Amar a Dios, amar al prójimo

Evangelio de hoy:

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.” El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.
Luc 12,28b-34

Del evangelio de este domingo se pueden sacar muchas conclusiones ciertamente interesantes. La primera de todas es que, a pesar de su mala fama generalizada, entre el grupo de los escribas había algunos que no estaban “lejos del Reino de Dios". Es de suponer que lo mismo ocurría entre los fariseos. 

La segunda, mucho más importante, es que la clave para discernir si uno está en Dios es precisamente el amor hacia Él y hacia el prójimo. Como bien dice el apóstol San Juan “Si alguno dice: «Amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve” (1 Jn 4,20). De poco valen todas las ayunos y penitencias del mundo si se desprecia al vecino. 

Es por eso que el apóstol San Pablo advierte que “si hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, pero no tengo amor, no sería más que un metal que resuena o un címbalo que aturde. Si tuviera el don de profecía y conociera todos los secretos y todo el saber; si tuviera fe como para mover montañas, pero no tengo amor, no sería nada” (1 Cor 13,1-2) y añade “en una palabra, quedan estas tres: la fe, la esperanza y el amor. La más grande es el amor” (1 Cor 13,13) (*).

Ahora bien, ¿qué nos dice la propia Escritura sobre lo que verdaderamente implica amar a Dios? 

En esto sabemos que lo conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: «Yo lo conozco», y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él.
1 Jn 2,3-5

Que nadie se engañe. Amar a Dios no es un mero “sentimiento". Amar a Dios es guardar sus mandamientos. De igual manera, amar al prójimo consiste en servirle, en ayudarle: 

Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario y uno de vosotros les dice: «Id en paz, abrigaos y saciaos», pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?
Stg 2,15-16

Y en esa ayuda no solo va incluida la provisión de las necesidades materiales, sino también las espirituales. Por eso dice también la epístola de Santiago lo siguiente:

Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro lo convierte, sepa que quien convierte a un pecador de su extravío se salvará de la muerte y sepultará un sinfín de pecados.
Stg 5,19-20

Por último, para que nadie se crea autor de su propia salvación, recordemos que “nosotros amamos, porque Él nos amó primero” (1 Jn 4,19) y que sin Cristo, nada podemos hacer:

“…porque sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5b) .

Pidamos al Señor que nos llene de su amor para poder servirle y ser instrumentos de salvación de nuestros hermanos.

Laus Deo Virginique Matri

Luis Fernando Pérez Bustamante

(*) ¿Dónde queda el solafideísmo protestante con ese versículo?

15 comentarios

  
Solis
LF. amén. Y como dice San Juan de la Cruz. "Al atardecer de la vida nos examinarán del amor "
Saludos cordiales
04/11/18 4:17 PM
  
Melqui
¡Qué manía con cambiar la frase de san Juan de la Cruz! ¿Pero alguien de verdad la ha leído directamente escrita por el santo?
04/11/18 5:29 PM
  
Antonio L
Gracias D. Luis Fernando por su artículo.
Quizá se salga del tema: el solofideissmo protestante queda en que si eres católico eres un papista, idólatra, etc, que irás de cabeza al infierno y por tanto no eres un digno prójimo que merezca ser amado.., y mejor amar solo a dios.
Dios les bendiga.
Vale.

---

LF:
Bueno, la mayoría de los protestantes que yo conozco no piensan que los católicos no son dignos de ser amados.
04/11/18 6:28 PM
  
Gabriel Araceli
El hombre moderno, desde la Revolución Francesa, quiere ser bueno y fraterno con su prójimo, pero sin Dios. Y actualmente, no ya sin Dios, si no en contra de Dios, como podemos ver en en las ideologías y legislaciones actuales. Lo que la Ley Natural rechaza, la ley positiva lo aprueba como derechos del hombre y por su bien. Se acepta el segundo mandamiento pero no el primero.
04/11/18 6:34 PM
  
José Ignacio
Gabriel Araceli
Sacado de un artículo en Wanderer:
"Cuando los santos vienen reptando":
(...) Cuando el Evangelio avisa que el segundo mandamiento es “semejante” al primero (Mt XXII, 34), emplea un término muy preciso: no dice que sea igual, que sea convertible, que sea lo mismo: semejante es la expresión y es muy elocuente, pues nos remonta sin escalas a la creación misma del hombre, que no es Dios sino una hechura Suya, semejante a su Autor. (...)
04/11/18 7:51 PM
  
