Solženicyn, Charlie Hebdo y el destino de Occidente

Alexander Solzenicyn

La semana pasada tuve la suerte de participar en un interesante debate epistolar entre dos de los catedráticos universitarios que más admiro (omito sus nombres porque era un debate privado). El tema era Charlie Hebdo, civilización occidental, libertad, islamización,… Al final, las diferencias resultaron ser de matiz.

A mí, esa discusión me recordó la célebre conferencia de Solženicyn en Harvard, en 1978. La visión que tenía el pensador –y visto lo visto, profeta– sobre Occidente era demoledora. No se atisbaba todavía la Caída del Muro once años después, pero ya Solženicyn veía los problemas de nuestra civilización. Y coincido con él en que la solución existe y es única:

Nadie, en todo el mundo, tiene más salida que hacia un solo lado: hacia arriba.

Os dejo como lectura dominical una selección de párrafos del discurso «Un mundo dividido en pedazos», seguro que los encontráis muy actuales.

«Un mundo dividido en pedazos» por A. Solženicyn

[…]

El declive de la valentía

La merma de coraje puede ser la característica más sobresaliente que un observador imparcial nota en Occidente en nuestros días. El mundo Occidental ha perdido en su vida civil el coraje, tanto global como individualmente, en cada país, en cada gobierno, cada partido político y por supuesto en las Naciones Unidas. Tal descenso de la valentía se nota particularmente en las élites gobernantes e intelectuales y causa una impresión de cobardía en toda la sociedad. Desde luego, existen muchos individuos valientes pero no tienen suficiente influencia en la vida pública. Burócratas, políticos e intelectuales muestran esta depresión, esta pasividad y esta perplejidad en sus acciones, en sus declaraciones y más aún en sus autojustificaciones tendientes a demostrar cuán realista, razonable, inteligente y hasta moralmente justificable resulta fundamentar políticas de Estado sobre la debilidad y la cobardía. Y este declive de la valentía es acentuado irónicamente por las explosiones ocasionales de cólera e inflexibilidad de parte de los mismos funcionarios cuando tienen que tratar con gobiernos débiles, con países que carecen de respaldo, o con corrientes desacreditadas, claramente incapaces de ofrecer resistencia alguna. Pero quedan mudos y paralizados cuando tienen que vérselas con gobiernos poderosos y fuerzas amenazadoras, con agresores y con terroristas internacionales.

¿Habrá que señalar que, desde la más remota antigüedad, la pérdida de coraje ha sido considerada siempre como el principio del fin?

[…]

Vida legalista

La sociedad occidental ha elegido para sí misma la organización más adecuada a sus fines, basados, diría, en la letra de la ley. Los límites de lo correcto y de los derechos humanos se encuentran determinados por un sistema de leyes, cuyos límites son muy amplios. La gente en Occidente ha adquirido una considerable capacidad para usar, interpretar y manipular la ley (aun cuando estas leyes tienden a ser tan complicadas que la persona promedio no puede ni comprenderlas sin la ayuda de un experto). Todo conflicto se resuelve de acuerdo a la letra de la ley y este procedimiento está considerado como una solución perfecta. Si uno está a cubierto desde el punto de vista legal, ya nada más es requerido. Nadie mencionaría que, a pesar de ello, uno podría seguir sin tener razón. Exigir una autolimitación o una renuncia a estos derechos, convocar al sacrificio y a asumir riesgos con abnegación, sonaría a algo simplemente absurdo. El autocontrol voluntario es algo casi desconocido: todo el mundo se afana por lograr la máxima expansión posible del límite extremo impuesto por los marcos legales. (Una compañía petrolera es legalmente libre de culpa cuando compra la patente de un nuevo tipo de energía para prevenir su uso. Un fabricante de un producto alimenticio es legalmente libre de culpa cuando envenena su producto para darle más larga vida: después de todo, la gente es libre no comprarlo.)

He pasado toda mi vida bajo un régimen comunista y les diré que una sociedad carente de un marco legal objetivo es algo terrible, en efecto. Pero una sociedad sin otra escala que la legal tampoco es completamente digna del hombre. Pero una sociedad basada sobre los códigos de la ley, y que nunca llega a algo más elevado, pierde la oportunidad de aprovechar a pleno todo el rango completo de las posibilidades humanas. Un código legal es algo demasiado frío y formal como para poder tener una influencia beneficiosa sobre la sociedad. Siempre que el fino tejido de la vida se teje de relaciones juridicistas, se crea una atmósfera de mediocridad moral, que paraliza los impulsos más nobles del hombre.

Y será simplemente imposible enfrentar los conflictos de este amenazante siglo con tan sólo el respaldo de una estructura legalista.

La orientación de la libertad

La sociedad occidental actual nos ha hecho ver la diferencia que hay entre una libertad para las buenas acciones y la libertad para las malas. Un estadista que quiera lograr algo importante y altamente constructivo para su país está obligado a moverse con mucha cautela y hasta con timidez. Miles de apresurados (e irresponsables) críticos estarán pendiente de él. Constantemente será desairado por el parlamento y por la prensa. Tendrá que demostrar que cada uno de sus pasos está bien fundamentado y es absolutamente impecable. El resultado final es que una gran persona, auténticamente extraordinaria, no tiene ninguna posibilidad de imponerse. Se le pondrán docenas de trampas desde el mismo inicio. Y de esta manera la mediocridad

En todas partes es posible, y hasta fácil, socavar el poder administrativo. De hecho, este poder ha sido drásticamente debilitado en todos los países occidentales. La defensa de los derechos individuales ha alcanzado tales extremos que deja a la sociedad totalmente indefensa contra ciertos individuos. Es hora, en Occidente, de defender no tanto los derechos humanos sino las obligaciones humanas.

Por el otro lado, a la libertad destructiva e irresponsable se le ha concedido un espacio ilimitado. La sociedad ha demostrado tener escasas defensas contra el abismo de la decadencia humana; por ejemplo, contra el abuso de la libertad que conduce a la violencia moral contra los jóvenes bajo la forma de películas repletas de pornografía, crimen y horror. Todo esto es considerado como parte integrante de la libertad, y se asume que está teóricamente equilibrado por el derecho de los jóvenes a no mirar y a no aceptar. De este modo, la vida organizada en forma legalista demuestra su incapacidad para defenderse de la corrosión de lo perverso.

