La huelga y el cura del bate de beisbol

La huelga del sector minoritario de transportistas a la que estamos asistiendo nos retrotrae a tiempos que creíamos pasados en este país. Todavía recuerdo una escena “peculiar” en mis tiempos de alumno en el colegio que los Escolapios tienen en Getafe. Debido al cierre de Kelvinator los sindicatos habían convocado un paro general en toda la ciudad. Siendo Getafe una parte importantísima del cinturón rojo al sur de Madrid (hoy menos cinturón y menos rojo), el poder de movilización de los sindicatos era considerable. El caso es que también quisieron que parasen los colegios, pero la dirección del mío decidió que “naranjas de la China” y que permanecería abierto. Los padres que quisieran enviar a sus hijos a clase, lo podrían hacer…. al menos en teoría.

Por supuesto, aparecieron los piquetes “informativos". Pero hete aquí que a la puerta del colegio se encontraron con un cura más bien canijo, pero con una mala leche poco común, que además tenía entre sus manos un bate de beisbol. Era el padre Villar, al que yo tenía por profesor de Física en 6º de EGB. Por más años que pasen, y si el Señor no permite que enferme de Alzheimer o algo similar, no se me olvidará la imagen del cura con el bate de beisbol en la puerta de entrada al colegio. Obviamente ningún piquete se acercó a menos de 100 metros para convencer a los críos de que no debían de entrar, pero no quiero pensar lo que habría ocurrido si algunos exaltados hubieran optado por ir a por “el cura del bate".

Fue la primera vez que fui consciente de que la lucha sindical y política no era cosa baladí. Pero ya con mis doce o trece años entendí que no es lógico que el derecho a la huelga de unos vaya en contra del derecho a trabajar de otros. Ahora lo tengo mucho más claro. La huelga pierde toda su legitimidad cuando son obligados a secundarla aquellos que no quieren llevarla a cabo. Y cuando se usa la violencia para forzar el “éxito” de la misma, estamos ante una intolerable violación del orden público, que debe provocar la intervención contundente de todo gobierno que se precie de defender el bien común de la sociedad.

No sé qué habrá sido del padre Villar. Al año siguiente le trasladaron a otro colegio, no sé si por lo del bate de beisbol o por alguna otra razón. No recomendaría yo a ningún cura que hiciera lo mismo, pero aquello sirvió para concienciar a un pre-adolescente de que el derecho de los unos acaba donde empieza el derecho de los otros.

18 comentarios

  
Gallego
Yo también estoy en contra de los piquetes informativos, auqnue reconozco que a veces hacen algo bueno: servir de excusa a empleados que si no es por ellos, no se atreverían a ir a la huelga por miedo al despido.
12/06/08 1:00 PM
  
Luis Fernando
Si son meramente informativos, me parecen bien. Si son cohercitivos, como suele ocurrir, deberían ser disueltos por la autoridad.
12/06/08 1:04 PM
  
Fray Nelson
Con tu post me has sacado la mejor sonrisa--hasta ahora--del día de hoy. Buen apunte, hermano.
12/06/08 2:01 PM
  
Pedro
coercitivo, va. (Del lat. coercĭtum, supino de coercēre, contener). adj. Que sirve para forzar la voluntad o la conducta de alguien. || 2. Represivo, inhibitorio.
12/06/08 2:34 PM
  
Gallego
Creom que todos sabemos más o menos lo que significa coercitivo, no entiendo a que viene traer la definición.

Pero bueno, mejor que sobre que no que falte....
12/06/08 2:49 PM
  
Estado de Deshecho
El derecho de unos acaba donde termina el derecho de otros..., siempre y cuando estos tengan fuerza suficiente para hacerse respetar.

En España rigen dos leyes: la ley de la selva, o del más fuerte, y la ley del embudo.

La primera, socialmente.

La segunda, en los tribunales.

Por referirme solamente al caso más reciente del que se ha tenido noticia: pregunta a los Albertos y a otros famosos cazadores.

Es lo que hay.
12/06/08 3:14 PM
  
Kino
Las huelgas son malas. Debiera haber unos tribunales de justicia especiales que dirimieran los conflictos sin tener que llegar a estas situaciones nada buenas para la sociedad.
En otro aspecto, en la realidad que vivimos que es que existen también hay que considerar que los que van a la huelga para conseguir unas mejoras,luego si se consiguen van a disfrutar de las mismas todos,los que fueron como los que no fueron a la parada en el trabajo. Y esto tampoco es justo. Los que fueron se expusieron, perdieron esos días de su salario y los que no fueron no perdieron salario y encima disfrutarán de las mejoras conseguidas. No es solidario.
12/06/08 5:33 PM
  
CCR
Durante el siglo XIX se aprobaron algunas leyes anticatólicas en el estado de Nueva York. Ya parecía que Massachusetts iba a hacer lo mismo cuando el arzobispo de Boston, líder espiritual de los trabajadores irlandeses, le hizo una visita a la gobernación y como si la cosa no tuviera importancia le agradeció que aún no hubiera pasado esas leyes porque, de otro modo, entre Boston y Providence iba a arder una sola hoguera. El gobernador tragó saliva, las leyes anticatólicas no se aprovaron y luego de algunos desmanes los neoyorquinos derogaron las propias.

