Los graves efectos de la "teología actual"

A raíz de un comentario que hice sobre las pruebas de la inmortalidad del alma humana en una red social, un bautizado sin estudios de Filosofía y Teología, me alegaba que lo que importa en la fe cristiana no es la doctrina sino la experiencia. Dentro de la discusión otros, también bautizados, alegaban que eso de demostrar la existencia de Dios y de las pruebas de la inmortalidad del alma es pura soberbia porque lo importante no es la fe en el sentido filosófico, sino la fe de humildad. Estas afirmaciones, entre otras, me hicieron ver hasta qué punto han permeado los errores de las “teologías” actuales entre los fieles católicos. De inmediato pensé en el error tan difundido de la incorporación del método histórico-crítico como hermenéutica estructuralista desde la que se ha pretendido interpretar la Sagrada Escritura, en lo que se refiere a la relación entre la experiencia humana actual y la fe católica. También recordé un brillante estudio del gran filósofo cristiano, el Dr. Alberto Caturelli, que nos presenta un muestrario de estos errores difundidos por renombrados “teólogos” que, dicho sea de paso, contradicen totalmente el Catecismo de la Iglesia Católica. Esa ha sido la razón por la que decidí acudir a él para presentarles de modo muy breve una parte del panorama del que proceden las mencionadas ideas.

Entre los autores que abanderan este problema se encuentran Scheliermancher, Bultman, Fuchs, Hebeling, Schillebeckx, entre otros. Estos autores insisten en que el elemento esencial del catolicismo no es la doctrina sino la experiencia y su influencia ha sido decisiva para que los nuevos “valores” liberales de la democracia, de la tolerancia y de la libertad se consoliden al interior, no sólo de importantes sectores de intelectuales y de ministros en la Iglesia católica, sino de los fieles en general.

Dentro de las tesis principales de la mencionada “teología” estructuralista está la aplicación de las actualizadas “ciencias humanas” para la interpretación. Ya no es la palabra de Dios sino la palabra de los hombres que hablan de Dios. Según esta postura, no se puede decir que la Biblia es la palabra de Dios sino que la Biblia es indirectamente la palabra de Dios.[1] Como hemos dicho, según estos teólogos, principalmente el teólogo holandés Schillebeckx, lo que importa ya no es la doctrina sino la experiencia, de modo que el método de la experiencia, y comprender la autonomía de lo terreno es lo que nos pone de cara a la modernidad. Para él, el hombre en su situación actual, es una estructura.[2] Pero no sólo eso, sino que para él, es necesario replantearse el concepto de creación, porque cuando decimos que Dios creó de la nada, en realidad no se dice nada. Para Él Cristo es la creación concentrada.[3] Shillebeckx aplica la idea de la interiorización y la experiencia de J.P Sartre para sus interpretaciones y a partir de eso sostiene que Dios se manifiesta en la creación pero en la historia. Para él, los principales doctores de la Iglesia no dicen nada sobre el misterio de Dios que sea aprovechable para la espiritualidad.[4] La doctrina tradicional de la Santísima Trinidad no es verdadera porque no se trata de tres personas, sino de una estructural trinitaria y la esencia de Dios es libertad absoluta. Según él, no se puede probar la existencia de Dios con argumentos racionales y las cinco vías de Santo Tomás no sirven porque lo único que hay que entender es la gratuidad.[5] Para comprender todo esto afirma que lo que se requiere es la hermenéutica de la experiencia.

Por si todo esto fuera poco, Shillebeckx confunde la gracia con la intersubjetividad entre el hombre y Dios[6] y reduce la santidad a ser conscientes de la presencia absoluta y gratuita de Dios.[7] La Virgen María ya no es la Madre de la Iglesia sino la gran hermana de todos los cristianos.[8]

