¿Y tú con quién vas a estar?

En momentos críticos de la historia de la salvación, el pueblo de Dios fue exhortado a elegir si permanecía fiel al Señor o no.

Así ocurrió al poco de entrar en la Tierra Prometida:

Si os parece mal servir al Señor, escoged hoy a quién vais a servir. a los dioses a los que sirvieron vuestros padres cuando estaban al otro lado del río o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis. Yo y mi casa serviremos al Señor.
Josué 24,15

Así ocurrió cuando solo quedaba en pie un profeta del Señor frente a cuatrocientos profetas de Baal

Entonces Elías se dirigió a todo el pueblo y dijo. -¿Hasta cuándo andaréis cojeando con dos muletas? Si el Señor es Dios, id tras Él; y si es Baal, id tras él. El pueblo no le respondía ni palabra.
1 Reyes 18,21

Así ocurrió cuando se profanó lo más sagrado en tiempos de los Macabeos:

Entonces Matatías gritó por la ciudad con fuerte voz. -¡Todo el que sienta celo por la Ley y quiera mantener la alianza, que me siga!  Y él y sus hijos huyeron a los montes y abandonaron todo lo que tenían en la ciudad.
1 Ma 2, 27- 28

Hoy el Evangelio, la Tradición, la Fe católica están siendo profanados desde dentro de la propia Iglesia. Hasta los ciegos lo ven si son capaces de oír. Hasta los sordos lo oyen si son capaces de ver. Y hasta el más pequeño que tenga un mínimo de sentido de la fe oye, ve y se espanta si ama a Dios y su Iglesia.

Es tiempo de Resistencia, de empuñar las armas espirituales que Dios ofrece a sus fieles. Sobre todo es tiempo de decidir a quién servir. 

¿Serviréis a los profetas del modernismo o formaréis parte del remanente fiel, de la manada pequeña que da testimonio de la Tradición? ¿Defenderéis la fe entregada de una vez para siempre a los santos o callaréis como perros mudos? ¿de verdad pensáis que podréis esconderos y no tomar parte?

¿Y tú? ¿con quién vas a estar?

Sé valiente. El Señor está contigo:

No temas, que Yo estoy contigo, no desmayes, que Yo soy tu Dios. Te daré fuerzas, te socorreré, te sostendré con mi diestra victoriosa. Mira. quedarán avergonzados y abochornados los que se enfurecen contra ti; serán reducidos a nada, perecerán quienes pleitean contigo.
Is 41,10-11

Laus Deo Virginique Matri

Viva Cristo Rey

Luis Fernando Pérez Bustamante