InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categoría: Celebrando la vida

7.02.20

De mi facebook (I) Somos la historia escrita por Dios

“Hay que procurar que los mismos fieles tengan fijo y
profundamente grabado en sus almas,
el dogma de nuestra santa religión, 
de que solo por medio de la Iglesia Católica 
se obtiene la salvación”  Papa Pío IX [1]

- O -

De cuando en cuando, escribo en mi facebook algunas reflexiones y curiosidades por lo que, de cuando en cuando, las traeré ya que podrían ser de utilidad para alguno. 

Helas aquí: 

  1. Dos hechos llamaron poderosamente mi atención esta semana: el primero, fue encontrarme a tres peones municipales discutiendo sobre el matrimonio igualitario y a uno de ellos, afirmar rotundamente que Dios hizo al hombre para la mujer y viceversa; el segundo, fue llegar a la ferretería para encontrarme a tres varones discutiendo con bastante propiedad, sobre el potencial abortivo de la píldora del día después. Uno podría pensar que la gente sencilla no maneja cierta información pero es claro que la manejan y con sobrada autoridad.

  2. En redes sociales uno puede llegar a entender muchas cosas como, por ejemplo, que cuando una abortista dice que Dios no interviene en el mundo para evitar violaciones ni embarazos no deseados, uno se percate que la historia de salvación para una niña violada y embarazada la conduce Dios ya que la niña halló un hogar católico para ella y su bebé. El caso es que parecen coexistir dos historias: la historia de salvación a la que libremente damos adhesión y aquella que crean quienes conociendo a Dios, lo rechazan, cuyo resultado es y será muy diferente del primero.

  3. Nosotros no vivimos el tiempo sobre una historia cualquiera, nosotros vivimos el tiempo como escritura de Dios. Nosotros somos la historia escrita por Dios

  4. No importa si la historia que escriben los demás va por diferente rumbo y hasta parece más exitosa porque la historia que tiene un final feliz es la nuestra, así sea que vivamos y muramos sufriendo. La nuestra es la verdadera historia porque está escrita con sangre, sudor y lágrimas y, como la de Jesús, existe escondida en la vida de Dios.

  5. La ciencia puede explicar cómo llega a nuestro ADN la información de padre y madre, incluso la manera en que la historia de ambos influye en la conformación del mismo; sin embargo, la ciencia no puede explicar cómo llegó a existir el ADN y que funcione de manera perfecta para dar a cada uno sus características físicas y mentales.
    Existen límites para la ciencia; es en ese punto en que, como en un puerto invisible, hace Dios arribar un poco de sí mismo para crear vida y multiplicarla.

  6. Nuestra alma es el puerto en el que Dios hace arribar un poco de sí mismo para dar vida y, a lo largo de la historia, conducirnos a su morada. El alma se debe cuidar como se cuida un puerto ya que, sin el abastecimiento del que Dios nos provee, perecemos.

  7. Los que rechazan a Dios viven en agonía mucho más dura que la nuestra ya que carece de fe y de esperanza. Si amamos a Dios y al prójimo, hemos de rezar por ellos y procurar que su agonía no se prolongue más allá del punto en que sea demasiado tarde. Sin embargo, nuestro esfuerzo es en vano si no es movido por la gracia ya que el Señor conoce a cada uno y entiende que no todos desean salvarse.

  8. Me pasa algo curioso con la medalla de María que llevo al cuello desde hace tres años y es que, el broche de la cadena está desgastado y cada tanto se suelta y se me pierde la medalla por unos días, sin embargo, mientras la busco, encuentro otra medalla que no sabía que tenía por lo que me la cuelgo al cuello.Tarde o temprano la primera medalla aparece.
    Lo último que me pasó fue que, tomando el rosario para rezarlo de su cajita donde lo guardo, al desplegarlo, cayó otra medalla sobre mi regazo. El caso es que ahora me sobran medallas que nunca compré.

 

 [1] Cita tomada de la pagina en facebook llamada “Poco y Católico”

18.01.20

No estoy dispuesta a vivir, lo que de vida me quede...