¿Y qué podemos decir de los oscuros ámbitos de la criminalidad? Los límites legales (especialmente en los Estados Unidos) son lo suficientemente amplios como para alentar no sólo la libertad individual sino también el abuso de esta libertad. El culpable puede terminar sin castigo, o bien obtener una compasión inmerecida, todo ello con el apoyo de miles de defensores en la sociedad. Cuando un gobierno seriamente se pone a erradicar la subversión, la opinión pública inmediatamente lo acusa de violar los derechos civiles de los terroristas. Hay una buena cantidad de estos casos.

El sesgo de la libertad hacia el mal se ha producido en forma gradual, pero evidentemente emana de un concepto humanista y benevolente según el cual el ser humano — el rey de la creación — no es portador de ningún mal intrínseco y todos los defectos de la vida resultan causados por sistemas sociales descarriados que, por consiguiente, deben ser corregidos. Sin embargo y extrañamente, a pesar de que las mejores condiciones sociales han sido logradas en Occidente, sigue subsistiendo una buena cantidad de crímenes; incluso hay considerablemente más criminalidad en Occidente que en la pauperizada y legalmente arbitraria sociedad soviética. (Es cierto que hay una multitud de prisioneros en nuestros campos de concentración acusados de ser criminales, pero la mayoría de ellos jamás cometió crimen alguno. Simplemente trataron de defenderse de un Estado ilegal que recurría al terror fuera de un marco jurídico).

La orientación de la prensa

La prensa, por supuesto, goza de la más amplia libertad. (Voy a usar el término «prensa» para referirme a todos los medios de difusión masiva.) Pero ¿cómo utiliza esta libertad?

Aquí, otra vez, la suprema preocupación es no infringir el marco legal. No existe una auténtica responsabilidad moral por la distorsión o la desproporción. ¿Qué clase de responsabilidad tiene el periodista de un diario frente a sus lectores o frente a la historia? Cuando se ha llevado a la opinión pública hacia carriles equivocados mediante información inexacta o conclusiones erradas ¿conocemos algún caso en que el mismo periodista o el mismo diario lo hayan reconocido pidiendo disculpas públicamente? No. Eso perjudicaría las ventas. Una nación podrá sufrir las peores consecuencias por un error semejante, pero el periodista siempre saldrá impune. Lo más probable es que, con renovado aplomo, sólo empezará a escribir exactamente lo contrario de lo que dijo antes.

Dado que se exige una información instantánea y creíble, se hace necesario recurrir a presunciones, rumores y suposiciones para rellenar los huecos; y ninguno de ellos será desmentido. Quedarán asentados en la memoria del lector. ¿Cuántos juicios apresurados, inmaduros, superficiales y engañosos se expresan todos los días, primero confundiendo a los lectores y luego dejándolos colgados? La prensa puede, o bien asumir el papel de la opinión pública, o bien puede pervertirla. De este modo podemos tener a terroristas glorificados como héroes; o bien ver cómo asuntos secretos pertenecientes a la defensa nacional resultan públicamente revelados; o podemos ser testigos de la desvergonzada violación de la privacidad de personas famosas bajo el eslogan de «todo el mundo tiene derecho a saberlo todo». (Aunque éste es el falso eslogan de una falsa era. De un valor muy superior es el desacreditado derecho de las personas a no saber; que no se abarroten sus divinas almas con chismes, estupideces y habladurías vanas. Una persona que trabaja y que lleva una vida plena de sentido, no tiene ninguna necesidad de este excesivo y sofocante flujo de información.)

Precipitación y superficialidad son la enfermedad psíquica del vigésimo siglo y más que en cualquier otro lugar esta enfermedad se refleja en la prensa. El análisis profundo de un problema es anatema para la prensa. Se queda en fórmulas sensacionalistas.

Sin embargo, así como está dispuesta, la prensa se ha convertido en el mayor poder dentro de los países occidentales, excediendo el de las legislaturas, los ejecutivos y los judiciales Entonces, uno quisiera preguntar: ¿en virtud de qué norma ha sido elegida y ante quién es responsable? En el Este comunista, a un periodista abiertamente se lo designa como funcionario del Estado. Pero ¿quién ha elegido a los periodistas occidentales que ocupan esta posición de poder, y por cuanto tiempo, y con qué prerrogativas?

Existe todavía otra sorpresa para alguien que viene del Este totalitario con su prensa rigurosamente unificada. Uno descubre una común tendencia de preferencias dentro de la generalidad de la prensa occidental (el espíritu de la época), modelos de juicio generalmente aceptados, y quizás hasta intereses corporativos comunes, con lo que el efecto resultante no es el de la competencia sino el de la unificación. Existe una libertad irrestricta para la prensa, pero no para los lectores, porque los diarios transmiten mayormente, de un modo forzado y sistemático, aquellas opiniones que no se contradicen en forma demasiado abierta con su propia opinión y con la tendencia general mencionada.

Una moda en el pensamiento

Sin ninguna censura en Occidente, las tendencias de moda en el pensamiento y en las ideas resultan fastidiosamente separadas de aquellas que no están de moda y estas últimas, sin llegar a ser jamás prohibidas, tienen muy escasas posibilidades de verse reflejadas en periódicos y libros, o de ser escuchadas en universidades. Vuestros académicos son libres en un sentido legal, pero están acorralados por la moda del capricho predominante. No existe la violencia explícita del Este; pero una selección impuesta por la moda y por la necesidad de acomodarse a las normas masivas, frecuentemente impide que las personas con mayor independencia de criterio contribuyan a la vida pública. Hay una peligrosa tendencia a formar una manada, apagando las iniciativas exitosas. En los Estados Unidos he recibido cartas de personas altamente inteligentes — como, por ejemplo, el maestro de un pequeño colegio lejano- que hubiera podido hacer mucho por la renovación y salvación de su país, pero su país no pudo escucharlo porque los medios no le ofrecían un foro adecuado. Esto da lugar a fuertes prejuicios masivos, a una ceguera que es peligrosa en nuestra dinámica era. Un ejemplo de ello es la interpretación autocomplaciente del estado de cosas en el mundo contemporáneo que funciona como una especie de armadura puesta alrededor de la mente de las personas, a punto tal que las voces humanas de diecisiete países de Europa Oriental y del Lejano Oriente asiático no pueden perforarla. Sólo se terminará rompiendo por la inexorable palanca de los acontecimientos.

