2.12.19

"Norma técnica" del aborto, no a expensas de transgredir la Constitución

Una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos empujó al gobierno de Costa Rica a formular lo que ha llamado un protocolo o “norma técnica” para regular el aborto.

Sin embargo, pese a las continuas advertencias del presidente Carlos Alvarado acerca de que legalizará el aborto vía decreto antes de que termine el año, nadie conoce el contenido de dicha norma.

Ante este panorama, muchos han salido a la arena pública a manifestarse; uno de quienes lo ha hecho de forma sumamente clara y directa ha sido el abogado constitucionalista Fernando Zamora Castellanos quien ha divulgado su argumento por medio del siguiente video.

Lo ha titulado: “La norma del aborto, un delito presidencial".

Bajo amenazas del gobierno y la presión de abortistas, la sociedad civil, representada en asociaciones de profesionales en medicina, abogados, docentes, un grupo importante de legisladores, estudiantes universitarios, agrupaciones religiosas, la Conferencia Episcopal de Costa Rica, etc. se han movilizado este 1 de diciembre para solicitar al gobierno sacar a la luz el contenido de la “norma técnica” para su debate así como evitar firmarla antes de realizarlo.

Resultado de la marcha a la que han llamado “A la vida digo si” son las imágenes que hemos colocado en el presente artículo. 

Tal como lo expresó la Dra. Sadie Morgan (presidente de la Asociación Médicos por la Vida) en esta noticia: “El artículo 121 del Código Penal despenalizó el aborto en Costa Rica en 1970, al estipular que «no es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y este no ha podido ser evitado por otros medios»; por tanto, «Al ser un Código Penal, no está sujeto a ser reglamentado, por lo que es ilegal generar una norma sobre este artículo, que desnaturalice su aplicación».

Por lo anterior y de resultar un hecho la firma de la norma técnica, incluso la negociación de la Cancillería del anterior gobierno, claramente, podría denunciarse como ilegal.  

Costa Rica se ha caracterizado por su gran respeto a la Constitución por lo que será cuestión de tiempo esperar la denuncia de prevaricato hacia el presidente Alvarado así como la que tendría que presentarse contra la anterior cancillería por haber cedido en negociaciones ilegales y a espaldas de la ciudadanía. 

Sin mencionar que, las imágenes lo anticipan, no será a expensas de la mayoría que una corte internacional, un presidente, ministro de salud o canciller, transgredirán impunemente la ley y nuestra Constitución.  

Ánimo, ticos! Que la cosa apenas empieza!
Ánimo, que, “Si, Dios con nosotros, ¿quién en contra nuestra?”
Quién en contra de cualquiera de las madres y de sus hijos por nacer?

 

Fotografías cortesía de Eco Católico y Maria José Arias 
Video producido por el Lic. Fernando Zamora Castellanos. 

26.11.19

De cuando rezo el rosario (VIII) Angustia de muerte

“La muerte es parte de la vida, de siempre se ha sabido pero, aunque pocos reflexionan sobre su propia muerte, el hecho de que moriremos deberá ser personalmente enfrentado tarde o temprano. Yo digo que mejor temprano que tarde porque lo razonable sería enfrentarlo habiendo ofrecido a Dios total adhesión y obediencia ya que, por ser Creador y Dueño nuestro, sabrá cómo mejor responder a nuestras preguntas sobre el sentido de nuestra existencia y del para qué morimos”.  

Una angustia se me presentó ayer en el preciso momento en que disponía a rezar los misterios gozosos; no es para menos ya que, en muchos aspectos y por largo tiempo (más de lo que quisiera) existe en mi vida mucha dificultad.

En estado de alerta, supliqué a María me alcanzara la gracia para retornar a lo esencial y para que, lo accidental, se disipara como la neblina.

De seguido y, aunque todavía atemorizada, me entregué del todo a rezar.

El primer misterio me sirvió para entender que, pese a cualquier anuncio de asuntos que prometen una existencia complicada, a la larga y como quien a ciegas lo hace, fiarse total y absolutamente de Dios rinde frutos dignos de ángeles y santos. 
El segundo misterio me hizo comprender que, pese a lo complicada que podría ser nuestra vida, es razonable salir al encuentro de quien más lo necesita, tal como María salió hacia Isabel, rinde frutos por los que el Señor se regocija y hacen bien al alma.
En el tercer misterio comprendí que, pese a lo que diga cualquiera, es razonable aceptar el hecho de que Dios se haya comprometido con nosotros en vínculo de parentesco con el que más tarde nos mostrará cómo llevar el amor filial hasta las últimas consecuencias.
Siendo que el Altísimo se ha rebajado hasta ponerse bajo nuestro cuidado como un niño de brazos, lo razonable es cumplir con El cumpliendo con nuestro deber para con la Ley de Dios; tal como María quien, al presentar al Niño en el templo, cumplió con el suyo.
Podría suceder (de hecho sucede con frecuencia) que, en todo esto de haber aceptado aquél anuncio y apenas sin darnos cuenta, se nos perdiera el Niño al que, como sería nuestro deber, buscaríamos angustiados solo para caer (una y otra vez) en la cuenta  de que, con seguridad, siempre será fácil hallarlo en el templo ocupado en los asuntos de su Padre mientras nos espera para regresar juntos a casa.