No estoy dispuesta a vivir, lo que de vida me quede, sin aprender a caminar por lo que, sobre este mundo, el Señor deja como evidencia suya.

Desperté recordando a Fray Nelson Medina y en que, sin yo saber quién era, en uno de sus viajes a mi país, pidió a Luis Fernando Pérez mi correo ya que quería conocerme. 

Tuve que ponerme a conocerlo por la red ya que, apenas había escuchado de él; al hacerlo caí en la cuenta que es un predicador muy conocido por lo que, creció mi curiosidad ya que me considero no mayor que una pequeña e ínfima persona.

El caso es que Fray se aproximó tal como Dios se aproxima, sin apenas entender de qué se trata, por qué ni para qué. 

Por otro lado, Dios Todopoderoso y Bueno, también se aproxima y lo ha hecho siempre.

Conocerlo involucra interés de tu parte y mucha paciencia para, finalmente, comprender que no le interesa si eres solo una pequeña e ínfima persona sino lo que hay en tu corazón y de lo que, para tu sorpresa, parece estar enamorado. 

Por eso digo que no estoy dispuesta seguir viviendo sin dedicar mi vida a descubrir por dónde y cómo se las agencia Dios para amarme y caminar por este mundo cerquita de mí.   

Lo considero vital ya que, suponiendo que tambaleara los cimientos de la Iglesia, como -por ejemplo- tener un papa que no nos sirviera para confirmarnos en la fe y la moral y que, si –por un acaso- llegáramos a notar cuánta responsabilidad por nuestra salvación le habíamos entregado (sin saberlo ni debérselo, sino a Jesús), no quiero, una vez ante la presencia de Dios, llegar a darme cuenta del gran error cometido y, por esa razón, pasar en el purgatorio mayores penas de las debidas. Prefiero reconocerlos, arrepentirme y pagar aquí todos mis errores.  

Mucha tontería podríamos sufrir aquí antes de irlas a sufrir al purgatorio y por eso es que, ni por un minuto seguiré sin prestar atención a la evidencia colocada en acontecimiento y personas.  

Mucho encuentro singular nos sucede, como por ejemplo, hoy mismo advertí que la mayoría de mis seres queridos, tal como Joaquín Borderías, Saulo Medina y su hermano Fray Nelson, Laura Jiménez y algunos más, son de la Renovación Carismática y han venido siendo de las personas más pacientes, contentas, serviciales, entendidas y generosas que conozco; lo que no puede ser más que terreno firme por donde Dios quiere que pise.

Por otro lado, de los ciudadanos más responsables que conozco hacia la Iglesia, el Estado, sus familias y comunidad, son del Camino Neo-catecumenal. Conozco a chorros de ellos y son todas personas muy queridas de las que aprendo mucho por donde debo caminar.

Puedo decir que, por ejemplo, aquellos que conozco con formación del Opus Dei, son de las personas más sensatas, racionales, prudentes, alegres y valientes que conozco; por eso me divierto viendo los videos de San Josemaría ya que se entiende a la perfección de dónde se han nutrido. Tienen esa inteligencia del santo, su alegría, sabiduría, prudencia y sentido del humor. Es una delicia ver en ellos tantas virtudes puestas al servicio de Dios y del prójimo. Más terreno firme por el que puedo avanzar. Te das cuenta?

No digo menos de quienes he mencionado anteriormente.

Ahora bien, estarás preguntándote, de qué sirve identificar el sendero, las pistas, la evidencia que te deja Dios? De qué sirve, por ejemplo, vivir en estreches económica, quizá inmerso en una situación de enfermedad y/o de incomprensión familiar? De qué sirve sí, lo que deriva de ahí es solo sufrimiento inmerecido?

Sirve de mucho ya que, no es SOLO  sufrimiento inmerecido, si no la mayor muestra del amor de Dios hacia tu persona, ¡LA MAYOR DE TODAS!. 

Es cierto, humanamente hablando, no mereces sufrir; nadie lo merece. Dios lo sabe. Lo sabe tan bien que, por eso al Hijo le llamó “Predilecto” y dijo de el: “Este es mi  Hijo, en quien me complazco” y, sin embargo, le permitió transitar por un sendero de dolor y sufrimiento, de pobreza e incomprensión. 

