25.12.17

No puedo ser más feliz por el hecho del Hijo de Dios hecho carne

«El Señor me ha engrandecido con un don tan inmenso y tan inaudito, que no hay posibilidad de explicarlo con palabras, ni apenas el afecto más profundo del corazón es capaz de comprenderlo; por ello ofrezco todas las fuerzas del alma en acción de gracias, y me dedico con todo mi ser, mis sentidos y mi inteligencia a contemplar con agradecimiento la grandeza de aquel que no tiene fin, ya que mi espíritu se complace en la eterna divinidad de Jesús, mi salvador, con cuya temporal concepción ha quedado fecundada mi carne».

Liturgia de las Horas

22 de diciembre

Isaías 49,14-50,1

Magnificat

San Beda el Venerable

Sobre el evangelio de san Lucas 1,46-55

 

Decía que desde mi consagración a Jesús por María, incluso antes de que oficialmente la celebráramos con una misa, entregué mi corazón a María y Ella me dio un poco del suyo. No puedo decir que me lo ha dado del todo porque el mío explotaría pero, de seguro, me lo irá dando de a poco lo que, de antemano, me resulta delicada y exquisitamente maravilloso.

Lean y relean a San Beda el Venerable en su reflexión sobre el Magníficat y admírense de cuántas de sus ideas podrían ser las propias, incluso, hasta cuando expresa de María que “la divinidad de Jesús ha fecundado temporalmente su carne”.

Por supuesto, el Espíritu de Dios fecundó a la Virgen Madre pero tambièn nos fecunda; incluso, me atrevería de decir que lo hace cada vez que, movidos por el Espíritu, expresamos el “Hágase!” con la misma intención de la Madre.

Tiene sentido ya que, así como María fue tierra fértil por la acción del Espíritu de Dios tambièn lo hemos llegado a ser por el don infinito del Bautismo.

Ella, por haber sido concebida sin pecado original y colmada del Espíritu, y nosotros, por perdonársenos el pecado original y ser nuestra carne transformada en tierra fértil sobre la que el Espíritu arroja en cimiente sus dones y carismas.

Carne que, fecundada por el Espíritu de Dios, es capacitada para gozar en esta vida de las primicias de la vida eterna.

Bastó un simple “Hágase!” de María para que Dios ejecutara un acto creador más fecundo que el Big Bang ya que, si de éste hizo surgir la materia, de aquél hace brotar de la tierra fèrtil que es la Virgen Marìa al Primogènito de la Nueva Creaciòn que en El alcanzarà su plenitud al final de los tiempos. 

Por María gozar de la plenitud intemporal de Espíritu bastó que una sola vez dijese “Hágase!” pero como nosotros no solo estamos sujetos al devenir del tiempo sino que somos hechos fecundos según la medida de cada uno, nos vemos en la necesidad de renovar nuestra adhesión al Hijo a lo largo de nuestra vida. 

Por eso San Luis Grignon de Monfort, San Maximiliano Kolbe, Santa Teresa de Calcuta y San Juan Pablo II nos proponen la consagración al Hijo por la Madre ya que es una manera simple y rápida de ser sólidamente cimentados en el plan de Dios debido a que con cada “Hágase!” que pronunciamos María ha prometido alcanzarnos las gracias necesarias para dar grandes pasos en corto tiempo. 

Como les digo, para mí, el mayor y más fecundo “Hágase!” ha sido el que he dicho el día mi consagración; tan fecundo que, por primera vez, reconozco que el Magnificat llega en mi a cumplimiento en cada una de sus palabras.   

Si, no puedo ser más feliz por el hecho del Hijo de Dios hecho carne. 

Feliz Navidad!

15.12.17

Efectos de la II Caminata por la Vida y la Familia en Costa Rica | Laicismo vs Gracia

Tras la II Caminata por la Vida y la Familia de la que esta vez informaron los medios de comunicación (salvo el periódico La Nación*) y, a pocos meses de finalizar el gobierno del primer partido laicista que hayamos tenido, los católicos y otros cristianos costarricenses, se encuentran en medio de la arremetida de algunos funcionarios públicos quienes, explícita o disimuladamente, habían manifestado sentimientos de repudio hacia la Iglesia católica.

Por un lado, a lo largo de su mandato, el presidente Luis Guillermo Solís, vía varios decretos, ha colocado los cimientos a la dictadura de la Ideología de Género. La estocada final será un decreto sobre el aborto.

A su elección como presidente llegamos hartos de la corrupción y debido a su promesa de un “cambio”, sin embargo, gran cantidad de ciudadanos, sobre todo cristianos, se han dado cuenta del grave error en el que incurrieron al favorecer el interés económico y financiero de la nación antes que el valor de la vida y de la familia. 