He mencionado algunos pocos rasgos de la vida occidental que sorprenden y asombran a un recién llegado a este mundo. El propósito y los alcances de esta disertación me impiden continuar con este examen, particularmente en lo relacionado con el impacto que estas características tienen sobre importantes aspectos de la vida de una nación, tales como la educación, tanto la elemental como la avanzada en artes y humanidades.

[…]

No es un modelo

Pero si alguien me preguntara, en cambio, si yo propondría a Occidente, tal como es en la actualidad, como modelo para mi país, francamente respondería en forma negativa. No. No recomendaría vuestra sociedad como un ideal para la transformación de la nuestra. A través de profundos sufrimientos, las personas en nuestro país han tenido un desarrollo espiritual de tal intensidad que el sistema occidental, en su presente estado de agotamiento, ya no aparece como atractivo. Incluso las características de vuestra vida que acabo de enumerar resultan extremadamente entristecedoras.

Un hecho que no puede ser cuestionado es el debilitamiento de la personalidad humana en Occidente mientras que en el Este esa personalidad se ha vuelto más firme y más fuerte. Seis décadas para nuestra gente y tres décadas para la de Europa Oriental; durante todo este tiempo hemos pasado por un entrenamiento espiritual que aventaja, de lejos, a lo experimentado por Occidente. La compleja y mortal presión de la vida cotidiana ha producido personalidades más fuertes, más profundas y más interesantes que las generadas por el bienestar estandardizado de Occidente. Por lo tanto, si nuestra sociedad hubiese de ser transformada en la vuestra, ello significaría una mejora en determinados aspectos, pero también un empeoramiento en algunos puntos particularmente significativos. Por supuesto, una sociedad no puede permanecer indefinidamente en un abismo de arbitrariedad legal como es el caso en nuestro país. Pero también le resultará denigrante elegir la automática suavidad legalista, como es vuestro caso. Después de décadas de sufrimiento, violencia y opresión, el alma humana anhela cosas más altas, más cálidas y más puras que las ofrecidas por los hábitos de convivencia masiva introducidos por la invasión repugnante de la publicidad, el aturdimiento televisivo y la música insoportable.

Todo esto es visible para numerosos observadores de todos los mundos de nuestro planeta. Resulta cada vez menos probable que el estilo de vida occidental se convierta en el modelo a seguir.

Hay advertencias significativas de la historia para una sociedad amenazada de muerte. Tal es, por ejemplo, la decadencia del arte, o la carencia de grandes estadistas. Hay otras advertencias abiertas y evidentes, también. El centro de su democracia y de su cultura se lesiona tan sólo por la ausencia de energía eléctrica por algunas horas, pues repentinamente muchedumbres de ciudadanos americanos comienza a saquear y a causar estrago. La capa superficial de protección debe ser muy delgada, lo que indica que el sistema social resulta inestable y malsano.

Pero la lucha por nuestro planeta, en lo físico y en lo espiritual, esa lucha de proporciones cósmicas no es una vaga cuestión del futuro. Ya ha comenzado. Las fuerzas del mal ya han lanzado su ofensiva decisiva. Podríais sentir su presión pero vuestros monitores y vuestras publicaciones todavía están llenas de las obligatorias sonrisas y de los brindis con los vasos en alto. ¿A qué viene tanta alegría?

Un parentesco inesperado

En la medida en que el humanismo en su desarrollo se fue volviendo más y más materialista, progresivamente permitió conceptos que resultaron utilizados por el socialismo primero y por el comunismo después. De este modo, Carlos Marx pudo decir, en 1844, que el «comunismo es humanismo naturalizado».

Esta afirmación no es enteramente irracional. Uno puede detectar las mismas piedras fundamentales de un humanismo erosionado en cualquier tipo de socialismo: materialismo ilimitado; liberación de la religión y de la responsabilidad religiosa (algo que en los regímenes comunistas llega al estadio de la dictadura antirreligiosa); concentración de las estructuras sociales bajo un criterio supuestamente científico. (Esto último es típico tanto de la Ilustración como del marxismo). No es ninguna casualidad que las grandes promesas retóricas del comunismo giren alrededor del Hombre (con «H» mayúscula) y su felicidad terrenal. A primera vista parece un feo paralelismo: ¿Tendencias comunes en el pensamiento y en el estilo de vida del Occidente y del Este actuales? Pero ésa es la lógica del desarrollo materialista.

Más aún, la interrelación es tal que la corriente materialista que está más hacia la izquierda, siendo que de este modo es la más consistente, siempre demuestra ser la más fuerte, la más atractiva y victoriosa. El humanismo ha perdido su herencia cristiana y no puede prevalecer en esta competencia. De esta forma, durante los siglos pasados, y especialmente durante las décadas recientes, a medida en que el proceso se fue volviendo más agudo, el alineamiento de las fuerzas fue como sigue: el liberalismo resultó inevitablemente desplazado por el extremismo; el extremismo tuvo que rendirse ante el socialismo y el socialismo no pudo resistirse al comunismo.

El régimen comunista en el Este ha podido perdurar y crecer gracias al entusiasta apoyo de un enorme número de intelectuales occidentales quienes (¡sintiendo el parentesco!) se negaron a ver los crímenes de los comunistas y, cuando ya no pudieron seguir negándolos, intentaron justificarlos. El problema persiste: en nuestros Estados del Este el comunismo ha sufrido una derrota ideológica total; su prestigio es cero y aun menos que cero. Y a pesar de eso los intelectuales occidentales todavía lo miran con considerable interés y afinidad, siendo que es precisamente esto lo que le hace tan inmensamente difícil a Occidente el resistirse ante el Este.

Antes del cambio

No voy a examinar el caso de un desastre producido por una guerra mundial y los cambios que produciría en la sociedad. Mientras nos despertemos todas las mañanas bajo un pacífico sol, tendremos que llevar una vida cotidiana. Pero hay un desastre que ya está muy entre nosotros. Estoy refiriéndome a la calamidad de una conciencia desespiritualizada y de un humanismo irreligioso.

Este criterio ha hecho del hombre la medida de todas las cosas que existen sobre la tierra; ese mismo ser humano imperfecto que nunca está libre de jactancia, egoísmo, envidia, vanidad y toda una docena de otros defectos. Estamos ahora pagando por los errores que no fueron apropiadamente evaluados al inicio de la jornada. Por el camino del Renacimiento hasta nuestros días hemos enriquecido nuestra experiencia pero hemos perdido el concepto de una Entidad Suprema Completa que solía limitar nuestras pasiones y nuestra irresponsabilidad.