Deja Jesús de ser hijo predilecto aunque en Getsemaní sudara sangre ante la gran angustia que le sobrevendría? Dejas de serlo cuando gimes y te quejas deseando no sufrir?

Te has puesto a pensar cómo ha de estar mirándote Dios Padre en ese momento?

Estaría haciéndolo con otra mirada que no fuera la que tiene para Jesús?

Debes creerlo, la que tiene para ti es la misma mirada.

Por el camino del dolor y el sufrimiento, indefectiblemente, se experimenta el amor de Dios; tan profundo y radical que quisiera uno morir para obtenerlo en su totalidad; sin embargo… vas echando cuenta de los días y de que no decrecen la angustia y dificultad, ni el dolor y sufrimiento; pero, por lo mismo, qué objeción vas a poner?

No es que querías seguir el camino trazado por Nuestro Señor al cielo? Acaso no es lo que siempre has querido y lo que has venido a decir aquí: “que no estás dispuesta a dejar pasar un minuto más sin descubrir por dónde y cómo se las agencia Dios para caminar por este mundo cerquita tuyo, sin perderte de su mano, sin abandonarte jamás”?

 

25.12.19

Por qué la Navidad llama a estar en familia?

Por qué la Navidad llama a estar en familia?
Llama, porque el ser humano tiene impreso en su naturaleza el sentido de familia, en primer lugar.

Y qué significa el “sentido de familia”?
El sentido de familia significa que la criatura, desvalida, obtiene del padre y de la madre, la atención, aprobación, cariños y cuidados que necesita a la vez que, el padre y la madre obtienen uno del otro, aquello que los completa y plenifica.

La familia, sin alguna de estas figuras: padre, madre, hijo, se encuentra mutilada y de alguna forma, imperfecta al punto de que, un huérfano o un(a) viudo (a), vive un duelo ya que su naturaleza humana, sufre una carencia.
Lo mismo para cuando una pareja pierde a un hijo o para cuando no pueden engendrar
La familia es, por naturaleza, el estado natural para el ser humano por lo que ha de contener las tres figuras.

De ahí que, cuando la familia está rota por falta de comprensión, divorcio, huida o muerte de alguno de los progenitores y/o hijos, todo el grupo sufre. Y sufre cual si a cada uno lo hubiesen mutilado. El dolor es profundos y difícil de sobrellevar al punto de que, quienes sufren ruptura familiar a cualquier edad, cargan con esa herida para siempre.

Algunos logran dirigir su dolor de manera creativa pero muchos no y, cuando no, nos toca convivir con personas que pueden ser complicadas ya que, no sabiendo que llevan esa herida, no sabiendo cómo obtener o debido a que rechazan ayuda, pasan por la vida como muertos vivientes que sufren muchísimo y hacen sufrir.

Todos tenemos ejemplos de lo anterior muy cercanos, quizá en la propia familia o en nosotros mismos.

Así de necesaria es la familia conformada por hombre y mujer y así, también, es de complicada la existencia para cuando la familia está incompleta e imperfecta- No nos vamos a engañar.

La perfección de la familia, en el sentido de que debe contener las tres figuras pero, además, de que cada una conozca y ejerza su rol, es el modelo que impulsa también la perfección de la persona y no solo en el sentido material sino espiritual.

Una familia “modelo” arrojará seres humanos que no solo lo multiplicaránnsino que entregarán a la sociedad un aporte positivo.

Todos, supongo, conocemos familias de este tipo; de tal forma que, no es que me lo invento.

Ahora bien, por qué la Navidad llama a estar en familia?
Porque la Sagrada Familia: Jesús, María y José, es modelo de perfección y, nos demos cuenta o no, querámoslo no, aspiramos a dicha perfección ya que la exigencia la traemos dentro.  
De ahí que veamos, incluso, a los que no creen en Dios o aborrecen el cristianismo, saliendo a buscar a sus seres queridos ya que, pocas veces, tienen familia sino que han coleccionado diversos tipos de personas con las que han establecido vínculos que llaman “familiares”. Claro ejemplo de casos extremos son las personas que  celebran Navidad con sus mascotas ya que las consideran como “su familia”

Lástima que no quieran ver el modelo de familia que tienen delante y que lo puso Dios al conformar a la Sagrada Familia porque, si lo miraran o, lo que es lo mismo, reconocieran que procurándolo hallarían lo que necesita su corazón, muchas cosas serían diferentes para ellos. 

