La FIFA jacobina

Hace poco leía unas declaraciones en las que un directivo de la federación danesa de fútbol, Jim Stjerne Hansen, censuraba a los jugadores de Brasil por sus “excesivas manifestaciones religiosas” en el campo, tras ganar la Copa Confederaciones.

Patético, ya lo sé. La cosa no iría a mayores si no fuera porque el (eterno) presidente de la federación mundial del deporte rey, la FIFA, se ha echo eco de las declaraciones, y ha dicho que “La religión tiene que estar fuera del deporte. Hay que parar de dar gracias a Dios cada vez que hay una victoria".

Ni el Danés (cuyo país ya se vio en un lio tras la publicación de las infames viñetas sobre Mahoma), ni el controvertido suizo se han parado a pensar en las consecuencias que tendría para el fútbol el despojarle de su único elemento trascendental. Si además contamos en lo fervorosos que son en algunos países americanos, como Brasil, o que las selecciones de países islámicos (caso de Egipto) celebran mirando a la Meca, pues va listo mister Blatter.

El fondo de esta cuestión es, tristemente, el de siempre: tras lo políticamente correcto, nos quieren imponer lo religiosamente correcto, previo paso de lo no-religioso. Más o menos lo que nos dice también el amigo ZP: “la religión en casa".

Cuando Bat Ye’ Or escribió Eurabia, nos contó que Europa se está suicidando por dos motivos: no tenemos hijos y nuestra sociedad se pliega a una islamización creciente. No por tolerancia al musulmán (que la hay, y mucha), sino porque hemos renunciado a nuestro propio sentir religioso, y queremos borrar los últimos resquicios. Desde 1792, hay unas cuantas fechas clave en esta des-cristianización, que en España comenzó con las desamortizaciones y que culminó con la matanza de curas y religiosos en la Guerra Civil. Desde entonces, prima la indiferencia, prima el silencio. Y en el resto de Europa, prácticamente igual. Al odio ha seguido la indiferencia. En un continente en el que ya no hay conciencia de nada, es normal que ya no haya ni conciencia de Dios. Pero de ahí a imponer ese vacío, media un abismo no muy pequeño.

Y es que si a los egipcios no se les amonestó por hacer pública profesión de fe, ¿A cuento de qué castigan ahora a los cariocas? La FIFA calla, conforme a su estilo arisco y pomposo. Solo invoca la regla nº 4 en la que constata que no puede publicitarse ningún mensaje debajo de la camiseta oficial de cada equipo. Una regla que se hizo, primeramente, para evitar mensajes racistas del Di Canio de turno, pero que se ha tergiversado hasta el punto de ser una normativa anti-todo. La obsesión de la FIFA porque solo se vean los sponsor empieza a ser un poco obsesiva.

Para terminar, pienso en todos los jugadores que se santiguan antes de entrar al campo; en aquellos que llevan una camiseta “I belong to Jesus", o en aquellos que se han colgado un Rosario debajo de ella (algo que no me apasiona, pero no deja de ser una profesión de fe). Pienso y digo: Si no os hacéis musulmanes, id dejándolo todo en el vestuario.

Imagen: Nosolodeportes.com

Por lo breve

: -Página 71 del ABC de hoy Martes. Una esquela como ya no se escriben. Descanse en Paz. (Gracias, Ulises).

5 comentarios

  
Norberto
"La obsesión de la FIFA porque solo se vean los sponsor empieza a ser un poco obsesiva."
Por ahí van los tiros,el resto, dudo que M.Hansen se lo plantee como lo haces tú.
Desde luego la batalla la tiene perdida porque ninguno de los que mencionas van a dar su,espontáneo y vivido,brazo a torcer,asi pues que se j...
14/07/09 10:46 AM
  
Norberto
j...=jorobe...¡no penséis mal!
14/07/09 10:47 AM
  
Miki V.
¡Norberto! Casi te me pierdes, jajaja.

No, evidentemente las cosas no van a cambiar porque yo escriba, pero no soy el único. Hoy me han mandado hoy un artículo desde Italia tratando el tema, así que poco a poco se junta la opinión.

De todas formas, Blatter sabe más por viejo que por diablo. El danés ese se metió un poco con todas las manifestaciones religiosas, mientras que el otro solo una referencia muy precisa a la celebración en la final, para luego soltar la 'perla' que he puesto.

Además, las campañas de prensa funcionan, a medio plazo. Si conseguimos que El Corte Inglés o Heineken se dieran cuenta de que poner un anuncio suyo en "Salvados por la Iglesia" les iba a costar caro, podemos tocar las narices en la FIFA también. Los primeros que nos apoyarían, sin dudarlo, los clubes (que son la primera fila de este mercado).
14/07/09 11:01 AM
  
Norberto
Lo que si parece digno de mejor causa es la expresión pública de fe en los campos de futbol;de acuerdo que eso no es todo,que algunos no llevan una vida ejemplar,pero ahí tienes a Kaká,confesando su opción por la castidad prematrimonial,y,no es el único.
Se empieza confesando la fe y se termina...¿en los altares?,Dios lo quiera.
Por cierto me encanta ver la cantidad de crucifijos que llevan los/las atletas de países del "telón de acero",no estorba para correr,saltar,lanzar,etc.,me llama,gratamente, la tención que el plusmarquista mundial de 110m vallas Dayron Robles lleve cucifijo,porque es ...cubano: ¡bendito sea Dios!.
En este enlace puede verse una foto donde se aprecia el crucifijo y el atleta en pleno esfuerzo,por si quieres subirla:
http://www.laprensagrafica.com/deportes/otros-deportes/45890-el-cubano-dayron-robles-es-la-principal-estrella-de-la-reunion-de-tanger.html
14/07/09 11:45 AM
  
Ana
Estoy de auerdo en que una sociedad sin hijos se autoaniquila, está muy bien la tolerancia siempre que se sepa lo que somos.Un cardenal italiano al que escuché en una conferencia decía que no le daba miedo el islam sino nosotros sin saber quien somos a donde vamos,deshechando nuestras raices frente a ellos que tienen muy clarito lo que quieren.Habría que exigir reciprocidad y recordar que esto es occidente.
Me parece penoso que solo se ataquen las prácticas cristianas,¿Porque solo molesta el cristianismo?
14/07/09 6:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.