Cádiz: Pues ahora no respiro

Que se jorobe mi capitán que no como rancho. ¿No me dejan ser padrino del niño de Cadiz? Pues me voy de la Iglesia. Esta es la actitud madura, no solo en la fe sino en la vida de Alexander Salinas. Y a pesar de todo la pena la siento por el niño, con un “madrino” y una madre cuya soberbia priva a un inocente de un bautizo.

 

Pero no me sorprende que el mundo dé la espalda a las enseñanzas de la Iglesia. Más bien lo agradezco. Es buen síntoma cuando lo que predicas choca frontalmente contra el mundo. Sobre todo al prisma de la fe, se da uno cuenta de hasta qué punto puede degenerar todo y a pesar de eso la Iglesia sigue. Stat crux, dum volvitur orbis. La cruz permanece, el mundo pasa.

La soberbia de Alexander no podía ser mayor. Se sabe perfectamente en manifiesta contradicción con lo que enseña la Iglesia. Quizás, no lo sé, no por culpa propia, pero es el caso. Se lo advirtieron en la parroquia, pese a lo cual, erre que erre, él tenía que ser el padrino. Por mis c….s, se podría parafrasear.  Y el obispado estuvo prudente, elevando la polémica a Roma,  Doctrina de la fe. Y como no podía ser de otra manera, la rabieta se ha consumado.

A Alexander le importa tres carajos su sobrino, me atrevo a aventurar. Quería su victoria personal, una victoria que habría sido carareada por el lobby LGTB hasta la saciedad. La Iglesia habría claudicado ante el lobby. El niño era lo de menos. La prueba es que al tener la negativa, el niño no se bautiza.

Y los muy insensatos, en su estulticia, es al niño al que perjudican, no a la Iglesia. Nadie puede obligar a los padres a bautizarlo, pero es fundamental entender el sacramento al que le estamos privando: por el bautismo, dice el CDC (1213) “somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión”.

No es descabellado pensar que Alexander y la madre del niño les interesaba el paripé. El escándalo de “soy un transexual y voy a ser el padrino”. Que el niño no es para ellos sino la mercancía de su ego, que estaban perfectamente dispuestos a sacrificar en un rito que ni entienden, ni les importa.

Así que nada. Ahí se queda sin respirar. Pero me da una total y absoluta pena el niño, que no merece ser moneda de cambio de una familia como la que tiene.

51 comentarios

  
Maribel
Si el padrino no es imprescindible para realizar el sacramento y los padres quieren hacerlo , ¿donde está el problema ?.
Puede ser que primen otros intereses.
Muy clara la postura del Vaticano que es de agradecer.
02/09/15 1:47 PM
  
Néstor
Me hacer acordar al juicio de Salomón, enseguida se vio quién quería de verdad al niño y quién no.

Saludos cordiales.
02/09/15 1:56 PM
  
Joaquín
Tenía mis dudas sobre si era la mejor solución el negarle a este ¿hombre? ¿mujer? el ser padrino. Su reacción me las ha quitado de golpe. Pero esto se habría evitado si el obispo de Cádiz hubiera apoyado desde el principio a su sacerdote en vez de elevar una consulta a Roma totalmente innecesaria (como si en la CDF no tuvieran muchos otros problemas que atender). .Recibiría insultos durante unos cuantos días y después todo se olvidaría.
02/09/15 2:06 PM
  
Francisco Fernández-Prida Migoya (40225417G)
Muy bien por el párroco, regular por el Obispo, muy bien por Roma.
Mal, muy mal, por el pretendido padrino o madrino y sobre todo por la madre.
Cual debe ser nuestra postura? Rezar por todos ellos, y en especial por el niño, que se queda sin el bautismo. Si rezamos, estoy seguro que el Señor encontrará una solución.
02/09/15 2:27 PM
  
Libertódulo
No lo interprete como un comentario hostil, que no pretende serlo. Pero no puedo evitar pensar que ya es una victoria de la mujer ésta el que usted se refiera a ella como "Alexander" y empleando el masculino. Ya sé que no es así (veo que al principio del artículo se refiere a la susodicha como "madrino"), pero para el lector poco observador (y hay que partir de la base de que esos son muchos, sino la mayoría) podría parecer como que reconociera la legitimidad de la pretensión de la tal "Alexander" de ser el varón que no es ni será nunca. Actitud que ya le digo que imagino que no es la de usted, pero que es la de muchos católicos y personas inteligentes que conozco, pese a la absoluta y radical irracionalidad de la concepción subjetivista del sexo, realidad objetiva de la biología animal (no solo humana). IHS

Nota del B. Como me conocen los lectores, jejeje... Le llamo Alexander a falta de otro nombre. En el caso de Bruce Jenner, por ejemplo, sí se le conoce por su nombre "anterior". Si hace falta aclarar que es transexual se aclara.
02/09/15 2:42 PM
  
Guillermo P.F.
A padres y padrinos, señor Vinuesa, NO LES DA IGUAL SU HIJO, les da igual LA IGLESIA. Algo normal donde vas y te tratan a patadas. Con mucha exquisitez, con muchas "órdenes de arriba, y de Arriba", pero patadas al fin y al cabo.
Pero desde luego muy normal también, faltaría más, tratándose de una institución donde sus adeptos consienten libremente pertenecer o no pertenecer (distintas son las posteriores implicaciones legales que a ningún ciudadano escapan).
Yo por suerte lo tengo muy claro hace ya años: me dejo "engañar" por quien consiento que me "engañe", hago caso a un obispo y no a otro, me enorgullezco o me avergüenzo de mi Iglesia cuando se lo merece, pero ni irse ni callarse, como dicen los franceses.
Espero que mi hermano en Cristo, Álex Salinas, sepa también perdonar a sus enemigos sin necesidad de irse de la Iglesia que estoy seguro siente como suya, por educación, por tradiciones y por simplemente cultura.
No se hizo el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre.
NO SE HIZO EL HOMBRE PARA LOS SACRAMENTOS, SINO LOS SACRAMENTOS PARA EL HOMBRE. Y no te puede amargar la vida un sacramento que ni ellos mismos saben purificar. Ni ése ni ningún otro, a la vista está.

El niño, muy probablemente el día que tenga uso de razón, sabrá mejor que nadie quién se portó fraternalmente con SU FAMILIA y quién la puso (legítimamente, vale) de patitas en la calle. Entonces veremos a ver si agradece no haber sido introducido en tal institución, o por el contrario recrimina el haberlo hecho (si finalmente se hace).

Pero a la familia no le da igual el niño. Le da igual la Iglesia.
A diferencia de vd., sr. Vinuesa, que sí que le importa un pimiento un hermanito recién nacido, con tal de que salga triunfante (aparentemente triunfante, disimuladamente triunfante), su Iglesia. Que dirán que no es la nuestra, pero aquí nos tienen, lo siento. Ni irse ni callarse.
02/09/15 3:35 PM
  
Animarco
Guillermo sin duda vives engañado, por una ideología antinatural y deshumanizadora..Rezaré por ti y por tantos que viven ajenos a ese Cristo y reniegan de la iglesia..Hacerte una corrección, serán hermana en Cristo", en todo caso, no?..Porque para Dios, no hay transexual ni géneros..Y menos acepta la mutilación genital que llaman "cambio de sexo", como si el sexo solo abarcará lo genital...Para Dios solo existe dos modos sexual es de ser persona, creado por El, y que abarca la totalidad de la persona.
Te aseguro hermano, que ese Dios Misericordioso no acepta tal masacre antinatural...y recordarte que no se ha visto que El/Ella transexual, esté arrepentido de su "mutilación ", y por ello, quiera vivir en la verdad, y volver a la casa del Padre...
Entonces?..cual es la polémica?..
Se le niega a ser participe en un sacramento. No se le echa de la iglesia.

La iglesia dará y da a todo transexual su caridad misericordiosa y acogida, como a todo aquel que arrepentido de tan grande pecado quiera volver a una vida coherente con Cristo, y quiera reconocer la verdad de su existencia, que no es otra que la dada por Dios.
02/09/15 6:21 PM
  
Néstor
Exacto, les da igual la Iglesia. Una única curiosidad, entonces: ¿para qué piden el Bautismo?

