El día que Panikkar pidió perdón (y volvió a su casa)

Raimundo Panikkar

¿No sabes quién es Panikkar? No importa, esta historia también te interesa porque:

  • muestra las maravillas del Señor,
  • pone de manifiesto el poder la Gracia y de la verdadera amistad, esa que procura lo mejor para sus amigos: que se salven; amigos como los del paralítico de Cafarnaún (Mc, 2, 4-5)
  • es un buen resumen del caos postconciliar, muchas veces bienintencionado.

Y porque este año, en noviembre, se cumplen cien años del nacimiento de Raimundo Panikkar, y probablemente nadie te cuente cómo acaba la historia de este icono del progresismo, hijo de hindú y española, filósofo y teólogo sincretista, sacerdote suspendido, ex del Opus Dei, miembro del CSIC y profesor de Harvard y de la Universidad de California Santa Bárbara. Un final en la línea de la versionada letrilla del Siglo de Oro:

La ciencia más acabada
es que el hombre en gracia acabe,
pues al fin de la jornada,
aquél que se salva, sabe,
y el que no, no sabe nada.

Cuando murió en 2010, prácticamente sólo escribieron ditirambos los de siempre. Por los títulos y los autores nos podemos hacer una idea (no pongo enlaces): Antoni Bassas, («Raimon Panikkar, entre la ley y la conciencia»); Francesc Arroyo, («Raimon Panikkar, teólogo de la disidencia»); Masiá, («Icono de Unidad, Raimon Panikkar»); Vidal, («Panikkar, pensador único e irrepetible»); Pikaza, («Raimon Panikkar, in memoriam (1918-2010»); Tamayo, («Raimon Panikkar: diálogo e interculturalidad»); Victorino Pérez Prieto, («Todo está integrado, asumido, transfigurado») o  Jesús Aguado, («Raimon Panikkar»), por poner algunos ejemplos.

Por eso me he llevado una alegría inmensa cuando leí el artículo del 7 de enero en La Vanguardia: «El día que Panikkar pidió perdón», en el que cuentan sus últimos años y sobre los que se había especulado.

Panikkar se ordenó sacerdote en 1946, fue uno de los primeros sacerdotes del Opus Dei, institución a la que pertenecía desde 1939. Antes estudió Química e impulsó la revista Arbor desde el CSIC  y la colección de libros Patmos.

En 1955 viaja por primera vez a la India, y entra en contacto con las doctrinas espiritualistas ecuménicas. Se doctora en Química con una tesis poco «química», ‘Ontonomía de la ciencia. Sobre el sentido de la ciencia y sus relaciones con la Filosofía’, y poco después en Teología con “The Unknown Christ of Hinduism” en el que ya están las bases de su pensamiento sincrético, por elegir un término poco específico, sobre la dialéctica naturaleza y sobrenaturaleza. Todo muy propio de él, hombre de ciencias-letras, occidente-oriente. Un hombre también de su época…, desgraciadamente.

Tras un proceso canónico abandona el Opus Dei en 1966, y se marcha a Harvard primero y a la Universidad de California Santa Clara después, donde fue catedrático de estudios religiosos, alternando estancias en la India y USA. Se retira en España.

Para los últimos años tomo parte del relato de Ramón Balmes, en La Vanguardia, que recoge testimonios y datos de un estudio de Sarayana sobre Panikkar.

Su compleja vida sacerdotal e intelectual se completó en la etapa final de su vida, con su retiro activo en Tavertet. Fijó su residencia en la bella y remota localidad del Collsacabra en 1987. El 6 de diciembre de 1984 contrajo matrimonio civil. Josep María Guix, obispo de Vic, lo suspendió a divinis y le recordó que no podía ejercer las órdenes sagradas.

Pese a sus turbulentas relaciones con el Opus Dei, mosén Ferran Blasi (Barcelona, 1929) recuerda que “jamás desmintió ninguna convicción”. “La comunión de los santos es una realidad. Me acuerdo de todos vosotros. Que Dios te bendiga e ilumine en tu delicada tarea”, escribía el filósofo, cariñoso y nostálgico, al prelado Javier Echevarría en el 2005, en una carta que recoge Saranyana.

