InfoCatólica / De Lapsis / Categoría: Disenso

8.02.18

Ratzinger profetizó la "letanía" de la Iglesia del Nuevo Paradigma hace 30 años

Cardenal Ratzinger

Las «letanías» de la Iglesia del Nuevo Paradigma están recogidas y analizadas ya hace treinta años en un discurso profético del Cardenal Ratzinger, entonces Prefecto de Doctrina de la Fe, a los presidentes de las Comisiones Doctrinales Europeas en Laxenburg en 1989: Difficulties confronting the faith in Europe today.

Yo lo desconocía, llegué a él a través de una referencia de Edward Pentin. De haber existido internet entonces habría sido un «bombazo». Si intentamos retroceder mentalmente a las condiciones sociales, políticas y religiosas de esos años, se aprecia mucho mejor la capacidad de predicción y análisis del Cardenal, parece «un mensaje en una botella» destinado a abrirse hoy. Es tan tremendo que Ratzinger tiene que terminar con una excusa «todo lo dicho aquí puede parecer a muchos demasiado negativo…».

Leer más... »

8.11.14

«Soy madre divorciada y recasada, y no puedo comulgar. Por mi salvación rezo para que la Iglesia no cambie su doctrina»

Luma Simms

Luis Fernando recordaba ayer a San Pablo «es preciso que entre vosotros haya disensiones, a fin de que se destaquen los de probada virtud entre vosotros». E indudablemente el «lío» del Sínodo también está sacando a la luz la verdad, la valentía y la entereza defendida por muchos católicos, laicos, sacerdotes, obispos, de palabra y de obra.

Los kasperosos consideran que el amor a la Eucaristía es un heroísmo no exigible al cristiano medio. Frente a ellos empiezan a abundar testimonios sobrecogedores. Esta semana he leído dos, el de Steve y Shaina Purves, que cohabitaban y decidieron vivir como hermano y hermana cuando se convirtieron por respeto a la Eucaristía hasta que obtuvieron el reconocimiento de nulidad.

O el de Luma Simms en First Things, protestante que se convirtió al catolicismo y que a pesar de estar divorciada descubrió que «la Iglesia Católica tiene una bella y rica doctrina sobre el matrimonio». Un extraordinario ejemplo de atracción de la Verdad y del sentido del pecado, y ojalá algún día pueda ser ejemplo de buen final, el de poder acercarse a recibirle sacramentalmente, porque cesa la situación de adulterio que ella reconoce, para lo que cuenta siempre con la gracia de Dios, y quizá también con nuestras oraciones.

Y es que como bellamente señala la Instrucción de la CDF de 1994,

Será necesario que los pastores y toda la comunidad de fieles sufran y amen junto con las personas interesadas, para que puedan reconocer también en su carga el yugo suave y la carga ligera de Jesús. Su carga no es suave y ligera en cuanto pequeña o insignificante, sino que se vuelve ligera porque el Señor –y junto con él toda la Iglesia– la comparte. Es tarea de la acción pastoral, que se ha de desarrollar con total dedicación, ofrecer esta ayuda fundada conjuntamente en la verdad y en el amor.

Os dejo con la traducción del portal chileno PortaLuz.

«El mismo día en que mi alma se convirtió al catolicismo, descubrí que no podría recibir la comunión, porque soy una mujer divorciada y vuelta a casar». Esta verdad magisterial sustentada en la doctrina, la tradición y los evangelios, lejos de hacerla dudar de su conversión desde el protestantismo, confirmó su adhesión a la Iglesia.

Leer más... »

24.05.14

Lady Julia Flyte responde al Cardenal Kasper

Retorno a Brideshead.  Anthony Andrews, Diana Quick, Jeremy Irons, 1981

No voy a incidir sobre los motivos de fondo de la propuesta del Cardenal Kasper en torno a los divorciados-vueltos-a-casar, que supongo muy conocidos. Bruno, con la sabiduría, paciencia, profundidad y cariño que le caracterizan ya lo está haciendo.

Tampoco soy de los que se escandalizan por el desarrollo del sarao previo al Sínodo, yo no lo habría hecho así, pero estas cosas tienen tradición paulina y sigo creyendo en el verdadero Santa Claus.

Sin embargo, no me resisto a comentar una de las respuestas que el Cardenal Kasper ofreció en la entrevista a Commonweal durante la promoción estadounidense de su libro, «La misericordia. Clave del Evangelio y de la vida cristiana», y que me resultó especialmente significativa. A mi juicio aporta una de las claves importantes en este desaguisado sobre los «recasados».