Saludos cordiales.
02/09/15 7:07 PM
  
Chimo
Guillermo P. F., no me queda más remedio que volver a corregir sus sinsentidos. A ver, si el tal Alexander dice que va a apostatar es porque no acepta la fe en Cristo y en Su Iglesia. Y si no acepta la fe en Cristo y en la Iglesia Católica, ¿cómo pretende ser padrino de un niño en un sacramento como el bautismo?
02/09/15 7:58 PM
  
Rafael de Higuera
La ideología de género va a ser el instrumento de persecución de los cristianos en los países antaño cristianos
02/09/15 8:01 PM
  
Néstor
¿No se hizo el hombre para los Sacramentos? ¿Qué Sacramentos, si les da igual la Iglesia? ¿Quién dice que los Sacramentos son algo, sino la Iglesia? ¿Quién los administra? ¿A quién se los van a pedir? ¿Quién cree en ellos, sino la Iglesia, es decir, el conjunto de los bautizados?

Éste no es un problema sólo de fe, parece, sino también de razón.

Y recordemos que en todo caso es Alejandra, no Alejandro.

Saludos cordiales.
02/09/15 8:05 PM
  
Juan Mariner
Tendrán su momento de gloria a costa del niño inocente como arma arrojadiza... ¿no cabría considerar una especie de bautismo "de deseo" del niño en este tipo de casos por parte de la Iglesia?
02/09/15 8:36 PM
  
Cristiano Indignado
Guillermo PF:

Pues no sé cómo lo verás tú, pero creo que la posición de Alexander dentro de la Iglesia Católica ha quedado muy tocada. Desde "arriba" (probablemente no el Papa, pero sí cualquier otro alto estamento) le han dejado muy claro que no admiten a menos que se transforme en un ser distinto a lo que es; ergo, si no le han mandado a la puerta de salida al menos sí se la han señalado discretamente. Y lo han hecho porque lo consideran un desviado o un enfermo. Lo sé bien porque hace años yo pensaba igual.

Por tanto, considero que es absurdo que continúe perteneciendo a un club que tiene sus propias normas y en donde le han dejado muy claro que no lo quieren. Esto engancha con lo que le voy a contestar a Chimo:

Chimo:

"A ver, si el tal Alexander dice que va a apostatar es porque no acepta la fe en Cristo y en Su Iglesia."

A ver si empezamos a diferenciar. Se puede creer en Cristo y se puede apostatar de la Iglesia Católica, para pertenecer a otra o a ninguna. El creer o no en Cristo no es exclusivo de los católicos. Lo que no acepta Alexander es la doctrina de la Iglesia, y es legítimo que no lo haga (o que no lo empiece a hacer, porque en este caso, como en muchos otros, le han quitado las ganas de seguir perteneciendo). Que tienen ustedes la nefasta manía de confundir catolicismo con cristianismo, cuando el primero es sólo una (mayoritaria si se quiere, pero sólo una) de las confesiones cristianas que existen.
02/09/15 9:41 PM
  
Cordobilla
Hay 2 maneras de vivir; desde el juicio a los demás o desde la MISERICORDIA.
Cada uno elije. La Inquisicion lo sabe muy bien y su sucesora también

Nota del B. Café para todos?
02/09/15 10:40 PM
  
Emilio Alegre
Muy agudo, Néstor, en tu mención del juicio de Salomón.

Es verdad, al final se ha visto si lo que importaba era el sacramento o la victoria del lobby rosa.
02/09/15 10:58 PM
  
Aurora
GUILLERMO PF:
Me ha sorprendido esta frase suya:''la Iglesia que estoy
seguro siente como suya, por educación, por tradiciones y por simplemente cultura.''

Creo que posiblemente ese sea el problema, que lo que le mueve a sentir la Iglesia como suya no es el amor a Cristo (somos cristianos) sino motivos superficiales como los que menciona.No soy nadie para juzgar pero sí para discernir y , personalmente, creo que ser cristiano es
mucho mas que educacion, cultura y tradicion.Tal vez sea por eso que le da igual la Iglesia , no sé.

Un abrazo fraterno.


02/09/15 11:12 PM
  
Guillermo P.F.
Animarco, si vivo engañado o no, es algo que yo mismo ya he dicho. A estas alturas yo me dejo engañar, he dicho, por quien tranquilamente me parece, allá yo. Y no va a ser, por supuesto, quien no ha sido finalmente capaz de convencerme, y menos por las malas. Si Dios no acepta, según tú, la "mutilación genital" (como si fuera así de simple), será problema de quien viva en sus carnes esa circunstancia. ¿Tú has sido creado normal, "estándar", natural?, enhorabuena. Otros sin embargo no se sienten creados igual, y les supone un conflicto verdaderamente angustioso. Como mínimo deberíamos compadecerlos, mejor que "demostrarles" lo fácil que es nacer normalito y buenecito y sobre todo arrepentirse de no querer aceptar la verdad. No lo van a entender jamás. Y bien que quisieran.
"Se le niega a ser participe en un sacramento. No se le echa de la Iglesia". La diferencia es tan inconsistente que no merece ni polemizar. Me respetan, dicen que me quieren, oran por mí, pero todavía no cumplo los requisitos para ser socio Premium, ¡como ellos!, ni es probable que me sea posible humanamente conseguirlos (ya, bueno, siempre está por ahí la gracia, que me la mereceré o no me la mereceré, así que a esperar). Decepcionante.

Néstor, "les da igual la Iglesia, entonces ¿para qué piden el Bautismo?" Pues sencillamente porque no todo el mundo tiene tan claro que Dios es la Iglesia y la Iglesia es Dios. O que la Iglesia es mucho más que unos varones solteros y asexuales. Quieren lo mejor para sus hijos, y todavía consideran, TODAVÍA, que entre lo mejor figura el ser admitido en la Casa del Padre. La Iglesia es lo de menos, para ellos. No es muy difícil entenderlos, otra cosa es querer compartirlo, que ni falta que hace. ¿O sale mucha gente de ningún bautizo dando saltos de alegría por haber superado una vez más otro pecado original?
"Y recordemos que en todo caso es Alejandra, no Alejandro". Pues le guste más o le guste menos, hemos llegado a la Luna, hemos comprimido una biblioteca en un pen-drive, y hemos conseguido que Alejandra pueda ser el Alejandro que nació y siempre ha querido ser por imposibilidad de ser otra cosa.

Chimo, "el tal Alexander" no dice que vaya a apostatar porque no acepte la fe en Cristo y en Su Iglesia. Al contrario, ha dejado claro que no ha perdido la fe. Que por ahora simplemente se va de donde no le quieren. No ha rechazado a Cristo. Ni a la Virgen a quien tanto venera a través y gracias a la Semana Santa. Él no quería más que transmitir, y con corazón apuesto que sincero, ese mismo sentir a su sobrino. Y muy posiblemente, era el único de la casa que lo iba a hacer. Pero ha triunfado la reglamentación, el rigor, la seguridad, lo conocido, el precedente.

Rafael de Higuera, "La ideología de género va a ser el instrumento de persecución de los cristianos en los países antaño cristianos". Los que no abanderamos esa ideología que, sin embargo dice defendernos, no vamos a perseguirnos a nosotros mismos ni a nuestros hermanos. Pero en esta civilización postcristiana y postrreligiosa que nos ha tocado vivir, va a ser muy difícil contrastar valores únicamente sobrenaturales frente a vivencias y derechos que no entienden de justificaciones literarias. Así de fuerte y así de inevitable.

Juan Mariner, "Tendrán su momento de gloria a costa del niño inocente como arma arrojadiza". Pues sepa vd. que es muy triste que piense de esa manera sobre esa familia, a quienes dudo si se lo diría a la cara en el parque. No están viviendo ningún momento de gloria. Al contrario, están viviendo un momento de abandono y de incomprensión que, sin embargo, sí hay quien está celebrando poco menos que con champán.
"¿no cabría considerar una especie de bautismo "de deseo" del niño en este tipo de casos por parte de la Iglesia?" Pues lo mismo que los padrinos son innecesarios cuando conviene (pero eso sí, de adorno pero intachables), pues lo mismo es de nada obligatorio tener que bautizar a las personas apenas nacen. Si finalmente hay bautizo, será por el niño, en conciencia de que eso es bueno. Pero tampoco es descartable que estemos ante un caso de "cuando sea mayor que decida", que vuelvo a aventurar que lo tendrá muy claro, dados los antecedentes.
El emperador Constantino no tuvo ninguna prisa en recibir las aguas. Se enteró muy bien de qué momento existencial era el más rentable. Y le valió.
03/09/15 2:57 AM
  
Luis López
Guillermo, siento discrepar contigo. Sin juzgar corazones, pero ateniéndome a los hechos objetivos concluyo que a los padres les importa un c... (con perdón) la salud espiritual de su hijo al negarse a aceptar dócilmente los requisitos de los pastores y la Iglesia, y al negarse, en una pataleta casi demoníaca, a bautizar a su hijo. Es una variante del eterno "non serviam" y ya sabemos lo que eso significa.

