reconoció Huerta de Soto, en su declaración de anarcocapitalismo) y los ejemplos históricos que trae Rothbard para defender la viabilidad de su modelo anarco-capitalista no resisten testeo historiográfico.

El liberalismo clásico puede ser iusnaturalista, pero es un derecho natural incompleto, individualista e insolidario. Y es naturalista y por lo menos semipelagiano, sobre todo en los jesuitas de la segunda escolástica española que tanto gustan reivindicar algunos que quieren círculos cuadrados.

Saludos.
13/09/10 8:08 PM
  
Pedro L.
"quienes se educan entre personas honorables y que cumplen su palabra, tienden a creer que esa es la “condición natural” del ser humano, y se hacen liberales."

No creo que necesariamente quienes viven y se educan entre personas honorables y que cumplen su palabra se hacen liberales, porque conozco muchas personas que se educaron en esos ambientes pero que por la razón han llegado a la conclusión de que los hombres no hacen el bien que quieren, que hay un orden sobrenatural, y que por lo mismo sus actos deben circunscribirse dentro de ese orden, única manera para ser feliz. En el ser liberal no solo hay bondad, sino también soberbia. Y la soberbia es muy grave.
13/09/10 9:27 PM
  
Danubio
Martin, no te olvides de la catacumba conservadora con barniz católico, chile es un buen ejemplo con el genocida Pinochet. En nombre de lo más noble se han cometido y se cometen todo tipo de barbasridades: Dios, la libertad, el orden, la ciencia....

Creo que justificar las paranoias ideológicas utilizando la teología es una tontería. Tomar a Dios en vano es demasiado frecuente en tantos y tantos teólogos que ven pelagianos y herejes en los que no son de cuerda.
13/09/10 9:54 PM
  
Pedro L.
Danubio:

Decir que el gobierno de Pinochet fue un gobierno conservador es no conocer la historia de Chile. Ha sido uno de los gobiernos más liberales de Chile. Te concedo lo del barniz católico.

Saludos
13/09/10 10:07 PM
  
Danubio
Conozco perfectamente la historia de chile. Y sé que hizo reformas liberales en pensiones principalmente, pero ni en lo social ni en lo político hizo ninguna reforma propia de las democracias liberales. Miles de asesinados por cuestiones de conciencia lo ratifican.

Fue un régimen autoritario, profundamente conservador , con tanto miedo "al otro" que acabó siendo criminal. También en china hay capitalismo, pero no es un regimen liberal....


13/09/10 10:25 PM
  
Pedro L.
¿Ahora los gobiernos conservadores se caracterizan por el miedo al otro y el crimen de estado? Hoy en día está lleno estados liberales donde los mismos son también criminales, ya que avalan la muerte de miles de niños inocentes cada día.

Lo de que el gobierno de Pinochet fue profundamente conservador no es cierto. De hecho, durante el gobierno de Pinochet la mayoría de los chilenos dejaron de ser austeros y conservadores.
13/09/10 10:52 PM
  
Pedro L.
Danubio:

Afirmas que el gobierno de Pinochet era una catacumba conservadora con barniz católico, pero yo rectificaría lo anterior ya que el mismo era una catacumba con barniz católico "y" conservador (ya que muchos asocian la última palabra con la doctrina católica). Se hicieron algunas concesiones a los católicos, especialmente en la nueva constitución. Pero los enemigos de la Iglesia saben que esa constitución puede ser interpretada y modificada en el futuro, sólo es cuestión de tiempo. Y el tiempo lo ha demostrado.

El gobierno de Pinochet sólo tenía una fachada cristiana, en el fondo era liberal.
13/09/10 11:03 PM
  
Danubio
pues sí, es el problema de muchos conservadores, personas que desprecian la libertad del otro en nombre de su verdad. Pinochet es quizás el ejemplo de hasta donde puede llegar la verdad sin caridad. Para mí es el prototipo de conservadurismo llevado al extremo. Evidentemente no todo conservador es un criminal, sólo intervencionista en principio.


Afortunadamente la Iglesia superó épocas negras donde la democracia, la libertad de religión , la libertad de conciencia eran consideradas como pecados. Condenas que se entendían en el contexto pero que hoy en día el papado ha sabido rectificar.


En todos los sistemas políticos se pueden dar todo tipo de barbaridades, incluso en la Iglesia, en todas las épocas, se han dado todo tipo de perversiones (no creo que haga falta citar ejmplo) .

El aborto, como la esclavitud acabará erradicándose de todas las democracias.
13/09/10 11:26 PM
  
Pedro L.
Danubio:

Creo que sí es necesario citar ejemplos. Por lo demás, la Iglesia no es un sistema político, es el Cuerpo Mísitico de Cristo.

