26.07.09

Facebook y la "tolerancia progre".

Hasta ayer por la tarde yo era miembro de este grupo en Facebook. No, no me he vuelto loco, ni soy un topo anticatólico infiltrado. Hasta ese momento, ese grupo, en el que, mientras escribo, están inscritos varios religiosos, ha sido ‘pirateado’ por un par de personas de perfil falso, y han dado la vuelta a la tortilla.

En un grupo en el que se rezaba por Benedicto XVI, ahora se pueden leer las siguientes perlas:

Detestamos a Benedicto XVI, ese personaje homófobo de pasado más que oscuro que pretende negarnos el derecho a decidir ante un embarazo no deseado o una enfermedad terminal incurable.

Rechazamos su patética concepción de la sexualidad humana, su homofobia, su irresponsabilidad al intentar privar a sus fieles de medidas higiénico-sanitarias tan básicas como son el uso del preservativo, algo que puede costar la vida a millones de personas en los páises menos desarrollados.

Rechazamos el fasto, el lujo, el boato y la pompa con la que este ser que tan poco nos recuerda a Cristo pretende visitar las principales ciudades de España para celebrar un supuesto encuentro con la juventud (?) gracias a un gasto millonario que todos y todas tendremos que pagar con nuestros impuestos, dinero que facilmente podría ser invertido en causas más útiles como la lucha contra el SIDA en África o cualquier otra situación humanitaria de emergencia.

Rechazamos la visita del Papa porque este país NO ES MAYORITARIAMENTE CATÓLICO, ya que la Iglesia se niega a aceptar nuestras solicitudes de apostasía amparándose en argumentos engañosos que nos impiden renunciar a una religión que nos impusieron cuando aún no teníamos uso de razón.

Por todas estas y por muchas más razones exigimos que el Papa SE QUEDE EN EL VATICANO. Y que NO SE CELEBRE EN NUESTRO PAÍS el llamado “Encuentro Mundial de la Juventud".

POR UNA ESPAÑA LAICA.
NO A LA VISITA DEL PAPA. NO A LA HIPOCRESÍA DEL VATICANO.

BENEDICTO XVI NO VENGAS A ESPAÑA EN 2011.
NI TE QUEREMOS, NI TE NECESITAMOS.

Francamente, la bílis que destilan estos individuos, así como los que pretenden justificar estas actuaciones es, sencillamente, penosa. Yo entiendo que los católicos seamos molestos, sal en un mundo descafeinado, light, y que tiene que ser políticamente correcto. Pero de al tapar la boca, al piratear algo tan inicuo como la manifestación de unas ideas religiosas, me parece que media un trecho. Y es que, hasta en un medio tan poco sospechoso de apoyar a la Iglesia, como es el diario (re)Público, leía el otro día que “la tolerancia, no significa que te gusten, pero te aguantas".

Si es la tolerancia que el votante medio de Zapatero hace gala, vamos camino del martirio a pasos agigantados, y el Estado tiene una responsabilidad no pequeña en tamaño asunto, al haber creado el caldo de cultivo social que ha permitido un auge de los extremos políticos (de derechas, izquierdas e independistas, lo mismo me da). El solo hecho de que haya gente cuya preocupación sea que los católicos no podamos manifestarnos públicamente es un síntoma preocupante de que una porción de la sociedad está instalada en unos principios anticatólicos cerriles, al punto que no soporta la mera mención de un Papa.

Unos síntomas peligrosos, entre otras cosas, porque acaban con ese espejismo de que “la crisis va a abrir los ojos a los españoles". No señores: ya ha ocurrido antes, y volverá a pasar. Los españoles hemos visto la crisis un año antes de las elecciones, y hemos preferido taparnos los ojos. Ahora estamos inmersos en ella, y lo único que encontramos es a esta tal Patricia Evelyn Palacios y al otro, Jhon Jairo Vasquez, despotricando contra un señor del que no saben absolutamente nada, ni les interesa saber. Bastante tienen con su híper-ideologizado sistema.

Lo triste es que no es este el único grupo. Para bien o para mal, la libertad de expresión permite a estos cafres expresarse, y hasta ahí impera la ley. Lo cuestionable es que un par de personas (que sepamos) utilice conocimientos técnicos para apoderarse de un grupo, y tergiversarlo para dar satisfacción a sus más retorcidas ideas. Este hecho es, aparte de mezquino, denunciable ante las autoridades. Por supuesto, rezaremos por ellos, pero que no nos pidan que no caiga todo el peso de la ley sobre gente que se dedica a faltar al respeto, y a censurar la expresión legítima que tiene un grupo de personas, por pequeño que este sea.

Me viene, para finalizar, a la mente, aquella oración de la Preces Leoninas, que conocemos los asiduos a la forma extraordinaria…

Oh Dios, nuestro refugio y fortaleza! Mira propicio al pueblo que a Ti clama; y por la intercesión de la gloriosa e inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, de San José, su esposo, y de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos; Escucha misericordioso y benigno las suplicas que te dirigimos pidiéndote la conversión de los pecadores, la exaltación y libertad de la Santa Madre Iglesia. Por J. N. S.

21.07.09

Hispanoamérica Católica

Desde que el Tenientecoronel Hugo Chávez Frías se hizo con el poder, en 1999, Venezuela no levanta cabeza. De no ser por sus reiterados y continuos ataques a la Iglesia, habría pasado por ser un déspota pasajero más. Sin embargo, Chavez ha prosperado diez años en el poder, y ha extendido su modelo bolivariano por el subcontinente americano, tratando de imponer, como no podía ser de otra manera, una re-escritura de la Historia en la que Colón es poco menos que un engendro demoníaco y dando a las poblaciones indígenas un protagonismo en los movimientos de independencia americanos que, en realidad, recayó casi uniformemente sobre los criollos.

