Matrimonio, ¿ideal o real?

He recibido una interesante pregunta a mi sección “El Consultorio” de Catalunya Cristiana y he intentado darle respuesta en el limitado espacio de la columna. Lo comparto también con los lectores del blog.

MATRIMONIO, ¿IDEAL O REAL?

¿Cree usted que la propuesta cristiana de matrimonio es hoy una propuesta realista para nuestra sociedad? No niego que un matrimonio para toda la vida, fiel y constante en el amor es un bonito ideal, ¿pero quién lo vive? La realidad va por otro camino. Yo veo que hoy la mayoría ya no se casa, conviven mientras se avienen y, si no, lo dejan. ¿No cree que la Iglesia debería ir aceptando estas nuevas modalidades de convivencia?…

Hubo un filósofo, creo que Fitche, al que le objetaban que sus teorías iban contra la realidad. El respondía diciendo que “peor para la realidad”. Bromas aparte, es un asunto serio ser consciente de la tremenda distancia que a menudo existe entre lo que es y lo que debería ser.

Su argumentación me parece falaz. Imagine que la aplicamos a otro aspecto de la “realidad”. Mire, la propuesta cristiana por lo que respecta a la economía y a la política es una propuesta de honradez, transparencia y espíritu de servicio por encima de todo. Pero como constatamos que la realidad va por otro camino y que muchos viven así, parecería que la Iglesia debería ir aceptando la corrupción, la hipocresía y el abuso de poder como nuevas modalidades de vivir la economía y la política. Ya ve que no se puede argumentar de esta forma.

La pregunta pertinente es si la propuesta cristiana, la propuesta que nos hace el cristianismo, responde a la verdad y a las exigencias del corazón del hombre que aspira a una verdadera felicidad. ¿Si o no? Para los seguidores de Cristo no hay ninguna duda. Él tiene la razón y si seguimos sus caminos aseguramos una vida feliz y llena de sentido.

También le cuestionaría y mucho su afirmación según la cual la mayoría ya no se casa. Mire más allá, mire al mundo entero y verá que es todo lo contrario: la inmensa mayoría de la humanidad todavía se casa y contrae matrimonio, funda una familia y aspira a una estabilidad.

Lo que no funciona, precisamente, es lo que está pasando en nuestras sociedades donde muchos se han cerrado no sólo a la fe sino también a la razón con un gravísimo impacto en la felicidad de las personas y las colectividades.

No lo dude, la disolución de la familia es uno de los más graves dramas que estamos viviendo. El camino: mostrar nuevamente la belleza del proyecto de Dios. El Papa Francisco lo expresaba en una hermosa oración: “Sagrada Familia de Nazaret, que el próximo Sínodo haga tomar conciencia a todos del carácter sagrado e inviolable de la familia, de su belleza en el proyecto de Dios”.

¿Ideal versus real? No. En el fondo, cuanto más lo pienso, sólo el “ideal” me parece verdadero y real. ¿O acaso es más real que el Evangelio nuestras escuálidas vivencias del mismo?

9 comentarios

  
Almudena
Yo comprendo que esta señora se plantee la cuestión. Es evidente que si se prescinde de Dios decaiga la confianza en el hombre. Lo que le está pidiendo a la Iglesia es que ponga en tela de juicio el poder de Dios en Su Sacramento, desconfíe del "que sin Mi no podéis hacer nada". Ella lo ve difícil, imposible, porque no cree que para Dios nada hay imposible. Sin Dios...le doy toda la razón, el matrimonio para toda la vida sería lo que está siendo en nuestras sociedades.
12/01/15 7:44 PM
  
Luis Fernando
Dios no nos pide nada que no nos conceda hacer por su gracia. Y eso en el matrimonio es una verdad como un templo que conviene predicar una y otra vez.
No hay crisis matrimonial que no pueda ser sanada si dejamos a Dios tomar el control.
12/01/15 8:49 PM
  
