A ver si nos aclaramos con lo de las inmatriculaciones a favor de la Iglesia Católica

No soy licenciado en derecho, pero de papeles entiendo algo, y me parece que en esto de las inmatriculaciones de bienes a favor de la iglesia católica hay mucha desinformación, mucha manipulación y ganas de confundir al personal haciéndole creer que matricular un bien a favor de alguien es estafa pura y dura, especialmente si quien inscribe el susodicho bien a su favor es la iglesia católica. Es decir, la iglesia está robando los bienes al pueblo.

Me van a permitir poner un ejemplo. Es obligación por ley inscribir a los recién nacidos en el registro civil correspondiente. Imaginen que en algún caso no se hizo y se encuentran con un mozo de veinte años sin inscribir. ¿Qué se hace en ese caso? Pues acudir a un procedimiento legal establecido para realizar lo que se denomina inscripción fuera de plazo y que tiene perfectamente claros sus trámites. A nadie se le ocurriría decir que los padres de ese mozalbete lo han robado. No. Han hecho a los veinte años lo que no se llevó a cabo en su momento.

Los bienes raíces, edificios y terrenos, pertenecen a alguien. En la inmensa mayoría de los casos, esa propiedad viene avalada por la escritura de propiedad y por la inscripción del bien en el correspondiente registro de la propiedad. Puede suceder, de hecho sucede, que hay bienes que no disponen de esa documentación por la razón que sea. En esos casos, el derecho también tiene perfectamente determinados el procedimiento y los trámites de lo que se llama un expediente de dominio. Hay casos clarísimos, como la huerta del señor Manolo, que todo el mundo sabe que es suya desde sus tatarabuelos, pero que la escritura se perdió y nunca se llevó al registro. Sin problemas. Tramitación, documentos, testigos, escritura y registro. La huerta del señor Manolo ya tiene papeles.

Otros bienes son sujeto de litigio porque mira por donde la propiedad de la huerta sin escritura se la disputan Manolo y Facundo. Los tribunales decidirán vistas las pruebas pertinentes, y cuando haya sentencia, lo dicho: escritura y registro.

Muchos bienes supuestamente de la Iglesia Católica jamás se escrituraron. Por desidia, porque no se consideró necesario o porque nadie dudaba de que eso era de la Iglesia. Es decir, muchas propiedades “sin papeles”. El resultado ha sido que donaciones, fincas, edificios que en su momento se donaron a la Iglesia Católica en favor de una parroquia, una capellanía, obra pía o memoria, al no tener respaldo documental, poco a poco han sido acaparadas por ayuntamientos, sobre todo, con el simpático argumento de que eran “cosas del pueblo”. Cualquier párroco rural conoce casos. Yo los conozco.

¿Quién iba a poner en duda que el templo parroquial, la casa parroquial, la ermita y el prado de San Juan, que se donó para el culto al santo, como todos sabían, eran de la Iglesia? Hasta que alguien dijo que sí había duda, y que el templo parroquial, la casa parroquial y la ermita de san Segundo no eran de la Iglesia sino del pueblo, es decir, del ayuntamiento. No solo eso, casos hay, y conozco alguno, en que el ayuntamiento, poquito a poquito, y como no había papeles, fue inmatriculando a su favor cosas que se sabían de la Iglesia desde siempre.

La inmatriculación de bienes de la Iglesia no es precisamente un robo al pueblo, es decir, al ayuntamiento correspondiente. Todo lo contrario. Es garantizar, por medio de escritura y registro, que lo que es de la Iglesia es de la Iglesia y se donó para sus fines propios, y no para que ayuntamiento correspondiente se hiciera con la propiedad.

Cuando la señora Romualda, allá en el siglo XVIII, donó una tierra para el culto al Cristo de su pueblo, quiso que los beneficios de la misma se emplearan en el Cristo, no que el ayuntamiento se la apropiara para levantar sobre ella un salón social municipal. Cuando los vecinos de Valdetaludes colaboraron para la ermita de la patrona, lo hicieron para el culto de la Virgen, no para ver en su ermita un centro de interpretación de aves rapaces.

Dicen que la Iglesia está inmatriculando bienes a su nombre. Claro, como cualquiera. Si a mí me toca una viña de mi padre, y la viña no tiene documentación, ya me encargaré de conseguir escritura y registrar la propiedad, aunque algún cenutrio me diga que, siendo servidor cura, la viña es del pueblo. Que se ande con cuidado que le mando al Socio.