Hemos puesto demasiadas esperanzas en la política y en las reformas sociales, sólo para descubrir que terminamos despojados de nuestra posesión más preciada: nuestra vida espiritual, que está siendo pisoteada por la jauría partidaria en el Este y por la jauría comercial en Occidente. Esta es la esencia de la crisis: la escisión del mundo es menos aterradora que la similitud de la enfermedad que ataca a sus miembros principales.

Si, como pretende el humanismo, el ser humano naciese solamente para ser feliz, no nacería para morir. Desde el momento en que su cuerpo está condenado a muerte, su misión sobre la tierra evidentemente debe ser más espiritual y no sólo disfrutar incontrolablemente de la vida diaria; no la búsqueda de las mejores formas de obtener bienes materiales y su despreocupado consumo. Tiene que ser el cumplimiento de un serio y permanente deber, de modo tal que el paso de uno por la vida se convierta, por sobre todo, en una experiencia de crecimiento moral. Para dejar la vida siendo un ser humano mejor que el que entró en ella.

Es imperativo reconsiderar la escala de los valores humanos usuales; su presente tergiversación es pasmosa. No es posible que la evaluación del desempeño de un Presidente se reduzca a la cuestión de cuanta plata uno gana o a la disponibilidad de gasolina. Solamente alimentando voluntariamente en nosotros mismos un autocontrol sereno y libremente aceptado puede la humanidad erguirse por sobre la tendencia mundial al materialismo.

Hoy sería retrógrado aferrarnos a las petrificadas fórmulas de la Ilustración. Un dogmatismo social de esa especie nos deja inermes frente a los desafíos de nuestros tiempos.

Aún si nos libramos de la destrucción por la guerra, la vida tendrá que cambiar bajo pena de perecer por sí misma. No podemos evitar una reevaluación de las definiciones fundamentales de la vida y de la sociedad. ¿Es cierto que el ser humano está por encima de todas las cosas? ¿No hay un Espíritu Superior por encima de él? ¿Está bien que la vida de una persona y las actividades de una sociedad estén guiadas sobre todo por una expansión material? ¿Es permisible promover esa expansión a costa de la integridad de nuestra vida espiritual?

Si el mundo no se ha acercado a su fin, al menos ha arribado a una importante divisoria de aguas en la Historia, igual en importancia al paso de la Edad Media al Renacimiento. Demandará de nosotros un fuego espiritual. Tendremos que alzarnos a la altura de una nueva visión, un nuevo nivel de vida, dónde nuestra naturaleza física no será anatematizada como en la Edad Media, pero, más centralmente aún, nuestro ser espiritual no será pisoteado como en la Edad Moderna.

La ascensión es similar a un escalamiento hacia la próxima etapa antropológica. Nadie, en todo el mundo, tiene más salida que hacia un solo lado: hacia arriba.

29 comentarios

  
P. Elías
Juanjo gracias por recordarlo. De todas formas no le des argumentos a Putin
18/01/15 6:29 PM
  
Silvia Inés
Gracias Juanjo! Me recuerda un cuento del P.Castellani de su Libro "Camperas" en que una pobre abeja se golpeaba una y otra vez contra el vidrio porque no se dirijía "hacia arriba" , la ventana abierta: es la misma metáfora.
No entendí la objeción del P.Elías.
18/01/15 8:21 PM
  
P. Elías
Silvia, en el fondo es la misma objeción que le ponen los rusos a occidentes, los rusos orientales.
18/01/15 8:28 PM
  
Daniel
Juanjo, excelente el aporte.
En relación a la frase conclusiva, te recomiendo, por si no la conocés, una de las más filosóficas fábulas de Leonardo Castellani.

https://eccechristianus.wordpress.com/2011/02/18/la-abeja-pesimista/
18/01/15 8:56 PM
  
Juanjo Romero
Silvia, Daniel, ya sois dos. No no la conocía, o al menos, no la recordaba. Mil gracias por la sugerencia.

P. Elías, en Putin influye más Alexander Duguin, que sí, en cierto modo es seguidor de Solzenicyn. Pero mientras que el primero está imbuido de Julius Evola y René Guénon, el segundo tenía una visión cristiana de la vida y de la Historia, muy cristiana.
18/01/15 9:10 PM
  
Rexjhs
Creo que Putin no es cristiano. Se dice ortodoxo porque ve en la Iglesia ortodoxa el patriotismo apóstata de los ortodoxos, que dejaron de ser católicos para ser Iglesias puramente nacionales, imbuidas, desde 1917, de marxismo y de patriotismo a partes iguales, hasta el día de hoy. la máscara de moralidad que exhibe Putin no le viene de su cristianismo (que, repito, no es tal por ser religioso, sino porque es patriota) sino de su comunismo. El comunismo odiaba a homosexuales, prostitutas, adúlteros... y eso no es piedad cristiana. Los católicos no los odiamos, sino que queremos que se arrepientan de sus pecados, queremos salvar su alma. Lo de Putin no es cristianismo, es criptocomunismo.
18/01/15 11:08 PM
  
Yuri Haraguchi
Gracias por las citas de Solzenicyn tan profundas e iluminadoras. Un gran pensador Solzenicyn y un buen análisis de las dos sociedades con el parentesco que ellas tienen y de las causas de la decadencia de Occidente.
Es un artículo para leer con mas calma y reflexionar mucho.
Gracias nuevamente.
18/01/15 11:41 PM
  
Ricardo de Argentina
"David Cameron rechazó las palabras del Papa contra las ofensas a la religión
18/01/2015 13:43 Aseguró que se deben respetar las ideas ofensivas siempre que estén dentro del marco de la ley.
"La libertad de expresión tiene sus límites", sostuvo el papa Francisco
El primer ministro británico, David Cameron, se mostró en desacuerdo con las palabras del papa Francisco sobre las ofensas a la religión y aseguró que se deben respetar ideas ofensivas siempre que estén dentro del marco de la ley.
En una entrevista emitida hoy por el canal estadounidense CBS, Cameron, que visitó Washington esta semana, opinó que en una sociedad libre "existe el derecho a causar ofensa a la religión de alguien".
-------
(Parece que el portavoz de la CEE ha hecho un renombrado discípulo, al cual ha instruido acerca de los fundamentos del "derecho a la blasfemia"...)