La esclavitud no se ha erradicado, sólo ha mutado. Y el aborto va en crecimiento. La última frase, por ahora, es ficción.
13/09/10 11:33 PM
  
Pedro L.
Los católicos no desprecian la libertad del otro. Desprecian que esa libertad se utilice de mala manera. Y no imponen su verdad, solo muestran LA VERDAD.
13/09/10 11:35 PM
  
Martin Ellingham
Los pensadores conservadores (o tradicionalistas) más destacados de Chile tuvieron una visión crítica de las medidas liberales del gobierno de Pinochet.

Yo no lo calificaría de "conservador": un dictador, pragmático y liberal en lo económico, sobre todo a partir del ascenso de los Chicago boys.

Saludos.
13/09/10 11:47 PM
  
Martin Ellingham
"El aborto, como la esclavitud acabará erradicándose de todas las democracias."

Una muestra de Pensamiento Alicia, en clave católico-liberal. La democracia como "idea aureolar", utópica, con la evasión hacia el futuro; la ley histórica del progreso necesario, desmentida por el genocidio intrauterino; el optimismo semipelagiano que ignora los efectos del pecado original; el naturalismo que olvida que para poder conocer TODA la ley natural es moralmente necesaria la Revelación, y hace falta la gracia para cumplirla... Y luego "hermenéutica de la ruptura" respecto del Magisterio secular de la Iglesia.

Es una forma de pensar que no comparto, como es notorio, y que considero decididamente equivocada. Hace un par de décadas compré la ilusión liberal. Gracias a Dios desperté del sueño austriaco...

Saludos.


13/09/10 11:54 PM
  
Pedro L.
Martín:

Y a eso súmele que llenó de masones los principales ministerios. No sé como ligar a la masonería con el trtadicionalismo, el conservadurismo o el catolicismo.
13/09/10 11:55 PM
  
Danubio
La Iglesia está formada por hombres y mujeres sometidos a todos los pecados posibles. Idealizar la realidad de los que forman la iglesia es muy peligroso. A los hechos me remito...

Esa visión "beatifica" es un error que lleva al horror.Precisamente el liberal considera que el ser humano no es bueno por naturaleza , NADIE, y por ello la división de poderes es fundamental.

Respecto a no imponer la verdad, pues bien, es un principio que cualquier liberal aceptaría. De hecho la libertad de religión, conciencia, imprenta condenadas en el XIX por algunos papas ya no lo están en el XX. Muy bien.

pd. respecto a pinochet va a resultar que ser un dictador que instaura un régimen militar, prohíbe partidos políticos, sindicatos, amordaza a la prensa, y controla el judicial, tortura desde los aparatos del estado.... es ser un liberal. Hombre..., te has pasado, ¿no? TOQUEVILLE te va a castigar,,,jejeje.
13/09/10 11:59 PM
  
Danubio
respecto al pensamiento alicia que dice el conservador matin, hay que decir que nada es gratis. Pero precisamente la democracia permite cambiar el futuro. No así un gobierno de "iluminados" que tienen la verdad, y donde todo cambio contrario a esa verdad es imposible.

Nada más cercano al pensamiento alicia que un gobierno conservador para el que la verdad`política es una y nada es opinable, y desprecia la libertad del ciudadano porque sabe lo que le conviene a los demás.

Respecto a la esclavitud o el racismo de estado (mejor) es un hecho, que hoy un señor de color que hace 50 años no podía subir en ciertos autobuses es presidente de USA. La lucha democrática dio sus frutos
14/09/10 12:05 AM
  
Pedro L.
Danubio:

En muchas democracias liberales están prohibidos más partidos políticos que en el gobierno de Pinochet; por ejemplo, los partidos de inspiración nazi. Asimismo, se amordaza a la prensa cuando esta manifiesta una opinión contraria a la de la religión democrática liberal; por ejemplo, el caso de Intereconomía y la homosexualidad. Hoy en día, en muchos países donde rige la democracia liberal, el poder judicial falla prevaricando, ya que es más poderoso el lobby de algunas mentiras instauradas que la ley justa promulgada. ¿Más ejemplos? Hay millones. La democracia liberal actual es una tiranía, una tiranía que para peor, hace creer a los sometidos que estos gozan de absoluta libertad. Le repito, Pinochet era un liberal de tomo y lomo.

Veo una contradicición en uno de tus argumentos. Dices que el liberal considera que el ser humano no es bueno por naturaleza. Pues bien, tendrán que hacer un "Concilio Liberal" para definir esa y otras posturas, porque el autor al cual se refiere el blogger opina exactamente lo contrario a ti.