Meditando en estas cosas recé mi rosario el que, dicho sea de paso, considero un deber filial para con mi Señora quien, para mayor gloria de Dios, se encarga de administrar mi rosario como parte de lo que soy y tengo a favor de quien más lo necesita.  

Siendo que recé de este modo, al terminar, ya ni recordaba a qué venía del principio aquella angustia de muerte.

Sea a Dios toda la gloria!

20.11.19

De cuando rezo el rosario (VII) Una pregunta

Al padre espiritual «fiadle con mucha seguridad vuestro corazón, y no escondáis cosa de él, buena ni mala» (S. Juan de Ávila, AF 55,5672).

Aunque lo he buscado, no he sido regalada con un director espiritual por lo que, de vez en vez, me comunico con un santo sacerdote que, muy sensatamente me responde lo que puede ya que a la distancia y sin conocer lo suficiente, sería irresponsable decir algo más.

El caso es que sin director espiritual mucho debo fiarme de la gracia y del discernimiento que me procura el Espíritu Santo.

Así es como escribo al sacerdote pidiendo orientación, aunque casi nunca le envío el correo ya que al terminar de escribir, he obtenido la respuesta.

Padre, haré una pregunta al final de lo siguiente:

Resulta que (solo a veces) sucede que cuando estoy en la parte en que encomiendo a personas y situaciones en el rosario, solo mencionar el nombre de, por ejemplo, el papa o de los enfermos o así, se me viene una angustia y dolor inmensos como si las acciones o situación de aquella persona me laceraran física y moralmente. Me pasa también que, de la nada, me viene un dolor grande por mis pecados aunque estén confesados.

Veo mi alma tan o más herida que la de aquellos que veo o me hacen sufrir y advierto que gran obra ha hecho Dios en mí y el mucho bien que ha sido consagrarme a María ya que en muchos aspectos, en muy poco tiempo, soy como otra persona. Me viene gratitud y paz. Una gran certeza de saberme moldeada con sumo amor y delicadeza. Una gran necesidad de amar a Jesús muchísimo aunque, con dolor, sepa que por mí misma no podré jamás.

El caso es que ayer la angustia fue grande al punto que, por un momento, me faltó el aire.

Me preocupa sea solo histerismo pero como de inmediato pido al Espíritu Santo que aquello no me enferme, me viene tranquilidad y sufro sin síntomas físicos, solo morales. 

Pero es raro, y me pasa los martes y viernes, antes de que advierta que corresponden los misterios dolorosos.

Así es como me digo que, si aquél dolor no fuera nada más mi locura sino un medio que me procuran para unirme voluntariamente al de Jesús, pues, que mejor los recibo y ofrezco al Padre a quien, de todas formas, tengo confiada mi alma. 

Hago bien tomándolo así?

Gracias.

El padre Iraburu ha escrito respecto del director espiritual.
Les dejo un par de ejemplos que he descubierto justo hoy. 

La dirección espiritual o acompañamiento espiritual 1

La dirección espiritual o acompañamiento espiritual 2

San Benito enseña que el hombre justo, el que vive en la Tienda del Señor y descansa en su Monte Santo, es «aquél que, cuando el Malo, que es el diablo, le sugiere alguna cosa, inmediatamente rechaza lejos de su corazón a él y a su sugerencia, los reduce a la nada y, agarrando sus pensamientos, los estrella contra Cristo» (Prólogo Regla 28). Pues bien, muchas veces, manifestar con humildad el propio corazón al superior o al director es precisamente eso: agarrar nuestros pensamientos y estrellarlos contra Cristo. Basta con eso frecuentemente para que la tentación sea vencida, para que se suelten los nudos de la angustia o de la tentación, para que se disipen los logismoi obsesivos. Y sólo entonces se hace en el alma ese silencio interior necesario para que en ella resuene con poderosa dulzura la voz del Verbo encarnado

J. M. Iraburu.

18.11.19

Pacto Educativo Mundial | No parece correcto entrar en complicidad

Durante mucho tiempo pensé que se malinterpretaba al papa Francisco. Perdí amigos por esa razón. Sin embargo, tuve que enfrentarme a los hechos porque ya no podía justificarlo ni un minuto más.

Me explico con el ejemplo que proporciona el audio del video:

Para ser entendido por todos, parecer acogedor y preocupado por el ser humano, era necesario excluir de su discurso a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo? Necesitaba ni siquiera mencionar a María Santísima o la obra de Redención? O, ni por asomo mencionar que la raíz de todo mal es el pecado y que solo la gracia puede ejercer un cambio?
No mencionar nada de lo anterior acaso no es, a la vez, un mensaje engañoso a los invitados?. No es un mensaje ambiguo también para los católicos ya que nos deja sin entender para qué pretende convertirse en líder educativo mundial junto a un montón de líderes que no les interesa, poco o nada entienden lo que Cristo predica? Es que, acaso pretende convencerlos solo con la fuerza de sus palabras? Y qué de la fuerza de la Palabra de Dios?

