Vocaciones. Unas rectas y otras que se tuercen

Hoy comentamos un popurrí de noticias. Y es que no me daba la gana de dar la satisfacción a Don Juan Masiá de dedicarle un post entero. Montes me da más o menos lo mismo, porque tiene de Médico lo que yo de budista, pero es que uno ha pasado parte de este tránsito en la Iglesia con los jesuitas, y desearía que fueran lo que fueron antaño. Es una esperanza que vale la pena tener.

Juan Masiá se ordenaría, quiero creer, con ilusión por la labor pastoral. Un amigo mio en estos días me ha comentado que está pensando mucho en ordenarse, en seguir un discernimiento, lo cual nunca es un paso baladí. Creo que, con la salvedad de los años, la misma llamada es la que oyen estas dos personas. ¿Qué se ha torcido entonces en el camino del Jesuita?

Cierto es que mi amigo juega con ventaja: No formará parte de una orden que exige tantos estudios, aunque sí demande cinco años de estudios tan solo a su Segunda orden (lo siento, no puedo deciros cual es). Los jesuitas siempre han formado lo mejor de lo mejor, teólogos que a lo largo de la Historia de la Compañía han sido referentes en muchas universidades, y han marcado, casi sin exagerar, el pulso de la teología en la Iglesia Católica.

Arrupe: un antes y un después
Los mismos que a principios de Siglo XX defendían en Francia un estado confesional frente a la aconfesionalidad que el estado galo propugnó desde 1905, eligieron en 1965 a Pedro Arrupe como superior de la Compañía. Sus biógrafos coinciden en que vivió “tiempos turbulentos” de la Iglesia, pero nada más. Bajo su liderazgo, los jesuitas desarrollan en la XXXII Congregación General el germen de su actual doctrina, que ha favorecido, sí, una doctrina muy radical de justicia social, pero también la teología de la liberación, tan condenada durante el Papado de Juan Pablo II, cuando no la heterodoxia “Masiana". De su sucesor, el P. Kolvenbach, no hablo por caridad…

Es así de fácil: cuando uno da un paso “por delante” de la Iglesia, queriendo seguir formando parte de la misma, se producen rupturas en el tejido. Así tenemos a cuatro locos que consideran un “profeta” a ese señor (¡Nada menos!) y otros a los que no nos cuesta ver su heterodoxia, su falta de apego a los dogmas de la Iglesia. Y es que lo malo de querer ir por delante no es que te tilden de “progre", sino que impones un camino a una serie de personas, que no tiene porqué seguirte a ti en vez de al Santo Padre. Y, claro son caminos que pueden ser discordantes.

En el caso de Masiá, me da la terrible impresión de que se trata de una soberbia sin límite. El que sus amigos mediáticos vayan tildando a sus disidentes de “Inquisición SA” demuestra el poco apego que tienen en realidad a la Iglesia… Eppur si muove, señor Vidal…

La Iglesia permanece, mientras el mundo pasa. Y las ideas peregrinas, Masianas, sobre Jesús, los dogmas, y un largo etcétera chocan extraordinariamente con todos y cada uno de los votos contraídos. Su superior hace bien en materializar el pedido de silencio, pero lo triste es que no lo extiende a su propia Provincia. ¡Pobres Japoneses!

Y eso que yo fui de los que se alegró, ilusionó, cuando la XXXV CC de los Jesuitas eligió al padre Nicolás. Desde luego, una acción similar habría sido impensable con el P. Kolvenbach a cargo. Poco a poco, la compañía recupera su disciplina. Los “progresaurios” rugen, claro, pero acatan, y eso es un signo de retorno de la compañía a mejores tiempos.

Dios quiera que así sea.

11 comentarios

  
carlos
Chaval, con ese puro encima pareces un marques pero sin tierras, .........por lo demas, se nota que estas bien instalado en madrid, no como yo vivendo de alquiler compartiendo piso................ni que decir tiene que el Massia ese tiene mas dedos de frente que tu,,,,,,,,,,eso si tu muchos muchos latinismos..........anda vete a la edad media, que seguro de alli procede tu genetica eclesiastica. saludos desde la mancha
31/07/09 2:44 PM
  
Miki V.
De momento, Carlos, Masiá tiene más inteligencia que tú. Es una pipa, no un puro.

A parvulitos, a aprender la diferencia...
31/07/09 3:32 PM
  
rastri
Carlo: Esto de la envidia era algo que yo no conocía en tí.


Yidgadal veyitcadash shemé rabá bealmá diverá jiruté veyamlij maljuté bejayéjon uvjoméjon uvjayé di-jol-nét yisraél baagala uvizman cariv veimrú amen.
Nota del blogger: Le pido por favor que nos traduzca el pasaje para que podamos entenderlo. Gracias.
31/07/09 5:11 PM
"Los mismos que a principios de Siglo XX defendían en Francia un estado confesional frente a la aconfesionalidad que el estado galo propugnó desde 1905, eligieron en 1965 a Pedro Arrupe como superior de la Compañía."

