InfoCatólica / De Lapsis / Archivos para: Agosto 2008

26.08.08

El hombre que amaba a los percebes

Zapatero y Sonso poniéndose ciegos de marisco

Ayer adelantaba algunos temas de la agenda informativa de septiembre. La segunda parte viene marcada, fundamentalmente, por el regreso Zapatero. El aterrizaje de sus levitantes vacaciones en Doñana ha sido todavía más brusco de lo esperado.

Gran parte de la ciudadanía sí opina que hay crisis, empezamos hace tiempo a sufrirla y las semanas que se avecinan estarán llenas de malos datos económicos y personales. Que sea el único presidente de gobierno de España y del mundo civilizado que no se paga sus vacaciones —lo hacemos el resto de los españoles—, no le ha desconectado totalmente de la realidad. Necesita buscar otra pista a la que alumbren los focos.

La prensa de hoy pueden darnos indicios de cómo se desarrollará el mes. Es conocido el pánico del presidente a las manifestaciones públicas de desafecto. Zapatero no irá a la catedral de la Almudena, querrá evitar un abucheo como el que sufrió Felipe González el día de la consagración de la catedral, también con una situación económica mala —o sea, crisis—. Ya demostró la misma cobardía y coartada (en este caso viaje a China) con las víctimas del incendio de Guadalajara en septiembre de 2005. Sólo se atreve en entornos controlados, como en el desastre del «Prestige» ¿La diferencia?, en la Alcarria once personas muertas, en Barajas 154; en Costa da Morte el silencio de los percebes helaba el alma. Cada cual es rehén de su escala de valores: ubi thesaurus, cor.

Leer más... »

25.08.08

Lourdes, Losantos, Pagola, Pikaza et alii

Primer día de clase

Semana de precalentamiento. Comienzo de curso a la vuelta de la esquina, los coleccionables conquistan los kioskos; las academias de inglés, autoescuelas y gimnasios se preparan para la avalancha. Como no he conseguido resolver la duda sobre el tema del primer post 2008-2009, os dejo la primera parte de mi previsión anotada de temas informativos de septiembre.

Primero el viaje apostólico de Benedicto XVI a Lourdes, del 13 al 15, con ocasión del 150° aniversario de las Apariciones. El día 12 estará en París con una apretada agenda, atentos a las palabras en el Collège des Bernardins. Por un lado estoy sorprendido del poco movimiento en las parroquias; vamos que está bastante más cerquita que Sidney, y yo la primera vez que estuve allí fue precisamente con motivo del viaje de Juan Pablo II en 1983. Creo que algo más se podría estar haciendo. Por otro lado, esperanzado por los frutos espirituales y físicos —hay más milagros reconocidos por la ciencia que por la Iglesia—; y por qué no, alguna caricia de la Inmaculada, tan enraizada en la historia de España. Según Messori los aniversarios redondos de las apariciones han coincidido con hechos de este tipo.

Segundo, ¿quién será el sustituto de Federico Jiménez Losantos?. Yo como santo Tomás de Aquino, prefiero creer que los burros vuelan a que «prestigiosos y solventes» periodistas como José Manuel Vidal o Jesús Bastante mientan. Ellos han publicado reiteradamente, ad nauseam, que ya no estaría en la COPE en septiembre; comprenderéis mi curiosidad. Cabría la hipotética alternativa de que se hubiesen vuelto a equivocar, ya me perdonarán esta simple sugerencia. En este caso mi curiosidad —recordad que es sólo una mera hipótesis— giraría hacia si pospondrían la fecha como los Testigos de Jehová y pedirían perdón, o si como en ocasiones anteriores el problema está en que FJL no se entera, que ya no está en la COPE, y todo no es más que una conspiración de Rouco. Estoy en ascuas.

Leer más... »

7.08.08

Técnicas de manipulación en la prensa

Ser como John Malkovich?

Hace unos días leí un post recomendando «El invitado del Papa» de Vladimir Volkoff. Libro en apariencia ligero, pero que a mí también me gustó mucho. Yo me atreví a recomendar del mismo autor «El montaje». Pero hablaba de recuerdos e impresiones. Así que rebusqué en casa (el criterio de ordenación bibliotecaria es el estético, así que cada vez que intento encontrar un libro antiguo, tengo que echar media tarde).

