Aforismos 27. Eclesiología.

Los siguientes aforismos fueron tomados de un trabajo que consta de aproximadamente 16 000 aforismos que he redactado limitándome a un aproximado de 140 caracteres cada uno, en un lapso de cinco años a partir de agosto de 2011. La mayoría de ellos pertenecen al patrimonio de la Cultura Universal.  Algunos de ellos han sido recogidos de la sabiduría de los grandes pensadores de la civilización greco-latina y cristiana-católica de los últimos 2400 años de historia de la humanidad, aun cuando gran parte de ellos han sido modificados. Muchos otros constituyen una aportación personal.

La intención ha sido reducir los conceptos a muy pocas palabras y con la mayor claridad posible para hacerlos accesibles a un mayor número de personas. También incluyen el intento de expresar un mismo concepto de distintas formas.

Este vigesimoséptimo bloque está dedicado a algunos aspectos generales sobre Eclesiología.

  1. La Iglesia Católica está conformada por todos los bautizados en comunión con Cristo, que además da gracias actuales a los no bautizados.
  2. La Iglesia Católica es la única institución que puede demostrar que la Divina Revelación ha sido una obra hecha por Dios.
  3. El nuevo y verdadero Israel es la Iglesia Católica.
  4. La Iglesia es el fruto de la presencia del Reino, ambos crecen juntos y coincidirán en la venida final.
  5. La Iglesia Católica tiene fuentes paganas, judías y cristianas que, con el método histórico crítico, demuestran que fue fundada por Jesucristo.
  6. El Hijo de Dios se ha hecho hombre para hacer a los hombres hijos de Dios.
  7. La humanidad de Jesucristo, unida a la Persona del Verbo, fue el instrumento de nuestra salvación.

  8. En Cristo se realizó plenamente nuestra reconciliación y se nos dio la plenitud del culto divino.
  9. Cristo realizó la obra de la redención y de la perfecta glorificación por el misterio de su pasión, resurrección y gloriosa ascensión.
  10. Del costado de Cristo en la cruz nació el sacramento admirable de la Iglesia, por eso es contradictorio amar a Dios y no amar a la Iglesia.
  11. La Iglesia es primordialmente un misterio de comunión en Cristo, entre Dios y los hombres: es Cristo comunicado en el Espíritu Santo.
  12. Cuando la Iglesia alcance su plenitud, el género humano y también la creación entera, será perfectamente renovado en Cristo.
  13. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo en el que inhabita el Espíritu Santo.
  14. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia.
  15. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia porque le da unidad y vida.
  16. La Iglesia es un ser vivo porque es el Cuerpo místico de Cristo, unificado y vivificado por el Espíritu Santo.
  17. El Espíritu Santo mueve y gobierna a la Iglesia como el alma mueve y gobierna al cuerpo.
  18. El Espíritu Santo es quien infunde el conocimiento de lo sobrenatural.
  19. El Espíritu Santo interviene en la designación de los jerarcas de la Iglesia.
  20. El Espíritu Santo distribuye a cada uno como quiere.
  21. El Espíritu Santo y toda la Trinidad Beatísima inhabitan en el alma justificada por la gracia.
  22. Cristo es la cabeza de la Iglesia y el Espíritu Santo es el alma que le da unidad y vida.
  23. El Espíritu Santo es el que da vida a la Iglesia y a cada uno de sus miembros.
  24. Como el alma mueve y gobierna al cuerpo, así el Espíritu Santo a la Iglesia.
  25. Toda descripción de la Iglesia debe comprenderse a la luz del misterio de Cristo o de la Iglesia en Cristo.
  26. La Iglesia no es una mera jerarquía, ni un todo colectivo, es un misterio en Cristo, entendida como signo e instrumento de santidad.
  27. La Iglesia Católica no es la jerarquía, sino todos los bautizados en comunión con Cristo como cabeza y con la gracia del Espíritu Santo.