Virgen de Guadalupe, ayúdanos a amar La Eucaristía!
Matrimonio para tres, era un libro del siglo pasado y su lectura llevaba a los novios a considerar que el Sacramento del Matrimonio es para los 2 novios+Cristo
La catequesis ha bajado, como las familias y la sociedad, su sentido de Fe,su comprensión de la realidad de La Gracia del Sacramento, tal vez ya no se habla de ella, y los novios tienen hoy otros intereses... y si la Iglesia Católica no hace Catequesis seria, en sana doctrina, pues ni modo. Seamos MATRIMONIOS DE EUCARISTÍA Y SEREMOS BENDECIDOS Y PROTEGIDOS de tanto relativismo, tanta flojera en la Fe...
14/01/15 1:58 AM
  
Salvador Carrión Olmos
La regulación canónica del matrimonio sigue siendo, con mucho, la mejor y más adecuada,incluso desde una perspectiva estrictamente jurídica, No hay que olvidar que las legislaciones matrimoniales civiles fueron tributarias, al menos en sus orígenes, del Derecho de la Iglesia católica. Y, por cuanto a la disolución por divorcio, se refiere, no estaría de más recordar que la "indisolubilidad" del matrimonio no es,desde luego, un postulado puramente confesional o religioso. ¡Buena prueba de ello la Ley española de matrimonio civil de 1870¡ (dictada al amparo de una Constitución NO confesional, la de 1869), y cuyo art. 1 afirmaba rotundamente que "el matrimonio es por su naturaleza perpetuo e indisoluble". Indisolubilidad, pues, que, antes que confesional, para aquellos legisladores, que tenían poco de confesionales, venía impuesta por la propia NATURALEZA del instituto matrimonial.
15/01/15 1:09 PM
  
Salvador Carrión Olmos
La indisolubilidad matrimonial no es un principio vinculable "en exclusiva" a postulados confesionales o religiosos. La historia legislativa española lo demuestra: el art. 1 de la Ley española de Matrimonio civil de 1870, dictada al amparo de una Constitución no confesional (la de 1869), afirmaba en su art. 1 "El matrimonio es por su naturaleza perpetuo e indisoluble". La indisolubilidad vendría así reclamada, según aquellos legisladores de 1870, por la propia naturaleza del matrimonio.
15/01/15 1:22 PM
  
Salvador Carrión
Se mire como se mire, la disolución del matrimonio por divorcio es un fracaso en toda regla por cuanto a la relación matrimonial se refiere. Es, pues, un fracaso sobrevenido, y como tal hay que plantearlo. Respecto de esta cuestión, la postura de la Iglesia se ofrece coincidente con la que demanda la propia naturaleza de la institución matrimonial. "Por la dureza de vuestro corazón", -- afirma Jesucristo en el Evangelio -- os dio Moisés esa ley (la posibilidad de repudiar a la mujer, dándole "acta de repudio"), pero al principio no fue así". El pacto matrimonial demanda perpetuidad, por su misma naturaleza, como "acto fundacional de la familia". No se trata de un contrato, no tiene el matrimonio naturaleza "contractual". Una cosa es que, sin consentimiento libre, no haya matrimonio, y otra bien distinta que el matrimonio quepa "equipararlo" a los contratos patrimoniales. ¿Cómo negar, no obstante, que el divorcio es admitido prácticamente por todas las legislaciones civiles del mundo? : pero, quizá debiéramos preguntarnos si la razón última de tal admisión no haya que encontrarla en las palabras de Cristo : "Por la dureza de vuestro (nuestro) corazón".
15/01/15 11:00 PM
  
DavidQ
La mala costumbre de la gente ha hecho que "ideal" y "real" parezcan antónimos, cuando son dos facetas de la misma realidad (o idealismo, si se quiere ver así).