Hace un mes el Cardenal Kasper, con algo falta de honradez intelectual, a mi modo de ver, intentaba responder a las críticas que le hizo Pérez-Soba en la publicación alemana Die Tagespost. El cardenal alemán llega a decir irónicamente que él sí que ha citado en su discurso en el consistorio varias veces la Familiaris Consortio de Juan Pablo II. Y no dice la verdad, o peor aún, dice media verdad, porque de la exhortación apostólica no cita precisamente la respuesta a sus inquietudes. Los números 83 y 84 son claros y explicativos, y en especial un párrafo:

Parecido es el caso del cónyuge que ha tenido que sufrir el divorcio, pero que —conociendo bien la indisolubilidad del vínculo matrimonial válido— no se deja implicar en una nueva unión, empeñándose en cambio en el cumplimiento prioritario de sus deberes familiares y de las responsabilidades de la vida cristiana. En tal caso su ejemplo de fidelidad y de coherencia cristiana asume un particular valor de testimonio frente al mundo y a la Iglesia, haciendo todavía más necesaria, por parte de ésta, una acción continua de amor y de ayuda, sin que exista obstáculo alguno para la admisión a los sacramentos.

El entrevistador de Commonweal hizo bien su trabajo y no dejó pasar el asunto recordándoselo veladamente. Y señalando que según «los críticos» (a las tesis de Kasper) para poder recibir el perdón y después sacramentalmente al Señor, haría falta un «heroico ajuste de vida» por parte de quien vive irregularmente (o sea, en adulterio). El Cardenal responde:

Tengo un profundo respeto por estas personas. Pero si lo puedo imponer es otra cuestión. Yo diría que la gente debe hacer lo que es posible en su situación. No podemos, como seres humanos, hacer el ideal, lo mejor. Tenemos que hacer lo mejor posible en una situación dada.

Leer más... »

23.05.14

«Somos iglesia», Paprocki y los 20 años de la «Ordinatio Sacerdotalis»

Juan Pablo II y el sacerdocio. 20 años de la «Ordinatio Sacerdotalis»

Se acerca una pareja de Testigos de Jehová a un ateo en el metro intentando «convertirle», a lo que responde el paisano: «no creo en la Iglesia Católica que es la verdadera, voy a creer en la tuya». He oído esta anécdota con distintos protagonistas y lugares, así que se non è vero, è ben trovato.

Ayer la Iglesia dio respuesta de un modo muy visible a la vieja afirmación de un viejo grupo, «Somos Iglesia», pues no, «no sois Iglesia». Que como en la anécdota no se refieren a ‘cualquier’ Iglesia, sólo a la Iglesia Católica, a los que ellos de modo implícito consideran la verdadera. En otras autodenominadas iglesias habrían tenido un estupendo encaje personal e intelectual.

También ayer, el obispo de Springfield, Paprocki (entrañable conocido de este blog) ha hecho pública la excomunión a Mary F. Keldermans, por «hacerse hacer sacerdotisa». Si alguno tiene curiosidad por saber cómo es una excomunión puede verlo haciendo clic en este enlace.

Leer más... »

13.05.14

La denuncia del autor del «El exorcista» contra la U. de Georgetown está bien fundada según la Santa Sede

William Peter Blatty (Photo by George Napolitano/Getty Images)

El 4 de abril, Peter Blatty, autor de la famosa novela «El Exorcista» y antiguo alumno de la Universidad Jesuita de Georgetown recibía comunicación del arzobispo Angelo Vincenzo Zani, Secretario de la Congregación para la Educación Católica:

“Sus comunicaciones a este dicasterio sobre el asunto de la Universidad de Georgetown … constituyen una denuncia bien fundada. Nuestra congregación está tomando el tema en serio y cooperará con la Compañía de Jesús en este sentido.”

Peter Blatty se hartó hace dos años e inició un proceso canónico contra su antigua universidad para que o bien volviese a ser católica o bien abandonase el calificativo de católica y jesuita y así dejaba de engañar a la gente: «los escándalos son demasiados para ignorarlos por más tiempo». El detonante fue entrega de diplomas a la ‘ministra de sanidad’ Secretaria de Sanidad y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius –, una autodenominada católica que se jacta de ir contra las enseñanzas de la Iglesia respecto a la vida, al aborto, la anticoncepción o el matrimonio antinatural.

La negativa a cumplir con la Ex corde Ecclesiae y el escándalo a los fieles, estaban en la raíz de la denuncia. Quien tenía que actuar no actuaba. En lugar de sólo quejarse se puso en marcha:

Leer más... »