InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categoría: Sobre este blog y su autora

7.02.20

De mi facebook (I) Somos la historia escrita por Dios

“Hay que procurar que los mismos fieles tengan fijo y
profundamente grabado en sus almas,
el dogma de nuestra santa religión, 
de que solo por medio de la Iglesia Católica 
se obtiene la salvación”  Papa Pío IX [1]

- O -

De cuando en cuando, escribo en mi facebook algunas reflexiones y curiosidades por lo que, de cuando en cuando, las traeré ya que podrían ser de utilidad para alguno. 

Helas aquí: 

  1. Dos hechos llamaron poderosamente mi atención esta semana: el primero, fue encontrarme a tres peones municipales discutiendo sobre el matrimonio igualitario y a uno de ellos, afirmar rotundamente que Dios hizo al hombre para la mujer y viceversa; el segundo, fue llegar a la ferretería para encontrarme a tres varones discutiendo con bastante propiedad, sobre el potencial abortivo de la píldora del día después. Uno podría pensar que la gente sencilla no maneja cierta información pero es claro que la manejan y con sobrada autoridad.

  2. En redes sociales uno puede llegar a entender muchas cosas como, por ejemplo, que cuando una abortista dice que Dios no interviene en el mundo para evitar violaciones ni embarazos no deseados, uno se percate que la historia de salvación para una niña violada y embarazada la conduce Dios ya que la niña halló un hogar católico para ella y su bebé. El caso es que parecen coexistir dos historias: la historia de salvación a la que libremente damos adhesión y aquella que crean quienes conociendo a Dios, lo rechazan, cuyo resultado es y será muy diferente del primero.

  3. Nosotros no vivimos el tiempo sobre una historia cualquiera, nosotros vivimos el tiempo como escritura de Dios. Nosotros somos la historia escrita por Dios

  4. No importa si la historia que escriben los demás va por diferente rumbo y hasta parece más exitosa porque la historia que tiene un final feliz es la nuestra, así sea que vivamos y muramos sufriendo. La nuestra es la verdadera historia porque está escrita con sangre, sudor y lágrimas y, como la de Jesús, existe escondida en la vida de Dios.

  5. La ciencia puede explicar cómo llega a nuestro ADN la información de padre y madre, incluso la manera en que la historia de ambos influye en la conformación del mismo; sin embargo, la ciencia no puede explicar cómo llegó a existir el ADN y que funcione de manera perfecta para dar a cada uno sus características físicas y mentales.
    Existen límites para la ciencia; es en ese punto en que, como en un puerto invisible, hace Dios arribar un poco de sí mismo para crear vida y multiplicarla.

  6. Nuestra alma es el puerto en el que Dios hace arribar un poco de sí mismo para dar vida y, a lo largo de la historia, conducirnos a su morada. El alma se debe cuidar como se cuida un puerto ya que, sin el abastecimiento del que Dios nos provee, perecemos.

  7. Los que rechazan a Dios viven en agonía mucho más dura que la nuestra ya que carece de fe y de esperanza. Si amamos a Dios y al prójimo, hemos de rezar por ellos y procurar que su agonía no se prolongue más allá del punto en que sea demasiado tarde. Sin embargo, nuestro esfuerzo es en vano si no es movido por la gracia ya que el Señor conoce a cada uno y entiende que no todos desean salvarse.

  8. Me pasa algo curioso con la medalla de María que llevo al cuello desde hace tres años y es que, el broche de la cadena está desgastado y cada tanto se suelta y se me pierde la medalla por unos días, sin embargo, mientras la busco, encuentro otra medalla que no sabía que tenía por lo que me la cuelgo al cuello.Tarde o temprano la primera medalla aparece.
    Lo último que me pasó fue que, tomando el rosario para rezarlo de su cajita donde lo guardo, al desplegarlo, cayó otra medalla sobre mi regazo. El caso es que ahora me sobran medallas que nunca compré.

 

 [1] Cita tomada de la pagina en facebook llamada “Poco y Católico”

4.07.19

Whatsapp, mi párroco y yo (II)

El whatsapp puede ser un recurso para un respetuoso intercambio con el párroco. 
Yo lo he convertido en el medio para compartir con el mis preocupaciones e inquietudes.
Es mi intención ofrecer algunos de dichos intercambios que puedan servir como modelo para que otros se animen a utilizar la aplicación de la misma forma.  
Sin embargo, que no se piense que existe garantía de obtener respuesta. 

Yo nunca la espero. 

_____________________________________________________

Padrecito, cómo amaneció?


Digame una cosa: usted piensa hacer algo al respecto de varios de sus más cercanos colaboradores que en fb hablan abiertamente de estar en contra de los evangélicos y a favor de los neo-marxistas que ostentan el poder? 

Si, esos que votaron en contra del evangélico provida movidos por el engaño de que nos quitaría a la patrona de Costa Rica; de los que dieron su voto a los mismísimos anti-católicos sobre quienes usted nos alerta en las homilías. 

Yo es que, sinceramente, lo que hago es preguntarles directamente si es que, acaso, ponen atención en misa. Claro, nunca me responden. 


3.07.19

Whatsapp, mi párroco y yo (I)

El whatsapp puede ser un recurso para un respetuoso intercambio con el párroco. 
Yo lo he convertido en el medio para compartir con el mis preocupaciones e inquietudes.
Es mi intención ofrecer algunos de dichos intercambios que puedan servir como modelo para que otros se animen a utilizar la aplicación de la misma forma.  
Sin embargo, que no se piense que existe garantía de obtener respuesta. 

