Lombardi tiene que irse a casa

Hay pocos cargos en la Iglesia que desempeñen una labor comunicativa decente. Sí, es una afirmación fuerte, pero no por ello menos realista.La retirada del pase de prensa a un sacerdote crítico con un arzobispo heterodoxo es el acabóse de la Sala Stampa.

En los años, algunos, que he ejercido el periodismo, he visto comunicadores de distinta índole. Llevar una “sala stampa”, no solo la vaticana, también una diocesana o de las conferencias episcopales no es tarea fácil. Y sin embargo a algunos les suena todavía el nombre de Joaquín Navarro-Valls, quien llevara la Sala Stampa en tiempos de Juan Pablo II. Hoy felizmente jubilado.

Y de repente llegó Federico Lombardi, SJ.

A Benedicto XVI poco se le puede criticar de su pontificado… y sin embargo el equipo humano del que se rodeó es, sin lugar a dudas, el talón de Aquiles. Cierto es que se ha pasado del tradicional “¿Llueve? La Sala Stampa ni desmiente ni confirma” a unas acciones de comunicación más modernas. Fruto de eso atribuible no en poca medida al ya mentado Navarro-Valls.

He tenido la suerte de conocer y trabajar con otros buenos comunicadores. Profesionales de pies a cabeza, encantadores personas, y trabajadores entregados. Una expulsión como la del P. Nicholas  Nicholas Gregoris, después de trabajar 15 años en la Sala Stampa es, en primer lugar inadmisible, y en segundo lugar irreproducible en los casos que he vivido yo de comunicación institucional en la Iglesia.

¿Se imaginan a cierto par de periodistas expulsados a puntapiés de Añastro? No tardaría la prensa en llenarse de las palabras fetiches de la progresía. “Inquisición”, “talibanes”, “intolerantes”.

Si un Arzobispo dice una cosa herética, si es un hereje conciliarista el DEBER cristiano del P. Gregoris era decírselo. Le obliga su estado sacerdotal pero todo bautizado tendría autoridad para llamar a capítulo a semejante elemento.

Lejos de premiarle, la Iglesia castiga, de manera humillante, «Me dijeron que ya no era bienvenido en la Sala Stampa y tuve que irme», dice el sacerdote.

Si esta decisión es conocida del Director de la Sala Stampa y cuenta con su “placet”, lo propio es que presentara su dimisión y dejase de ir de metedura de pata en metedura de pata. Su gestión ha sido sencillamente desastrosa. Sospecho que no pocas de sus indolencias profesionales nos costaron a Benedicto XVI. Una defensa más enérgica del Santo Padre habrían impedido o quizás pospuesto su renuncia. Es una elucubración, por supuesto, pero si no defiendes a tu jefe, no esperes que otros lo hagan.

Federico Lombardi no sirve para esto. Y si lo que va a hacer es acallar voces críticas contra los enemigos de la Iglesia, mal andamos. Muy mal. 

+Pax et bonum+

Miguel Vinuesa

 

15 comentarios

  
Mario
El propio Gregoris ha reconocido que estaba "agitado" y que "habló apasionadamente", que suena a que terminó gritando. La Oficina de Prensa dice que su comportamiento fue deplorable y que violó el código ético de la prensa acreditada. No creo que en las comparecencias de prensa los periodistas deban comportarse de esa manera a la hora de hacer preguntas o de interpelar a los comparecientes. Aun cuando estas preguntas o interpelaciones sean pertinentes.

Nota del B. Eppur si muove. He visto cosas más denigrantes y los perpetradores de rositas. No me diga que el que escandaliza no es el Arzobispo...
13/10/15 12:47 PM
  
Joaquín
Tras el asunto de la "carta" de 13 cardenales al Papa, con cuatro supuestos firmantes negando haber firmado nada y dos más diciendo que la carta que se ha filtrado no es la que firmaron, Lombardi también echó balones fuera, con "aclaraciones" que no aclaran nada. Ahora esto. Menudo desastre. Y menudo ojo tenía el pobre Benedicto XVI para elegirse colaboradores: además del mentado, Bertone, Levada, Ravasi, Fisichella, Paglia, Turkson, Braz, Coccopalmerio, Tauran... Incluso nombramientos a priori buenos (Cañizares, Piacenza) le salieron malos. Y por supuesto, tenemos el caso de "monseñor" Sarasa, perdón, Charamsa, que a fin de cuentas fue él quien le trajo a Roma cuando aún era el cardenal Ratzinger, y fue él quien le elevó al puesto que ocupaba.

¡¡¡LOMBARDI, VETE DE UNA VEZ!!!
13/10/15 12:48 PM
  
Néstor
Lo de Lombardi sería cómico si no fuera trágico.