Este es un buen ejemplo de lo que afirma Solzenitcyin sobre el abuso de tomar a la ley como única referencia para la sociedad.
Cuando el Liberalismo ha conseguido imponer un cuerpo de leyes según su ideología, lo absolutiza y lo usa como ariete: nada que no prohíbe la ley debe prohibirse. LA blasfemia, por ejemplo. Y lo que no prohíbe la Ley (¡atenbción señores!) es un "derecho".
Así, por la vía de la omisión abre un cauce ancho para que se agredan valores fundamentales: la vida, la religión, el honor, la familia.

El liberalismo es pecado.
19/01/15 12:05 AM
  
Juanjo Romero
Rexjhs, no hablo tanto de Putin como de Duguin, que no tiene una ideología cristiana, únicamente en lo asimilable que hay entre la Ortodoxia y la Tercera Roma. Es una ideología no cristiana.

Yuri, muchas gracias. Siempre es bueno releer gente así.

Ricardo, Cameron es un hipócrita que no tolera ideas que se salgan del discurso políticamente correcto. Por ejemplo Magistrado suspendido por decir que los niños necesitan un padre y una madre, no una pareja de gays
19/01/15 12:40 AM
  
Jaime Fernández de Córdoba
Una de la mejores cosas que he hecho en el 2014 es leer "Archipiélago Gulag". Incluso se me hizo corto el libro; verdaderamente Solzhenitsyn demuestra ser un autor profundamente cristiano; y otro genio literario forjado en la prisión, como tantos otros.
"No tengo ninguna esperanza en Occidente, y ningún ruso debería tenerla. La excesiva comodidad y prosperidad han debilitado su voluntad y su razón".
19/01/15 11:47 AM
  
María de las Nieves
El mundo está hecho pedazos cada persona esta rota y no sabe que hacer, que decir que buscar, aunque peguemos los pedazos el cántaro es un roto pegado, pero dentro del Cántaro está el alma de cada uno que debe unirse al alma de los demás y formar una alma unida que actue en consecuencia con su elevación, su ascensión o su meta en la vida. El sol de lo alto alumbra a todos y forma el Arbol de la vida.
19/01/15 10:11 PM
  
Ricardo de Argentina
"No tengo ninguna esperanza en Occidente, y ningún ruso debería tenerla. La excesiva comodidad y prosperidad han debilitado su voluntad y su razón".
---
Buena la frase que citas, Jaime.
No sólo los rusos, tampoco quienes no lo somos deberíamos abrigar esperanzas en un "Occidente" que es no más que un monstruoso intento de Nueva Babel que se ha gestado ignorando desafiantemente a Dios.

En cuanto a la segunda parte, no sé si es tan así. La Razón la perdieron acto seguido de la Fe. Voluntad en cambio no les falta, sólo que desviada hacia el Poder sin límites. La Comodidad o "Confort" es una consecuencia de la búsqueda de una felicidad inmanente. Y la Prosperidad se ha obtenido vía la masificación de millones, en una variante hodierna de la nunca extinguida esclavitud.
19/01/15 10:25 PM
  
José Ronaldo
Mi mundo pasa más bien por lo artístico y lo científico-técnico.
Pero he copiado este amplio texto puesto por Juanjo. Dadas las circunstancias actuales, lo leeré despacio y meditadamente. Gracias por el aporte.
Ante las amplias realidades y avatares del mundo presente, es bueno tener textos así. No siempre es fácil encontrar mojones que nos señalen el camino a seguir circunscribiéndonos a la lectura de los textos bíblicos, a las encíclicas papales, o a los sínodos episcopales.
19/01/15 11:02 PM
  
Maga
Gracias, Juanjo, por traernos a Solzhenitsen, uno de los autores que más me ha influido en mi manera de pensar.
21/01/15 1:22 AM
  
Sonia S
Hola,

Le tengo gran respeto a Mr. Solzenicyn (supongo lo habre escrito bien ;-) y a lo mejor tiene gran razon en muchos puntos. La decadencia de Occidente, vale muy bien.

(aunque D. Alexander, de momento, realiza la conferencia desde una universidad ejercitando la libre expresion que se disfruta en el pasado de moda occidente. Derecho que se ha adquirido y ganado.)

He leido su libro, el monumental archipielago gulag, es verdad que no es un texto para solazarse, no es una obra de arte, pero si impresionante y de gran extraccion morale. Conociendo y sufriendo la nefasta experiencia sovietica pienso que es arriesgadisima su sugerencia de falta de liderazgo, de la ausencia de 'estadistas'. O es que en el fondo D. Alexander no comprendia ni entendia a Occidente?, yo creo que en esa epoca, esa falta que denuncia insistentemente en la conferencia es mas autocomplacencia. Que tambien es peligrosa pero mas riesgo entraña un lider con "coraje" que pueda devenir en salvador mesianico. Acaso no puede recordar a Lenin o Stalin?
Es que tambien, siguiendo la misma linea, es un tanto sorprendente su poca confianza en el imperio de la ley cuando precisamente su manto nos libra de las arbitrariedades y de la visita por la noche de la policia politica.

bueno, si me pongo algo quisquillosa podria seguir, me da que D. Alexander no comprende a Europa y America. Piensa que en occidente se creen perfectos y han alcanzado el futurible "fin de la historia".

En definitiva que occidente se ha relajado y no es recomendable, que imagino es la conclusion que quiere mostrar Juanjo.

Vale, estamos mal, entre una cosa y otra, es verdad que bien no lo estamos, es verdad que puede nos hayamos autoComplacido y perdido algo de energia, es verdad que hay necesidad de poner las cosas claras, aunque cueste admitirlas, a todos. es decir, a todos los actores de la sociedad.

El problema es que cuando se maldice la democracia, el liberalismo y por extension a Occidente, es que no se plantea o propone una alternativa. Una alternativa valida, por supuesto, Real. A lo sumo solo vagas y difusas sugerencias. En este caso mirar arriba. Vale, pero como? con un estado teocratico? con una dictadura? con un colectivismo? ??

con que, exactamente?

Yo es lo que solicitio siempre a los que maldicen la democracia. Muy bien esta todo fatal, que propones?