En lo que se refiere al paraíso, al infierno, al purgatorio y a la Ética cristiana, Shillebeeckx inicia negando que la espiritualidad del alma humana sea el fundamento de una vida más allá de la vida.[9] Para él, la razón tiene poco que decir porque las afirmaciones de los filósofos nos conducen a inexactitudes. En realidad el infierno no existe porque sólo existe el cielo. El único castigo si hubiera hombres definitivamente malvados, sería que con su muerte física terminaría su existencia, es decir, que Dios los aniquilaría. De modo que el infierno no existe y el purgatorio sólo es el instante de purificación o catarsis del primer encuentro con Dios.[10] En lo que se refiere al pecado original, este preexiste a nuestra voluntad, además de que Adán no es una persona histórica. Al mismo tiempo que niega la argumentación racional sobre la espiritualidad y la inmortalidad del alma, niega la ley moral natural y la Ética cristiana.[11] Cada uno crea sus propias leyes cuyas confusiones, como es el caso del aborto, la eutanasia, el adulterio, la sexualidad, se pueden resolver mediante los consensos.

Ni qué decir del celibato sacerdotal y de la ordenación de las mujeres. Shilleebecks está convencido de que las instituciones de la Iglesia son simplemente humanas e históricas y por lo mismo son fruto de una evolución. El episcopado, el sacerdocio y el diaconado son fruto de una evolución que puede cambiar.[12] El método histórico-experimental, ha “demostrado” que todo esto está sujeto a cambios, según él, la sociología y las “ciencias humanas” ya lo demostraron. Eso de las jerarquías y de las monarquías es puro autoritarismo por lo que la jerarquía, las normas y el derecho canónico deben ser cambiados en cuanto se comprueba que esas cosas no son aceptadas por los fieles por ser inhumanas.[13] Eso de la discriminación de las mujeres ha de superarse con su ordenación sacerdotal.[14]

Sin entrar en más detalles, lo único que puedo decir, es que este conglomerado de herejías que, como lo dije al inicio, han permeado entre más fieles de los que nos imaginamos, está perfectamente aclarado en el Catecismo de la Iglesia Católica que lamentablemente es desconocido o desechado por gran cantidad de laicos y de ministros.

 

 



[1] Cfr. Edward Schillebeckx, Soy un teólogo feliz. Entrevista con Francesco Stazzari, Introducción de Roberto Gibbellini, trad. De F. Páerez Miguel, Sociedad de Educación Atenas, Madrid, 1994, p. 72. Apud. Caturelli, Alberto. La Iglesia Católica y las catacumbas de hoy. Ed. Gladius, 2006, p. 230.

[2] Cfr. Idem., p. 75.

[3] Cfr. Idem., p. 83.

[4] Cfr. Idem., p.88.

[5] Cfr. Idem., p.90.

[6] Cfr. Idem., p.94.

[7] Cfr. Idem., p.96.

[8] Cfr. Idem., p.98.

[9] Cfr. Idem., p.99.

[10] Cfr. Idem., p. 101 y 103.

[11] Cfr. Idem., p.107.

[12] Cfr. Idem., p.111.

[13] Cfr. Idem., p.113.

[14] Cfr. Idem., p.117.

12 comentarios

  
Mª Virginia
Muchas gracias por este post, Dr. Ocampo.
Asimismo, la serie del p. Iraburu "Mala doctrina", compilada en un libro publicado por la Fundación Gratis Date -disponible on line- , es hoy de primerísima lectura para "vacunar" la inteligencia de los fieles ante la epidemia de pseudoteologías que envenenan las almas....impermeabilizándolas -naturalmente hablando, pues Dios todo lo puede sobrenaturalmente- a la sana doctrina, en muchísimas ocasiones.
21/10/16 4:01 AM
  
Rito Padilla
Dr. Estas aberraciones estan bien contextualizadas. Estas posturas racionalizadas, nada tienen que ver con una fe sustentada en la razon; creo que este texto si es totalmente contrario a la fe y la inmortalidad, no solo del alma, sino la resurrecion de vida en cuerpos gloriosos..
P. D. No soy filosofo. Lo poco que se, lo he aprendido de personas como ud. Gracias!!!
21/10/16 6:37 AM
  
Joaquín
Resumiendo: gnosticismo redivivo. Si el gnosticismo antiguo revestía ropajes mitológicos y neoplatónicos, el moderno reviste ropajes evolucionistas e historicistas. Pero el fondo es el mismo: reemplazar las palabras de Dios por palabras humanas, salvación a través del conocimiento, rechazo de lo material (en el gnosticismo antiguo se expresaba afirmando que el mundo visible era creación de un dios malo, en el moderno, de modos más sutiles, pero también se menosprecia lo material), etc.
21/10/16 8:09 AM
  
Luis López
Todos estos errores de la teología actual son ciertos, pero omites el más importante, persistente y devastador: negar la voluntad redentora de Cristo, mediante su sacrificio en la cruz, ofreciéndose en expiación al Padre.