Durante sus últimos años se sucedieron las visitas de amigos, discípulos y familiares. Entre ellos, las de Ferran Blasi y Juan Antonio González Lobato, sacerdotes de la Obra, y la del médico Iván Antón Rodrigo. El reencuentro dejó claro que no había antagonismo entre él y la institución. “Manifestó su cariño a nuestro padre”, escribe González Lobato tras una visita en el 2006. En algunas ocasiones Panikkar se emocionaba. “Y todo, con la confianza y familiaridad que teníamos hace 56 años”. En su interior ardía la llama de la ordenación sacerdotal, vista por él como el hecho más importante de su vida.

Panikkar seguía en situación canónica irregular, pero hacía tiempo que estaba en conversaciones para una solución, especialmente desde el 20 de septiembre del 2003, cuando Romà Casanova tomó posesión de la diócesis de Vic. La Santa Sede, con Benedicto XVI, seguía con mucha atención el caso Panikkar.

El paso decisivo lo dio el 15 de febrero del 2008. El autor de «Invitación a la sabiduría» escribió una declaración pública en la que se arrepentía de haber escandalizado con su conducta. “Quiero pedir públicamente perdón por el mal ejemplo que haya podido dar al no obedecer la ley eclesiástica sobre el celibato… Me arrepiento sinceramente y acepto y reitero humildemente mi obediencia a la Iglesia. Deshago todos los lazos que tengo como resultado del matrimonio contraído”.

Tras la rectificación, el obispo de Vic levantó la suspensión el 3 de abril del 2008. La tarde del 26 de agosto del 2010 Panikkar falleció en Tavertet, plenamente reconciliado con la Iglesia. “Me siento sacerdote de la Iglesia. Y quiero mantener la comunión con ella hasta el final”. Era el colofón a su fecunda vida. El último acto de misericordia y caridad cristiana. “Fue un hombre y un intelectual con sus equivocaciones y genialidades, pero fiel en sus sentimientos hacia la Iglesia”, recuerda Ferran Blasi.

Me da la impresión de que a muchos de sus aduladores no les gustará este final. A sus amigos, sí. Un buen testimonio de que la Gracia todo lo puede, que no te engañen con buenismos mediocres.

32 comentarios

  
Silveri Garrell
Pues sobre esto:"Deshago todos los lazos que tengo como resultado del matrimonio contraído”. No parece que se divorció de su mujer, queda confuso, y si el obispo le quitó la pena divinis no se entiende si seguía casado.
12/01/18 6:35 PM
  
Juanjo Romero
Silveri, lógicamente rompió con todo.

12/01/18 6:41 PM
  
El gato con botas
Primero siembran el caos y arrasan y luego les entra la congoja.
12/01/18 7:25 PM
  
Antón
Magnífico por él.
12/01/18 7:34 PM
  
susi
QUé maravilla la misericordia del Señor.
12/01/18 8:00 PM
  
Alonso Gracián
Qué interesante, Juanjo. Me alegro mucho su rectificación, la verdad. Conozco escritos de Panikkar, al que leí cuando estudiaba Filosofía, para un trabajo que hice sobre filosofía del budismo. Era un sincretismo extraño, difícil de calificar. Pero se veía que era un pensador con inteligencia, hacía observaciones interesantes, pero mal concluidas, que se torcían hacia un oriente mal entendido.

Desde luego, ese arrepentimiento final, y su vuelta al orden de la gracia, interesaría poco a los heterodoxos.
12/01/18 8:03 PM
  
Jacinto
El gato con botas.
Y como tu eres más sabio que el mismísimo Dios, pues eso, nada de perdones, ¡que se habrá creido este tipo!
12/01/18 8:03 PM
  
Pablo
Alegría por su "conversión" final. Pero en estos casos "pendulares" (no es alguien pagano convertido al final de su historia, si no alguien que era sacerdote nada menos, se va al otro extremo, y luego vuelve), me pregunto ¿que pasa con todos aquellos que arrastraron y que no tuvieron la luz de volver a la fe antes de fallecer?.