Han elegido su soberbia -es decir, la propuesta del demonio-, a la limpieza espiritual de su hijo. Es obvio que éste, mientras no tenga uso de razón, no tendrá ningún problema, si tuviese que presentarse ante el Señor, pues una vez dijo "Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis" .

Quienes tendrán problemas serán los que han elegido el camino de la rebeldía frente a la docilidad.
03/09/15 11:45 AM
  
Néstor
No, no, pero una cosa es querer ser admitido en la casa del Padre y otra creer que el Bautismo tiene algo que ver con ello. Seguramente han notado que el Bautismo no lo pueden ir a pedir al Ayuntamiento o a McDonald's, sino que precisamente tienen que ir a pedirlo a la Iglesia, y además, que hay varias, muchas, Iglesias o que se denominan tal, y ellos van a pedirlo precisamente a la Católica.

De lo contrario podrían organizar un bautismo casero en el patio del fondo, invitando a todos lo que quieran asistir. Seguramente disponen de agua corriente.

Y si no lo tienen claro, pues ante todo hay que aclarárselo, porque de hecho es así: el Bautismo es uno de los Sacramentos de la Iglesia, nos hace miembros suyos, y sólo tiene sentido en el contexto de la fe católica que es la fe de la Iglesia.

Porque resulta, mirar por dónde, que la que dice qué cosa es y deja de ser el Bautismo que se administra en la Iglesia Católica, es la Iglesia Católica.

Porque si yo quiero ser socio del Real Madrid no puedo ir a pedirlo con la camiseta del Barcelona puesta y la foto de Messi abrazando a Suárez pegada en el pecho. Y si yo pienso que sí, me lo aclaran enseguida, que no. Y tengo toda la libertad de tener en la pared de mi pieza todas las fotos de Messi que me de la gana. Pero los del Real Madrid tienen toda la libertad de ser del Real Madrid.

Y la educación, las tradiciones y la cultura, a la hora de pertenecer o no a la Iglesia, importan un auténtico pimiento. Lo que hace al católico es la FE en lo que la Iglesia trasmite, la Revelación divina, y el Bautismo, precisamente. Con eso sí, sin eso, no.

En cuanto a Alejandra, sus cromosomas siguen siendo los de nacimiento: XX. Y entonces ¿cómo que nació Alejandro? De hecho, para "parecer" Alejandro tuvo que pasar por una serie de mutilaciones, no nació con ellas.

Saludos cordiales.
03/09/15 1:57 PM
  
Cristiano Indignado
Actualización necesaria:

Leo en los medios que Alexander ha decidido marcharse de la Iglesia. Y no sólo lo va a hacer él: lo va a hacer el resto de su familia también.

Si preguntamos si es lógico, la respuesta es: lo es.
Si preguntamos si era evitable, la respuesta es: Sí
Si preguntamos si es sencillo dar una solución a todas aquellas personas que por los azares (o quizá no tan azares) de la biología nacen en el cuerpo equivocado, la respuesta es No. Y como no es sencillo, lo último que debería hacerse es juzgar inmisericordemente, con un código en la mano, situaciones particulares que se salen del guión. En cualquier grupo de personas lógico la postura sería la de la inclusión antes que la de la expulsión. Pero este caso no ha tenido lógica desde un principio. Y así ha ido.

Habrá a quien no le preocupe esa supuesta "apostasía" de estas personas. A mí me gustaría hacer una reflexión, basada en varios puntos:

Primer punto: Si para poder ser católico hay que cumplir con todas y cada una de las normas de la Iglesia Católica (en ese caso, el porcentaje de católicos en este país sería cero) o la mayoría (el porcentaje sería de unas decenas de miles, siendo generoso)

Segundo punto: si se juzgan con las misma severidad unas desviaciones que otras. A la vista está que no. Un gay o un transexual, un divorciado, un hereje o un matrimonio que use anticonceptivos son tratados de una manera rígida e inmisericorde, mientras se consienten y perdonan hechos objetivamente peores (cada cual que ponga aquí los que más le gusten). Desde ese punto de vista la severidad no sólo es desproporcionada, sino que además es ilógica.

Es evidente que cualquier club privado puede poner sus propias normas. Alexander no las cumple si nos vamos a la letra estricta. Pero el club tiene que tener la misma inflexibilidad para todas las conductas.

Y no es así. Y a la persona espiritual media de la calle se le aparece rápidamente la respuesta: si el catolicismo mostrase la misma severidad en todos los casos, el número de católicos reales existentes no justificaría ni Concordatos, ni subvenciones, ni Conciertos Educativos, ni financiación preferente en el IRPF, ni que actos, instituciones e inmuebles civiles tuvieran una impronta decididamente católica. Tendría los mismos derechos que cualquier otra asociación o confesión. Y eso, como decía Kipling, ya sería otra historia. Por eso la disparidad de criterios, por eso la confusión, y por eso la pésima imagen que tiene la Iglesia Católica en la actualidad, que dentro de 30 años va a ver reducido su número de forma no ya apreciable, sino exagerada.

Hagan ustedes sus reflexiones. El resto de creyentes ya las hemos hecho, y obramos en consecuencia.
03/09/15 2:23 PM
  
Néstor
"ha dejado claro que no ha perdido la fe." ¿La fe católica? Entonces ¿porqué no acepta la doctrina de la Iglesia Católica?

Saludos cordiales.
03/09/15 2:32 PM
  
Bruno
Creo que Guillermo PF tiene razón en algo: no es correcto decir que no les importa el niño. Ciertamente, quieren equivocadamente que la Iglesia se pliegue a su forma de pensar y actuar en lugar de convertirse ellos a la enseñanza de la Iglesia, tienen las ideas bastante confusas, no deben de andar muy sobrados de fe y no entienden la importancia del bautismo, e incluso es posible que hayan montado el número para llamar la atención, pero son la familia del niño y, salvo prueba en contrario, lo normal es suponer que lo quieren mucho.
03/09/15 3:12 PM
  
Rafael de Higuera
Guillermo PF en respuesta a mi comentario acerca de que la ideología de género será instrumento de persecución contra nosotros los cristianos en los países antaño cristianos, responde que como esta civilización post cristiana no acepta valores sobrenaturales que se opongan a derechos que considera inamovibles lo tendremos muy difícil. Lleva razón. Muy difícil. ¿La conclusión es que debemos abdicar de nuestros principios para evitarnos ese tenerlo muy difícil? Parece sugerir que sí.... Que hay que hocicar y confundirse con el paisaje y el paisanaje. Pues no estoy de acuerdo.
Otro comentarista, cristiano indignado, señala que en unos 30 años el número de fieles de la IIglesia habrá caído en picado. ... Lleva razón. Refleja aun no sabiéndolo una profecía La Iglesia parecerá que ha desaparecido por completo.
Pero la promesa sigue en pie, pues Dios es fiel: Non prevalebunt.

03/09/15 4:55 PM
  
Guillermo P.F.
Néstor, su frivolización del "bautizo casero" en el patio con agua del grifo no merece demasiada respuesta. Es vd. el típico ejemplo que me encanta encontrarme en la fila de comulgar, me tranquiliza y disculpa bastante. Pero gracia tiene bastante poca. Y entre gaditanos, suspenso.

Cristiano indignado, lo más gracioso es que luego, a la hora de la verdad, ¡ni apostatar les permiten! Y si no pregúntele a los que han presentado su petición por escrito. Silencio (administrativo, como corresponde y realmente es), o como mucho excusas (imposibilidad, "sello imborrable", reclamación a los padres que te llevaron...) O sea que... ¡encima eso! Ni eres de los nuestros ni te dejamos largarte. Eso es coherencia, sensatez y cordura, sí señor.