Para nosotros, que lo miramos y lo procuramos y, sea que tengamos o no familias rotas, heridas sanas o en camino de serlo, la cosa es –efectivamente- muy diferente ya que de la Sagrada Familia aprendemos (y la gracia nos da) las virtudes necesarias para que nuestra familia tienda a la perfección a la que aspira y ya, con solo eso (ya que es imposible la perfección propiamente dicha), nuestro ser encuentra la atención, aprobación, cariños y cuidados que necesita, el sentido de completitud y plenitud.

Contemplar y, con ayuda de Dios, procurar para la propia el seguimiento del modelo de la Sagrada Familia es, en si mismo, el mayor desafío para nuestra familia la que, cuando da el primer paso lo hace por la ruta del perdón ya que comprende que lo necesita, es tal cual como si la propia naturaleza se lo demandara: me perdono?, me perdonas?, te perdono?.

Nos perdonamos, tal cual nos perdona Dios en la figura de aquél recién nacido quien, en su cuerpo,  nos obtiene la victoria ante el desafío del perdón 

“Hay en ella (La Navidad) también algo de lucha, de desafío. Algo que hace que cuando las campanas tañen a medianoche, su tañido sea tan horrísono como los cañonazos de una batalla que acaba de ganarse”

Por qué la Navidad llama a estar en familia?
Porque traemos dentro el desafío de la perfección. 


Esto lo escribo luego de reflexionar acerca de mi propia familia y su fiesta de Navidad.

————————

Créditos: La cita de G. K. Chersterton y la imagen fueron publicadas en la página en FB titulada “Poco y católico”

23.12.19

Whatsapp, mi párroco y yo (IV) La Suprema Bondad

Tanta cosa que se nos ha venido encima que podría opacar la Navidad pero, no; no sucede.

No solo nos ha caído la gravísima y muy dolorosa firma de la norma terapéutica para el aborto sino que, mi párroco cayó gravemente enfermo justo del 8 de diciembre, día en que celebra su aniversario de ordenación sacerdotal. Tan grave fue que los médicos no daban mucha esperanza; sin embargo, sobrevivió.

Como muestra de gratitud por un librito que le regalé durante su convalecencia (es loco por los libros), me hizo llegar por WhatsApp un audio con el que he quedado conmovida ya que, no solo agradece el libro sino que me informa sobre el estado de salud a la vez que comparte un poquito de su dolor y temor pero también sobre su confianza y esperanza.

Le respondí de esta manera:

“Padre, me conmueven sus palabras ya que me confirman que no estoy equivocada cuando digo que usted es un sacerdote que nos enseña a ser realmente católicos.

Ayer que estuve en la misa con la que el padre Guido Villalobos [uno de mis párrocos] celebraba tantas cosas como las que usted celebraba al momento de caer enfermo. 

Tuve que llorar pero fue porque no me cabía en el cuerpo la gratitud hacia Dios por la certeza de que he conocido a dos sacerdotes que son auténticos discípulos, tanto como lo pudieron haber sido Pedro, Santiago, Juan o cualquiera de sus sucesores. En ustedes veo la línea directa con las palabras y acciones de Nuestro Señor que me llegan como de su propia boca y manos.

Sí, Dios los ha elegido y lo ha hecho bien al llamarlos por su nombre.

Sufrir? Sí, que grandes sufrimientos han pasado!. Sabe usted que padre Guido estuvo también en un hilito de vida hace algunos años? Sufrir? Sí, pero “¿Por qué debemos sufrir? -se preguntaba Santa Bernardette quien, de seguido, decía: “Porque aquí abajo el amor puro no puede existir sin sufrimiento

 Así que, en ustedes compruebo que no solo han sido elegidos como sacerdotes el Rey de Reyes sino para probar el amor de su propia fuente, como quien dice, en su propia carne y sangre; es por eso que la santa terminó diciendo: “Oh Jesús, Jesús ya no siento mi cruz cuando pienso en la tuya".