  28. El misterio de la Iglesia deriva de la doble misión, conjunta e inseparable, del Hijo y del Espíritu Santo.
  29. Toda la importancia de la Iglesia se deriva de su conexión con Cristo.
  30. La Iglesia tiene una relación vital no con la Sociología (colectivismo), sino con la Cristología.
  31. La Iglesia, como Pueblo de Dios entendido como una realidad sociológica, es una pseudo-exégesis marxista de la teología de la liberación.
  32. Si no vemos a la Iglesia en su sentido sobrenatural, sino como una institución política más, no la podremos entender.
  33. Ekklesía es la convocación que Dios hace de la humanidad pecadora para la salvación de los hombres y gloria de Dios.
  34. Como el Padre envió a Cristo, así Cristo nos envía. Esto es posible porque el Señor resucitado y su Espíritu permanecen en la ekklesía.
  35. El Hijo de Dios se ha hecho hombre para hacer a los hombres hijos de Dios por obra del Espíritu Santo, introduciéndolos en la Trinidad.
  36. La misma existencia de Cristo es una misión, ser y obrar, sacerdocio y sacrificio, son en Cristo una ontológica unidad.
  37. La misión de Cristo es su existencia histórica que arranca de su consagración ontológica como Hijo de Dios hecho hombre.
  38. La consagración-misión de Cristo en el mundo es común a todos los fieles (Iglesia entera) y es propio de los ministros instituidos.
  39. La palabra “pueblo de Dios” debe designar el mismo “misterio” de “cuerpo y esposa” de Cristo, templo del Espíritu Santo.
  40. Es fundamental en la Iglesia Católica, la continuidad entre el pueblo elegido por Dios: Antiguo Testamento y Cristo: Nuevo Testamento.
  41. La Iglesia, para poder ser misterio de comunión, debe ser primero misterio de llamada consecratoria (Vocación).
  42. El Pueblo de Dios es aquel que debe ser, en manos de Cristo, el instrumento de la redención de todos los hombres.
  43. Cristo inaugura en la tierra el Reino de los Cielos.
  44. La Iglesia Católica es para todos, incluyendo los cristianos no católicos y los que no son cristianos.
  45. La Iglesia es sacramento y misterio de la unión de Dios con el hombre.
  46. Por su encarnación, la mediación sacramental de la Iglesia corresponde también a Cristo.
  47. Sin la mediación de la Iglesia fundada por Cristo (encarnación) no habría garantía de salvación más allá de nuestra voluntad e impotencia.
  48. El hombre necesita de la comunidad, no sólo para ser engendrado en la fe por el bautismo, sino para poder vivir la fe.
  49. Cristo es la misma salvación. El Reino que llega.
  50. Cristo funda la Iglesia sentando sus bases como la institución de los doce, la Eucaristía, el primado de Pedro, etc.
  51. La Iglesia comienza formalmente en Pentecostés. Ella es la nueva presencia de Cristo entre los hombres bajo el influjo del Espíritu Santo.
  52. Sin las bases que Cristo puso antes de la Pascua y sin la Pascua no habría Iglesia. Por eso Cristo es el fundador de la Iglesia.
  53. El Reino sólo tiene sentido en relación con la comunidad mesiánica que Cristo instaura y que es la Iglesia.
  54. Jesús se dirige a las ovejas perdidas de la casa de Israel, que estaban en las tinieblas. Ante el rechazo de Israel se crea la Iglesia.
  55. El Reino es la salvación que llega al pueblo de Israel y, en la medida en que Israel lo rechaza, nace un nuevo Israel.
  56. La Iglesia es el Israel de Dios que entronca por la fe con la promesa hecha a Abraham.
  57. La Iglesia es la heredera del antiguo pueblo de Dios, como el verdadero Israel. Es el Israel de los últimos tiempos.
  58. De algún modo, la Iglesia ya existía en Israel. Lo que hace Cristo es instituirse como centro del nuevo y verdadero Israel que es la Iglesia.
