La oración y los problemas de la vida...

LA ORACIÓN Y LOS PROBLEMAS DE LA VIDA

 

Me comentaba hace poco tiempo una persona que había dejado desde hacía años la oración y que, últimamente, gracias a un grupo de oración a la que fue invitada, volvía a rezar, pero, con gran sorpresa por su parte, nunca había tenido tantos problemas (de salud, familia…). Esta persona, perpleja, me preguntaba cómo sucedía esto y qué sentido tenía entonces rezar. Mi respuesta fue la siguiente:

 

Observe a su alrededor: ¿Quién no tiene problemas en un momento u otro de su vida? La vida conlleva dificultades, contratiempos y problemas. La diferencia la marca cómo los afrontamos, con qué espíritu los asumimos. Ser cristiano, tener fe, rezar, no nos exime de los problemas que sufren la mayoría de los mortales. Pero la fe y la oración nos hacen verlos y vivirlos de forma diferente. Los transforma. La unión con Dios nos permite afrontar los contratiempos y dificultades con mucha paz y esperanza, sabiendo que siempre estamos en manos de Dios y que los problemas nunca tendrán la última palabra. San Pablo escribía a los cristianos de Tesalónica, angustiados por el gran problema de la muerte, que “no lloraran sin esperanza”. No les dice que no lloren, sino que lo hagan con esperanza.  No le quepa a usted ninguna duda que todos estos problemas que tiene ahora rezando los tendría igual sin rezar. Mejor dicho, los tendría peor sin rezar porque la oración cuando es auténtica nos ayuda a afrontar los problemas con sentido y esperanza. Como sacerdote, visito a menudo enfermos y personas que pasan por grandes tribulaciones. Son muchos los que me dicen que sin el recurso a Dios por la oración, no lo soportarían. El sufrimiento forma parte de la vida en este mundo pero nada hay peor que sufrir sin sentido ni esperanza. No podemos confundir la oración con una especie de mantra o talismán que nos evita las contrariedades y el esfuerzo de afrontarlas cristianamente, eso es, perseverando en conocer y hacer la voluntad de Dios en las circunstancias que el Señor determine.

Hace poco, el Cardenal Barbarin declaraba que “la oración no es el último recurso de la Iglesia sino el primer deber del cristiano”. ¿Qué sentido tiene rezar? Todo. Tal vez si en la oración, en lugar de buscarnos a nosotros mismos, buscáramos a Dios y su designio, entenderíamos mejor este aspecto fundamental de la vida cristiana. Nos preocupamos excesivamente por la oración de petición, limitándola a menudo a aspectos muy secundarios y olvidamos dimensiones tan fundamentales como la adoración y la alabanza que debemos tributar constantemente a Dios, así como la acción de gracias. Con esto no digo que no debamos pedir, pero pidamos lo que Dios mismo nos sugiere en el Padrenuestro y no olvidemos implorar dos cosas fundamentales: la luz del Espíritu Santo para conocer qué quiere el Señor de nosotros y la fuerza necesaria para llevarlo a cabo. Todo lo demás se nos dará en añadidura. No deje de rezar e implore la fuerza del Espíritu Santo para hacerlo correctamente. Y me atrevería a decir, que ante muchos y gravisimos males que nos afligen actualmente casi sólo nos queda rezar intensamente… La fuerza de la oración es extraordinaria.

6 comentarios

  
Luis Felipe Salamanca Castillo
Tiene toda la razón, P. Mateo. El problema es que muchos confunden magia con religión. Con la magia, se buscan los milagros del Señor, pero no se cree en el Señor de los milagros; se asume una relación con Dios marcada por el interés y no por la fe; se hacen rituales privados y no celebraciones públicas, el enfoque mágico hace que se pida más por los bienes terrenales, que por los espirituales, en tanto que el enfoque religioso, busca no sólo la curación, sino, sobre todo, la salvación... ¡Qué fácil sería creer si cada vez que el 'fiel' quiere Dios tuviera que romper las leyes de la naturaleza que Él mismo ideó..! ¿Qué milagro más trascendental que la Resurrección de Cristo? ¡En ese sí hay que creer!
14/12/14 4:22 AM
  
Tikhon
"No le quepa a usted ninguna duda que todos estos problemas que tiene ahora rezando los tendría igual sin rezar"

Bueno Padre (me permito contradecirle un poco) puede que si y puede que no...

Yo soy un experto en "problemas" de todo tipo, hasta el punto de que un amigo mio ateo un día me dijo: "tío, lo tuyo supera la estadística".

Por eso me atrevo a decir que en la medida en que uno se acerca más y más a Dios, el enemigo ataca más y más, y se multiplican los probemas. Problemas de todo tipo, por fuera y por dentro.

Forma parte de la purificación y de la expiación por nuestros pecados.

Sin embargo conozco personas que están lejos de Dios y viven felices en un mundo en el que todo les sale bien y en el que la suerte les acompaña (de momento...) en cada cosa que hacen o emprenden. El demonio no necesita fastidiarles ¿para qué?.

Y sí, desde luego, sin los sacramentos y la oración sería imposible afrontar tanto problema. Demos gracias a Dios.

----
Viven "felices" pero tienen el peor problema...
14/12/14 6:43 AM
  
Carlos
Padre, en una frase ha omitido una "s" y el sentido de la misma es al revés:
"Mejor dicho, los tendría peor sin rezar porque la oración cuando es auténtica no (aqui supongo que falta una s "nos") ayuda a afrontar los problemas con sentido y esperanza".

No publique este comentario, simplemente era para avisarle del error tipográfico.

_____

Efectivamente. Gracias. A veces estas letras pequeñas del ordenador me cuesta verlas...
15/12/14 8:12 AM
  
Ferran Benedicto.
El poder de la oración, va más allá de la lógica humana. Es en la oración donde vivimos nuestra relación con El Señor.

17/12/14 12:49 AM
  
voy
Lo que ocurre es que todo en la vida es un tremendo misterio. Misterio es la vida del hombre sobre la tierra. Y ese misterio se resuelve en otro misterio: El misterio de la oración. Y ante el misterio el hombre se asusta, huye de él, no lo cree. Y ahí le viene el batacazo existencial. El hombre ha sido creado para que acepte el misterio, para creer, y para nada más. Por eso es muy cierto: ¡Crees o revientas!. No hay más.
24/12/14 2:45 PM
  
Tina
La oracion es el medio de comunicacion con Dios, es verdad que abeses oramos esperando que todo suceda como nosotros queremos y no como Dios lo tiene planeado, los invito a rezar la Magnifica, a promunciar el nombre de Jesus, a estar un momento a solas y sentir en lo profundo de nuestro ser, la compañia de Dios, abeces nos manda pruebas muy duras, pero El se queda a nuestro lado para consolarnos, la oracion mas hermosa es la que sale de adentro del corazon, el desirle Padre confio en ti, no te alejes de mi lado.
27/06/15 4:41 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.