Como ocurrió la primera vez lo leí de corrido. La traducción es horrorosa —si no, es imposible que ganase el premio de Novela de la Academia Francesa de 1982, el original debe estar mejor escrito—, los personajes no están bien definidos—al menos a mi gusto—, y el estilo que hoy buscaríamos en un libro de espías sería el de un guión cinematográfico. Os aseguro que no lo es, la estructura es algo peculiar. Sin embargo, tanto la trama como la tesis son cautivadoras, y no pierde en la ambientación de la Guerra Fría.

Lo traigo a colación porque es un libro que ayuda a formar espíritus libres. Ayuda a analizar la información, preguntarse por qués, cuestionarse la información publicada y categorizar a periodistas y medios. Está descatalogado, pero no revelaré nada sustancial del argumento, para no chafar a posibles lectores interesados. Un ruso blanco afincado en Francia —Alexandr Psar— es captado por la KGB —a través del coronel Iakov Moisseich Pitman— con una misión muy singular: agente de influencia. Su objetivo es la formación de la opinión pública, fundamentalmente a través de los medios impresos. El capítulo del reclutamiento es espectacular, son los propios métodos los que impulsan al joven Psar a trabajar para los soviéticos, se siente un semi-dios.

El post de hoy es también largo, así que estará colgado varios días. Probablemente haya alguien a quien le interese: transcribo una parte de la escena del reclutamiento: la Palanca. Os animo a emplearlo al leer los periódicos, aunque al principio es costoso se convierte rápidamente en un hábito. A mí, que soy limitadito, no me supuso mucho esfuerzo.

Es gratificante aplicarlo, en especial, a las noticias sobre la Iglesia Católica, y estar muy observantes en cómo las utiliza la prensa progre, tanto en la elección de los temas como el tratamiento que merecen… Cuando releí el libro me vino a la mente El País, Público, El Mundo, la Secta, Tetacinco, Cuatro, Religión Digital, El Plural, Bedoya, José Manuel Vidal, Bastante, Sopena…, todos con sus fobias y traumas. Son unos expertos. Ya me contaréis vuestra experiencia.

Pitman y Psar están sentados en el campanario de Notre-Dame. Acaban de explicarle a Psar las tres columnas sobre las que se basa la influencia, simbolizadas en la Palanca, el Triángulo y el Alambre. La Palanca está codificada en un Vademecum

Leer más... »

4.08.08

Solzhenitsin in memoriam. Ni socialista, ni liberal: cristiano

Solzhenitsyn

Ayer murió Alexander Solzhenitsin [11 de diciembre de 1918, 3 de agosto de 2008] (desconozco las normas de trascripción, en la prensa anglosajona aparece como Aleksandr Solzhenitsyn, me imagino que así será). Se me dan muy mal los obituarios. Y como en las próximas horas tendremos buenas semblanzas, comentarios literarios espléndidos y unas necrológicas que harán llorar, poco podré añadir.

Sin embargo no quería dejar pasar la oportunidad para comentar algunos aspectos que quizá no tengan el suficiente tratamiento informativo. Podremos leer sobre sus dos obras más conocidas: Archipiélago Gulag y Un día en la vida de Iván Denísovich. Obras sobre las que se pueden escribir incluso novelas —el primer manuscrito de Archipiélago Gulag se «perdió» en manos del KGB; su guardiana, la secretaria de Solzhenitsin, se «suicidó» después de ser torturada—. Pocos dirán (sobre todo en la prensa progre) que constituye la mejor denuncia del socialismo real. Su lectura es el antídoto ideal para cualquier tentación socialista. Una descripción perfecta de los métodos para conseguir la «igualdad»; concepción de la igualdad que sólo puede conseguirse cercenando la libertad. Por cierto, una concepción de la igualdad como la que tiene nuestro presidente; y unos métodos, que, aunque todavía no sangrientos, podemos reconocer en las 227 historias que dan lugar al libro. Os sentiréis identificados.

Pero la libertad de Solzhenitsin no es una deidad, es la libertad de los hijos de Dios. Creo —espero equivocarme— que no encontraremos muchas referencias a las críticas del ruso al liberalismo, tanto al político como al filosófico. Solzhenitsin no era un liberal, su amor por la libertad y la igualdad no es a la de Jean-François Revel. Su vivencia y lucha por la libertad le lleva a la conversión (en su juventud fue un modélico comunista, un «ateo científico»), a entender la igualdad como un medio, no como un fin; a entender la libertad también como un medio, no como un fin.

Leer más... »