Perdona Miguel pero me parece un acusación gratuita. ¿Era justo exigir la confesionalidad no de Francia sino de cualquier estado en cualquier momento? Si, aunque seamos unos colgados del Reinado Social como nos ha motejado un obispo. Eso es ortodoxia.

¿Qué León XIII erró con el ralliement? Pues sí, de ahí que algunos se les califique de "rallies" en us actitud sumisa sobre todo con el mal menor. Pero bueno ahí están las consecuencias de la nefastas políticas temporales (de las espirituales ya se hablará) de todos los últimos papas.

Y que se pase a defender una actitud justa a impulsar a un hombre tan sospechoso como Arrupe me parece que la cosa es contradictoria no tiene cabeza. Me gustaría saber su opinión sobre este comentario que nos has administrado. Gracias
31/07/09 5:40 PM
  
Miki V.
Arrupe... Es Arrupe. Yo no puedo defenderlo, pero sí aspiro a una Compañía de Jesús como la que heredó él, que se desprenda de ese 'Zeitgest' que la lleva caracterizando desde su liderazgo. Como pongo en el post, si vas de vanguardia, el riesgo es que te desvías.

Porque ahí está la Historia, y los muchos santos jesuitas. Y ni uno de ellos dijo las bobadas que dice Masiá...
31/07/09 6:50 PM
Creo que me he expresado mal. Me refiero a que compares aquellos que defendian un estado católico en Francia y no querían el asqueroso acuerdo con Arrupe cuando medía un abismo entre ellos. Quisiera que explicases porque acusas a los verdaderos católicos franceses no los que son liberales y han destrozado la Iglesia de Francia (aunque está no es que haya gozado siempre de excelsa salud)
31/07/09 8:42 PM
  
Miki V.
In diebus Illis

Entre mis muchos defectos cuento con una educación en liceos franceses, y he visto lo anticlericales que pueden llegar a ser bajo el letrero de la "laicidad". Ni siquiera Sarkozy, que no es especialmente anticlerical, ha tenido un acercamiento más de lo diplomático con la Iglesia.

A los que me refiero con "Los mismos que a principios de Siglo XX defendían en Francia un estado confesional" es a los jesuitas, que mediante revistas y publicaciones que ellos editaban, combatían a los "laicistas" de su época en temas como el Evolucionismo (que se mantienen candentes en países como EEUU con un sano pulso cristiano, y no siempre liderado por católicos). Los jesuitas eran la primera línea de la Iglesia Católica francesa a principios del Siglo XX (salvando las distancias del grandioso Charles Péguy, y sus discípulos).

Esa línea combativa, tan pro-ortodoxia, cuesta creer que pueda darse hoy en día, pero uno no deja de ser "fan" de S. Ignacio, y espera que se vuelva a dar, 'Ad Maiorem Dei Gloriam'.
31/07/09 8:58 PM
Sin menospreciar su trayectoria ni sus méritos, en resumen hace la denuncia del cambio de acera de bando, ¿no?
31/07/09 10:01 PM
  
Miki V.
Gracias, gracias. Pues si se puede llamar así, sí.

Ya lo denuncia Ricardo de la Cierva, aunque yo veo "brotes verdes" en algunos de los jesuitas más jóvenes. Siempre pasa...
31/07/09 11:11 PM
  
luis
Miguel, la Compañía no fue nunca tan ortodoxa. En casi sus orígenes, tiene una filosofía errada, mezcla de voluntarismo y nominalismo. En su rechazo del Coro y en su enfasis de las virtudes activas, es una acabada muestra de cierta deriva antropocéntrica. La hipertrofia de la virtud de la obediencia, una forma de extrema heteronomía moral que linda con la moral de situación, solo que delegada en el Superior. Su causismo moral, su adopción de ritos paganos (una de las causas de su disolución, como dice el Breve de Clemente XIV) muestra que hace siglos había desviaciones, que eclosionaron en el siglo XX, en la misma línea pero con contenidos diferentes. Si antes había que lograr poder a toda costa captando a los Príncipes, ahora se hace con el demos, nuevo Principe, a través de la Teologia de la Liberación.
Todos los grandes Papas: San Pío V, Benedicto XIV, Clemente XIII, Clemente XIV, se opusieron a las desviaciones de la Compañía.
Recomiendo leer el Breve Dominus ac Redemptor, del calumniado pontífice Clemente XIV, que señala razones muy serias para la disolución.
¿Qué influyó la masonería en la disolución? Sin duda, era una competencia fuerte. Pero eso no quita los graves errores y desviaciones de catolicismo barroco. Nos han vendido una historia, pero hay otra historia
02/08/09 6:40 PM
  
Pedro
La dissolucíón de los jesuitas fue por raziones políticas, Luis, veja Wikipedia:
"La supresión de los jesuitas fue llevada a cabo en 1773, cuando el nuevo Papa Clemente XIV enfrentó fuertes presiones de los reyes de Francia, España, Portugal y de las Dos Sicilias quienes, por razones políticas, le exigían la desaparición de la Compañía. El Papa cedió y mediante el breve Dominus ac Redemptor suprimió la Compañía de Jesús."
Lo miesmo dive Jonathan Wright, en su libro "The Jesuits".
18/12/10 10:21 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.