31.08.09

(Media) oportunidad en Pueyo

En el Monasterio de El Pueyo toman el relevo. Los Claretianos se van, y “hereda” el monasterio el Instituto del Verbo Encarnado, que tuvo sus comienzos en Argentina, el 25 de marzo de 1984, fundado por el padre Carlos Miguel Buela. Su figura canónica es de Instituto religioso de derecho diocesano, con decreto firmado por S.E. Monseñor Andrea María Erba, obispo de Velletri-Segni, el 8 de Mayo de 2004.

La particularidad de este instituto es que, junto a la celebración de la forma ordinaria, incluye en su espiritualidad de manera habitual, la celebración de la forma extraordinaria, comúnmente conocida como ‘Misa Tridentina’.

Leer más... »

28.08.09

Confesarse, cosa de "tridentinos".

Leo, apenado, que hay curas que defienden la desaparición de un Sacramento de la Iglesia. La Confesión, Penitencia, reconciliación o como quieran ustedes llamarla, la instituyó, así como la Eucaristía, Nuestro Señor Jesucristo el día de Pascua:

“Recibid el Espíritu Santo a quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos” (Jn 20, 22).

Leer más... »

23.08.09

De reformas (o construcciones) veraniegas

Informábamos hoy en Infocatólica del último “soplo” que ha sentado bastante mal a Bastantes y Vidales. Lo cierto a pesar de desmentidos, no es una excesiva sorpresa, a tenor de las manifestaciones pasadas y presentes del antiguo Arzobispo de Toledo, Don Antonio Cañizares, y del propio Papa Benedicto XVI. Sorprende quizás lo rápidamente que se ha producido ese desmentido del Servizio Stampa. Sobre eso ya escribe Luis Fernando Pérez-Bustamante, y yo tengo poco que añadir.

El caso es que, a tenor de “reformas", el otro día comentaba con un religioso cómo la Forma Extraordinaria ha tenido ciertos cambios a lo largo de su historia, “reformas” que culminaron con el Misal que publicó el Beato Juan XXIII en 1962, y cuya apostilla ha sido la actualización de la oración por los judíos en el triduo pascual ordenada por Benedicto XVI (y que hasta donde yo sé se ha aplicado con ejemplar disciplina por las órdenes adscritas a Ecclesia Dei).

La discusión con este religioso fue francamente fructífera, ya que como seglar, no percibo a veces detalles que sólo una persona que hace de la Liturgia no ya el centro de su vida espiritual, sino de su vida diaria, puede aportar.

Me comentaba, por ejemplo, de cómo la Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II propuso cosas (que luego, obviamente se sacaron de contexto). El religioso me comentaba que en la Liturgia de la Palabra, las lecturas habrían sido más accesibles en lengua vernácula. Creo que a partir da la última reforma (1962) ya se comenzaron a leer las lecturas en lengua vernácula. También tratamos, algunos días antes de que volviera a aparecer la famosa carta del entonces Cardenal Ratzinger, la incorporación de las oraciones móviles, la ordenación de las lecturas bíblicas (calendario litúrgico), nuevos prefacios, oraciones y comunes que se usan normalmente en la forma ordinaria (algo que llevaría, sin duda, a un Misal de Benedicto XVI, dado el calado de esas reformas).

Sin saberlo, íbamos en la dirección que explicaba el Cardenal en aquella carta. Un rito, librado de los excesos modernistas, bien en lengua vernácula, bien en Latín, pero hilado con el misal de Juan XXIII -y quizás el de Pablo VI-, que no fuera una ruptura.

Porque no nos podemos engañar. Aunque en 1969 la disciplina imperante en la Iglesia facilitó la implementación del Novus Ordo Missae, o forma ordinaria, la ruptura fue en que no fue una reforma de la Misa, sino un misal totalmente nuevo, de lo que se deduce “ruptura". Precisamente, el Santo Padre es muy claro al respecto de que tienen “igual dignidad” (Cf. Motu Propio Summorum Pontificum), pero ha contemplado, durante todo el posconcilio, como se multiplicaban los abusos, las “liturgias creativas". etc. Todo amparado en el “Espíritu del concilio”

¿Es una reforma la respuesta?
Más que usar esa palabra, de amargo recuerdo protestante, soy de los que abogan por una reconstrucción. Los cimientos de nuestra Iglesia se hunden en 2.000 años de historia, y el “edificio” está dañado, quizás, pero está lejos de estar destruido. En su seno han surgido un buen abanico de movimientos que encauzan tal o cual modo de vivir la espiritualidad. Cuando se juntan, y trabajan juntos, surgen diócesis tan dinámicas como la de Toulon-Fréjus en Francia.

Y eso que apenas puedo hablar de focolares, kikos, etc. etc. Lo único que he tratado fuera de la iglesia diocesana ha sido a Opus Dei y Jesuitas, pero me doy cuenta de que los carismas que no me atraen a mi pueden ser un camino para otros. Es por eso que defiendo con uñas y dientes lo necesario de la forma extraordinaria: sin ella estamos obviando una parte importantísima de lo que ha sido, y desde luego aún es la Iglesia.