12/01/18 8:04 PM
  
Juanjo Romero
El gato con botas
No creo que sólo fuese eso, en cualquier caso el temor de Dios también es un don del Espíritu Santo.

Antón, susi
Ojalá hubiese tenido tiempo de deshacer algunas cosas más, pero sí, es una alegría.

Pablo
Los caminos del Señor son inescrutables. Es la responsabilidad que tienen los sacerdotes, y los obispos y el Papa... y los papás y mamás. También hizo mucho bien hasta que se torció.

12/01/18 8:17 PM
  
Juanjo Romero
Jacinto
Supongo que habrá querido decir otra cosa. Si no, es el como el hermano mayor de la parábola. A esos suelo recomendarle la lectura del Condenado por desconfiado, que nuestro Siglo de Oro sigue siendo una mina por explotar.
12/01/18 8:20 PM
  
Juanjo Romero
Alonso, desde luego era un tipo muy perspicaz. Creo que si hubiese nacido en otra época, con asideros más firmes, habría llegado a conclusiones muy distintas.

En cualquier caso, una alegría.
12/01/18 8:22 PM
  
Palas Atenea
Me he llevado una gran alegría porque creí que había muerto lejos de la Iglesia y, al ver que reconoció la Verdad al final de su vida, siento que todo está bien en su caso. A mi nunca me escandalizó porque esas cosas orientalizantes no me llaman la atención, pero lamentaba que apareciera como un sincretista y, mucho más, que muriera así. Está bien saber estas cosas porque las ocultan por conveniencia, ya les gustaba como disidente pero como católico interesa menos.
12/01/18 8:40 PM
  
Rafael
Si en 2008 hizo una declaración pública de arrepentimiento por su irregular matrimonio, volviendo a comulgar con la Iglesia, no se entiende porqué durante todos estos años se ha difundido otra cosa, ni la novedad actual.
12/01/18 10:01 PM
  
Lector
Con el debido respeto a la persona de Raimon Panikkar, a mí todo esto me parece confuso y muy precipitadas las campanas de gloria, más propias me temo del maremágnum mediático en el que nos meten a diario.
12/01/18 10:28 PM
  
Rexjhs
Yo he leído cosas de su hermano Salvador (Conversaciones en Madrid y Conversaciones en Cataluña), con un estilo en apariencia brillante, pero ya infectado de orientalismo. Y es que donde pica el bicho orientalista (budismo, hinduismo) entra de lleno el pesimismo vital, el hastío vital, el nihilismo y el rechazo de la Cruz. Ignoro si Salvador tuvo el mismo final lúcido de Raimundo... Ojalá.
12/01/18 10:48 PM
  
Daniel Lagos de Perú
Juanjo, demasiado tiempo sin leerte amigo mío.
El post es alimento para el Alma.

“Mucho cuesta a los ojos del señor la muerte de sus hijos”
12/01/18 11:18 PM
  
Yo2
"Padre, no he perdido ninguno de los que me diste."
Un saludo en la Fe
12/01/18 11:30 PM
  
Ricardo de Argentina
Bien está lo que bien acaba.
13/01/18 1:04 AM
  
Pablo
Al indio este lo conocen en su casa y en pocos sitios más. No es más que un subproducto de Lapsus Dai.
13/01/18 1:04 AM
  
Ricardo
Leyendo algunos comentarios despectivos e inmisericordes, me alivia pensar en aquello que afirma San Pablo sobre el hecho de que 'el que me juzga es el Señor', porque ¡ay de nosotros si nos juzgaran los hombres!