Sin duda que Dios nos propone un ideal y nos pone de muestra a Nuestro Señor Jesucristo, a la Santísima Virgen, a San José y todos los santos para que sigamos ese camino. Técnicamente es posible ser como ellos. En la práctica, nadie lo ha logrado. Pero no es imposible (descontando por supuesto, la divinidad del Hijo y la especial predilección del Padre por la Madre).

Lo mismo pasa con el matrimonio. Dios y la Iglesia nos proponen un ideal, no con la intención de decir "es esto o nada", sino para decirnos "acérquense lo más posible a esto". Qué maravilloso fuera si un matrimonio pudiera alcanzar la perfección de José y María, pero sabemos que en la práctica eso es muy difícil.

En el rango de "lo más cercano posible", su Santidad Benedicto XVI decía que "en un prostituto que usa un condón hay una semilla de santidad". Qué triste es que una persona tenga que sobrevivir de la venta de su cuerpo. Tristísimo que sea cometiendo actos abominables a los ojos de Dios. Pero aún allí en ese abismo abyecto hay una luz de esperanza en el hombre que se preocupa de no dañar más allá de lo estrictamente necesario.

Cuánto más en un matrimonio con sus problemas de todos los días, en sus riñas y sus peleas, en sus errores y faltas, en sus pecados y desesperanzas; hay luz de esperanza cuando el vínculo se soporta (como dice San Pablo) aunque sea por no dañar a la prole.

El error en mi opinión, está en esta mentalidad de "todo o nada" que se ha venido gestando en los radicales de ambos extremos. Desde los que quieren divorcio al primer encontronazo marital, hasta los que pretenden un lecho de rosas inexistente en los matrimonios de la vida real. Ambos están igualmente equivocados. El matrimonio busca el cielo, pero tiene los pies en la tierra. Ni deja de ser matrimonio por tener el lodo hasta la cintura, ni es matrimonio cuando los cónyuges tienen la cabeza en las nubes. Entre ambos extremos está el matrimonio real, tan cerca del ideal como sea posible, aunque ese ideal sea inalcanzable.
30/01/15 3:24 AM
  
clavel
La pregunta es lo mismo que decir: Fe católica, ¿ ideal o real ?. El Matrimonio es una realidad como lo es la Fe católica. Ahora bien, que lo vivan muchos o pocos , eso no va contra lo real. Pues la verdad no depende nunca del número.
22/02/15 2:02 PM
  
Fernando Benedicto
Somos personas y nada que sea positivo, nos haga crecer en cualidades, deberíamos rechazar por pensar de manera preconcebida, que es una manipulación psicológica, o nos están introduciendo ideas de otros tiempos que pueden perjudicarnos la realización personal.

La clase de religión, aporta unos fundamentos morales positivos que siempre son buenos para una formación completa en la realización personal y emocional.

Recuerdo de pequeño, en la clase de religión aprendí incluso historia, es una asignatura completa, no complementaria.

Algo similar ocurre con una asignatura que se ha dejado perder, se trata de "URBANIDAD". A mis 58 años recuerdo perfectamente algunas pautas que aprendí y sigo realizando, cómo por ejemplo: "El aseo en la persona, muchos bienes proporciona, buen porte y buenos modales, abren puertas principales"; que contraste con la conducta de profesores y alumnos en una gran medida, esta causa daño a la sociedad, e incluso comportamientos de un incivismo fruto de la ausencia de la buena educación conductista.

La religión, es filosofía e historia, abre la mente al pensar y reflexionar en la faceta espiritual positiva, contribuyendo a una salud mental por el contenido de las materias, estas no son la catequesis, la cual es una preparación a la primera comunión y evidentemente es una enseñanza de las doctrinas que enseña La Iglesia Católica. "Adoctrimiento puro".

Es cierto que la asignatura de religión no excluye, las enseñanzas de La Iglesia, aunque es en un ambiente cultural, ya que es la Iglesia de la nación y esto, pese a que España sea aconfesional, la constitución del 78. así lo hace constar. De ahí que conocer La Iglesia es conocer la cultura de nuestro país.
12/03/15 3:53 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.