Y ahi esta la cosa, no hay respuestas validas. No creo que los que tenemos fe en la democracia pensemos que es sencillamente perfecta, Claro que no lo es, lo que pretendemos es mejorarla, esta 'debilidad' que señala D. Alexander no es mas que la garantia que nadie, ningun grupo pueda ejercer hegemonia sobre la sociedad. Es la cultura del pacto, que tendra muchos defectos, pero que se sepa, es la unica que ha demostrado la historia que permite la convivencia sin que nadie se mate en las calles por ideologias.

Por supuesto que tiene fallos! los grupos haran presion para imponerse, hay que establecer mecanismos para evitarlo, y esto en democracia se llama contra-poderes.

Una vez escuche en un viejo film a un senador romano, partidario de la plebe, "prefiero una democracia corrompida que una dictadura "virtuosa"

No creo que el viejito senador se refiera a alabar a la corrupcion en si misma, es pragmatico, sabe lo que es un ser humano y que la politica la hacen seres humanos, es seguro que conoce que dictaduras y dictadores son tan y mas corruptos que porque participan de la misma voluntad, exactamente la misma.

Bueno, imagino que esto es largo y se enfria la comida escribiendo, supongo que se me permite participar porque entrar a postear en el blog de Juanjo da como miedo, es el martillo de ateos y no-creyentes :-) pero claro, muchas veces solo con el argumento del palo; que si somos amorales o inmorales o directamente venidos del demonio y asi.

Saludo,
21/01/15 2:32 PM
  
Franco
Es un buen post, pero no agrega mucho. Ya sabemos cómo va a terminar Occidente.
26/01/15 12:39 AM
  
Nicolás
Ricardo, si entendemos la voluntad como un acto en que yo libremente decido pensar, decir y/o hacer algo porque he razonado de cierta manera usando como base mis creencias, pues me atrevo a decir que alguien sin fe no tiene verdadera voluntad, es un esclavo que se cree libre. Esclavo de la inmanencia, la libertad negativa y del pecado -especialmente carnal-, que la tiene muy difícil a la hora de buscar la trascendencia, la libertad positiva o la virtud -especialmente espiritual-. ¿Podríamos considerar un acto de verdadera voluntad humana aquella decisión que se guía más que nada por satisfacer las apetencias del cuerpo, por ejemplo? El Occidente de hoy no razona mucho porque no conoce ni está seguro de lo que cree, en consecuencia, no le es fácil tomar verdaderas decisiones ya que para decidir primero hay que creer en algo con convicción. Por eso esta tan infantilizado.
26/01/15 6:56 PM
  
Sonia S
Hola!

Nicolas, no estoy de acuerdo. Del todo no.

No solo Occidente esta 'infantilizado' es una moda que afecta a todo el mundo. En oriente todavia esta mas afianzada. Aunque hay sutilezas y yo creo que no debe o deberia interpretarse esta actitud en la manera que todos pensamos, justamente en una epoca en la que la gente esta (estamos) mas formados que nunca. Mas bien parece un comeBack, tal si fuera deseada o querida. Igual podria explicarse esta realidad (que lo es) debido al fin de las ideologias, es verdad que nadie o muy pocas personas creen con firmeza en algo, aunque a lo mejor es que no vale la pena creer en nada. Vista la dolorosa historia de Occidente (y Oriente) son pocas las ganas de abrazar una creencia. Incluso las mas transcedentes como la misma religion.

Franco, una preguntilla :-) de curiosidad, vosotros no decis nunca "añadir" ademas de "agregar"? En España antes de los sistemas operativos de Windows era raro el verbo "agregar" como si fuera un arcaismo, ahora tiene una vitalidad que esta a punto de desbancar al clasico "añadir" ;-) ya digo, solo es una curiosidad,

Y como siempre, no hay respuesta a mi pregunta. Esta es de las tipicas a las que nadie nunca responde. Con que podemos sustituir la "acabada" democracia liberal? sin que la gente se mate por las calles?

Saludo,
27/01/15 3:13 AM
  
Franco
No, nunca.
27/01/15 12:55 PM
  
Sonia S
gracias Franco! :-)

Pues vaya! a mi que me sonaba eso de "agregar" como algo antiguo, como arcaico ...

De veras que no se si sera por los Windows de Micro$oft, que el verbo 'agregar' era muy poco conocido en España, cuando lo suyo era 'añadir'. Recuerdo que en la Facultad vinieron unos chicos de intercambio sudAmericanos y ellos hablaban de 'computador' y 'archivo' cuando nosotros deciamos 'ordenador' y 'fichero'.

Bueno! que esto es totalmente off-topic, es que era solo una curiosidad.
29/01/15 2:22 AM
  
Javier
La "democracia" hoy día es sólo una palabra.
Países que son paradigmas de la democracia, como los Estados Unidos, están hoy pasando POR ENCIMA DEL PUEBLO, al momento de dar leyes. Ahí tenemos la ley "Patriot", la ley "Sopa", etc. ¿Acaso el "democrático" gobierno norteamericano ha CONSULTADO AL PUEBLO para imponer esas leyes? En Grecia Antigua había una costumbre llamada "ostracismo", que era TOTALMENTE DEMOCRÁTICA. Se reunían los pobladores que querían desterrar a alguien considerado peligroso, y escribían en una concha de ostra ("ostrakon" en griego) SÍ o NO, como en cualquier referéndum de nuestros días. Hoy, los gobiernos llamados democráticos (amparados en el capcioso concepto de "democracia representativa", que es INSUFICIENTE) crean leyes "a escondidas" y luego las imponen al pueblo. Eso ya se parece a lo que hacían los odiados comunistas...
Además, no es cierto que estamos en el tiempo del "fin de las ideologías". Una ideología, por definición y hasta por intuición, tiene que ver con UNA IDEA. (De las palabras griegas "Idea", concepto, entidad inmaterial del pensamiento, y "Logos", tratado, escrito, explicación). ¿Acaso el actual HEDONISMO no es una ideología, cuyo centro es la BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD, DEL PLACER, y cuyo "logos" está expresado en tantos libros, tratados y hasta cultos que dicen al unísono: CARPE DIEM?
Entonces, las ideologías NO HAN MUERTO.
Y, para que no me tachen de "pesimista", pues acá va mi propuesta:
¿Qué reemplazará a la apolillada, oxidada pero bien pintada Democracia?
RESPUESTA: El NEOHUMANISMO TRASCENDENTAL (para los ateos y agnósticos) también conocida como el NEOHUMANISMO CRISTIANO (para nosotros, los creyentes)
Buenas noches.
29/01/15 2:46 AM
  
Sonia S
Hola Javier!