Hablas también de la doble (triple, cuádruple, quíntuple...) vara de medir a la hora de consentir la Eucaristía a unos y a otros (como siempre, en desventaja los del 6º, qué manía). Precisamente, acaban de publicar la preocupación del Cardenal Antonelli que afirma que "la Eucaristía se devaluará si los adúlteros comulgan". Como si fuese algo nuevo, una catástrofe desconocida, una ruina. Como si tampoco hubiesen comulgado nunca los defraudadores, los hipócritas, los perjuros, los simoníacos, los penitentes repetitivos... el propio apóstol traidor en la 1ª Eucaristía... No se va a devaluar nada que no esté ya devaluado desde siempre por muchísimos. Ése y todos los sacramentos. No querer verlo es no tener ganas.
03/09/15 9:25 PM
  
Cristiano Indignado
Con la diferencia, sutil pero enorme, Rafael de Higuera, de que la defección en el número de fieles de la Iglesia no la van a provocar ni agentes externos, ni demoníacos, ni persecuciones, ni apostasías generales: la provocará la incongruencia, la falta de una doctrina lógica y la progresiva apertura a toda la información por parte de los fieles.

Incongruente es que se apliquen penas superiores a delitos menores y penas ridículas (si las hay) a delitos gravísimos. Eso ningún sistema penal del "mundo" lo hace, por muy bananero y corrupto que resulte ser. Sin embargo en la Iglesia es peor ser gay que ser un asesino, por la falacia argumental de que el asesino puede arrepentirse y el gay no lo hace: falacia, porque el asesino no nace asesino y puede decidir no serlo, pero el gay no puede decidir el sentirse atraído por las mujeres, igual que a nosotros no podrían obligarnos a que nos gustasen los hombres. Como el común no es tonto se da cuenta de que esa cerrazón, o es propia de culturas atrasadas (como la del pueblo judío en la época del AT) o un fenómeno cultural, pero no algo que resulte un mandato divino. Y como esos, otros muchos, que no menciono pero en los que seguro están pensando.

Doctrina ilógica, porque se fundamenta en el "sostenella y no enmendalla". La progresiva comprensión del Universo que nos rodea hace cada vez más difícil la cosmovisión católica, y el pensamiento de que un Dios Todopoderoso pueda ofenderse porque uno de Sus hijos se masturbe o use anticonceptivos. Un Dios que crea millones de Galaxias no se va a preocupar de si alguien deja de cumplir con el precepto dominical, o cohabita con una señora antes de pasar por un rito de creación exclusivamente humana. Entre otras absurdeces, como la interpretación del Pecado Original de Agustín de Hipona, que condena a los niños al infierno si no están bautizados (incluso al niño ahogado en la playa, pobrecito mío, que como es musulmán queda fuera del Plan de Dios, según los católicos), y muchas más. Se preocupará de cómo el hermano trate al hermano, y al resto de Su creación. Y eso es cuestión de Amor, no de leyes.

El acceso a la información es un punto determinante. Ahora que las misas no son en latín (aunque queden nostálgicos que les sigan gustando, supongo que por lo pintoresco y el regusto a añejo que tienen) la gente se entera de las homilías, y de lo que reza. Ahora que la gente puede leer, no vive la fe fiándose de lo que le diga el que sí sabe, aunque sean puras barbaridades. Ahora que existen medios de reproducción de todo tipo, la Biblia y su hermenéutica no es cuestión de cuatro privilegiados. Pero sobre todo, porque ahora, con un click, tienes acceso a bibliotecas enteras, donde puedes contrastar el pensamiento y la experiencia de otros. Y hacerte preguntas.

La doctrina, el "ser sumiso", el aceptar "porque sí" los dogmas, es cosa del pasado. Por eso, cuando la población mayor (que no tuvieron el mismo acceso a la cultura que nosotros) que acude ahora a las Iglesias ya no esté, el asunto va a ir a su dimensión real: cuánta gente quedará que, a pesar de todo lo anterior, siga aceptando sin rechistar todo lo que se le dice, aunque sea absurdo, discrimine a otros seres humanos o exija una pirueta intelectual sobre el vacío.

Se me antoja que va a ser muy poca gente. Y entonces la pregunta no será si la doctrina se debe "adaptar a los tiempos" o no. Será si es verdadera o no, cómo se ha transmitido y, sobre todo, cómo se ha vivido por parte de los que sí la comparten, hacia sí mismos y hacia los demás.

Y pintan bastos.

03/09/15 10:02 PM
  
Percival
Lo del cuerpo equivocado me ha hecho reir mucho.
Ahora, que tanto apreciamos a la naturaleza, vamos a pelearnos con ella porque funciona correctamente.
Sr Indignado: creame, el problema no esta en la naturaleza sino en la cabeza. No se puede ser mas delicado con alguien que violenta su propio cuerpo, cuando lo que deberia hacer es ajustar la cabeza a lo que hay. Y encima pretende enganar al mundo entero antes que aceptarse a si mismo como es.
¿Quien puede contra estas locuras? Y encima hay que sonreirle...
04/09/15 12:16 AM
  
Cristiano Indignado
Señor Percival, en su comentario vuelven a verse las incongruencias doctrinales de la Iglesia, en este caso la de la tan traída y llevada "Ley Natural".

Se suele invocar la Ley Natural para justificar toda la teología sobre el Sexto Mandamiento, y cuando se hace no se cae en la cuenta de que se están tirando piedras contra el tejado propio:

1.- Cuando se dice que en la Ley Natural el sexo entre los miembros de la especie tiene sólo fines reproductivos, y por tanto el ayuntamiento entre gays o lesbianas es contrario a la naturaleza, se obvia que conductas homosexuales las hay reconocidas en más de cien especies. Luego parece ser que esa orientación no depende tanto de la moralidad como de la biología, y que en la Ley Natural hay tasado un porcentaje de individuos que sienten atracción por los de su mismo sexo, siendo perfectamente natural.

2.- Que por el mismo motivo, la Ley Natural no afirma ni que el sexo sea malo ni que no lo sea. ES, simplemente; cualquier elucubración o construcción doctrinal sobre el mismo es humana y por tanto social o cultural. A la vista de eso, la Iglesia se mete en un jardín al intentar dar racionalidad a lo que es mera cuestión ideológica. El tabú del sexo y su represión en el catolicismo NO obedece a mecanismos lógicos, sino culturales, derivados de la sociedad de la que trae origen (la hebrea antigua) y especialmente en la que se inserta (el mundo clásico y después medieval). En la naturaleza lo antinatural no es practicar sexo: lo irracional es reprimirlo. No parece que invocarla sea entonces buena idea si de lo que se trata es de lograr que los fieles lo vean como algo a evitar en (casi) todos los casos.

A la vista de eso, la cuestión Alexander debe entenderse como una imposición cultural, no biológica. Es la moral católica la que le impide ser padrino de bautismo, no su condición de transexual, que es meramente coyuntural. Y el resultado lógico es que ninguno de los miembros de esos colectivos, ni sus familias, quieran saber nada de la Iglesia. Lo del "aborrecimiento del pecado, no del pecador" es otra falacia argumental que ya no cuela. A este hombre lo han aborrecido por lo que es, no por lo que piensa o hace. Como en tantos otros casos.

Si la Verdad nos hace libres, hay que admitir lo que se piensa realmente, para que las personas que no piensan lo mismo vayan desfilando tranquilamente por la puerta. Si se piensa que un gay es un enfermo, admitirlo; si se piensa que hay que dejar que los sirios se ahoguen en el mar por no ser cristianos, no marear la perdiz y tener el valor de manifestarlo públicamente (esto no me lo invento: lo estoy leyendo en comentarios de éste y otros portales parecidos) ; si se piensa que es mejor una dictadura que la democracia, admitirlo sin rubor. Pero no jugar al equívoco, porque es un insulto a la inteligencia de muchas personas.

Así, cada uno sabe a lo que atenerse, y no comete el error de continuar dentro de una institución que lo aborrece. Aunque queden cuatro personas y ya no se puedan disfrutar de las prebendas de antaño. Es lo más honrado y lo más coherente.
04/09/15 10:42 AM
  
Percival
Querido amigo: no hablo de la ley natural. Hablo de biología.
Pero como no le interesa la realidad...