Saludos cordiales.
13/10/15 1:38 PM
  
Asd
Nota del B. Cada blog administra los comentarios como bien le parece al blogger. Venir a echar m.... sobre lo que hacen otros me parece de cuarta.

Por aqui tampoco vuelvas.
13/10/15 1:50 PM
  
Guillermo P.F.
Se veía venir, Esto ya no se lo cree ni al que se le ocurrió la lactación de San Bernardo.
No digo esta anécdota. He dicho Esto, con mayúscula.
13/10/15 5:30 PM
  
Juanjo
¡Vaya tropa!
13/10/15 5:44 PM
  
Carlos
Se equivoca usted señor Vinuesa. El diario El Pais tiene diversos periodistas acreditados que escriben a su gusto y sabor sobre el Vaticano, con las pirmeras ocurrencias que les vienen a la pluma, incluidas mentiras, y no son expulsados. Pero saben comportarse con seriedad en una rueda de prensa, y no acaban increpando a la persona que da la rueda de prensa.

Nota del B. "¿Se imaginan a cierto par de periodistas expulsados a puntapiés de Añastro?". Si El País fuese el único, sería coser y cantar.
13/10/15 6:04 PM
  
Julio
Creia que este tema ya estaba cerrado.
13/10/15 7:15 PM
  
Néstor
En este momento la responsabilidad fundamental la tienen los Obispos católicos que se encuentran en el Sínodo. Son ellos los que tienen que estar alerta y no dejarse embretar. Si al final se pone algo a votación, deben recordar que no tienen porqué votar un texto que no sea plenamente satisfactorio desde el punto de vista doctrinal.

Saludos cordiales.
14/10/15 2:19 AM
  
JUAN NADIE
Hace mucho tiempo que Lombardi se tenía que haber ido cuando al poco se ser nombrado era evidente que no era digno ni capaz para ese cargo. Si hubiese tenido un poco de honradez lo habría hecho, pero ni la tenía antes ni la va a tener ahora de repente.
14/10/15 1:41 PM
  
roni aledo
Muy Bueno estimado Miguel. La cobardia y la la actitud politicamente correcta de Lombardi es absolutamente inadmisible!!
15/10/15 9:18 AM
  
Mariana
Comento algo que opiné en otro blog.

La reacción del sacerdote Gregory (una disculpa por si no está bien escrito) fué como la de Cristo en el templo: Y se llama "SANTA INDIGNACIÓN" ante la actitud de un Obispo que no quiso escucharlo. Un testigo ha dicho que el Obispo lo ignoró, y que por tanto, para hacerse oir habló más fuerte. El contenido de lo que dijo, era una defensa de la fe católica, igual que lo hizo Nuestro Señor Jesucristo. Y en Jesucristo se llama: "SANTA INDIGNACIÓN". Igual se llama en el Sacerdote que es otro Cristo.
16/10/15 6:46 PM
  
Hortensia
No sé si esas personas las nombró directamente el C. Ratzinger., luego Papa. Pero sabemos que a veces otros proponen y no todos tienen capacidad para conocer a su prójimo.
Un Obispo le decía a un amigo de la A. Católica: "no nombre a nadie que le manden curas o monjas. Como ellos son buenos creen que todos lo son."
Da la impresión por el libro del C.Daneels que al Papa Benedicto le tendieron la cama.
El último tiempo de su pontificado era un hombre acabado. Ahora resucitó. Lo enfermaron a disgustos.
18/10/15 1:21 AM
  
Josè Marìa
vaya,vaya.Y el papa que dice de esta injusticia,el defensor de todos los oprimidos por las injusticia,o ¿acaso es de justicia lo que le an echo a este pobre sacerdote por decir la verdad sin ambiguedades?.
Si el papa no interviene es porque e COMPLICE.

Nota del B. Vamos a ver: al pan, pan, y al vino, vino. El responsable de la Sala Stampa es Lombardi. El Papa, dirían en Puerto Rico "son otros 20 pesos". Tampoco Benedicto XVI, e insisto que fue un gran Papa, hizo nada por "jubilar" a Lombardi. Y peores las hizo.
19/10/15 1:30 PM
  
TH
Lombardi está, como decimos en inglés, entre "una roca y un lugar duro". Ha reconocido la dificultad que tiene en captar lo que quiere el Papa Francisco y ha declarado que se siente confundido por el modo de proceder el Papa. Por ello también debería de renunciar.

Nota del B. Thanks Thomas, the idiom translates into Spanish "entre la espada y la pared" :)
21/10/15 3:20 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.