Yo nunca la espero

—————————————————————————————–

Hola, padre:

“Digame usted: Si “con el pecado mortal el hombre pierde la gracia santificante y no hay realidad natural que pueda devolvérsela” [1] cómo es que los curas nos piden que nos “esforcemos” por ser discípulos sin pedirnos a la vez que vivamos en estado de gracia y que para eso es necesario evitar el pecado?

Nada sobrenatural, tal como el discipulado, será posible si estamos en pecado ya que solo la gracia puede mover al pecador a ser discípulo, nunca lo podrá lograr por su propio esfuerzo. 

A mi, en lo personal, me resulta un sin sentido por eso, cuando usted habla de esa forma en las homilías, prefiero salir a tomar agua para aliviar mi tos.

Por supuesto, no siempre saldré a tomar agua por cosas que me parecen sin sentido. Usted habla como pocos. Sabe que doy gracias a Dios por eso.

[1]  Alonso Gracián

10.05.17

¡Más que un aniversario!

El que InfoCatólica esté de 8° aniversario es más que un aniversario, es una prueba más de la obra de la gracia que conviene destacar para gloria de Dios y bien de nuestras almas.

Cada uno conserva en su memoria la fecha en la que celebra acontecimientos que han marcado su historia personal, familiar o comunitaria; por ejemplo, en mi memoria estarán siempre vinculadas la fecha de renuncia de Benedicto XVI, la elección de Francisco y la muerte de mi padre ya que todo sucedió durante el mes en que papá enfermó gravemente y falleció.

Ninguno de esos acontecimientos es un recuerdo agradable pero siempre me he dicho que, si el Señor permitió que mi inteligencia y afectos se vieran tan profundamente marcados mi deber, para honrar su plan de salvación, sería hallarle sentido.

El sentido se le busca con ayuda de la gracia. La gracia, incluso, es la que nos mueve a buscarlo.

Y se lo he buscado ya que también me digo que no debe ser que nos quedemos rumiando recuerdos dolorosos y, por ello, sintiéndonos impotentes y rabiosos. Imposible. Eso no sería más que veneno para el alma. Nada de daría honra a Dios. 

Hallarle sentido, como en mi caso, podría tomar mucho tiempo; de hecho, mucho tiempo ha tomado y todavía no estoy segura de haberlo hallado por completo pero, lo seguro es que, finalmente, he llegado a estar en paz.

El caso es que el tiempo que tome no tiene mayor importancia sino aquello que la gracia te va revelando sobre ti mismo en relación a Dios y tus semejantes.

Si miras con atención, así es como han de haber procedido los autores de la Sagrada Escritura; de ahí que, por gracia, hoy tengamos conclusiones veraces sobre las acciones de Dios en la historia que es lo que, al fin y al cabo, han servido de guía a una generación tras otra.  

De ahí que afirme que el aniversario de InfoCatólica es más que un aniversario ya que para mí, por ejemplo, significa un año más que gozo de la certeza de estar pisando terreno firme en el ámbito de la fe; es también el aniversario en el que celebro la adopción filial de la que he sido objeto por parte del Consejo Editorial y de muchos de los blogueros, así como el hecho excepcional de que, a pesar de ser tan insignificante en todo aspecto, Dios me ha cedido un espacio en internet en el cual su hija pequeña comparte de aquello que su Padre cariñosamente le enseña.

Es un hecho que solo para eso sirve mi blog. No sirve para instruir en elevados conocimientos, no sirve para grandes debates, no sirve para informar acerca de lo último en las noticias… En fin, ya ustedes saben para lo que no sirve mi blog pero, a la vez, para mayor gloria Suya, también saben para lo que sirve.

Si, hace mucho tiempo que no escribo. Algunos se han puesto en contacto conmigo para saber si estoy bien o motivado para que no deje de escribir. Poco les he prestado atención, sinceramente, ya que –de un tiempo para acá- la turbulencia interior ha sido grande, profunda, prolongada, dolorosa…; sin embargo, aquí estoy de nuevo escribiendo alegre y con esperanza, firme en la fe y esmerándome en la caridad ya que es la forma en que deseo honrar a la gracia que, una vez más, ha sido espléndida conmigo a la hora de dar sentido a mi existencia con cada aniversario.

Un aniversario no es nunca solo un aniversario por más insignificante que parezca sino muchísimo más.

Con ayuda de la gracia podemos descubrirlo.

¡Deo omnis gloria!  

13.03.17

¿Podría haber mayor alegría?

¿Qué podría complacer más a Dios Padre que regresáramos a casa?

¿Qué clase de padre sería si no hubiera previsto nuestro regreso?

Y, si no fuera el propósito, ¿tendría sentido que nos hubiera heredado su capacidad para amar, su libertad, inteligencia y voluntad?

Y, si a pesar de habernos hecho a su semejanza, ¿de qué nos valdría sufrir si no fuera porque es el camino de regreso?

Si así no fuera, ¿habría sido necesaria la encarnación y muerte del Hijo?

Ya que, ¿quién mejor que Jesús (y María, por llena de gracia) habría conocido el sentido de su existencia y previsto el desenlace?

Y, ¿qué sentido tendría sufrir si no fuera hacerlo con alegría, día tras día, hasta llegar al último?

¿Podría haber mayor alegría que poseer la certeza de estar camino a casa?

¿Podría haberla?

Vas de regreso por lo que, con el auxilio de la Gracia, rechaza con firmeza aquello que pretenda robarte la alegría.

————————-

Mucho que antes no me había pasado ha sucedido para que pudiera expresar con un poco de sentido las anteriores líneas.

Mucho, pero finalmente aquí voy alegre, camino de regreso.

 

«Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti»

San Agustín