El acontecimiento más extraordinario de la historia de Inglaterra

San Simón Stock y el escapulario

Cuenta la tradición que hace 760 años, el 16 de julio de 1251, Nuestra Madre se apareció en Cambridge a San Simón Stock, atribulado general de la Orden carmelitana, y le entregó el «escapulario» y la promesa a sus portadores.

No hay otro momento de la historia de la Dos Mariae (Dote de María) que haya contribuido más a la salvación de las almas —digo yo—.

Las dudas acerca de la historicidad del hecho no han conseguido sepultar la devoción y uso del escapulario. No ha faltado el ilegítimo empeño de hacerlo. En mi madrileña parroquia, que atiende a más población que algunas capitales de provincia, las misas estaban abarrotadas un año más: se imponía el escapulario a quien no lo tuviese. Las madres siempre cuidan de sus hijos, la Virgen: más y mejor.

La ocasión merecía un «mythbuster», quizá en otro momento. En el entretanto os dejo con la descripción del hecho y la historia de la fiesta que hacía Rafael Mª López, O.Carm. (Año Cristiano, BAC, 1959).

——

Poco después de la milagrosa aprobación de la regla carmelitana por Honorio III en 1226 vinieron los carmelitas a Occidente. El pueblo los recibió como llovidos del cielo. Decían que se llamaban: Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. Más adelante, el 26 de abril de 1379, el papa Urbano VI concedía tres años y tres cuarentenas de indulgencias a cuantos así los llamaran.

Para algunos príncipes y clero no fué así. Pronto comenzó una negra persecución contra ellos. El general de la Orden, San Simón Stock (1165-1265), acudía con lágrimas de dolor a la Santísima Virgen para que viniera en auxilio de su Orden. Hasta llegó a componerle algunas fervorosas plegarias que rezaba con seráfico fervor. He aquí la redacción breve de la aparición, entrega y promesa del Santo Escapulario. Es una de las más críticas y antiguas que se conocen:

«El noveno fue San Simón de Inglaterra, sexto general de la Orden, el cual suplicaba todos los días a la gloriosísima Madre de Dios que diera alguna muestra de su protección a la Orden de los carmelitas, que gozaban del singular título de la Virgen, diciendo con todo el fervor de su alma estas palabras:

Flos Carmeli
Vitis Florigera
Splendor coeli
Virgo puerpera
Singularis y singular
Mater mitis
Sed viri nescia
Carmelitis
Sto. Propitia
Stella maris
Flor del Carmelo
viña florida
esplendor del Cielo
Virgen fecunda
¡Oh madre tierna!
intacta de hombre
a los carmelitas
proteja tu nombre
(da privilegios)
Estrella del mar».

Se le apareció la Bienaventurada Virgen acompañada de una multitud de ángeles, llevando en sus benditas manos el Escapulario de la Orden y diciendo estas palabras:

«Este será privilegio para ti y todos los carmelitas, quien muriere con él no padecerá el fuego eterno, es decir, el que con él muriere se salvará».

Desde este momento comienza María a obrar prodigios por medio del Santo Escapulario y a propagarse entre ricos y pobres, nobles y plebeyos, hombres y mujeres, hasta llegar a ser nota distintiva de los auténticos cristianos y verdaderos devotos de María el llevar sobre el pecho este escudo invulnerable contra los dardos del infierno.

[…]

Durante este tiempo –aún faltaban tres siglos para ser instituida la Sagrada Congregación de Ritos– había gran libertad para introducir y suprimir en la liturgia. El Carmelo desde un principio celebró como fiesta patronal de la Orden una fiesta mariana. Según épocas y regiones, fueron sobre todo las fiestas de la Asunción y la Inmaculada Concepción las más celebradas.

Juan Bacontorp, el Doctor Resoluto, cuenta que en el siglo XIV, cuando la Curia Romana residía en Aviñón. el Papa y la Curia Cardenalicia asistían el 8 de diciembre a la fiesta de la Inmaculada que se celebraba en la iglesia de los carmelitas, igual que lo hacían el día de San Francisco en la de los franciscanos y el de Santo Domingo en los padres dominicos.

En algunas partes, sobre todo en Inglaterra, quizá poco después de la entrega del Santo Escapulario, se introdujo una nueva festividad mariana: «La solemne conmemoración de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo». Fué extendiéndose de día en día hasta que, al reunirse la Orden en Capítulo general el 1609, se propuso a todos los gremiales qué festividad debía tenerse como titular o patronal de la Orden, y todos unánimemente contestaron: «La solemne conmemoración de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo». Comenzó como fiesta de familia, pero como por el don del Santo Escapulario, que se extendía tanto como la misma Iglesia, todos se sentían auténticos carmelitas, pronto llegaron a la Santa Sede peticiones e instancias solicitando poder celebrar dicha festividad.

España [NdB: Las Españas] –como siempre cuando se trata de amores marianos– fue la primera en obtener del papa Clemente X, el 1674, el permiso para celebrar esta festividad en todos los dominios del Rey Católico. A esta petición siguieron otras muchas, hasta que el 24 de septiembre de 1726 Su Santidad Benedicto XIII la extendía a toda la cristiandad con rito doble mayor y con la misma oración y lecciones para el segundo nocturno que desde el siglo anterior rezaban ya los religiosos carmelitas. Hoy la fiesta del Carmen, en muchas partes del mundo católico, es considerada como fiesta casi de precepto. En las naciones latinas sobre todo se le profesa una tierna y profunda devoción, y es el Santo Escapulario del Carmen la enseña que con devoción y amor cubre el pecho de todos los auténticos católicos. El significado o fisonomía de la fiesta del Carmen es diferente del de otras festividades marianas, aunque, como es natural, no son sino diferencias accidentales, ya que para que sea devoción mariana y genuinamente ortodoxa debe esencialmente reducirse a la devoción mariana en general.