De todos modos, usted demuestra no entender para nada lo que es la ley natural. Y no creo que se pueda resolver esa confusión en un tiempo razonablemente corto y por este medio. Así que lo pongo en manos de Dios.
Y sí: la homosexualidad es una enfermedad (del amor). Y reconocerlo y ayudar a reconocerlo es también una forma de amar. Por lo demás, nadie es un homosexual, sino una PERSONA con tendencia homosexual. El lenguaje (y el pensamiento que va detrás) reincide en las confusiones varias en las que usted anda totalmente perdido. Lo seguiré poniendo en manos de Dios.
04/09/15 1:44 PM
  
Cristiano Indignado
Amigo Percival:

Si dividimos a una persona en tres atributos fundamentales (cuerpo, mente y espíritu) tenemos estos tres casos:

- Ser humano heterosexual: su cuerpo biológico sexuado corresponde con la condición sexuada de su mente.
- Ser humano homosexual: su cuerpo biológico sexuado también corresponde con la condición sexuada de su mente, con la diferencia de que ésta experimenta atracción hacia su mismo sexo.
- Ser humano transexual: su cuerpo biológico sexuado no corresponde con la condición sexuada de su mente.

Fíjese que en ningún momento estoy hablando de su espíritu, porque el alma, por propia definición, está fuera de los atributos de tiempo y espacio, y por tanto carece de sexo. Cuerpo y mente, por tanto, son la forma con la que nos encarnamos, y como tales volverán al polvo. Es el alma lo que sobrevive en nosotros.

Si esto es así, resulta paradójico que una condición que no depende de nosotros, sino que es la envoltura con la que funcionamos mientras estamos de paso por este mundo, pueda determinar el destino final del alma. Si eso fuese así, una persona que por cuestiones corporales (daños en el cerebro) o mentales (enfermedad psiquiátrica) no pudiera tomar decisiones libres no sería un ser humano completo, Y al mismo tiempo, los efectos que sobre nuestra mente provoca vivir (ansiedad, depresión, conductas compulsivas, fenómenos culturales, sociales, etc.) tendrían un impacto sobre nuestro destino venidero.

Se lo ilustraré con ejemplos. Imagínese alguien que no nace en una cultura católica: no puede cumplir el dogma extra ecclesiam nulla salus; alguien que conociéndola experimenta una aversión hacia ella provocada por sus propios miembros o su experiencia: sentirá rechazo provocado por su mente; alguien que ha sido educado en una cultura materialista: ha sido condicionado para negar la existencia de Dios. Y observe el denominador común: todo son resultados de la MENTE, no del espíritu. Por tanto, es injusto determinar un destino de salvación o no (y podríamos discutir si es lógico o no el concepto mismo de "salvación", pero resultaría prolijo) a decisiones que toma una parte de nosotros que desaparece al morir.

El caso de Alexander no toca a su espíritu. Toca a su mente, que no se reconoce en el cuerpo que le tocó en suerte. Eso no constituye una enfermedad, sino un mero accidente biológico. Su espíritu, por el contrario, sigue siendo el mismo, porque carece de sexo y de todas las necesidades que experimenta la carne mortal (necesidad de comer, de dormir, de relacionarse, miedos, apegos, iras, sexualidad, etc.). Si su destino final, como el de todos, es convertirse en un espíritu, ¿Qué trascendencia práctica tiene su forma externa o sus pensamientos temporales?

La respuesta es ninguna. Alexander es tan capaz de guiar espiritualmente a su sobrina como lo habría sido de continuar siendo Alexandra. Yo no considero que la transexualidad sea una enfermedad, pero aun en el caso de que lo fuese tampoco afectaría en nada: los valores espirituales permanecen incólumes.

Me sorprende que ustedes, tan partidarios de la separación mente-cuerpo, sean tan cerriles en cuanto a cuestiones como ésta, que son puramente accidentales si nos vamos a lo principal: si Alexander puede buscar a Dios y responder a Su paternidad. Respondida esta pregunta afirmativamente, el resto de lo que queda es pura ideología (ultraconservadora, si me lo permite): se considera a los gays como contrarios, igual que los herejes, los progres, los librepensadores, los creyentes en otras religiones o en ninguna. Y se asocia a determinados roles sociales (tendencias económicas conservadoras, minusvaloración de la mujer, preferencia por las formas políticas no democráticas y un largo etcétera).

Como ve, si lo analiza desde ese punto de vista, la mayor parte del catolicismo no es sino pura construcción (mental) social humana, en base a ideas preconcebidas.

Espero que comprenda entonces que los que pensamos distinto no es que estemos confundidos o seamos ignorantes de la Verdad-De-La-Buena que alguno de ustedes nos proponen: es que discrepamos incluso de que haya algo de divino en ella. Un saludo.

Nota del B. Lo prudente en este caso es someterse a lo dictaminado por la Congregación para la Doctrina de la fe. Ha dictado que no puede ser padrino. No he leído el dictamen, pero la orden es clara. No liemos más el taco que ya es complejo de por sí.
04/09/15 2:19 PM
  
Percival
Ahora entiendo, Cristiano Indignado: es usted gnóstico. Ningún cristiano distingue así el cuerpo y el espíritu. No creo que convenga continuar por ese camino. Me confirma en todo lo que señalé. Saludos.
04/09/15 3:34 PM
  
Juan Mariner
Guillermo PF y demás indignados: el cantante Michael Jackson, de triste memoria, nació en un cuerpo de raza negra y siempre se sintió blanco, y si la muerte no se lo hubiese impedido, le habríamos visto con aspecto níveo. Yo creo que no podría ser padrino de bautismo de su sobrino... ¿Era un blanco encerrado en un cuerpo de negro?
04/09/15 7:41 PM
  
Néstor
Es claro que la finalidad de la sexualidad, en todas las especies, es reproductiva. Para eso alcanza con analizar un poco la estructura y función de los órganos sexuales, que según los últimos adelantos de la biología, están precisamente al servicio de la reproducción de la especie.

Ya es hora de desechar las fábulas oscurantistas de la cigüeña y el origen parisino de los nuevos miembros de la especie humana. La biología enseña con lujo de detalles que el origen de un nuevo ser humano depende causalmente (no casualmente) de la anatomía y fisiología de los órganos sexuales.

Que luego las distintas especies puedan usar esos órganos con otros fines placenteros, si, pero desvinculados de la procreación, no debería arrojar duda alguna sobre lo anterior, dado que eso no cambia ni la estructura ni la evidente función natural de esos órganos.

Sería como decir que la función propia de los libros es nivelar las patas de las mesas, porque alguna vez los hemos visto prestando ese servicio.

Llama también la atención el dualismo platónico con que se quiere justificar lo injustificable. En los años sesenta lo progre era criticar al tomismo porque afirmaba la espiritualidad e inmortalidad del alma humana, siendo así que el marxismo es materialista. Ahora lo progre es el dualismo o el trialismo, y reaparece la metáfora del cuerpo como estuche del alma, que habría hecho echar espuma por la boca a todo auténtico progre sesentista. O tempora o mores.

Pero eso no quiere decir que no haya una coherencia de fondo: se va contra la Iglesia, que es lo importante.

Ahora, indignado o no, no se puede ser cristiano si no se cree en la resurrección de la carne, la cual indica que el cuerpo no es un mero estuche pasajero y accesorio, carente de significado humano.

En cuanto a la fila de comulgar, si yo no creyese en lo que la Iglesia enseña lo lógico sería que no me pusiese nunca en esa fila. No sólo por falta de fe, sino también por prudencia, porque ¿y si al final es verdad?

Saludos cordiales.
04/09/15 8:20 PM
  
Néstor
En cuanto a la naturaleza extra-humana, sin duda que en ella no hay nada racional, pues es el reino precisamente de los irracionales. Allí la represión del sexo la hace la naturaleza misma, mediante las épocas de celo, que no están presentes en la raza humana.

Tienen una función evidente, que es hacer posible la supervivencia de las especies dándoles tiempo para otras actividades distintas de la actividad sexual, como son por ejemplo las relacionadas con la alimentación, defensa, etc.

En el ser humano sí aparece la razón, y no hay épocas de celo, por lo cual es claro que queda encargada a la razón la tarea de evitar que la especie humana muera de hambre y sed en medio de una gran orgía colectiva.

Por eso la represión sexual es el presupuesto básico de la vida social, la cual no seria simplemente posible sin ella.

Por lo menos estas reflexiones tienen el mérito de no incluir la afirmación de que toda reflexión sobre la sexualidad es ideología, con lo cual quedarían inmediatamente autoinvalidadas.