Saludos
14/09/10 12:10 AM
  
Danubio
claro pedro, resulta que la ideología liberal no es una religión, no hay dogmas, no hay una iglesia. Creo que eso del concilio es una cosa fuera de lugar. Que pienses eso es muy significativo...

Como muy bien ha expresado un forista anteriormente los conceptos tienen muchas formas de interpretarse. La persona a la que se refiere el blogger es más bien un laicista rousoniano, yo no lo identificaría con el liberalismo.

Respecto a los fallos de las democracias ...

Predcisamente las democracias tienen la posibilidad de corregir sus errores y regenerarse. El mismo toqueville señaló los peligros de la democracia liberal, sistema que consideraba vulnerable. Y esos errores no son su esencia, son su corrupción.

Repito que nada es gratis, pero la grandeza de la democracia liberal es que es capaz de tener un caso watergate que se carga un gobierno , o un martin luther que cambia una mentalidad.
14/09/10 12:27 AM
  
Pedro L.
No hay dogmas, porque las "verdades" en una democracia liberal pueden cambiar. Pero mientras son verdades, hay de aquél que vaya contra esa verdad... Lo del Concilio no merece mayor explicación.

Respecto a las bondades o peligros de una democracia liberal, creo que el presente nos demuestra que sus peligros son mayores a sus bondades. El hecho de que diariamente mueran miles de inocentes, es una aberración comparado con los fusilados contra el paredón. Estos últimos por último pudieron optar. Los primeros no (Que conste que aborrezco ambas cosas).
14/09/10 12:35 AM
  
Danubio
Lo que dice MARTIN del progreso necesario, es una tontería. Es la visión infantil y esteretipada que muchos tradicionalista tienen de la democracia. Al igual que la tienen de la ciencia.

La democracia es un instrumento de convivencia no una visión de nada. Es un instrumento que te permite progresar o puede ser mal utilizado. DEPENDE. Puede llevar al triunfo a un luther King o aun hitler que luego la pervierte para sus intereses.

Igualmente, la ciencia puede llevar a grandes descubrimientos como ha grandes catástrofes.

Decir que confiar en la ciencia o en la demcracia menosprecia la gracia de Dios o es pelagianismo es una barbaridad. Es no comprender ni el catolicismo ni siquiera al ser humano. Es reescribir la parabola de los talentos: No mira, no he hehco fructificar mi talento porque con tu Gracia basta..., para qué esforzarme...
14/09/10 12:39 AM
  
Pedro L.
Y cuando digo que la democracia se ha convertido en una religión, es porque la misma se ha transformado en un fin, un fin que incluso puede justificar guerras injustas, muertes, censuras a la verdad, etc. Tu mismo hablas de la democracia como quién habla de Cristo.
14/09/10 12:40 AM
  
Martin Ellingham
¡Ay la división de poderes! ¡Qué lindo mito liberal! Lástima que de facto no funciona en las democracias realmente existentes. Pero para el Pensamiento Alicia liberal los defectos de las democracias reales mejorarán en la medida en que se acerquen a la Idea pura de democracia.

Cuidado, que Rousseau sea el precursor del socialismo, no significa que su optimismo antropológico no sea compartido por otros liberales. Es un lindo cuentito de hadas "Libertad de elegir" de Milton Friedman. Y eso para no entrar en la extravante utopía de Murray Rothbard sobre la sociedad auto-regulada mediante contratos, y sin Estado.

Risum teneatis!
14/09/10 12:40 AM
  
Pedro L.
Danubio:

Fuiste tú quien proféticamente le atribuíste a la democracia el poder para erradicar el genocidio del aborto. Martín no dijo nada de lo que transcribes. Tu frase, que elevaba a la democracia a la dignidad de Cristo, claramente se opone a la doctrina católica.
14/09/10 12:44 AM
  
Martin Ellingham
"El aborto, como la esclavitud acabará erradicándose de todas las democracias."

El texto entre comillas NO ME PERTENECE. Es de uno de los defensores del liberalismo en este blog. Y cuando dice que el aborto acabará erradicándose asume forma de pronóstico necesario. Primero, es una suposición gratuita, un pronóstico basado no se sabe bien en qué; segundo, hoy el aborto no es legal en países cuyos sistemas políticos no son democráticos.

Saludos.
14/09/10 12:46 AM
  
Martin Ellingham
Y por último, dije de PINOCHET:

"...liberal en lo económico, sobre todo a partir del ascenso de los Chicago boys.