  59. Hacen un grave daño las iglesias locales cuyos obispos y pastores no están alineados a la Iglesia Universal. Laicos deben formarse en su fe.
  60. Urge formación de laicos y presbíteros en el lenguaje de la Tradición de la Iglesia para entender los documentos y resistir la apostasía en instituciones.
  61. La misión de los laicos es la Consagración del mundo con el testimonio de su vida en las estructuras humanas.
  62. Los cristianos son al mundo lo que el alma es al cuerpo.
  63. El pagano o infiel es el que no ha recibido la fe Católica. El apóstata es el que la recibió y la rechazó o la perdió.
  64. La apostasía es peor que el paganismo. Gran parte del mundo contemporáneo es apóstata. No se trata de evangelizar gentiles sino apóstatas.
  65. Que reconfortante es ver tantas instituciones y personas católicas y comprometidas en las catacumbas cibernéticas.
  66. Hay instituciones de la Iglesia que están sujetas a cambio.
  67. Las instituciones de la Iglesia sujetas a cambio deben adaptarse mejor a las necesidades promoviendo todo lo que nos une en Jesucristo.
  68. Existe igual derecho y honor a todos los ritos legalmente reconocidos por la Iglesia.
  69. La autoridad en cada diócesis sólo puede ser ejercida desde una obediencia sin fisuras, en comunión afectiva y efectiva con el Vicario de Cristo.
  70. Urge formación doctrinal, ya que es lamentable escuchar tantas homilías con fallas doctrinales graves que distorsionan el mensaje de Cristo.
  71. No es fieles y sacerdotes porque los fieles somos todos los bautizados incluyendo al Papa, obispos, presbíteros, diáconos, seglares, etc.
  72. Sin formación doctrinal, presentamos un Cristo falso y una iglesia falsa, etc.
  73. Imposible la vida moral y la pastoral si no se anclan en una formación doctrinal sólida y profunda.
  74. Todos los fieles tenemos derecho a que se nos presente una doctrina cristiana verdadera, precisa y clara.
  75. Desde sus inicios, la Iglesia ha estado en reforma para corregir abusos, corrupciones y desórdenes de obispos, clérigos, monjes y laicos.
  76. Las reformas de la Iglesia han sido un intento de salida de lo terreno y lo carnal en un movimiento hacia la patria definitiva.
  77. Las reformas de la Iglesia ocurren en la Iglesia pero no son de la Iglesia porque la Iglesia permanece sin mancha ni arruga (Ef. 5,27).
  78. La Iglesia no pide perdón porque es santa. Los fieles (jerarcas o seglares) piden perdón por sus abusos dentro y fuera de la Iglesia.
  79. La reforma gregoriana de la Iglesia del siglo XI se debió a interferencias del Imperio, simonía, incontinencia y afán de lucro de los clérigos.
  80. Sólo Jesús es el Supremo Pastor y las ovejas seguirán siendo siempre sus ovejas, aunque el pastoreo visible sea confiado a sus ministros.
  81. Dios a veces escoge a los peores para realizar apostolados en su Iglesia, para que quede claro que en la miseria humana muestra su grandeza.
  82. Un medio “católico” que presenta los acontecimientos históricos de la Iglesia peregrinante como si todo fuera perfecto no es de fiar.
  83. Permaneceremos en la barca suceda lo que suceda porque Cristo nos ha prometido no dejarla y porque sabemos que Él la repara.
  84. En un mundo paganizado y apóstata que se ha autonombrado sociedad del conocimiento ya no es posible evangelizar con argumentos de autoridad.
  85. Me parece increíble que pretendan someter verdades fundamentales y perennes de la Iglesia a consensos, votaciones, etc.