La Iglesia católica, con la ley en la mano, está haciendo algo básico y que lo triste es que no se haya hecho hasta ahora: conseguir que no haya una sola propiedad “sin papeles”, que todo tenga su documentación, para no andarnos con líos. En principio parece que catedrales, templos parroquiales, ermitas, santuarios, casas rectorales, tienen todas las papeletas para ser considerados propiedad de la Iglesia católica sea a través de obispados, parroquias o asociaciones y fundaciones piadosas.

¿Y si no de la Iglesia, de quiénes son las propiedades? ¿Del pueblo? Imposible, ese señor no tiene CIF. ¿Entonces? Del ayuntamiento, es decir, una nueva desamortización, pero sin perendengues para llamarlo así. Y si en algún caso hay dudas, o algo se hizo mal, recúrrase a los tribunales, y que ellos dictaminen. Ya se ha hecho con la catedral de Córdoba. 

Pues esto es lo que hay. No creo que sea tan complicado de entender, a no ser por mala voluntad. Y mira que me lo barrunto…

20 comentarios

  
Manuel Morillo
El problema real es que (y con el contento postvaticano de la jerarquía de la Iglesia) el Estado (en todas sus formas y diversas Administraciones) ha dejado de ser católico. Y montones de fabricas (Iglesias, ermitas, conventos) han sido pagados por ese Estado, en la forma histórica que tuviera (Monarchia, Cabildos, Ayuntamientos) porque estaban proporcionando "servicios" (culto, liturgia, oración, caridad) al conjunto del pueblo que era a la vez súbdito y fiel Así, p.e. y es donde se darán más problemas, montones de ermitas son pagados por los ayuntamientos, porque sirven al pueblo. Cuando el Estado (repito, en la extensión más amplia de la palabra) deja de ser confesional (con el contento cuando no con el impulso de las jerarquías postvaticanas) es cuando llega el problema
06/06/17 1:37 PM
  
vicente
al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
06/06/17 1:43 PM
  
juvenal
No, la iglesia católica no esta inmatriculando bienes como cualquiera, ni mucho menos. En el caso de la iglesia católica basta que lo certifique el obispo, nada mas. No tiene que realizar los largos y engorrosos trámites de cualquier otro.

- - - - -
Jorge:
La iglesia hace lo que marca la ley. Punto. Que la cambien.
06/06/17 1:59 PM
  
María de las Nieves
Cuando se dono nuestra capilla levantada con hipoteca y que consta en nuestros documentos se hizo a familiares sacerdotes ,que a su vez se donan a la Iglesia católica ,en la actualidad no sabemos si esta
Registrada en la iglesia es posible que no ,es servicio al pueblo, pero no es del pueblo.
06/06/17 2:00 PM
  
Luis Fernando
A ver si lo entiendo. Se aprueba una ley durante un gobierno de derechas. Se mantiene la ley durante un gobierno de izquierdas. Y ahora la izquierda arremete contra la Iglesia por hacer uso de esa ley.

Vale.
06/06/17 2:29 PM
  
Dani
Yo tenía entendido de que en época de Franco la Iglesia no podía matricular sus bienes, estaba exenta. Fue con el Gobierno de Aznar cuando se la obligó y de ahí han empezado todos los problemas.
06/06/17 3:44 PM
  
P. Antonio
No es cierto lo que dice juvenal. En una inmatriculación, uno de los documentos a aportar es un acta de manifestaciones ante notario. Pues bien, la Iglesia lo puede sustituir por un certificado del obispo. Ahí se acaba el "privilegio". El título de adquisición principal y la certificación catastral la tiene que presentar la Iglesia como cualquiera que vaya a realizar una inmatriculación.

D. Jorge, muy bien explicado.
06/06/17 4:18 PM
  
misael
Lo q tiene eggs es q los gobiernos psocialistas se han dedicado a devolver €€€ a la UGT por su supuesto patrimonio de antes del 36.

A poca coherencia y vergü[email protected] politica, el estado debería devolver las incautaciones q hizo de los bienes de la iglesia en dos latrocinios generalizados, llamados eufemisticamente desamortizaciones.