Leer más... »

14.07.09

La FIFA jacobina

Hace poco leía unas declaraciones en las que un directivo de la federación danesa de fútbol, Jim Stjerne Hansen, censuraba a los jugadores de Brasil por sus “excesivas manifestaciones religiosas” en el campo, tras ganar la Copa Confederaciones.

Patético, ya lo sé. La cosa no iría a mayores si no fuera porque el (eterno) presidente de la federación mundial del deporte rey, la FIFA, se ha echo eco de las declaraciones, y ha dicho que “La religión tiene que estar fuera del deporte. Hay que parar de dar gracias a Dios cada vez que hay una victoria".

Ni el Danés (cuyo país ya se vio en un lio tras la publicación de las infames viñetas sobre Mahoma), ni el controvertido suizo se han parado a pensar en las consecuencias que tendría para el fútbol el despojarle de su único elemento trascendental. Si además contamos en lo fervorosos que son en algunos países americanos, como Brasil, o que las selecciones de países islámicos (caso de Egipto) celebran mirando a la Meca, pues va listo mister Blatter.

El fondo de esta cuestión es, tristemente, el de siempre: tras lo políticamente correcto, nos quieren imponer lo religiosamente correcto, previo paso de lo no-religioso. Más o menos lo que nos dice también el amigo ZP: “la religión en casa".

Cuando Bat Ye’ Or escribió Eurabia, nos contó que Europa se está suicidando por dos motivos: no tenemos hijos y nuestra sociedad se pliega a una islamización creciente. No por tolerancia al musulmán (que la hay, y mucha), sino porque hemos renunciado a nuestro propio sentir religioso, y queremos borrar los últimos resquicios. Desde 1792, hay unas cuantas fechas clave en esta des-cristianización, que en España comenzó con las desamortizaciones y que culminó con la matanza de curas y religiosos en la Guerra Civil. Desde entonces, prima la indiferencia, prima el silencio. Y en el resto de Europa, prácticamente igual. Al odio ha seguido la indiferencia. En un continente en el que ya no hay conciencia de nada, es normal que ya no haya ni conciencia de Dios. Pero de ahí a imponer ese vacío, media un abismo no muy pequeño.

Y es que si a los egipcios no se les amonestó por hacer pública profesión de fe, ¿A cuento de qué castigan ahora a los cariocas? La FIFA calla, conforme a su estilo arisco y pomposo. Solo invoca la regla nº 4 en la que constata que no puede publicitarse ningún mensaje debajo de la camiseta oficial de cada equipo. Una regla que se hizo, primeramente, para evitar mensajes racistas del Di Canio de turno, pero que se ha tergiversado hasta el punto de ser una normativa anti-todo. La obsesión de la FIFA porque solo se vean los sponsor empieza a ser un poco obsesiva.

Para terminar, pienso en todos los jugadores que se santiguan antes de entrar al campo; en aquellos que llevan una camiseta “I belong to Jesus", o en aquellos que se han colgado un Rosario debajo de ella (algo que no me apasiona, pero no deja de ser una profesión de fe). Pienso y digo: Si no os hacéis musulmanes, id dejándolo todo en el vestuario.

Imagen: Nosolodeportes.com

Por lo breve

: -Página 71 del ABC de hoy Martes. Una esquela como ya no se escriben. Descanse en Paz. (Gracias, Ulises).

13.07.09

Vidal y las confesiones

D. José Manuel nos sorprende con este reportaje sobre confesiones, publicado hace poco en su diario digital. Hay que agradecerle, eso sí, que no haya reproducido el titular con el que se publicó en prensa escrita ("En España no se confiesa ni Dios"), equiparable a aquel infame slogan publicatario de un club deportivo, en el que decía que “somos la hostia"… El mal gusto vende, sin duda.

Del reportaje hay que decir que la pluma de Vidal sigue siendo una de las mejores, que tiene buen estilo, pero lo que me duele es el fondo, la utilización de ese talento para perseguir no sé bien qué objetivos, pero no los de una Iglesia en Comunión. Esto es una pena, porque el buen estilo y una búsqueda espiritual sincera (que estoy convencido que tiene), no tiene porque estar reñida con lo que digan “Rouco” o “la Iglesia jerárquica".

Leer más... »

5.07.09

En honor a la verdad

El que de veras ama la vida, y quiere vivir días dichosos, refrene su lengua del mal, y sus labios no se desplieguen en favor de la falsedad. Huya del mal, y obre el bien; busque la paz, y sígala. Porque Dios tiene puestos los ojos sobre los justos, y está pronto a oír sus súplicas: pero mira con enojo a los que obran mal. ¿ y quién habrá que os pueda hacer daño, si os empleáis en hacer el bien? Pero si sucede que padecéis algo por amor a la justicia, sois bienaventurados. -Lección de la Epístola del Apóstol S. Pedro: (3, 8-15)-

¿A cuento de qué abro con tan larga cita bíblica? Pues, aparte de porque ha sido la lectura del V Domingo después de Pentecostés en la Forma Extraordinaria, también porque uno se equivoca, comete errores, “se le calienta la boca” y dice cosas sin precisar lo deseable, lo cual incurre en uno o varios comentaristas cabreados. Y, hombre, en un caso en particular, me siento en deuda.

Leer más... »