  86. La fidelidad a Cristo no puede ser objeto de votación.
  87. Me pregunto qué estará sucediendo en las diócesis de estos Cardenales que sostienen públicamente posturas contra la doctrina católica.
  88. Una cosa es que Cristo haya prometido quedarse con nosotros hasta el final y otra muy diferente que nosotros lo rechacemos.
  89. Ocultar la verdad que es debida, es decir, la verdad que las personas deben saber, es contribuir al error y luego empujar al pecado.
  90. Cristo no sólo instituyó su Iglesia, sino que tal y como lo muestra la Sagrada Escritura y la Tradición, la ha desarrollado.
  91. La comunión entre el Papa y los Obispos se manifiesta eminentemente en los Concilios Ecuménicos que expresan el Magisterio Ordinario.
  92. Una fe “católica” esotérica llena de supersticiones, fetiches, magia y santería es el común denominador.
  93. La Palabra de Dios engendra la fe, que es el primer principio de comunión.
  94. Nacemos a la fe porque la Iglesia nos ha engendrado en ella y porque, en la profesión de un mismo credo, realizamos la comunión.
  95. La verdadera fe no es un hecho individual sino eclesial. Sin fe en la Iglesia no hay verdadera fe en Cristo.
  96. La fe es un hecho eclesial antes que individual. Por eso sin Iglesia no hay verdadera fe.
  97. Por impulso del Espíritu Santo algunos cristianos abrazan, tanto en forma privada como en un estado admitido por la Iglesia, los consejos evangélicos.
  98. Los cristianos impulsados por el Espíritu Santo para vivir los consejos evangélicos, privadamente o en comunidad, son un espléndido testimonio.
  99. La Iglesia Católica no se reduce a la jerarquía católica y, como institución sobrenatural, es: Una, Santa, Católica y Apostólica.
  100. La Iglesia es Una, Santa y Universal, es decir, para TODOS. Por eso la queremos tanto. Demos gracias a Dios por nuestra Iglesia.
  101. Para ser Iglesia se requiere unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad. Sólo cumplen estos requisitos la Iglesia Católica y la Ortodoxa.
  102. Un sólo Dios, una sola Iglesia, un sólo pueblo. La Iglesia es Una y somos todos en comunión con Cristo.
  103. El Señor, antes de su Pasión, ha rezado por la unidad de la Iglesia en la presente fase de su camino.
  104. La unidad de la Iglesia surge del mismo Dios uno y trino.
  105. El supremo modelo y misterio de la Iglesia es la Trinidad de personas en la unidad de un Dios, Padre e Hijo en el Espíritu Santo.
  106. La unidad de la Iglesia depende del designio salvador del Padre y de su fundador que es el propio Hijo, que es el Verbo encarnado.
  107. El Verbo encarnado es quien ha reconciliado con Dios a todos los hombres por medio de su cruz en un sólo pueblo y en un sólo cuerpo.
  108. Cristo, en su redención, es el único que puede recuperar la unidad del género humano.
  109. El pecado disgrega a la humanidad y la unidad que Cristo ha hecho posible es la unidad de la Iglesia.
  110. Existe una vocación de unidad de toda la humanidad debida al designio creador de Dios en Cristo.
  111. La unidad de la humanidad rota por el pecado cuenta con la Iglesia como instrumento de esa unidad que humanamente es imposible lograr.
  112. El agente principal para la realización de la unidad de la humanidad en la Iglesia es el mismo Espíritu Santo.
  113. Los medios que Cristo dio para la unidad de su Iglesia son: la palabra de Dios, los sacramentos y la autoridad pastoral.
  114. El Cristianismo da unidad y vida a la sociedad. Cuando se rechaza, la sociedad se corrompe, se destruye.
  115. Las religiones paganas sólo confieren unidad en lo que tienen de verdad pero, como es poco, están sujetas a tiranías o a anarquía.
  116. Los pueblos paganos que no han recibido el Cristianismo, están en adviento; los que lo han recibido y rechazado son apóstatas.