——

Aunque otro día hablemos del sacramental del «escapulario del Carmen», no quería dejar de recordar que, con las obligadas condiciones, hoy, como en otras fiestas carmelitanas, hay indulgencia plenaria a los portadores. Y aprovechando que cae en sábado, reconforta meditar el «privilegio sabatino» que recordaba Pío XII en 1950:

Ciertamente, la piadosa Madre no dejará de hacer que los hijos que expían en el Purgatorio sus culpas, alcancen lo antes posible la patria celestial por su intersección, según el llamado ‘privilegio sabatino’, que la tradición nos ha trasmitido con estas palabras:

«Yo, su Madre de Gracia, bajaré el sábado después de su muerte y a cuantos —religiosos, terciarios y cofrades— hallaré en el Purgatorio los liberaré y los llevaré al monte santo de vida eterna».

Felicitaciones a las Cármenes, Carmelos y derivados, las gentes del mar y a la gloriosa nación de Chile que la tiene como patrona.

15 comentarios

  
Germán Mazuelo-Leytón
Gracias por al hermoso artículo. También es la Patrona de Bolivia.
16/07/11 4:34 PM
  
Juanjo Romero
Gracias Germán. Creía que era "Nuestra Señora de Copacabana", la patrona de Bolivia.

16/07/11 4:37 PM
  
JCA
Y también patrona de navegantes. Ahí va la Salve Marinera:

Salve, Estrella de los mares,
de los mares iris de eterna ventura;
salve, fénix de hermosura
madre del Divino Amor.

De tu pueblo a los pesares
tu clemencia dé consuelo
fervoroso, llegue al cielo,
hasta Tí, hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Salve, Estrella de los mares
Salve Estrella de los mares
Sí, fervoroso llegue al cielo
y hasta Tí y hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Estrella de los mares
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve.

Y aquí, la versión cantada en Santiago de Compostela en la misa celebrada por BXVI:
http://www.youtube.com/watch?v=bjO2wrjm8js
16/07/11 11:39 PM
  
Norberto
God bless UK.

Apostad por el escapulario es una Stock option de primer nivel, no es un junk bond (bono basura).
17/07/11 12:28 AM
  
Fernando
UK es una construcción política satánica, jamás podrá ser bendecida sino más bien destruída por Dios.

God bless England.
17/07/11 1:39 AM
  
Semper Fidelis
Me ha traído gratos recuerdos de mi pueblo, Juanjo, donde se celebra con gran alegría el día de Nuestra Señora del Carmen. Se ha usted sublimado.
MARIA AVXILIVM CHRISTIANORVM, ORA PRO NOBIS!
17/07/11 3:49 AM
  
Norberto
Fernando

No diga disparates, toda construcción política es obra de hombres,y, seguro, llena de errores. Yo reservaría lo de satánico a lo que verdaderamente merezca la pena, no a cualquier cosa.

17/07/11 9:54 AM
  
Luis Fernando
Fernando, no digas cosas raras, por favor.
17/07/11 11:18 AM
  
Grupo de Apologistas
Los invitamos a la pagina Hispana de Apologistas
www.catolicosfirmesensufe.org
Facebook: Catolicos Firmes en su Fe y Page https://www.facebook.com/pages/Cat%C3%B3licos-Firmes-en-su-Fe/208988215801402
19/07/11 8:34 PM
  
Alberto Axt
"legítimas dudas sobre la historicidad del episodio": qué quiere usted? Una fotografía de la virgen entregándole el santo escapulario a san simon?, un acuse de recibo del escapulario? Un acta firmada por nuestra señora?, por favor... Así tratamos los regalos de nuestra madre? Igual dicen del santo rosario. Ahora resulta que nuestra señora no puede, según los historiadores sin fe de hoy darnos estas ayudas para que nos salvemos, supongo también que el privilegio sabatino fue una fumada del papa...
25/07/11 7:45 PM
  
Marly
Un cristiano no puede estar hablando mal de otro cristiano ....
16/07/14 1:52 PM
  
LETY ROJAS V.
Felicidades por tu día, Santísima Madre, te doy infinitas gracias por todo lo que me has otorgado, sabes que te pertenezco en cuerpo y alma
17/07/14 2:40 AM
  
Fanny
Muchas gracias!! Hermosa historia de amor de nuestra Madre a sus hijos.
Me encanta que los católicos de todo el mundo puedan conocer esta linda historia de fé.
Mi familia y yo portamos el escapulario del carmen y esperamos en la Santisima Virgen con Fé.
06/11/14 12:26 PM
  
Alicia Liliana Rosales
Gracias estuve en un Carmelo y contaron la historia pero breve ahora conozco detalles y es hermoso conocer los origenes de una devocion tan importante. Gracias!!!
16/04/16 8:01 PM
  
Adriana
Gracias a mis padres por que me bautizaron dentro de la religión cAtolica ...la que reconoce a la Madre De JEsus ⛪️😄
17/07/16 4:40 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.