Te adoramos, Oh Constitución

Creo en la Constitución española, fuente de todo bienestar habido y por haber en este país.

Creo en las sentencias del Tribunal Constitucional, que nos garantizan la estabilidad necesaria para que las mujeres puedan abortar y los homosexuales “casarse".

Creo en las leyes que emanan de las Cortes, especialmente las que conceden derechos contrarios a la ley natural.

Creo en el estado de la autonomías, que ha conseguido que abandonemos para siempre el lema fascista “una, grande y libre".

Creo en el sistema partitocrático, que hace creer al poblacho que cada cuatro años tiene la opción de cambiar las cosas.

Creo en el poder judicial, que sabe obedecer como nadie a la voz de su amo.

Creo en la Conferencia Episcopal Española, faro en medio de la borrasca, luz en medio de las tinieblas.

Creo en la CONFER, que abona y riega la primavera de la vida consagrada cuyos frutos vocacionales son tan espectaculares.

Y creo en la FERE-CEECA, que ha conseguido que la aconfesionalidad de nuestra amada Constitución sea un hecho en los colegios que hace décadas eran católicos.

Salud, camaradas.

Luis Fernando Pérez

PD: Sí, es ironía y sarcasmo, Obviamente.