  117. La herejía y la apostasía son pecados contra el Espíritu Santo.
  118. Los pecados contra el Espíritu Santo son los más graves, incluso son más graves que los que claman al cielo y los de la carne.
  119. La causa de las divisiones entre los cristianos es el pecado y, principalmente, el amor desordenado al dinero.
  120. Generalmente los que se salen de la Iglesia que fundó Jesús para ingresar a sectas lo hacen por ignorancia que puede o no ser invencible.
  121. La Iglesia es Santa aun albergando en su seno a pecadores porque en la vida de la gracia sus miembros se santifican.
  122. La Iglesia es Santa porque tiene los medios para purificar a los pecadores, para sufrir con ellos y hacer penitencia con ellos.
  123. La Iglesia no deja de producir santos y frutos de santidad porque esa es su finalidad: suscitar santos.
  124. La Iglesia es Santa porque, santificada por Cristo, produce asimismo santidad.
  125. La Iglesia es Santa por la palabra de Dios, palabra conservada viva en su seno por la fuerza del Espíritu.
  126. La Iglesia es Santa por los sacramentos de la fe y los ministerios jerárquicos.
  127. La Iglesia es Santa porque en ella habita el Espíritu Santo, que es el agente de la santificación, el cual viene a ser como su alma.
  128. La Iglesia es Santa pero recibe en su seno a pecadores, por eso necesita purificación constante. Penitencia y renovación.
  129. La Iglesia Católica es una institución Santa que acoge a pecadores para purificarnos con la Sangre de Cristo y presentarnos al Padre.
  130. Entre el cuerpo que es la Iglesia y su alma trascendente persiste una tensión hacia la fidelidad a la que el Espíritu le incita y ayuda.
  131. El Espíritu Santo habita y anima la institución eclesial.
  132. En la Iglesia hay santos, justos que se limitan a estar en gracia y pecadores.
  133. A la Iglesia, como a Dios, es más perfecto amarla que comprenderla.
  134. La Iglesia es humana y divina; visible e invisible; contemplación y acción; presente y peregrina.
  135. En la Iglesia lo humano se subordina a lo divino.
  136. En la Iglesia lo visible se subordina a lo invisible.
  137. En la Iglesia la acción se subordina a la contemplación.
  138. En la Iglesia lo presente se subordina a lo futuro.
  139. Iglesia es Apostólica significa que está allí donde los sucesores de los apóstoles y el sucesor de Pedro están en comunión con los orígenes.
  140. La Iglesia es Apostólica porque, por la gracia de Dios, conserva fielmente la doctrina y el ministerio recibido de los apóstoles.
  141. En la persona del Soberano Pontífice el episcopado es lo que debe ser, una unidad orgánica y viva.
  142. La preeminencia del Soberano Pontífice no se opone a la unidad del cuerpo episcopal, sino que la funda.
  143. La única Iglesia de Cristo subsiste allí donde el Papa y los obispos conservan visiblemente la continuidad y unidad de fe con los orígenes.
  144. El Papa es Cabeza visible y fundamento de la Unidad de la Iglesia en comunión con el colegio episcopal, del que es cabeza.
  145. Cristo dispuso a Pedro y sus sucesores, como pastor supremo de la Iglesia. El sucesor de Pedro es ahora el obispo de Roma.
  146. El Romano Pontífice es el principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad que vincula a los obispos entre sí.
  147. La Iglesia Católica no es la suma de Iglesias locales. El Papa no es el primero entre iguales con los Obispos, sino que posee la potestad.
  148. El Romano Pontífice posee la potestad de jurisdicción suprema, plena, universal, ordinaria e inmediata sobre fieles y pastores.
  149. El Papa no es, respecto a los obispos, el primero entre iguales (Benedicto XVI Motu Proprio Summorum Pontificum).
  150. Sólo son apóstoles los que han sido testigos de Cristo, por eso los obispos no son apóstoles, sino sucesores de los apóstoles.