Por eso me alegra la “desmentida reforma", porque se va a poner remedio a los muchos prejuicios que sigue habiendo en torno a la forma extraordinaria y a quienes tratamos devotamente de expandirla en la Iglesia. Son cosas como estas las que dan sentido al término del conocido padre John Zuhlsdorf “brick by brick", es decir “ladrillo a ladrillo"…

5.08.09

Pedro Almodóvar se cree mucho para dar lecciones al Papa

Desde luego, hay gente que termina montándose su propia película. De Pedro Almodóvar no se podrá discutir su pretendido genio del cine, pero sí pensar que sus cintas son, o no, de un mal gusto rara vez alcanzado en otros directores españoles. Si el ser genio es, obligatoriamente, contar historias de prostitutas, de monjas lascivas, de transexuales, y de curas pedófilos, prefiero quedarme entre los mediocres, desde luego. Y lo malo, no me vayan a malinterpretar, no es que saque su bazofia. Ni siquiera que le aplaudan. La gente es muy libre de decidir lo que va a ver al cine, pero ¡Oh casualidad! Con cada película que hace, Almodóvar se gana más y más a la crítica, y menos al gran público.

Unas inquietudes, dicho sea de paso, que ha parecido transmitir al resto del mundillo en España, más preocupados por crear un Club de la Ceja, y de colocar a “su” ministra en el ejecutivo socialista que de que sus producciones sean rentables, o gusten. Total… Ya deben de salir amortizadas. Las producciones de calidad del ciñe español que han tenido un reconocimiento en la taquilla se cuentan con los dedos de las manos…

Pedro Almodóvar anda sobrado de todo. De pasta y de altanería, porque para hacer declaraciones a un periódico alemán diciendo que “el Papa debería salir más del Vaticano y ver como son las familias de verdad” hace falta estar aburrido y tener muy malas pulgas. ¿Son las tuyas, Pedrito? Porque me imagino que lo que tú has visto en tu harto-desgraciada vida no son cosas muy normales. Y no lo digo por el éxito tras salir de un pueblo de La Mancha (luego dicen “only in America"), sino por toda esa gente “normal", con la que te sueles codear tú; la flor y nata de la farándula española. Farándula de subvención, por favor. Gauche caviar comme il n’y en a plus.

Unas críticas, francamente gratuitas, porque qué le importará a un señor que no pisa una iglesia desde hace décadas lo que diga o deje de decir un Papa. ¿A que no se te ocurre ir a Marruecos y cantarle sus verdades a Mohammed? Si es que encima de un degenerado, eres un valiente. Sabes que nadie te va a torcer el morro por meterte con el Papa. Tus amiguitos te reirán la gracia con un champán que estamos pagando todos los españoles.

Semillas de un mejor cine
Paradójicamente, es en la Meca del cine donde ha empezado a surgir un tipo de cine que no tiene ni que venderse a una ideología, ni ser “arte", sino una expresión artística que dé auténtico testimonio de Verdad. Mel Gibson dio un primer paso con La Pasión de Cristo, que mostró una realidad incómoda, que lo sigue siendo 2.000 años después: la crucifixión de nuestro salvador fue, parafraseando a Monseñor Fulton Sheen, un acontecimiento en el que “más que el odio, predominó la indiferencia". Luego llegaría Eduardo Verastegui con su Bella. Más sencilla, menos bíblica, pero que igualmente muestra un lado de la maternidad que no tiene por qué transformarse en un drama al estilo “Pedrito". Obviamente, silenciada por el mundillo artístico, rechazada como un aborto, despreciada por la mayoría de la crítica “progre” allí donde se ha estrenado.

Y sin embargo tengo la convicción de que son semillas. Semillas de una forma de hacer cine que está pegando, que es rentable, y que además transmite valores. Porque ya no se ve a las familias en el cine salvo para las pelis de críos, que está bien pero se podría hacer más. Una peli que eduque a las familias es, sin lugar a dudas, lo que está pidiendo la sociedad.

Pedro estrena “Los abrazos rotos” esta temporada. Pero el abrazo de Cristo nunca se rompe.

3.08.09

Después de las maniobras, el Vaticano adquiere una bomba nuclear

El pasado 28 de junio, Luis Fernando Pérez-Bustamante nos informaba puntualmente de las maniobras en el Adriático que llevaba a cabo la Guardia Suiza. Ayer nos enterábamos de la matanza llevada a cabo en Pakistán por una jauría de salvajes, autodenominados musulmanes, en la que han muerto siete personas y otras 18 han resultado heridas.

Y todo por la supuesta profanación de un Corán en la región del Punjab, en el noreste de Pakistán. Ese país asiático cuenta con una mayoría de Musulmanes de la facción minoritaria en el Islam, los Chiíes, que controlan el estado vecino de Irán. Pues bien, hoy leo en El Mundo que Irán espera la orden de su autoridad religiosa y temporal suprema, el Ayatolá Jamenei, para fabricar una bomba nuclear. ¿Se acuerdan ustedes de las advertencias, harto repetidas por los malvadosgenerales del Pentágono a la Casa Blanca? Pues ya ven en qué saco roto han caído.

Leer más... »