Con mis palabras lo diría así: “ya no siento mi cruz porque me tienes en la tuya y es con tu poder y majestad que mi cuerpo sirvw para que, generación tras generación, cantemos glorias y alabanzas a nuestro Dios”

De esta manera el Señor le concede probar el amor puro que, con sus palabras y acciones, usted no da a conocer.

No tema, padre, Nuestra Señora nos tiene “en el hueco de su manto, en el cruce de sus brazos”  aun cuando estamos en agonía pendiendo de la Cruz”


Para Navidad el mal que Dios ha permitido nos sobrevenga podría habernos robado la alegría, la confianza y la esperanza, pero no, “cuánto más intenso ha sido su poder mayor ha sido el de la Suprema Bondad” [1] algo así dijo hace tiempo Monseñor Fulton Sheen

La Suprema Bondad que vino a nosotros siendo un niño.

Bajo el calor y abrazo de tan suprema y reconfortante certeza que nos da Dios es que, ahora si que vale la pena llenarse la boca deseando a todos ¡Feliz Navidad!

——————————————————————————————————————

[1] “Cuanto más intenso es el mal, mayor es el temor a la bondad. Es por eso que la Suprema Bondad está clavada en una cruz” Mons. Fulton Sheen

21.10.19

Whatsapp, mi párroco y yo (III)

Nueva entrega de un mensaje que le he dejado hace unos minutos a mi querido párroco por quien no dejo de dar gracias a Dios y no sacaré nunca de mis intenciones del rosario. 
Dios lo guarde porque, desde mi forma de ver la situación de mi país, es un sacerdote de quien se puede uno fiar lo quiere guiar al cielo. 
 
“Hola
 
Meditando en su homilía recordé que mamá, el domingo antes del jueves que murió, sin razón alguna, pidió permiso al padre para decir unas palabras al finalizar la misa. Liliam Marín la escuchó y fue la primera que, al enterarse de la súbita muerte de mamá, llegó a mi casa diciendo que ella se había despedido ese domingo. 
 
Qué fue lo que dijo? No hizo otra cosa sino dar gracias a Dios por haberla traido a vivir a este lugar donde encontró a tanta gente tan buena, asidua a la oración y fáciles a la caridad. 
Mamá era un católico comprometido, de esos como doña Ana. 
 
De mamá fue que aprendí a ver en los vecinos la gracia que Dios les regala y que, pese a sus defectos y carencias, los hace ser personas de oración y fáciles a la caridad. 

Por ejemplo, uno no los ve yendo a orar al templo a esas sesiones de oración largas y algo bulliciosas pero los ve reunirse en los velorios, en las misas de requiem, en las novenas y aniversarios. 

Hay que ver el montón de señoras, señores y algunos jóvenes que se reunen a rezar por los difuntos y el seguimiento que dan a los enfermitos y luego a los deudos. No se si los ha visto salir en carrera a ayudar cuando alguno sufre alguna tragedia. Se pasan yendo a sus casas, pendientes de cualquier cosa que necesiten. 
 
Yo no lo vivo en carne propia porque a mi nadie me invita a nada ni me comunican rezos ni velorios ni nada, me tiene al margen pero ya lo acepté;  pero igual me entero de todo lo que hacen por los demás y de cuánto rezan u oran. 

Uno se da cuenta que oran mucho cuando habla con cada uno sobre ese tema. Yo lo hago porque es algo que de lo que me gusta hablar ya que soy un poco rara. 
 
Si, padre, es como se lo digo. 
 
También es como le digo que tengo 40 años de escuchar a los párrocos quejarse de nuestra forma de ser y a muy pocos o ninguno, hacer como mamá, es decir, reconocer la gracia que nos regala Dios pese a nuestros defectos y carencias, solo porque nos ama y nos ve ávidos de amar al prójimo. . 
 
Mucha gente muy santa tiene usted en su parroquia, padre. 
Demos gracias a Dios".