Como consecuencia de un voto mal razonado hemos visto expresarse en foros internacionales a favor de ideas laicistas a la vice-presidente Ana Helena Chacòn y a Juan Carlos Mendoza, embajador ante la ONU. 

Por su lado, del canal estatal, conocido como Canal 13 o SINART, conocimos que algunos funcionarios consiguieron que se expulsara de la programación la santa misa y el rosario, así como de la gruta colocada afuera de sus instalaciones, la imagen de nuestra patrona; no sin antes retirar el programa “La Pulpería” debido a su alto contenido de imágenes y  expresiones netamente católicas que, como es natural, brotan del tuétano de nuestra cultura.

Los argumentos presentados han sido ridículos, tal como la dichosa “pluralidad religiosa”, al mejor estilo de Pablo Iglesias de PODEMOS, refiriéndose a retirar la transmisión de la misa de la programación de TVE.

De poco o nada les ha servido ya que otros funcionarios del canal han presentado oposición por lo que ayer, finalmente, los medios anunciaron que el SINART restaurará la santa misa y el rosario hasta que sean revisadas las políticas de programaciòn.

Por fuente confiable, además, conocimos que el propio Consejo Ejecutivo de la institución ha estado discutiendo la permanencia de la funcionaria responsable de la decisión de sacar del SINART toda referencia a la religión católica.

Desconcertante pero no una sorpresa fueron las declaraciones a favor de la decisiòn del SINART de parte de la Defensora de los Habitantes, una mujer feminista quien, obviamente, privilegia únicamente la defensa de sus intereses. 

Lo anterior sucede dentro de la polémica acerca de las “Guías sobre sexualidad y afectividad” del Ministerio de Educación Pública (MEP) que entrarán en vigor el próximo ciclo lectivo, las cuales están fundadas sobre los postulados de la Ideología de Género.

Ante el hecho, no se ha hecho esperar la rotunda oposición padres de familia, docentes y de diferentes líderes próvida católicos y evangélicos, quienes han cerrado filas a favor de la salud física, afectiva y espiritual de los más jóvenes ciudadanos de nuestro país.

Cerca del final de la campaña electoral, seis de los candidatos presidenciales asistentes a la II Caminata se han manifestado opuestos en diferente medida a la Ideología de Género; sin embargo, está por verse ya que, para empezar, algunos entran en contradicciones las que, tarde o temprano, deberán aclarar si es que alguno realmente pretende obtener el voto cristiano, el que, ya de por sí, se encuentra sumamente dividido.

No cabe duda de que a los Obispos, tal como con gallardìa que lo han venido haciendo, les espera una labor titánica tanto para esclarecer el criterio de voto así como para presentar cara a las decisiones que todavía podría ocurrírseles al presidente y otros laicistas del presente gobierno.

Sería ofrecer una perspectiva poco realista no mencionar la labor de los líderes próvida así como de los propios creyentes quienes, al manifestarse públicamente, han venido contribuyendo a formar criterio en el resto de los ciudadanos los que, en su mayoría, poco o nada han escuchado hablar de la Ideología de Género o de la lucha que muchos estamos librando por ellos.

A la II Caminata por la Vida y la Familia del 3 de diciembre asistieron cerca de 900mil personas cuya magna presencia en las calles de la capital ha provocado la reacción de los laicistas así como de los candidatos presidenciales.  

En lo personal, estoy muy agradecida con Dios y con Nuestra Señora la Reina de los Ángeles, patrona de Costa Rica, al comprobar que no ha caído en tierra infértil la evangelización en Costa Rica; lo que me hace pensar que, sea el que fuere el futuro de nuestro país, los ticos –a todas luces- estamos dando honor a la gracia conferida por el sacramento del Bautismo.

Oremos para que continúe siendo así; para que, con ayuda de Dios, seamos esperanza para los ciudadanos de otros paìses. 

Sea a Dios toda la gloria. 

————————————————–

(*) El periòdico La Naciòn, en principio, publicó una nota de dos pulgadas sobre la Caminata, tras lo que muchísimos ciudadanos protestaron y amenazaron con cancelar su suscripciòn, razón por la que se disculparon y al dìa siguiente, publicaron senda información acompañada de grandes y hermosas fotografìas. 

9.12.17

Como en el día de mi Primera Comunión

Lo que ayer no les conté fue que estaba de fiesta porque en la noche me consagraría a Nuestro Señor por Santa María.

Recordando ahora cómo me sentí ayer vino a mi memoria el día de mi primera comunión en el que anduve todo el día, no caminando, sino dando saltitos de alegría.

De igual forma me sentí.