13/01/18 2:59 AM
  
Daniel Lagos de Perú
Lo bueno de que Juanjo no ponga filtros en los comentarios, es que comentarios tan patéticos como el de Pablo (cree que ofende y no hace otra cosa que mostrar su ignorancia y falta de todo lo Católico) nos recuerdan qué hay muchos infelices por los cuales hacer penitencia y quiera Dios que al final, salven su alma.
13/01/18 3:07 AM
  
Prudencio
Es iluminador que a ningún comentarista le preocupe lo más mínimo la situación de la esposa de Panikkar. ¿Había fallecido? ¿Se divorciaron de mutuo acuerdo? ¿Fue abandonada? ¿Da igual lo que le ocurriese a efectos de celebrar con alegría el regreso del réprobo al redil?
13/01/18 8:47 AM
  
Natanael
Sobre lo que dice el gato con botas yo pensaba una cosa. ¿No arrasamos nosotros también con todo y luego nos arrepentimos? Yo por lo menos pienso muchas veces en las personas a las que he dañado gravemente con mi pecado... Sin tener ahora opción de solucionarlo.

Puede que no hayamos resultado tan pertinaces o afectado a tanta gente, pero por misericordia de Dios. Si nos suelta de su mano ni imaginamos lo que haríamos.
13/01/18 11:30 AM
  
Lector
Hombre, Prudencio: a lo mejor da para que Jostein Gaarder lance otro best-seller como el que dedicó a la compañera abandonada de Agustín de Hipona...
13/01/18 11:43 AM
  
Miguel Antonio Barriola
¡Qué raro que no se haya conocido antes esta conversión!
Me alegra, porque fue un escritor, que aportó mucha confusión, en los
tiempos postconciliares, alineándose con teorías, como la de Rahner, de los "cristianos anónimos" o la de tantos, que sostenían que todo el mundo se salva, arrinconando completamente el mandato misionero de Cristo.
Recuerdo que Panikkar también dio que hablar, a propósito de la
"Dominus Jesus".
Pero, "Ende gut, alles gut", como dicen los germanos (=Fin bueno, todo bueno).
Gracias, Juanjo, por esta noticia y tu sabroso comentario.
13/01/18 12:21 PM
  
Ricardo de Argentina
Prudencio, si tanto te interesa el dato, ¿porqué no lo averiguas y luego nos cuentas?
En vez de tocar narices, digo...
13/01/18 6:02 PM
  
Lector
Pero bueno, señor de Argentina: ¿a qué narices tocadas se refiere usted? ¿Ahora es otro mandamiento del Neo-Decálogo: "Asumirás sin rechistar y haciendo fiesta todo lo que cuenten los medios hiper-subvencionados como La Vanguardia"...?
13/01/18 6:35 PM
  
Daniel Lagos de Perú
Prudencio, según tu estructura mental, debes estar más preocupado en cómo quedó y que fue de la Esposa de Pedro, en cómo quedó y todo, que en lo que dice el NT de él.

Creo que ignoras que Prudencia es algo más que el femenino de tu nombre.
13/01/18 8:23 PM
  
Palas Atenea
Prudencio: si vas al blog de Bruno a lo mejor te reconoces en algún comentario: el que se refiere a las personas que de algo bueno sacan siempre lo peor.
13/01/18 8:26 PM
  
Roberto
Ricardo:

Con tu comentario has dado en el blanco del todo. De acuerdo totalmente contigo.
Somos muy amigos de etiquetar, clasificar, juzgar, opinar de todo y de todos........lo de la viga y la paja en el ojo.
13/01/18 9:56 PM
  
María A
Juanjo me das un alegrón por partida doble: reapareces y este notición. Mil gracias. Yo lo conocía como Paniker de los libros de la colección Patmos.
Un fuerte abrazo
13/01/18 10:44 PM
  
Mariana
Que gran alegría por esta conversión.

También en su tiempo me alegré por la conversión de Jacques Maritain (que después se aclaró que tenía errores filosóficos), por la de Lustiger ( que parece haber impedido la canonización de Isabel la Católica) y por la de Edith Stein (que opinaba que a ella no le incomodaría que hubiera mujeres sacerdotisas).
Pero siempre hay gran alegría en el cielo por quienes se arrepienten.
11/05/18 2:29 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.