Ya se ve que la memoria solo es parcialmente histórica.
06/06/17 4:56 PM
  
Juan Mariner
Padre Jorge, Manuel Morillo lo señala bien: hasta el franquismo, con intervalos, el Estado español es confesional católico, con lo cual se podía liberar o eximir a la Iglesia de la posiblidad de inmatricular sus bienes inmuebles y otras obligaciones legales. Pero el problema no radica aquí. Si hilamos más fino, los ayuntamientos y el Estado sólo pueden operar como Administraciones públicas a través del Derecho Administrativo, y no a través del Derecho Civil puro y duro (lo tendrán que hacer disfrazados de sociedades o compañías mercantiles). Me explico, el ayuntamiento no representa al "pueblo" en todas sus vertientes. El pueblo (como personas habitantes) puede por sí mismo y a través de personas concretas habitantes reclamar, por ejemplo, un derecho de paso inmemorial por propiedad privada para ir a una fuente pública aunque el ayuntamiento haya renunciado a él en un acto expreso. Derecho civil y Derecho Administrativo no son lo mismo, gracias a Dios.
06/06/17 6:48 PM
  
Kinxo
Muy. Buen articulo
06/06/17 7:13 PM
  
juvenal
P. Antonio
Creo que usted desconoce lo que decía el artículo 206 LH. Se trataba de un procedimiento excepcional de inmatriculación distinto del 205.
06/06/17 8:24 PM
  
Luis Enrique
Si seguimos el pensamiento de Manuel Morillo (según creo entender) que el Estado haya sido el "tutor" o "capataz" de "las fábricas" (que las haya regulado, que haya puesto dinero, que el pueblo haya sido súbdito a él, etc...) durante algunos años, no le da derecho a decir que son sus legítimos dueños.

06/06/17 9:50 PM
  
Haddock.
Tampoco yo soy licenciado en derecho (mi santa y paciente esposa ,sí) pero me gustaría enfocar el tema de otra manera:

Toda iglesia, desde la Catedral de Sevilla hasta la humilde ermita que corona mi villa, son solamente el estuche de una Miga de Pan y un altar donde se celebra el más grande de los Misterios. Este Pan y esa celebración solo puede aportarlos la Iglesia. El proceso ordinario era el que alguien se dirigiera al obispo diciendo algo como: "Estamos dispuestos a levantar un nuevo edificio. ¿Podría su Ilustrísima traernos al Señor y mandar a alguien para que celebre en él?" La Iglesia no ponía pegas y así se erigieron tantas ermitas y capillas; las donaciones de terrenos eran impulsados por el mismo amor al Señor. Nadie pudo imaginar que en el tiempo, seríamos tan imbéciles como para no entender esto.
El reclamar esas propiedades en nombre "del pueblo" no se le ocurre ni al que asó la manteca.

06/06/17 10:12 PM
  
keparoff
Lo que comentan algunos es que la Iglesia disfrutó, efectivamente, de un procedimiento "abreviado" de inmatriculación de bienes, que permitía al Obispado actuar como funcionario de Registro.

Eso es cierto, pero fue motivado porque la Iglesia no podía anteriormente inscribir sus bienes, por considerarse también, una especie de poder del Estado, y no una simple persona jurídica.

Eso ya se suprimió,y hoy en día, inmatricula como cualquiera. A la izquierda le es igual; si son capaces de reivindicar la Catedral de Cordoba, que es uno de los edificios de posesión pacífica, ininterrumpida e indiscutida más antigua de España, que no harán frente a una campa o una ermita de un pueblo perdido...
06/06/17 10:52 PM
  
Tomás S. Asenjo.
Padre Jorge: Creo que Juvenal te ha pillado.
Atentamente.

- - - -
Jorge:
O no.
06/06/17 11:21 PM
  
MariCris de Jesús Ocds
¡Dios perdone mis palabras... pero que aves carroñeras y de rapiña tenéis por gobiernos!!! Cada vez crece mi asombro, y eso que en materia de gobernantes ladrones creo que Argentina va a la cabeza o a lo sumo en segundo lugar. Pero salvo desairar el tradicional Tedeum y despotricar contra el P. Bergoglio (hoy Francisco) nunca se metieron abiertamente con la Santa Madre Iglesia. De ahí mi asombro. En fin, secuaces de Satanás trabajando.
07/06/17 3:35 AM
  
jose 2 catolico español
A Manuel Morillo 06/06/17 1:37 PM:
Creo que mezcla Ud. conceptos como los de Estado en épocas en que en España reinaban monarquías NO COSNTITUCIONALES.
El marxismo, el leninismo, el ateísmo, los enemigos de las libertades mezclan todos para hacer daño.
Cuídese un poquito y haga más caso a D. Jorge que tira con bala y en primera acepción para que se le entienda alto y claro.
Buen miércoles de feria de la IX de tiempo ordinario.
07/06/17 9:56 AM
  
MIGUEL25
Muchos bienes supuestamente de la Iglesia Católica jamás se escrituraron. Por desidia, porque no se consideró necesario o porque nadie dudaba de que eso era de la Iglesia. Es decir, muchas propiedades “sin papeles”. El resultado ha sido que donaciones, fincas, edificios que en su momento se donaron a la Iglesia Católica en favor de una parroquia, una capellanía, obra pía o memoria, al no tener respaldo documental, poco a poco han sido acaparadas por ayuntamientos,

Padre Jorge: hagamos una sana autocrítica, la desidia en el cumplimiento de la ley se paga, y esto vale para todos nuestros ámbitos de la vida.