Gabriel Araceli
José Ignacio:
Totalmente de acuerdo. Hay una subordinación. Por eso es el segundo. En el pecado se da la preferencia por la criatura con aversión a Dios.
04/11/18 9:52 PM
  
María de las Nieves
Amar a Dios ,el es nuestro Creador y Señor y nosotros sus criaturas ,pero al entregarnos a su Unigénito nos hizo hijos en el Hijo ,nosotros no podemos amar . Pero El nos amó primero con un Amor increíble y nos redimió en Jesucristo ,así podemos amarnos unos a otros y nos pide como El nos amo ,luego el amor al prójimo nos mide y el amor a los enemigos con la Invocación del Espíritu Santo del Señor que perdona nuestras ofensas y las que os infligieron ,por eso amar y perdonar para ser perdonados sino el Padre celestial no nos perdona Amor y perdón .
05/11/18 1:38 AM
  
Oscar de Caracas
Cuanto me cuesta amar al prójimo...Sólo sale de mi amar al otro por la mano del Señor...

GÁLATAS 5. 14
14.- Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
05/11/18 10:33 AM
  
Palas Atenea
La homilía del párroco de este domingo pasado estuvo muy bien, y lo estuvo porque se centró en el primer mandamiento más que en el segundo haciendo depender éste de aquél. Dijo que lo difícil de verdad es centrar nuestra vida en Dios con la exigencia debida porque le prestamos poca atención: rezamos poco, pensamos en Él poco y no tiene esa centralidad que debería tener en la vida de un cristiano y que el mandamiento expresa con toda claridad. Yo no sé de dónde sale de mi el impulso de amar al prójimo, no puedo separar esto del amor a Dios porque creo que emana de Él. A mi el ateísmo me llevaría a desinteresarme por el prójimo, si yo tuviera capacidad de seguir siendo yo sin amar a Dios, porque tal cosa me rompería el disco duro y no sé qué podía quedar de mi sin Dios (horrible idea que no puedo ni concebir). Hoy he encontrado a alguien que me ha visto haciendo Adoración al Santísimo en la iglesia vacía, ella también va y, el conocer esto, ya me ha alegrado el día. ¡Bendito sea Dios!
05/11/18 2:06 PM
  
Fernando Cavanillas
Gran artículo!

...realmente hay que Amar a Dios (cumplir Sus mandamientos) y amar al prójimo (ayudarle, servirle, también materialmente pero sobre todo convirtiéndole para que él también pueda cumplir Sus mandamientos).

El problema actual es la FALSA MISERICORDIA. Cuánto mal hace!!!!, ya que distorsiona el amor al prójimo, haciéndo que se torne en "buenismo", que lo hace odioso. Qué despreciable, cobarde y tibia es la falsa misericordia!!!!!, y cuánto mal hace el demonio al instigarla, ya que evita mucho bien que con la misericordia verdadera podríamos hacer al prójimo. En cierto modo la falsa misericordia "desactiva" la misericordia de verdad, y a la vez ataca la misericordia más excelsa que es la de evangelizar a los demás.

En lugar de eso tenemos "misericorditis" material y acomplejamiento espiritual, gracias a la falsa libertad religiosa. Ya no podemos proclamar que la religión Católica es la única verdadera, y mientras tanto Cáritas reparte millones de toneladas de alimentos pero sin conseguir prácticamente ni una sola conversión... hace no mucho leía en un periódico que un colaborador de Cáritas había renegado del cristianismo haciéndose musulmán. Muy triste, pero es lo que se inspira desde las jerarquías... tenemos prohibido decir la Verdad: que Dios se hizo carne, habitó entre nosotros y nos dio la única forma en que Él quiere ser adorado: la Religión Católica.
05/11/18 2:15 PM
  
antonio
En esto sabemos que lo conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: «Yo lo conozco», y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él.
1 Jn 2,3-5..

No es un sentimiento, hay que amar!!!, y lo demás viene solo, cumplir con su Santisima Palabra, que es viva, y nos da vida, y en abundancia.

Y asi con todo lo que manda El Espiritu Santo a través de su Santo Magisterio, Dei Verbum.

Cuando comprendemos que sin el no somos nada, y menos que nada, con pecados que solo EL, conoce, para nada esta en la sensibilidad!!! a mi me pueden corregir siempre, porque me parece que tengo temor de Dios, no quiero decir nada que induzca a otros a un error, y poner en peligro su alma!!!