Saludos cordiales.
04/09/15 8:30 PM
  
Eme
El transexual ése tiene la razón, nuestra Iglesia se equivocó. Si el transexual se fue, bien ido, fue su decisión, hizo lo que más le convenía, que sea feliz lejos de nuestra Iglesia, acompañado de sus simpatizantes. Y nosotros seguiremos como los masoquistas que somos, maltratados, engañados, manipulados, criticados, insultados e infelices. Pero sin ellos, porque es tanta su inteligencia y sabiduría que ¡qué fastidio!
05/09/15 6:08 AM
  
rastri
No se puede andar por el mundo engañando a la gente. No se puede haber nacido y tener un cuerpo de hombre -masculino- y decir que lo que uno siente, desea y tiene derecho es a ser considerado y tratado como mujer -femenino-. Y viceversa claro.

Y si no es así que se reclame a quien ha tenido arte y parte definitoria en este fallo de génesis -los papis-. Y deje tranquilo quien sabe aceptar que del mal o bien nacer es siempre cosa de un antiguo pecado más o menos concebido.
05/09/15 10:04 AM
  
Josè Marìa
¡felicidades Miguel! buenisimo articulo
05/09/15 11:49 PM
  
Free Soul
El Señor llamado Cristiano Indignado debería ser sincero y cambiarse el nombre a Ateo Indignado, las barbaridades que expone y sus interpretaciones sobre ciertos temas al menos me han servido para hechar unas risas.

Mención especial al comentario que ha hecho sobre que hay comportamientos homosexuales detectados en no se cuantos animales y con eso intenta justificar la homosexualidad humana...claro, mi perro también tiene cierta inclinación por las piernas de la gente, no sé cómo debería llamar a esta nueva filia...por favor los animales no son homosexuales, simplemente se excitan cómo los perros y se enganchan a lo primero que pillan. Aparte el ser humano que es homosexual, no despierta ningún interés por el género femenino, mientras que los animales todos siguen apareandose con las hembras de su especie, independientemente de que en ciertos momentos se "confundan". Al igual que decir que vemos peor la homosexualidad que el asesinato...y así todos tus comentarios igual, malinterprentando porque no entiendes la doctrina ni su profundidad...por favor..dejalo, tal vez a gente que no entienda del tema la puedas confundir pero a los de esta web lo dudo.
06/09/15 3:38 AM
  
Cristiano Indignado
Adelante con esas "barbaridades", Free Soul. Exponga esos fallos para que o bien pueda validar su crítica y yo pueda decir que estoy equivocado, o bien pueda rectificar sus propios argumentos. Pero si quiere debatir conmigo hágalo desde el respeto, porque no conoce a su interlocutor y su expresión ha quedado insultante, pobre y no lo deja en buen lugar, ni como cristiano ni como persona.

Sobre esos argumentos podremos debatir. Soy todo oídos...
07/09/15 12:01 PM
  
María
A Francisco F -Prida: creo q la solución está clara: q la madre decida bauticzarlo x encima d todo.
07/09/15 1:47 PM
  
Juan Mariner
¿Los y las que se someten a cirugía estética son personas "encerradas" en un cuerpo que, mentalmente, no les corresponde?
08/09/15 12:02 PM
  
Redux
Querido ateo indignado, no me explayaré mucho porque ya sabe esa frase que dice: "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo." Y todo lo que usted propone es de acuerdo a esas filosofías de las que ya estamos advertidos, pero lo que dijo Cristo y los primeros patriarcas y santos guiados por el espíritu santo está claro respecto al tema y sinceramente no me apetece discutirlo otra vez como tantas lo he hecho ya. Ahora cogeré solamente algo dicho por usted en uno de sus tantos post más arriba:

"El caso de Alexander no toca a su espíritu. Toca a su mente, que no se reconoce en el cuerpo que le tocó en suerte. Eso no constituye una enfermedad, sino un mero accidente biológico. Su espíritu, por el contrario, sigue siendo el mismo, porque carece de sexo y de todas las necesidades que experimenta la carne mortal (necesidad de comer, de dormir, de relacionarse, miedos, apegos, iras, sexualidad, etc.). Si su destino final, como el de todos, es convertirse en un espíritu, ¿Qué trascendencia práctica tiene su forma externa o sus pensamientos temporales? La respuesta es ninguna. Alexander es tan capaz de guiar espiritualmente a su sobrina como lo habría sido de continuar siendo Alexandra."

¿Que bien no? ¿Osea mis pensamientos temporales no tienen transcendencia practica porque mi destino es convertirme en espíritu como todos no? ¡Es un alivio, yo que he estado intentado controlar los malos pensamientos y deseos durante tanto tiempo...ahora puedo darles rienda suelta! Adios al 9 mandamiento que decía no consentirás pensamientos ni deseos impuros, de todas mis formas mis pensamientos son temporales y no influyen en si iré al cielo o infierno. Porque ahora resulta que si Dios dijo que la homosexualidad está mal, o incluso ya se advertía en la biblia que el hombre no debía de vestirse como mujer ni parecer una para no hacer caer en el pecado a los demas, pero yo pienso que no y así se lo enseño a mi sobrino, podré guiarlo igual o mejor espiritualmente que si mi alma, corazón, cuerpo y mente estuvieran alineados con Dios y su voluntad.... en fin ojo con esto no digo que el tal Alexander se vaya a condenar ni mucho menos, eso dependerá de Dios, pero claro que los pensamientos influyen en la condenación, al fin y al cabo demuestran como está tu corazón y tu alma ya sabes la frase que dice: "Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero comer sin lavarse las manos no contamina al hombre."
08/09/15 4:16 PM
  
Cristiano Indignado
Redux:

"pero lo que dijo Cristo y los primeros patriarcas y santos guiados por el espíritu santo está claro respecto al tema"

Cristo jamás se pronunció sobre el tema de la transexualidad. En realidad, se pronunció muy poco sobre cualquier tema relacionado con el sexo. Es más obsesión de los hombres.

Sus pensamientos temporales sí tienen trascendencia práctica, en aquello que tienen que tenerla. Pero resulta que el 9º Mandamiento, ése que dice "no consentirás pensamientos ni deseos impuros" no formaba parte de los Diez Mandamientos originales, y vino a sustituir otro que decía "No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto ". Y convendrá conmigo en que no es lo mismo que a usted le parezca atractiva una chica que acostarse con todas aquellas que le atraigan. En Derecho penal, en el "iter criminis" se distinguen dos fases: una interna, la del pensamiento, y otra externa, la de la ejecución de lo pensado. Adivine cuál es la punible y cuál no lo es. Y trate de controlar todos y cada uno de sus pensamientos al respecto, y lo que obtendrá no es la santidad, sino la neurosis.

Dios, en el AT, efectivamente condenó la homosexualidad (con la muerte, por cierto). Pero también condena con la muerte trabajar en sábado (Números 15, 32-35), el adulterio (Deuteronomio 22, 20-21) o la blasfemia (Levítico 24, 13-16). Condena a poblaciones enteras, niños incluidos, al exterminio (Sodoma y Gomorra, Génesis 19,2, o Og y resto de su pueblo, Deuteronomio 3, 2-3); tolera y justifica el uso de la esclavitud (Éxodo 21, 7-11), y de la violación (Números 31, 18, o la obligación de una mujer violada de casarse con su violador, Deuteronomio 22, 23-24); o hasta cosas tan absurdas como prohibir recortarse la barba (Levítico 19, 27), mantener relaciones sexuales con una mujer menstruante (Levítico 20, 18), o no poder arar con un buey y un asno juntos (Deuteronomio 22, 10).

Creo que a ningún católico de hoy en día se le ocurriría pensar siquiera en la posibilidad de llevar a la práctica estas cosas. Se presume, por tanto, que o bien el AT está equivocado (lo más probable) o que durante veinte siglos algo de la doctrina ha evolucionado y cambiado; por tanto, no es excusa válida justificar el impedir que este hombre sea padrino de bautismo alegando las Escrituras. Tampoco la patrística, porque Tomás de Aquino, por ejemplo, era defensor de la esclavitud y de la pena de muerte para los herejes (Summa Theol. IIa, Ilae q. XI a 3), algo que entra en total contradicción con el 5º Mandamiento.

Se puede argumentar que para pertenecer a una institución humana hay que seguir las propias reglas de esa institución. Bien. Pero cuando esas reglas, durante su existencia, son contradictorias, erráticas y no mantienen siempre el mismo criterio, se puede dudar de que esa afirmación sea aplicable para unos casos y para otros no. Y es legítimo pensar, entonces, que si hay esa doble vara de medir la causa es ideológica y no espiritual. Porque a Alexander, en contra de lo que usted dice, se le condena a no ser padrino de bautismo por considerar que está en pecado mortal, y por tanto de condenación eterna, por haber cambiado en apariencia su sexo, no por sus obras, su conducta ante los hermanos o su falta de fe. Eso no admite discusión.