La Iglesia, ya no está respaldada por privilegios de derecho administrativo como en tiempos de Franco, hoy desde el punto de vista legal es una organización privada sometida al derecho civil, como cualquier otra organización humana, salvo exenciones acordadas con la Santa Sede.

Y no solo la Iglesia, hoy vivimos más que nunca tiempos duros y difíciles por eso yo hace tiempo que vi a los buitres planear en busca de carroña, por eso en los bienes que heredé de mis padres, me di prisa, en pagar todos los impuestos de la herencia, escriturarlos, registrarlos, corregir errores catastrales, en superficie y valor catastral,
hasta dejar todo limpio como la patena.

Y creedme, me costó todo una "pasta gansa" y casi un año de papeleo e interponer recursos.

Pero valió la pena, conseguí salvar los bienes que mis padres me dejaron y que ellos consiguieron con tanto sudor y esfuerzo.

Por tanto ahora la Iglesia, que haga lo mismo, que se de prisa en inmatricular sus bienes, legalizar y pagar todos los impuestos, (en aquellos que no lo haya hecho) porque de lo contrario, pasarán a los gobiernos y administraciones, carroñeros del nuevo orden mundial
07/06/17 10:46 AM
  
Luis Piqué Muñoz
Nada, nada, Padre Jorge ¡la Iglesia no puede tener Bienes, aunque sean para evangelizar ¡salvar Almas y dar ¡esa sí, la Verdadera! Felicidad! y Caridad ¡Ay, no solidaridad, esa vacua y pretenciosa palabra moderna! Además, no sabe Padre que la Iglesia es la Institución más rica ¡tiene todo el Oro del Mundo! ¡aunque todo el riquísimo Arte del Vaticano pertenezca al Estado italiano! Acaso el Estado ha robado alguna Vez a la Iglesia, como en la Desamortización ¡además sangrienta, con Mártires! ¡que todos los bienes comunales de la Iglesia que pertenecían al Pueblo fueron a parar a las codiciosas Manos de unos cuantos Ricos! Que no, Padre, que No, que la Iglesia con una Mano delante y otra detrás ¡todo lo demás Robo al Pueblo! Y el caso es que estoy de acuerdo que la Iglesia viva de Limosna de los Fieles ¡pero eso incluye Donaciones! Nada más.
12/06/17 5:18 PM
  
Antonio
A veces, algunos laicistas coinciden con la Iglesia para invocar el principio de separación de Iglesia-estado, pero no lo invocan para apropiarse de cosas que son evidentemente para un fin religioso, No debía haber políticos tan interesados en lugares de culto católico. Construidos y pagados por el pueblo cristiano en el pasado -aunque fuese un rey o un noble católico- ( no hacía catedrales el ateo o el agnóstico, que ni existía). Separación es separación. Esas instituciones dejaron de ser confesionales. Por tanto ¡alejen sus manos de los lugares religiosos!. Otras fueron donaciones cuando ni existía un registro civil. Ni el estado que conocemos ahora ( por ejemplo la mezquita-catedral de Córdoba donada por el rey para el uso religioso a la nueva sociedad que reconquistaba el terreno ( como hizo también con el resto de propiedades: ayuntamiento, castillo, talleres, tierras, molinos etc) se repartía a los nuevos pobladores, entre ellos la Iglesia, por eso tiene su uso. Y ni existía este Registro Civil - que es de "ayer por la tarde". Pero la Iglesia sí existía antes incluso de la conquista, Y detentaba el uso y propiedad de esos lugares por siglos, por donación real o por construcción del pueblo creyente. Y era el pueblo cristiano el constructor, no el ateo. Por tanto, aléjense de nuestros lugares de culto los que han renunciado a formar parte de nuestra comunidad creyente que es la legítima propietaria, constructora y detentadora de esos bienes. Políticos ladrones.
13/06/17 11:27 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.