Como les dije, ha sido de octubre a la fecha que Madre María me ha venido entrenando en sus asuntos. Anoche, por ejemplo, tras la misa (de la que más adelante hablaré) me di cuenta que las señoras que conmigo se consagraron llevan años de camino en la devoción mariana; tanto así que tienen como especie de códigos de conducta con los que no estoy familiarizada.

Por ejemplo, tras concluir el rosario ante el Santísimo expuesto, pensé que nos retiraríamos pero no, me hicieron saber que no podíamos dejar solo a Nuestro Señor sino que había que esperar a que regresara el padre a reservarlo.

Así que, con ellas me quedé adorando hasta que el padre decidió regresar.

Para mi hubiese sido natural retirarme tras haber concluido a lo que habíamos llegado; tal parece que si lo hubiese hecho habría sido un error.

Otro asunto gracioso es que, mientras rezábamos el rosario (esto me sucedió porque nunca haberlo rezado en comunidad), no entendía el orden en que se le encargaba a cada una un misterio por lo que, cuando llegó mi turno, hubo un silencio durante el cual todas me miraron y así fue como entendí que debía empezar. No fue solo eso sino que, en ese misterio, rezamos como veinte Avemarías debido a que yo no sabía que debía dar la señal para que ellas rezaran el Gloria.

Ya sé que resulta chistoso pero, es que ¿no les estoy diciendo que para mi todo es novedad?

Así las cosas y sin saber muy bien què hago, fiada de Santa María seguiré andando con la tan profunda certeza de Ella tenerme en su corazón que nada ni nadie podrá convencerme de lo contrario; por otra parte, Ella me ha dado el suyo, por lo que resulta lògico pensar que algún día amaré mucho mejor que ahora ya que, en principio, estoy totalmente dispuesta a colaborar. 

Esa es la esperanza.

Pues bien, la misa estuvo bellísima. El padre celebró la Inmaculada Concepción con misa solemne. Era, además, el 30 aniversario de su ordenación.

Invitó al joven organista para que cantara misa de Angelis. Hubo incienso y monaguillos, tal como me gusta y como la Iglesia indica que debe ser; lo que es de sentido común, me refiero, tratándose de lo más santo.

No fue una misa breve, dicho sea de paso, lo que me encantó.

Al final estuvimos tres horas entre lo que fue la misa, el acto de consagración a María, el rosario y un ratito de adoración.

Adivinen cómo dormí! Como un ángel!

No fue casualidad que, al regresar a casa, muerta de hambre, me sentara a comer la cena de celebración que para mí misma me había preparado solo para darme cuenta que debía tirar la piecita de pollo ya que, por un descuido, lo había arruinado. Así que mi cena fue de lo más frugal: un simple plato de arroz con frijoles recién preparados, eso sí. Delicioso! Y muy acorde con esta nueva vida que estoy llevando.

Así me fui a la cama la mar de contenta.

Aunque, tras suficientes horas de sueño, aun en estado de vigilia me asusté un poquito ya que, todavía bastante dormida caí en la cuenta de que estaba mirando en el cielo, formada por nubes, la figura de Santa María.  Sobresaltada por estar viendo aquello salté de la cama para de inmediato sonreír por haberme hecho gracia haber reaccionado de esa manera; sin embargo, de seguido, tuve otro pequeño sobresalto cuando, al abrir la ventana, me llegó un fuerte olor a azufre. “Vaya! Què  esto?”, me dije, para sencillamente pensar que, cosa bastante rara es que -justo en este día- haya hecho de nuevo erupción el Volcán Turrialba.

Mientras escribo es todavía de noche. No se vislumbra todavía el sol. Espero el día ilusionada.

8.12.17

"La Gracia Divina es el verdadero hogar"

Una cosa ha llevado a la otra.

El Centenario de Fátima despertó mi interés en María Santísima.

Tras el Centenario recibí de regalo un rosario bendecido en el santuario junto al mensaje del remitente en el que me indicaba estarme enviando un “arma poderosa”

Recibir el rosario fue decirme: -“Ponte a rezar en el acto”. Obedecì.

Rezar el rosario ha sido pedir mi Consagración a Jesús por María. Obedecì tambièn. 

 

Hoy, en el día de la Inmaculada Concepción vuelvo a escribir después de mucho tiempo.

No cabe duda de que este año ha sido duro para todos.

Tanta incertidumbre respecto a la situación de la Iglesia y, con frecuencia, tambièn la que se presenta en la vida privada, podría haber acabado con todo lo bueno que ha hecho el Señor en nosotros, sin embargo, no ha sucedido de esa manera sino muy al contrario.

No se sabe bien de dónde ni cómo pero siempre encontramos lo necesario para continuar: en algo que hacemos o que nos sucede descubrimos que la Fe no se ha perdido, que la Esperanza continúa firme y que no ha mermado la Caridad.