Creo que la sensibilidad,mal entendida, es enemiga, de esa Palabra, Una Palabra hablo El Padre, y ella habla en eterno silencio, y en silencio debe ser escuchada por el Alma, San Juan de la Cruz.

Y siempre estar en GRACIA de DIOS, enorme fuerza que Dios, nos da para cumplir con esa Palabra, ya sabemos, lo de Santa Juana de Arco, pero si los estamos tenemos a la Santisima Trinidad, a Dios Mismo, como no vamos a tener fuerza!!!

Que humildad la de Dios mismo, quiere estar VIVO, en la Eucaristia, y se digna a bajar a sus creaturas.

Otra Formidable ayuda es la Resantisima Virgén Maria, madre de todos nosotros, y Madre de la iglesia.

Que Dios Te bendiga y bendiga a la iglesia.

06/11/18 12:52 PM
  
Fernando Cavanillas
Cierto, se menciona a San Juan de la Cruz de forma incompleta... cuidado!!, la falsa misericordia planea con su sombra tenebrosa.

"A la tarde te examinarán en el amor. Aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición"(Fray Juan de la Cruz).

"El que quiere amar otra cosa juntamente con Dios, sin duda es tener en poco a Dios porque pone en una balanza con Dios lo que sumamente dista de Dios" (Fray Juan de la Cruz).

No nos dejemos engañar, el buenismo es una tentación muy efectiva del diablo para perder a los católicos. Es una interpretación torticera de la caridad cristiana, que comienza con la obediencia y el amor a Dios, y como consecuencia posterior el amor al prójimo... "PERDONA NUESTRAS OFENSAS, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden".
06/11/18 2:42 PM
  
antonio
Que toda la fuente, del amor,etc brota, del Santisimo Sacrificio, de la Cruz, que es una enome Fuente del Amor, que Dios tiene a sus creaturas. Que el fin de la misma, es unirnos a El. Padre Philipon, que debe ser resueltamente teocentrica, y no antropocentrica, la unión con los hermanos, se realiza, con la Unión con EL Es la Vid Verdadera, y nosotros simplisimos,sarmientos.

Otra fuente enorme de Gracias, es la Santa Confesión.

Que debe reunir a ricos y pobres, somos todos iguales frente a Dios.

Debe ser absolutamente BELLA!!!!!!!!..

Paul Claudel se convirtió, en Notre Dame, manifestó, esto en la Antesala del Cielo, debe ser El Santo Sacrificio.

Poner en Practica la Sacramentum Caritatis

Leer la Enciclica de San Juan Pablo II, sobre la Eucaristia, que es Bellisima. Y para mi vigente, como la anterior.


Y recordar que en la Pastor Aeternus, el Papa, es Infalible, solo en Fe y Moral, estando la justicia, entre estas virtudes.

Que Hay un orden en la Infabilidad, la Veritatis Splendor, y la Fides et Ratio, están sobre el, el Código de Derecho Canónico,que es Magisterio, que esto fue observado por Alonso Gracián, a quién le di las gracias, y sobre este ultimo documento, que espero que sea corregido. Como se ve rompe con toda la moral católica.
Que Hace el Padre Martin!!!!La Pontificia, comisión sobre la Familia, fue alterada.

Que Dios te Bendiga y lo haga con la Iglesia.
07/11/18 11:40 AM
  
Luis Fernando
Gedeon, como usted comprenderá, si la dirección de Infocatólica decide cerrar los comentarios a ciertas noticias, no se pueden usar los blogs para comentarlas.
07/11/18 1:30 PM
  
RafaelC
LF:


Supongamos que una persona (católico, para contextualizar bien) opina que los mandamientos son dos: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. Esa persona, al hablar sobre otros "mandamientos", especialmente aquellos que este mundo tiene más difusos (adulterio, ir a misa, fornicación, anticonceptivos, etc.) simplemente opina que todo eso es fariseísmo, que lo importante es amar a Dios y al prójimo y que ahí se resume toda la ley; todo lo demás es leguleyo, fariseísmo, dureza, etc. Asumiendo que hablásemos con una persona medianamente cultivada ¿qué le dirías?

Ya sabes, esto es tan solo un caso supuesto, ficticio, hipotético... pero realmente me interesa tu opinión.

---

LF:
Le diría que se leyera lo que Cristo dijo sobre lo de mutilarse antes que pecar. Y que se leyera luego lo que dijo acerca de los que dicen que no hay que guardar hasta el último de los mandamientos.
14/11/18 6:22 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.