Y de paso que se condena a Alexander, condenan algunos de ustedes también a todos los que de alguna manera le defendemos; como usted ha expuesto en sus primeros párrafos, considerándome a mí poco menos que un discípulo de Satanás. Si considera que con esos mimbres los que somos creyentes en Dios pero no comulgamos con la doctrina de la muy humana Iglesia Católica en algún momento nos vamos a plantear la vuelta, debe andar muy errado en sus apreciaciones. Uno no siente muchos deseos de pertenecer a un grupo donde se le insulta, se le desprecia y se le condena, usando (en vano) el nombre de Dios para hacerlo.

Ése es el Talón de Aquiles de la Iglesia, actualmente. No que se camine hacia la apostasía; no que el Mundo se oponga a las palabras de Cristo; no que haya una especie de confabulación contra ustedes. Eso lo consiguen la racionalidad, la educación y el acceso a las fuentes, que resisten pocas apologías.

Espero que comprenda, entonces, a todos aquellos que un día pertenecieron a la Iglesia y que ahora tratan de buscar a Dios sin su paraguas: ni son "ateos indignados" ni nada por el estilo: son personas convencidas de que el catolicismo actualmente es más un sistema ideológico mundano que un depósito de fe verdadera.

09/09/15 11:06 AM
  
F.C. Romero
Con la respuesta a la petición del Sr Obispo, bien por Ud. D. Rafael, se ha conseguido algo que en nuestra Iglesia de España de un tiempo a esta parte se da; evitar la libre interpretación de la Doctrina por cualquier pseudo-teólogo. Ya existiendo el precedente, no hay más cáscaras que someterse al dictamen de la Congregación y todo lo demás sobra. Rezaremos por esa criatura y su familia.
09/09/15 8:05 PM
  
Néstor
Jesucristo habló del matrimonio, su unidad y su indisolubilidad, de cómo Dios creó al ser humano varón y mujer, en vistas al matrimonio y la transmisión de la vida, y también dijo que el que mira a una mujer con mal deseo, ya cometió adulterio con ella, en su corazón. Si eso es así, lo que hay que pensar de la transexualidad a partir de la mente de Cristo es obvio.

Además, es cierto que en el Antiguo Testamento la Revelación es todavía imperfecta y progresiva, pero la culminación de la misma no se da ahora, veinte o treinta siglos después, sino en el Nuevo Testamento.

¿Cómo no va a haber falta de fe en alguien que no acepta la enseñanza de la Iglesia en materia de sexualidad? La fe es compatible con aceptar la doctrina y luego no ponerla en práctica por la debilidad de la voluntad, la falta de virtud, etc. Pero no es compatible con rechazar la enseñanza misma de la Iglesia.

Hablo, claro, de la fe católica. ¿Y cómo se va a pretender recibir el bautismo en la Iglesia Católica si no se tiene la fe católica?

Y no se trata de que si se pertenece a una institución humana hay que seguir las reglas de esa institución, lo cual es verdad sin más, porque puedo pensar lo que quiera de las reglas, pero si no las sigo, no me admiten, y punto.

Sino de que con más razón todavía hay que seguir las reglas de una institución divina, como es la Iglesia, si se quiere pertenecer a ella.

Y santas pascuas. El que cree, se queda, o entra, el que no cree, no entra, o se va. La sencillez no puede ser mayor.

Desde afuera puede despotricar todo lo que quiera, no es ninguna novedad eso en dos mil años de historia de la Iglesia de Cristo.

Saludos cordiales.
10/09/15 7:28 PM
  
Cristiano Indignado
Néstor, creo que en su apreciación hay varios elementos que son, cuanto menos, opinables.

1.- Cuando Cristo habla de la indisolubilidad del matrimonio, habla del matrimonio aceptado en aquella época, pero no del caso de la transexualidad, que ni era conocido ni siquiera discutible. Hacer una extrapolación al que nos ocupa es una pirueta eclesiástica sobre el vacío. El hecho cierto es que no hay ninguna palabra de Él al respecto.

2.- Si la Revelación en el AT es incompleta y afirman ustedes que culminó en el NT, la Iglesia debería haberse quedado ahí, aceptando la realidad del mundo tal y como era en el Siglo I. Por tanto, aceptando que la tierra es plana, que el Sol gira en torno a ella, que la esclavitud es lícita, etcétera. Y, como sabemos, la Iglesia ha aceptado (con más o menos resistencia) el actual modelo del Universo, la antigüedad de la Tierra, la Teoría de la Evolución o los avances médicos (no veo que un católico practicante deje de tratarse una muela, no use prótesis o no acuda a urgencias ante una mordedura de serpiente), por poner varios ejemplos. Así pues, o la Revelación sigue perfeccionándose (hubo un sacerdote, Teilhard de Chardin, que expresó un modelo perfectamente válido, pero fue silenciado por la Inquisición [Doctrina de la Fe actual], como tantos otros), o también está equivocado. Como supongo que estamos en que es lo segundo, la realidad ahora es que las personas que nacen en un cuerpo que no les corresponde mentalmente pueden subsanar el problema, y eso sería algo no condenable por Dios, que es quien nos da los medios para poder hacerlo. No hace daño ni al interesado ni al resto de la sociedad. No se observa pecado ahí en ningún punto.

3.- En su argumentación de la Iglesia como institución humana (ya ni siquiera la mayoría de los católicos piensan que, tal y como está conformada, pueda ser divina) afirma, con buen juicio, que cada "club" impone los requisitos que considera oportunos para ser miembro. Hasta ahí bien. El problema de la Iglesia es que no sólo se las impone a los miembros, sino que trata de imponérselas a los de otros clubes, no permitiendo que los de éstos opinen sobre las suyas. En un símil futbolístico, sería como si el Real Madrid dijese que para ser socio madridista hay que ser varón caucásico, y quisiera obligar a que en la Liga todos los participantes también lo fuesen, pero no dejase que un varón asiático formara parte de él. Un auténtico absurdo, ¿no le parece?

El caso Alexander a mí me pone de relieve dos cosas: que por una parte este señor no tiene sitio en la Iglesia Católica, y por tanto debe marcharse. Pero por otra, que es quizá la que no les guste, que una institución que no acepta a gente como él debería ver retiradas todas las ayudas y privilegios de que goza por parte del resto de la sociedad. No admiten a homosexuales, transexuales, divorciados (a menos que "vivan como hermanos" con sus parejas, lo cual es de auténtico chiste), herejes, heterodoxos, y discriminan a las mujeres para determinados cargos. Bien. Son sus reglas. Pero las de la sociedad democrática son que nadie es distinto a nadie por razón de sexo, edad, orientación o creencias (Artículo 14 CE), y por tanto se está en el libre derecho de retirar:
- El Concordato, que es un privilegio económico.
- La financiación de la Iglesia vía IRPF, que es una discriminación positiva.
- La exención de otros tributos para inmuebles eclesiásticos.
- Las prestaciones de la Seguridad Social para los religiosos (no desempeñan ningún trabajo que en el ámbito del Derecho laboral pueda considerarse como empleo por cuenta ajena).
- El Concierto educativo, que es un injusto jurídico, frecuentemente fraudulento, con el que además se está dando amparo a la difusión de algunas ideas que entran en colisión con una educación infantil sana. Quien quiera colegio con determinada ideología que lo pague de su bolsillo.

Cosas todas ellas que se sufragan con los impuestos de todos los ciudadanos, sean creyentes o no, y que opinan que Alexander no es un enfermo ni un apestado social, y que no comprenden cómo si alguien, en la sociedad civil, discrimina a otro, sufre rechazo administrativo o incluso penal, pero en la Iglesia se siga permitiendo hacerlo impunemente y además se la financie para ello.

¿Que se quiere seguir en las mismas? Estupendo, pero con el dinero de los practicantes. Eso no es persecución: es la Regla del Nueve lógica. Y una última opinión: desde fuera, desde el momento en que se habla de una institución con privilegios, se puede opinar cuanto se desee. La verdadera independencia nace de la autonomía.

Un saludo.