En medio de tanta agresión, confusión y división, no existe mayor prueba de que lo nuestro es caminar en la oscuridad, que el vernos atacados, pero no vencidos, separados pero no abandonados, perdidos, pobres y humillados, más no desesperados.

Hoy desperté recordando el hecho de que José salió para Egipto con María y el Niño recién nacido; en familia, salieron de la seguridad que ofrecía el vivir entre los suyos para peregrinar y establecerse en una tierra sin Dios.

Què insondable designio fue haber ordenado al tutor y custodio que, de la noche a la mañana, sacara a su familia del círculo de confort.

He tomado en cuenta que José habíale entregado su corazón a María y que Ella habíale entregado el suyo, quizá desde el desposorio, antes de la Anunciación.  

Había sucedido una consagración de José a Jesús por María.

Es la razón por la que en José, cada uno, puede conocer la dimensión sobrenatural a la que introduce la Gracia.

Gracia que, por llegada de lo alto, estableció en el seno de María su tienda entre nosotros.

Tan solo una tienda, no un sólido edificio, sino apenas lo esencial para hallar resguardo.

Otro insondable misterio es Marìa en ese sentido. 

Todavía no tengo claro si, bajo las actuales circunstancias, vamos camino a Egipto o si hemos llegado; o, quizá Egipto sea solo un estado al que, como María, hemos de habituamos tal como la mirada se habitúa a la oscuridad.

Consagrado Josè en cuerpo y alma a Jesús por María, no obtuvo mayores certezas que nosotros, sin embargo, es imposible imaginarlo en ninguna otra disposición que no fuese la total entrega y absoluta confianza. 

Quién más que María, Dispensadora de todas las Gracias, podría habérsela obtenido del cielo?

Para José, como para mi, una cosa llevó a la otra; por eso -ni para ti ni para mí- parece que sea tiempo para otra cosa que reconocer que el hogar será en Quièn la Gracia Divina ha establecido su morada.   

En tiempos atribulados, Marìa es el hogar. 

 

 

NOTA: Entrecomillè el tìtulo debido a que la frase no es mìa y, como la leì no recuerdo dònde, no podrè dar el crèdito correspondiente. Mil disculpas. 

8.11.17

Corazón de Calvario

Reza la jaculatoria: “Jesús, manso y humilde de corazón. Haz nuestro corazón semejante al vuestro”.

No sabemos lo que pedimos cuando la rezamos o es que, acaso, un Corazón como el de Jesús es uno que la gracia no haya preparado para sufrir?

Es justo lo que pedimos cuando la rezamos: pedimos un corazón preparado para sufrir, tal como quedó preparado el de María desde el momento en que el anciano Simeón (Lc 2, 22-35) hizo el doble anuncio:

I. Al niño: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción”

II. A la madre: “y a ti misma una espada te atravesará el corazón”

Por tanto, pedir un corazón manso y humilde es lo mismo que pedir un corazón de Calvario.

Y, María, como es una mujer entendida en las cosas de Dios por gozar de la plenitud de la gracia, recibió agradecida su corazón de Calvario.

El anuncio del anciano Simeòn nos confirma el vinculo de los Corazones de Jesùs y de Marìa.

Dos corazones traspasados por:

  1. El sufrimiento causado por el primer pecado del hombre y,
  2. el sufrimiento causado por las consecuencias de aquél primer pecado;
  3. además del sufrimiento al que el Hijo y la Madre estarían sometidos por la simple razón de estar sujetos al tiempo y al espacio bajo circunstancias históricas bastante desfavorables.
  4. El sufrimiento de ambos durante la Pasión, Crucifixión y Muerte

En todo sentido, al pedir un corazón semejante al de Jesús, pedimos un corazón preparado para sufrir como el de la Madre; un corazón traspasado que por gracia será transformado en un corazón manso y humilde que servirá para:

  1. Sufrir por habernos separado de Dios por causa del primer pecado
  2. Sufrir por las consecuencias de aquella separación
  3. Sufrir por los pecados propios y ajenos; así como por las consecuencias pero, además,
  4. por ver sufrir a los Corazones de Jesús y de María

Es lo que hace la gracia por nuestro corazón: nos da un corazón de Calvario. 

Lo muestra de forma delicada y a la vez brutal la película “La Pasión” cuando a María y a Jesús se les ve sufrir, uno por el otro y en el otro, sin apenas poder cruzar miradas.

Por eso, por gracia, lo nuestro con Jesús no viene a ser diferente a lo que tiene con su Madre; lo sabemos cuando, por habernos escondido en su Corazón, nos da por reír o llorar por El y en El, sin apenas cruzar miradas.