10º aniversario de la Consagración del Santuario de la Divina Misericordia

Juan Pablo II en la ceremonia de Consagración del Santuario de la Divina Misericordia de Cracovia-Łagiewnikach

Año 2002, noveno viaje apostólico del Beato Juan Pablo II a su tierra. Todos los viajes a Polonia tuvieron algo especial, pero me atrevería a decir que quizá este, el último, servía también como culminación para «otra tarea» que la Providencia encomendó al Papa polaco.

Como postulador de la causa de Santa Faustina Kowalska mientras fue arzobispo de Cracovia conocía muy bien el regalo del mensaje a la humanidad: la Divina Misericordia. Reconoció la santidad de Sor Faustina en 2000 e instituyó la Fiesta de la Divina Misericordia el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección, tal como el Señor le había pedido a la Santa.

Dos años después, el 17 de agosto de 2002, consagraba el Santuario de la Divina Misericordia de Cracovia-Łagiewnikach, donde murió y ahora reposan los restos de Santa Faustina y donde encontramos la imagen de Jesús Misericordioso que tan bien conocemos.

La verdad es que el santuario no es especialmente bonito, ni por fuera, ni por dentro, o al menos así me lo parece. Quizá por eso adquieren más relieve las palabras que pronunció el Santo Padre en la ceremonia:

Hermanos y hermanas, mientras dedicamos esta nueva iglesia, podemos hacernos la pregunta que afligía al rey Salomón cuando estaba consagrando como morada de Dios el templo de Jerusalén: «¿Es que verdaderamente habitará Dios con los hombres sobre la tierra? Si los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerte, ¡cuánto menos esta casa que yo te he construido!» (1 R 8, 27). Sí, a primera vista, vincular determinados «espacios» a la presencia de Dios podría parecer inoportuno. Sin embargo, es preciso recordar que el tiempo y el espacio pertenecen totalmente a Dios. Aunque el tiempo y todo el mundo pueden considerarse su «templo», existen tiempos y lugares que Dios elige para que en ellos los hombres experimenten de modo especial su presencia y su gracia. Y la gente, impulsada por el sentido de la fe, acude a estos lugares, segura de ponerse verdaderamente delante de Dios, presente en ellos.

Supongo que el establo en el que nació Jesucristo tampoco sería especialmente bello, al menos según la mayoría de los cánones. Y puestos a elegir, si me hubiesen preguntado, tampoco habría seleccionado como primera opción el siglo I y la provincia de Judea como lugar y tiempo para la Encarnación. Pero son el tiempo y el lugar «perfectos», los elegidos por Dios. No otros.

Al margen de lo ‘excitante‘ que pueda ser la «teología de la historia», da que pensar que la devoción de la Divina Misericordia sea para este tiempo, para el nuestro. En la misma ceremonia de consagración del templo, Juan Pablo II consagró también la humanidad entera:

Por eso hoy, en este santuario, quiero consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia divina. Lo hago con el deseo ardiente de que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene su corazón de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo. Ojalá se cumpla la firme promesa del Señor Jesús: de aquí debe salir «la chispa que preparará al mundo para su última venida» (cf. Diario, 1732, ed. it., p. 568).

Soy consciente de que es agosto, hace mucho calor, las neuronas están como más blandas y a alguno le puede dar pereza pensar en estas cosas. Pero es un mensaje de esperanza. Merece la pena aprovechar el aniversario para recordarlas.

4 comentarios

  
susi
SIempre que he leido el Diario de Sta Faustina he pensado que esa chispa era precisamente el Beato Juan Pablo II.No en vano fue, como bien dices, el impulsor de esta maravillosa devoción, el que instituyó su fiesta, el que elevó a los altares a la secretaria de la Divina Misericordia...
Cualquiera que lea las palabras de Jesús hablando a Sta Faustina puede alegrarse al descubrir su amor entrañable, especialmente para los más pecadores y decir con toda verdad:
Jesús, confío en Ti
17/08/12 6:19 PM
  
Milan Tisma
Una observación: el cuadro "original" de Jesús Misericordioso, fue pintado por Eugenio Kazimirowski bajo la atenta supervisión de Santa Faustina y del Beato Miguel Sopocko y se conserva en la ciudad de Vilna. El cuadro que se venera en el santuario de Cracovia es obra de Hyla y fue pintado como agradecimiento por haber sobrevivido él y su familia a la segunda guerra mundial.
17/08/12 7:38 PM
  
Juanjo Romero
susi, sí, gracias. Y en estos momentos más, al menos es "la devoción" querida para nuestra época.

Milan, muchísimas gracias por el comentario, no lo sabía. Corrijo el texto y pongo enlace al comentario.
17/08/12 7:44 PM
  
Tulkas
Juanjo:

El establo de Belen seguro que seria eso mismo: un establo de ganado. Pero alli etaba El.

En la foto q pones se ve mucho marmol, mucho bronce, mucho dinero gastado que sepofia haber dado alos pobres, pero NI RASTRO DE CRISTO PRESENTE.

Bueno... salvo que el Sagrario seacesa bola del mundo a la que el Vicario da la espalda.


- Por que lloras, mujer?
- Porque se han llevado a mi Señor y no se donde lo han puesto.
18/08/12 10:10 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.