11/09/15 10:31 AM
  
Néstor
Jesucristo es el Hijo de Dios, y trasmite la Revelación divina para todos los hombres, potenciales destinatarios del mensaje evangelizador en todo el tiempo de la Iglesia, hasta que el Señor venga por segunda vez a juzgar a vivos y muertos.

Y lo que nos dice, recogiendo la revelación del A. T., es que Dios creó al hombre varón y mujer para que por su unión matrimonial trasmitieran la vida.

Lo cual excluye que se pueda ser mujer en el cuerpo de un varón, y viceversa, porque muestra que el ser varón o el ser mujer, ordenados como están a la procreación, no es algo independiente del cuerpo, de su anatomía y fisiología.

Cosa que además coincide con la experiencia multisecular de la humanidad.

La Revelación divina pública terminó con la muerte del último Apóstol. La Iglesia enseña que a lo largo de los siglos crece, no la Revelación, sino la comprensión de la Revelación por parte de la Iglesia, bajo la asistencia del Espíritu Santo.

Pero las cuestiones científicas y médicas no tienen nada que ver con la Revelación, salvo cuando tocan cuestiones filosóficas o morales. La Revelación contiene solamente la verdad necesaria para la salvación, como decían los Padres, la Biblia no dice cómo va el Cielo, sino cómo se va al Cielo.

Cualquiera puede opinar, obviamente, acerca de la Iglesia, y de hecho no veo que ésta lo esté impidiendo. Lo que sí pedimos es que se aclare que se opina desde fuera de la fe católica, cuando ése es el caso. Obviamente que esa opinión, en lo que toca a las cuestiones de fe, no tiene ningún valor para un católico, análogamente a como serían mis opiniones sobre caligrafía china.

La Iglesia no dice nada sobre la pertenencia a otros grupos o comunidades de las personas que no tienen la fe católica. Sólo aclara, como es lógico, que para ser miembro de la Iglesia católica hay que tener la fe católica, y por tanto, aceptar las enseñanzas de la Iglesia. No es tan difícil de entender.

Alejandra y todos los seres humanos en general tienen todo el lugar del mundo en la Iglesia Católica, siempre que acepten profesar la fe católica y esforzarse, con la gracia de Dios, por ajustar su mente y su conducta a sus enseñanzas. De nuevo, no veo dónde está la dificultad de intelección.

En cuanto a los "privilegios" de la Iglesia, me limito a preguntarme qué pasaría en España si mañana la Iglesia cierra todas las obras de asistencia social que lleva adelante en todo el territorio del país, en las que se atiende, además, a todo el mundo sin distinción. ¿No habría tal vez que aumentar los impuestos de todos para poder seguir dispensando esas ayudas que el Estado hoy por hoy parece incapaz de brindar, y que son esenciales para tantos miles de personas?

Saludos cordiales.

11/09/15 1:21 PM
  
Guillermo P.F.
Cristiano Indignado, como católico practicante (bastante librepensador, o "con dudas", como se define Carlos Herrera) me duelen sinceramente varios de sus argumentos porque quiero mucho a mi Iglesia, me adhiero de corazón a la fe en Jesucristo y amo profundamente la aportación histórica y cultural del Catolicismo, a pesar de los errores cometidos (en tiempos de bruticie, era bruto el marqués, el obispo y hasta el labrador) y a pesar de las discrepancias que, por la realidad vital que me ha tocado, tengo que experimentar en carne propia.

Le digo esto porque hace vd. unas cuantas afirmaciones que, por demoledoras, poca respuesta tengo para ellas (ni yo soy quién; hágalo el que sepa, pueda, quiera y se crea que lleva razón).
La fe es la que, por lo que sea, me hace preferir no plantearme ciertas cosas, al igual que otras sí que me duelen y por eso me muestro combativo en lo que respecta a ellas.

Son dos los comentarios que quería hacerle.
Uno es sobre las citas que ha seleccionado del Antiguo Testamento (por no citar otras decenas más de semejante dureza). Efectivamente, son de tal injusticia, inhumanidad y aberración, que mejor no hacer demasiado caso ni a ellas ni a las "interpretaciones" o "contextualizaciones" que algunas veces tenemos que escuchar sobre las mismas, y con la reacción que prudentemente silenciamos.
Además, es que muchas veces ya ni siquiera sabemos si estamos para abolirlas o para darles cumplimiento, para poder mitigar el sábado o para darle observado cumplimiento... O sea, que obsesión, mejor poquita.

Y con respecto a su larga exposición que se resume en una sola cuestión, la financiación, decirle que no la comparto porque pienso que debemos quedarnos con el balance, que honestamente resulta muy en favor de todo lo que la Iglesia Católica hace por la sociedad y el interés general, aparte creencias y coartadas mágico-sobrenaturales.

Ni que decir tiene que comparto plenamente sus apreciaciones sobre la intimidad sentimental de las personas, tan natural, inevitable y espontánea como inofensiva (siempre que implique respeto y fidelidad), cosa que a 2015 que estamos debería suponer ya un alarde de madurez y equilibrio, pero en fin, las cosas del pudor son así de personales (pero ojalá intransferibles).
Pero reitero que responder a su represión "recortando el pienso", lo único que supondría sería mero escarmiento desorientado, más que una acertada y fructuosa solución.
Saludos.
11/09/15 3:07 PM
  
Guillermo P.F.
Néstor, una sola palabra de tu comentario, ¡UNA!, simplemente una nada más, echa por tierra todo lo que quieras exponer, con todas las argumentaciones o incluso respaldos teológicos y doctrinales que pudieras buscar en defensa de tu planteamiento convencida y supuestamente cristiano: "Alejandra".

Toda una actitud, todo un desafío, toda una declaración de enemistad, todo un camino a señalar a los demás resumido en una sola palabra, cuya última letra ha sido cambiada con toda la intención.
Con lo fácil y evangélico que hubiera sido escribir "esta persona"...
Pero no. Alejandra. ¡Ella!
Y si hace falta, se lo digo a la cara y en la calle. ¡Qué se ha creído!
12/09/15 2:50 PM
  
Néstor
Mal estamos si decir la verdad es un desafío, una declaración de enemistad, y leches análogas. Es Alejandra porque es mujer, nació mujer, y morirá mujer, y cómo se "sienta" o qué piense no cambia eso, en la única antropología cristiana y católica que hay.

Y si lo evangélico es negar la realidad y la verdad de las cosas, o incluso ocultarla y dejar correr la mentira y el error, entonces será, en todo caso, algo que viene recomendado en el Evangelio según San Satanás.

Saludos cordiales.
12/09/15 6:08 PM
  
Jaime Fernández de Córdoba
Don Guillermo, si aceptara su situación de pecado mortal (no es el único que lo está de los que comentamos por aquí, créame) y se diese cuenta de que tenemos todos que pedir a Dios la Gracia sobrenatural para liberarnos, y no pretender que las partes que no nos placen de la doctrina o del Evangelio pueden ser erróneas, daría usted un paso de gigante.
No piense como otros según piensa el mundo, cada vez más gente asimila pecados a delitos. NO. Pecado no es lo mismo que delito; la importancia del delito se mide por el daño que hace a los demás ( o al "estado", que allá van leyes do quieren reyes). La importancia del pecado radica en el daño que le hacemos a nuestra propia alma, en la ofensa al orden querido por Dios, en buscar el camino fácil y dejar a Cristo subir solo al Gólgota, en esas otras cosas que el mundo no entiende.
15/09/15 3:18 PM
  
Guillermo P.F.
D. Jaime, es más una cuestión de conciencia, y de conciencia vapuleada durante dos décadas. Y de realmente creerte que le estás haciendo daño a tu propia alma, o que más bien al que le estás haciendo daño es a tu equilibrio mental, y de paso familiar y social. Ya me pasé media vida pidiendo Gracia, pidiendo Gracia... ¿y cómo saber si lo estás haciendo bien, si estás simplemente complaciendo a los que ni ellos están seguros, si estás ganándote el cielo, si estás haciendo el tonto, si realmente estás alcanzando Gracia, si te equivocas sobre lo que te está pareciendo Gracia...? Yo, por mi parte, y a estas alturas, Dios ya de sobra sabe lo que tenga que hacer conmigo, no creo que me esté apuntando un número de veces que se lo tengo que insistir. Y Él proveerá, como espero de su Gracia, que por ahora no pienso volverla a interpretar, a adivinar, o a equivocarme con lo que no sé si es o no es. Gracias por su interés, Jaime.
18/09/15 3:04 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.