  151. Los obispos no poseen, como los apóstoles, el carisma de la revelación que les permitía construir una Tradición normativa.
  152. La Tradición explicativa de los obispos se basa en la Tradición normativa de los apóstoles. Es la misma Tradición desde dos puntos de vista.
  153. La primera Teología de la Iglesia Católica consistió en buscar la significación de la vida de Cristo en el Antiguo Testamento.
  154. La inteligencia del Antiguo Testamento es el principal elemento de la Tradición de la Iglesia Católica.
  155. La Tradición es memoria vivida de lo que ha acontecido en Cristo.
  156. La Tradición Católica es memoria viva que va profundizando y explicitando cada vez más su misterio a la luz del Antiguo Testamento.
  157. La Tradición de la Iglesia Católica es memoria de lo acontecido en Cristo y vida de eso acontecido, ritos, costumbres, etc.
  158. La economía de la Salvación nace con Dios, que se nos entrega en Cristo y se perpetúa para toda la Iglesia, a todas las generaciones.
  159. Aunque apóstol y obispo son diferentes, ambos tienen la misma misión recibida de Cristo: conservar la identidad de la misión apostólica.
  160. Sólo el Obispo de Roma sucede personalmente a Pedro. Ningún otro obispo concreto sucede a un apóstol concreto.
  161. En el caso de los obispos que no son de Roma, es el colegio episcopal el que sucede al colegio apostólico.
  162. El obispo ejerce su función episcopal, en la medida que la ejerce en comunión con las otras Iglesias particulares presididas por Pedro.
  163. Un obispo separado de las demás Iglesias o de la autoridad del Papa no es garantía de verdad. Debe ser fiel a la Tradición de los apóstoles.
  164. El obispo debe ser fiel a la Tradición de los apóstoles, viva y actualizada en la liturgia por el Espíritu Santo.
  165. Los fieles deben apartarse de los pastores que se desvían de su auténtica sucesión.
  166. La apostolicidad es mucho más que validez de sacramentos porque consiste fundamentalmente en identidad de la función. Sucesión en la tarea.
  167. El Código de Derecho Canónico es un instrumento confiable y eficaz para que el católico resuelva infinidad de cuestiones.
  168. Con el Código de Derecho Canónico, el católico puede conocer la regulación oficial de la Iglesia en cuestión de sacramentos, ministerios, etc.
  169. Para el católico, la autoridad en cuestiones de dogma y costumbres es el Magisterio de la Iglesia Católica.
  170. En los Concilios, el Espíritu Santo manifiesta la Verdad de su Iglesia, la explicita y la protege contra errores y desviaciones.
  171. Los decretos y cánones aprobados por el Papa en los Concilios Ecuménicos tienen fuerza obligatoria para toda la Iglesia.
  172. La historia de los Concilios Ecuménicos es la historia de las conquistas doctrinales y morales de la Iglesia.
  173. A cada Concilio Ecuménico siguió una época de amplio radio de recuperación espiritual y moral de la sociedad cristiana.
  174. Cada Concilio Ecuménico es un maravilloso espectáculo de verdad, de unidad y de caridad.
  175. Desde el Primer Concilio de Jerusalén en el 49 d.C., se ve que es el Espíritu Santo el que guía las decisiones conciliares.
  176. La potestad de un Concilio Ecuménico es suprema y universal, sus decisiones obligan cuando son avaladas por el Papa y proclamadas por su orden.
  177. Los decretos y cánones de un Concilio Ecuménico tienen fuerza obligatoria para toda la Iglesia.
  178. Los decretos conciliares no tienen valor sino hasta después de la expresa aprobación del Papa que les confiere obligatoriedad.
  179. Los 8 primeros Concilios Ecuménicos de la Iglesia fueron convocados por los emperadores y ratificados por los Papas.