Si ese obispo hubiera sido "buenista" y se hubiera quedado en su casa, quién sabe la que se hubiera armado. Pero el puñetazo sobre la mesa hizo pensar a los políticos sobre el costo de sus acciones y nadie salió malherido.

Me gustan los curas que saben agarrar el bate de vez en cuando. Hasta Cristo volcó las mesas de los mercaderes al menos una vez, y guay de que quién le hiciera enojar.

¿Dónde están esos monjes espadachines, esos curas con hue>os? Se fueron y no dejaron semilla.¿O si?
12/06/08 9:34 PM
  
juvenal
Luis Fernando, parece que el Vaticano estaba pensando en ti en relación con tus lecturas de San Pablo: http://www.iblnews.com/story.php?id=38609
12/06/08 11:39 PM
  
Luis Fernando
Yo no leo a San Pablo fuera del magisterio de la Iglesia, así que dudo mucho que se me pueda aplicar ese texto del Vaticano, que mañana irá como noticia en ReL y que no tiene nada que ver con el tema que se trata acá.

12/06/08 11:57 PM
  
Francisco Rios
D. Luis Fernando: Si el P. Villar al que se refiere es Francisco (tenía un hermano también escolapio), le informo que fallecio hace cuatro o cinco años de un infarto, estando destinado en la Iglesia de San Antón de Madrid.
13/06/08 10:01 AM
  
Luis Fernando
No me acuerdo del nombre. Él estuvo en Getafe a finales de los 70, principio de los 80.
Si ya ha fallecido, Dios le tenga en su gloria.
13/06/08 10:13 AM
  
Viriato
Estimado Sr:
Le he mandado una nota al correo del coordinador y no sé si ha llegado bien porque salía "error". Era de un tema distinto al del actual comentario.¿ Me podría decir si le ha llegado o cómo he de hacer para ello?. Gracias.
13/06/08 12:22 PM
  
Viriato
Lo que quería comentarle lo he puesto en La Cigüeña. Espero que esta vez no me reproche mi escaso apego a los formalismos.
13/06/08 12:42 PM
  
Luis Fernando
Pues no, no me ha llegado

[email protected]

Si le vuelve a dar error, copie acá la nota que ya la leo y luego la borro.
13/06/08 9:15 PM
  
Max Estrella
En EGB no se estudiaba física hasta 7º

---

LF:
Pues sería ciencias naturales.
18/10/12 12:25 PM
  
Enrique Sanchez
Ya se que este blog tiene mucho tiempo y no albergo esperanzas de que alguien me conteste. He dado con el casualmente en la búsqueda del desgraciado éste que llevo realizando desde hace 10 años.

Me gustaría contactar con Luis Fernando, para comentarle y preguntarle varias cosas sobre el "padre" Villar. He sido un sufridor de sus desmanes, su rabia y su violencia. Si lo que me hizo en aquellos tiempos (1969 - 1972), hubiera sido en la actualidad, ahora mismo estaría en la cárcel, y por una buena temporada.

No se trata de "simples capones", sino de verdaderas palizas.

De aquellas acciones, me han quedado secuelas psicológicas que hoy, a mis 55 años, me siguen persiguiendo.

Es (o era, que espero que el Señor no tenga en su gloria si es que se ha ido) un ... editado

Me gustaría encontrarme con el personalmente para "agradecerle" mi destrucción como persona, para convertirme en alguien inseguro, resentido y amargado el resto de mi vida.

Llevo casi 10 años intentando dar con el, para por lo menos preguntarle porqué me hizo eso a mí y otros muchos, en especial a los internos. Yo no fuí un caso aislado

Mi paso por el Calasancio, ha sido con mucho, la peor experiencia de mi vida.


---

LF:
No va a poder encontrarse con él porque ya falleció. He editado algunos calificativos hacia su persona precisamente por esa circunstancia.
Efectivamente, su caso no es el único. Otras personas me han dado detalles sobre él en un sentido parecido y sobre otras cuestiones ciertamente poco compatibles con una vida sacerdotal sana.

Yo no tuve el menor problema con él, pero era ya otra época, en los años 80.

Ojalá el Señor le ayude a librarse de las consecuencias de esa pesadilla que vivió.

Si le parece bien, una vez lea este comentario, borro este artículo por completo. Ese cura no merece la pena que lo mantenga publicado.
24/03/16 10:15 AM
  
Juan Manuel Gallardo
Suscribo el comentario anterior.
A mí también me hizo daño en mi vida cuando era sólo un niño.
No voy a poner nada insultante pero espero que por lo menos Dios le mantenga algún tiempo en el purgatorio porque al cielo no creo que se merezca entrar de momento.
No puedo decir nada positivo "del Villar" como le conocíamos nosotros. Yo soy del 59 y ya le tuvimos que soportar.
Imaginaos el especímen con 10 años menos que cuando lo conocisteis la mayoría.
Me tuve que marchar del colegio en 5º de Bachiller por su persecución. Ya no me sentía a gusto ni querido en el colegio. Eramos traviesos claro, pero no nos merecíamos el trato recibido.
Y muchas cosas más.
Del paso por el colegio, sólo mantengo el recuerdo negativo de él. Lo demás, que algunos profesores no estaban a la altura también lo suscribo. Sin nombres, todos sabemos quienes eran.
21/07/16 2:50 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.