Repito: E N L O E C O N Ó M I C O.

Saludos.

14/09/10 12:49 AM
  
Martin Ellingham
PS: el optimismo antropológico (naturalista, pelagiano o semipelagiano) es un común denominador de los pensadores liberales más representativos, sea explícito y mitológico como en Rousseau, sea implícito como muchos otros, que suponen una igualdad humana ficticia, en la que todos pueden practicar el intercambio voluntario en el mercado en condiciones justas.
14/09/10 12:52 AM
  
Pedro L.
Martín:

Pinochet no sólo fue liberal en lo económico.

Saludos
14/09/10 12:58 AM
  
Martin Ellingham
Pedro:

Por cierto que no, y así lo señalaron pensadores chilenos como Lira, Widow et al.

Saludos.
14/09/10 1:01 AM
  
Martin Ellingham
Cuidado, no se tergiversen mis palabras, es la filosofía de base liberal, con su optimismo antropológico, la que es naturalista, pelagiana o semipelagiana. Y eso se proyecta al orden social, político, económico y jurídico.

Y luego la alusión a la parábola de los talentos tiene una formulación voluntarista y semipelagiana. No es posible hacer fructificar los talentos (sin la premoción física) y sin la moción sobrenatural de la gracia. Pero difícilmente podrá hacer fructificar sus talentos quien no reconoce la Revelación, ni acepta los canales ordinarios de la gracia, y supone que un orden social estructurado en función de la idolatría de la libertad, que es la falsificación liberal de la noción de bien común, da condiciones sociales para hacer fructificar los talentos.

Pero como se concibe al hombre como un átomo aislado...
14/09/10 1:06 AM
  
Teseo
Estoy con Martin Ellingham en la mayor parte de sus afirmaciones. Ahora bien:

El liberalismo es una ideología que remonta su genealogía a donde le da la gana (como los de Bilbao, que nacen donde quieren), pues surgió en el siglo XIX y los considerados padres del mismo son básicamente gente del XVII, como el absolutista Hobbes, o Locke.

Los verdaderos padres del Liberalismo son hombres de la Ilustración, la mayor parte arrogantes intelectuales y planificadores sociales, cuyas elaboraciones intelectuales dieron lugar a un magma que, tras solidificarse durante el primer cuarto del XIX, originaría el liberalismo y el socialismo.

Como resultado, el Liberalismo mayoritario incurre en gravisimos errores antropológicos que la Iglesia Católica lleva combatiendo mil años, cuyo fruto es la inmoralidad, la desintegración social, el totalitarismo democrático, el mammonismo, etc. etc.

Nunca el camino al infierno estuvo empedrado de tantas y tan buenas intenciones: socialismo y liberalismo.
14/09/10 10:18 AM
  
Pato Acevedo
A todos: muy interesante la conversación.

Ciertamente que la etiqueta de liberal se pega con mucha facilidad a diversas ideologías, algunas de ellas perfectamente compatibles con el pensamiento cristiano.

Para efectos de esta entrada, entiéndase en el sentido que lo emplea el autor de la columna enlazada.
14/09/10 10:15 PM
  
Martin Ellingham
Patoace:

"Liberalismo" ha devenido en término polisémico. Sin embargo, es posible encontrar un común denominador filosófico: los liberalismos consideran que es la libertad de coacción externa el supremo bien social. Se trata de una noción distinta, y opuesta, a la noción de bien común, que es la que enseña el Magisterio de la Iglesia.

Saludos.
14/09/10 10:51 PM
  
santodomingo
¿Sabéis cuál es la definición de un liberal? Alguien que todavía no ha sido atracado por la calle.
15/09/10 4:41 PM
  
Cristián Yáñez Durán.
Tratar al Presidente Pinochet de Genocida es tan estúpido como pretender que un liberal pueda ser siquiera un buen hombre.

El liberalismo y el cristianismo se excluyen a radice. El primero tiene como fin la libertad lo que es una torpeza evidente porque la libertad jamás podrá ser fin, por la sencilla razón de que siempre es para algo.

Ahora, efectivamente el Presidente Pinochet era liberal y no sólo en lo económico. Afortunadamente tuvo cieta influencia de buena doctrina con el Padre Lira, uno de los escasísimos sacerdotes fieles durante aquel período vergonzoso para la "Iglesia" chilena que apoyó descaradamente a los malos y persiguió a los buenos. Baste recordar a los apóstatas Silva Henríquez, Camus, Gonzalez y otros de aquel Jaez. El daño que hicieron a Chile estos prelados de siniestra memoria fue inmenso e irreversible.
09/10/10 8:18 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.