En mi opinion, si y no.

La democracia liberal tiene contenido, es real. Es el sistema politico por el cual nos gobernamos. Y dentro de Occidente toma muchas formas. En algunos paises se puede gobernar por decreto, No es lo deseable; es que en esencia hay que comprender que NO es un sistema perfecto, porque entre otras cosas, en el mundo real no existe la perfeccion (creo que es obvio no?). En el mundo real existe la simetria, no la perfeccion.

A los que sencillamente no creeis en la democracia, se os pasa por alto, por incercia del pensamiento no soleis caer en eso. La democracia NO es perfecta, es asi de simple. Por ejemplo, y tal como comentas, arrastramos deficit representativo, y eso si es una remora decimononica y oxidada; pero el problema es que en el XIX no se podia hacer de otra manera, no existian medios para reproducir el agora griega, un Estado moderno era mucho mas grande y complejo que la polis de la antiguedad. y el mismo modelo representativo evoluciono, del censo al nominal sufragio universal ... Aun asi seguia siendo imposible sentar en el congreso a todos los millones de ciudadanos. Y los refrendos, precisamente por deficit tecnologico, eran muy caros y complicados, solo se podian efectuar en las grandes decisiones.

Eso, Javier, yo estoy convencida cambiara y en breve. Ya es posible tecnicamente poder celebrar referendums diarios, y un paso adelante para la 'oxidada' democracia liberal puede conseguir la directa participacion. De representativa a directa. Hoy, ahora mismo, ya casi se puede hacer.

Si, porque, este NEOHÜMANISMO TRASCENDENTAL ... exactamente, que es? mas o menos me puedo hacer una idea, pero ... tiene concrecion? cual seria su sistema economico? hay ejemplos en la historia que pudean guiar o orientar? es que, Javier, yo no lo veo muy claro. Es que me parece asi a primer vistazo como algo muy perfecto, y yo creo /me parece evidente) que la perfeccion no existe.

yo si pienso que (y por suerte) las ideologias han muerto. Creo que eres demasiado escrupuoloso o que exiges demasiada precision de un concepto, cosa que no me parece mal a priori, pero es que aqui habria que atender al simple uso, yo me referia al sentido mas directo, creo que tiene mas precio ideologico lo que se llamaba 'comunismo' que lo que conocemos como 'hedonismo'. El hedonismo puede alcanzar desde un ateo hasta un creyente. Un buen sovietico podia ser hedonista (aunque me parece que tampoco estaba muy bien visto en los regimenes colectivistas) pero no podia ser religioso de ninguna manera. Y si lo era, estaba todavia mucho, muchisimo mas mal visto El hedonismo puede ser una actitud o una sola pose. Creo que tiene demasiadas aristas para ser encerrado en una ideologia.

De todas maneras, tampoco quiero ser demasiado quisquillosa, comprendo +- lo que quieres decir. en el fondo.

Saludo!




29/01/15 2:26 PM
  
Javier
Hay imperfecciones y hay imperfecciones.
En sistemas "no democráticos" como el Incaico, el Judío antiguo, etc. la gente vivía sin miseria, hambre o la amenaza de la criminalidad.
Y en estas "democracias" se ve todo lo contrario.
Si alguien me garantiza que la "democracia" no seguirá produciendo VICIOS, CRIMEN, DEPRAVACIÓN MORAL, etc. (tal como se lamenta Soltzenicyn), entonces creeré en ella.
Pero los hechos me hacen pensar lo contrario.
Ah, por si acaso, toda IDEOLOGÍA viene de una IDEA, y mientras haya mundo, habrán ideas, algunas más alambicadamente sostenidas que otras. Pero habrán siempre Ideas, o sea IDEOLOGÍAS.
¿Acaso Fukuyama no creó una idea más, al decir que "las ideologías han muerto"?
29/01/15 6:40 PM
  
Sonia S

"En sistemas "no democráticos" como el Incaico, el Judío antiguo, etc. la gente vivía sin miseria, hambre o la amenaza de la criminalidad".

Javier, estoy leyendo bien?
De veras crees lo que escribes? que la gente vivia sin miseria??? ni esclavitud? ni hambre?????

De veras, me parede increible.

No entiendo esta mania tan y tan grande a la democracia.

Y a pesar de todo, sigo sin ver una alternativa realista a ella. Nadie sabe darla. Yo estoy convencida que nadie puede darla.

insisto, alternativa real. Nada de paraisos perdidos.

Saludo,


01/02/15 8:08 PM
  
Javier
¿Usted cree que la democracia será eterna? ¿Cree que es la "única" forma de gobierno?
Si le tengo encono a la actual democracia, es por hipócrita, por maquiavélica y por ser tan mediática. Ha perdido ya su sal, y ya no sirve ni para el muladar....
Al pedir una alternativa a la democracia, aparte de que se inventa una idea más (o sea que las ideologías seguirán, y seguirán bien vivas), se está pensando en quién reemplazará a la reina agonizante.
Para ser sincero, no podría dar una respuesta afirmativa, pero ello no implica que la Reina Democracia será eterna. Estamos viendo que hasta padece de Alzheimer, pues cuando habla de "luchar por la libertad y los valores democráticos", se olvida que se comporta peor que una dictadura al invadir (como Aníbal, Atila, Hitler, etc.) países para "liberarlos" de "tiranos", como por ejemplo Gadafi, Sadam Hussein...y cuando fomenta la aparición de tiranos dizque para "liberar" pueblos de presidentes DEMOCRÁTICAMENTE ELEGIDOS, pero que no son de las simpatías de esas "democracias seniles". Me refiero a Chile, cuando la "democracia" norteamericana puso en el poder a un tirano como Pinochet, destruyendo la auténtica democracia chilena encabezada por Allende.
¿Democracia contra democracia?
¿No estábamos acaso en el Siglo XXI, lejos de las eras bélicas y pragmáticas de los romanos?
Suscribo todo lo dicho por Soltzenicyn, y, lo vuelvo a repetir, la Reina Democracia ya tiene demencia senil...y una pistola también para que la respeten.
Yo no la respeto. Quiero algo mejor, pero para los escépticos, los positivistas, los "humanistas" y los materialistas, o sea todos esos hijos de Santo Tomás, no habrá nada.
Bueno, "más vale malo conocido que bien por conocer"...
02/02/15 12:44 AM
  
Sonia S
Hola Javier,

Yo creo en realidades, Javier. La verdad es que no se si hablamos el mismo idioma.