Al papa no lo malinterpretamos ya que, como una y otra vez sucede, los hechos quedan ante nuestras narices y, si fuera que lo hacemos (no somos perfectos), no sería por causa de no hablar con claridad y mostrar abiertamente sus intenciones? O es que, acaso, apenas ahora nos venimos a enterar que Cristo se hizo uno de nosotros para fomentar un “nuevo humanismo” que ha de ser promovido por el papa mediante un Pacto Mundial en la Educación? 
Es un hecho que, en asuntos de fe y moral, este papado se caracteriza por su ambiguedad por lo que, muy a mi pesar, hace varios años tuve que admitir que no me sirve para conocer el camino al cielo.
Hace mucho tiempo no sigo al papa, prefiero seguir a María Santísima, a los santos, a otros papas, a los Padres de la Iglesia, la Sagrada Escritura, el Catecismo a otras santas personas y enseñanzas que muestran a Cristo de forma diáfana. 
No parece razonable seguir a un papa que se muestra agradable al mundo y que a la vez provoca confusión y división entre sus ovejas sin nunca dejarles nada en claro.
Salir junto al pastor a la periferia? Por supuesto! Pero guiados por uno que ofrezca muestras claras de conocer el camino de regreso a casa. 
Nunca diré que papa Francisco no es el papa legítimo y el único que tenemos, nunca recomendaré nada que no sea serle fiel a Cristo en su Iglesia. Diré que amo al papa (porque es verdad), también que oro a diario por el y, además, que defendería su vida si corriera peligro pero no diré nada más a su favor ya que, sencillamente, no parece correcto entrar en complicidad.  

Es como me sucedió con la política: tuve que abandonarla porque la fundadora y lider el partido nunca quiso responderme directa y claramente si está o no a favor del aborto. Actuar con integridad, me dicen que se llama. Dicen, además, que es algo poco común. 

“Mirad siempre al fin de todo, y podréis poner en vuestra vida presente los medios más verdaderos y útiles, más buenos y bellos, para llegar a ese fin. Cuanto más miréis al cielo, más lucidez y fuerza tendréis para transformar el mundo presente” Santo Cura de Ars

———————————

Recomiendo decir diariamente la Oración por el Papa Francisco de Fray Nelson Medina 

12.11.19

De cuando rezo el rosario (VI) La hora de la siesta

«No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí” Juan 14, 1

A veces, me sorprende la hora del rosario siendo que no he terminado mis deberes o apenas los voy terminando por lo que, la primera reacción es no rezarlo hasta que termine o no hacerlo del todo; sin embargo, gracias al Espíritu Santo (estoy convencida que es su impulso y no el mío), rapidamente termino o dejo de hacer para rezarlo.

Cuando me llega la hora tan a la carrera, a veces, me resulta violento tranquilizarme para rezarlo bien; sin embargo, muchas otras sucede que –casi de inmediato- con solo fijar mi atención en María, el Espíritu Santo me coloca en el “modo madre e hija”.

Es cuando me digo que, realmente, es grandioso el amor de Dios Padre por nosotros. La manera tan elegante, firme, viril y también sutil con que nos arrebata del diario trajín para que nos encontremos es como la de un enamorado que un día cualquiera se llega ante su amada con un ramo de sus flores preferidas.

Uno podría pensar que llegar a la hora al rosario es cosa nuestra pero no, es cosa del Espíritu de Dios que nos conduce hasta María, ramillete en mano, con deseos de conversar de tanta cosa que nos ocupa el alma. Sí, rezar el rosario es también cuidar del alma, tan excepcional, bella y grande como la hizo Dios.

Pues, les decía que la hora del rosario, a veces, me toma por sorpresa que siempre termina en un momento de gracia el que, por cierto, mucho me recuerda la hora de la siesta.

Saben? Si ha existido un lugar seguro, fácil y rápido para mi para saberme amada ha sido echada junto a la abuela a la hora de la siesta.

A veces, me llamaba o yo me iba; según fuera, igual era el momento de echarnos en brazos, una de la otra.  

De pequeña, ya que trabajaba, las siestas del fin de semana de mamá eran intocables; sin embargo, cuando abuela se fue y mamá dejó de trabajar retomó conmigo la dicha de tan bella costumbre que de niña tenía con su madre: hacer juntas la siesta. 

Supongo que conmigo la costumbre morirá pero no así el recuerdo que ahora me sirve para comparar el bien que hace al alma dejarse llevar por el Espíritu de Dios hasta María a la hora del rosario; un bien que no se queda en nosotros sino que es administrado por la Madre a favor de quien más lo necesita. 

Mucha confusión, mentira y muerte ha existido siempre, mucha las hay en nuestros días pero, desde hace ya tiempo dijo Jesús: «No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí [ ] Ya conocen el camino del lugar adonde voy: Yo soy el Camino [ ] Soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí”

No existe lugar más seguro, rápido y fácil para llegar a Jesús que con María a la hora de la siesta; que es como decir, a la hora del rosario.