  180. Uno de los grandes retos de la Iglesia es dirigirse a un mundo que, en muchos casos, raya en la irracionalidad.
  181. La Iglesia Católica recibió del mismo Cristo el oficio de custodiar y enseñar el depósito de la fe.
  182. La Iglesia Católica, por encargo divino, tiene el derecho y el deber de proscribir toda falsa ciencia.
  183. Todos los fieles cristianos están prohibidos de defender como legítimas las opiniones que son contrarias a la doctrina de la fe.
  184. La Madre de Dios es modelo de la Iglesia en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo.
  185. En el misterio de la Iglesia, la Virgen María es llamada Madre y Virgen.
  186. La Bienaventurada Virgen María precedió la Iglesia, pues creyendo y obedeciendo, engendró en la tierra al mismo Hijo del Padre.
  187. La Iglesia contempla la santidad e imita la caridad de la Virgen María y, cumpliendo fielmente la voluntad del Padre, también ella es Madre.
  188. La Iglesia, por la predicación y el bautismo, engendra a la vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por el Espíritu Santo y nacidos de Dios.
  189. En la Beatísima Virgen, la Iglesia ya llegó a la perfección.
  190. Los fieles se esfuerzan en crecer en la santidad venciendo el pecado y levantando sus ojos hacia María como modelo de virtudes.
  191. La Iglesia, reflexionando piadosamente sobre la Virgen y contemplándola en la luz del Verbo, penetra el sumo misterio de la Encarnación.
  192. La Santísima Virgen, mientras es predicada y honrada, atrae a los creyentes hacia su Hijo y su sacrificio y hacia el amor del Padre.
  193. La Virgen une y refleja las más grandes exigencias de la fe, atrae a los creyentes hacia su Hijo y su sacrificio y hacia el amor del Padre.
  194. La Iglesia, buscando la gloria de Cristo, se hace más semejante a su excelso modelo, progresando en la fe, la esperanza y la caridad.
  195. En su obra apostólica, la Iglesia mira hacia aquella que engendró a Cristo concebido por el Espíritu Santo.
  196. Por la Iglesia, que mira hacia aquella que engendró a Cristo, Cristo ha de nacer en los corazones de los fieles.
  197. La Virgen es ejemplo del afecto materno con el que deben estar animados los que participan en la misión apostólica de la Iglesia.
  198. La Bienaventurada Virgen María, por la gracia de Dios, después de su Hijo fue exaltada por sobre todos los ángeles y los hombres.
  199. Por ser Madre de Dios y por intervenir en los misterios de Cristo, la Virgen María es honrada con especial culto por la Iglesia.
  200. La Iglesia, como la Virgen, es nuestra Madre; si algo la daña no podemos ser felices ni indiferentes.

 

1 comentario

  
Franklin Medina
SIENTO UN INMENSO GOZO ESPIRITUAL POR LOS DIFERENTES TEMAS RELATIVOS A NUESTRA SANTA MADRES IGLESIA CATÓLICA, A NUESTRA FE, PRODUCTOS DE SU GRAN ESTUDIO E INVESTIGACIÓN QUE NOS PERMITE A TODOS LOS CATÓLICOS ,EL ESTAR PREPARADOS Y CAPACITADOS, GRACIAS A LA ACTIVIDAD PROFICUA, LLEVADO A CABO POR EL DR. MANUEL OCAMPO PONCE. PEDIMOS A DIOS NUESTRO SEÑOR, DERRAME ABUNDANTES BENDICIONES SOBRE ÉL Y QUE SIEMPRE LE ASISTA EN SU VIDA Y EN SUS ACTIVIDADES PARA MAYOR GLORIA DEL SEÑOR.

-------------
Muchas gracias hermano. Te mando un saludo fraterno.
Manuel Ocampo Ponce.
05/09/16 6:02 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.