Soy ya lo suficiente mayor para ya no confiar en las soluciones 'perfectas' sin macula, sin error. Es que alguien se las puede creer? No se que edad tiene Javier, si 30+, me sorprende y mucho pero mucho que descubra que la democracia es hipocrita y falsa.

Claro que lo es! Es que TODO sistema politico lo es. La diferencia es que la democracia lo reconoce (y lo asume) y las dictaduras no. Y por eso las dictaduras caen, irremediablemente acaban desmoronandose porque se encuentran en la mas pura contraDiccion. Tarden mas o tarden menos segun el pozo de la contraDiccion. Le voy a poner un ejemplo, el nazismo cayo en solo 12 años porque era el mas incoherente de los totalitarismos. El nazismo ni era "chicha" ni "limonaa" como dicen en el pueblo de mi madre (en Cordoba) no era capitalista ni colectivista, era una cosa rara cuya unica salida adelante era la guerra. La URSS sobrevivio mas porque era muchisimo mas consistente en su totalitarismo siguio mucho mas recorrido que el nazismo y por razones mucho mas oportunistas, pragmaticas que el nazismo que en realidad no era mas que un rescoldo romantico.

Bueno! por eso, porque la democracia reconoce y (si puede) lava sus errores, por eso la democracia liberal subsiste. Sabe cuantas veces se ha escrito el "final" de la "pasada, periclitada, superada, obsoleta ..." democracia? en el pasado siglo? mas de una. A la que hay que añadir ahora su acusacion de senilidad. Pero la democracia sigue.

democracia vs democracia? claro! no es ninguna contradiccion. Lo que si que no esperemos es que deje de ser falsa e hipocrita. Eso si me parece sera eterno.

Si vd quiere algo mejor, propongalo. Ya comente que por rmi parte, si me enseñan algo que sea mejor que la insidiosa democracia liberal, yo encantada.

Pero insisto, algo que sea plausible, real. Que se pueda implantar.

Saludo!

PS: ah! yo no me invento nada, si solicito una alternativa. Si lo inventase, me dedicaria a exponerlo y no a preguntar.
02/02/15 5:15 PM
  
Javier
Por eso puse ese dicho: "Más vale malo conocido..."
A falta de algo mejor (y real, para colmo), nos chantajean con el seguir con lo "malo conocido", o sea con la democracia...o sino, un salto al abismo.
¡Qué le vamos a hacer!
Estamos en orillas opuestas de un mismo río, Sonia, así que humildemente dejo este debate, como Galileo.
Hasta la próxima.

P.S. Si no es mucho abusar de su espacio digital (y de su paciencia), señor Juanjo, me gustaría que en un próximo artículo pudiera usted escribir sobre la "Convención de derechos del niño de la ONU". Veo cosas muy siniestras (y equívocas) en ese tratado internacional, y por eso le ruego que pudiera darnos algunas luces sobre él, pues "no es oro todo lo que reluce". Muchísimas gracias por anticipado.
03/02/15 2:14 AM
  
Sonia S
Bueno, pues nada, ahora resulta que es un chantaje. De verdad que es el no-va-mas. Resulta que pides una alternativa, claro, por supuesto, que sea real, plausible, y te dicen que haces chantaje. Vaya manera de aportar!

Yo no quiero estar en diferente orilla o barricada, o posicion. Solo me gusta y deseo algo, ALGO que nos permita la convivencia, Javier. No me gusta 'perse' la democracia liberal, pero es ni que este muy visto (y aburrido) "es lo menos malo de todo".Si no, estamos como al principio: muestrenme ALGO que FUNCIONE.

Que funcione de verdad. Comprendera que el "humanismo trascendente" (por lo menos vd, Javier, ha propuesto algo) y aunque haciendo un poco de esfuerzo me imagino +- donde va o lo que pudiera ser, de momento es algo super-vago, con muy poca definicion.

Y si imagino lo que imagino, casi seguro destinado al fracaso. Si, porque si partimos de perfeciones, de querer la ley perfecta, mal asunto. Perfecta era la Constitucion sovietica de 1936, perfecta era la proclama de la Junta argentina de 1976, perfecta era la carta di Lavoro de 1925 ... y todo se fue al basusrero de la historia. A la 'decrepita' democracia liberal le anunciaban la inminente muerte en los años 30s. Tambien lo dijeron a finales del XIX ... Comos los testigos de Jeohva, todavia la esperamos.

La democracia es el unico sistema que admite su propia imperfeccion. Por eso subsiste. Y por ello muestra podredumbre, justo lo que los otros sistemas esconden. Esconden algo que NO se puede ocultar. (las 'desapariciones' de las dictaduras sudAmericanas de los 70s por ejemplo, el suicidio economico sovietico ...)

Las dictaduras no pueden hacer mas. Caen por su propio peso al tener que asumir sus contradicciones, insuperables por definicion. Ninguna dictadura ha pervivido y la mas larga, la nefasta sovietica, se prolongo porque fue la que llego mas lejos en coherencia (es decir, en el reinado de la policia politica, quasi transformada en policia del pensamiento) pero no pudo llegar a la meta.

Desde los años que estoy viviendo en Escocia, a veces pienso que la democracia solo la pueden entender los anglosajones. Libreme la providencia de caer en espejismos etnicos! aunque si no la etnia, quiza el territorio si forja una impronta en el caracter de las gentes. Y observando la historia casi no queda mas remedio. El latino tiende a la anarquia, por abajo en la pura anarquia (individualista) por arriba a la oligarquia, el germanico a la dictadura, como decia no se quien, "es que los alemanes necesitamos que alguien nos ponga en marcha", los eslavos a la pura auticracia, ya sea con el zar o con el presidente del CCCP y los anglosajones ... pues eso. Al fin, la democracia parece que nacio con ellos, o mejor se desarrollo con ellos, pues todos los pueblos quieren ser cuna de la democracia.

Bueno, dejemoslo en 'chantaje'.

Saludo, buen finde
05/02/15 4:50 PM
  
Francisco
Querida Sonia, saludos. Dile eso de los anglosajones a los zulúes por ejemplo. No diré más. Buena Ventura a todos, incluidos anglosajones.
25/02/15 3:14 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.