José Antonio Pagola, en su "Jesús, aproximación Histórica" (pág. 351) lo dice claramente: "No hay ningún dicho cierto de la escritura donde Jesús atribuyese a su muerte el significado de un sacrificio de expiación".

Y en esa devastadora senda ha continuado la teología moderna.
21/10/16 9:56 AM
  
Roblete
Lo único verdadero para esas teologías modernistas son los sentimientos y las experiencias personales; es decir nuestro ombligo y nuestra mismidad. Y pretenden pasar por abiertas y humildes cuando son egocentrismo en estado puro. Dios nos asista.
21/10/16 10:14 AM
  
Tony de New York
Vamos, llego por medio de los sacerdotes que difundieron esas HEREJIAS en sus liturgias, la pastoral, administracion etc.
21/10/16 12:19 PM
  
Antonio L
Buenos días. Me quedo, principalmente con el último párrafo, que pongo por si algún lector no termina de leer el artículo ya que sólo lee los comentarios: "Sin entrar en más detalles, lo único que puedo decir, es que este conglomerado de herejías que, como lo dije al inicio, han permeado entre más fieles de los que nos imaginamos, está perfectamente aclarado en el Catecismo de la Iglesia Católica que lamentablemente es desconocido o desechado por gran cantidad de laicos y de ministros." Vale.
21/10/16 2:42 PM
  
Francisco Javier
La "teologia" modernista es una teologia cobarde y suicida.
21/10/16 4:29 PM
  
Jaume
Pues, ahí está un libro especial para el caso: Recuperar la fe en dos días.
22/10/16 1:07 PM
  
Humberto Aguilera
La "sabiduría" de estos "teólogos", trasluce lo esclavizados que están por Satanas, quien los ha llenado de soberbia el gran pecado que constituyó el pecado original junto con la desobediencia y la infidelidad para con Dios. Ellos quieren ser como Dios, desobedecen a Dios y son infieles a Dios y a la Iglesia.
La soberbia, es la actitud humana que mas desgracias ha traído a la humanidad, que mas confucion y desorientación y desunión ha causado. Roguemos al Señor que algún día se arrepientan de promover la mentira presentándola como la verdad y haber dañado a tantas conciencias. Se creen unos "Iluminados" cuya "sabiduría" sobrepasa a los Padres de Iglesia, hombres santos verdaderamente iluminados por el Espíritu Santo.
25/10/16 12:15 AM
  
gustavo perez
Estos teólogos, nacidos a partir del último concilio, que desvirtuaron la esencia regeneradora que quiso plasmar Juan XXIII, están como dice el blog, están repletos de soberbias y autosuficiencias. Lamentablemente la Iglesia institucional tomó el camino fácil del silencio y de la retirada cobarde. Fueron los perros mudos de que hablaba el profeta Isaías. Dejando así crecer las cosas y acobardados ante cualquier pronunciamiento de Rahner, de Chenu, de Schillebeckx, no supieron qué hacer ni qué decir...
28/10/16 12:02 AM
  
Adrián Ferreira
La novedad se ve como algo bueno por la costumbre a las nuevas tecnologías pero es un error pensar que todo lo nuevo o actual es bueno, muchas gracias por darnos a conocer estas aberraciones doctrinales ya leerle me hace ver e identificar el porque algunos sacerdotes dicen ciertas cosas antes pensaba ingenuamente que ellos inventaban por falta de formación pero resulta que la fuente muchas veces vienen de sus lecturas de estas teologías extrañas. Me encanta leerle y ya soy un asiduo lector de sus artículos, muchas gracias.
31/10/16 11:03 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.