Aforismos 19. Santísima Trinidad-Dios Padre.

Los siguientes aforismos fueron tomados de un trabajo que consta de aproximadamente 16 000 aforismos que he redactado limitándome a un aproximado de 140 caracteres cada uno, en un lapso de cinco años a partir de agosto de 2011. La mayoría de ellos pertenecen al patrimonio de la Cultura Universal.  Algunos de ellos han sido recogidos de la sabiduría de los grandes pensadores de la civilización greco-latina y cristiana-católica de los últimos 2400 años de historia de la humanidad, aun cuando gran parte de ellos han sido modificados. Muchos otros constituyen una aportación personal

La intención ha sido reducir los conceptos a muy pocas palabras y con la mayor claridad posible para hacerlos accesibles a un mayor número de personas. También incluyen el intento de expresar un mismo concepto de distintas formas.

Este decimonoveno bloque está dedicado a generalidades sobre Dios Padre como Primera Persona de la Santísima Trinidad..

  1. Dios Padre, al conocerse perfectísimamente, engendra al Hijo y, del amor perfectísimo entre ambos, procede el Espíritu Santo.
  2. Las Personas divinas se distinguen entre sí por ser relaciones subsistentes distintas.
  3. Dios pudo haber creado siempre. Sin embargo, sabemos por la divina revelación que no es así.
  4. Las relaciones trinitarias son trascendentales. En el hombre las relaciones son accidentales. Por eso la persona humana no es relación.
  5. El sujeto de la revelación cristiana es: La Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  6. Cada una de las Tres Divinas Personas actúa de forma peculiar y diferenciada.
  7. Las Tres Divinas Personas son tres distintas relaciones con la misma esencia o naturaleza divina.

  8. El Filioque consiste en que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo.
  9. La inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma del justo es una de las verdades más claramente manifestadas en el Nuevo Testamento.
  10. La circumincesión significa que las tres divinas personas son absolutamente inseparables entre sí.
  11. Las Tres Divinas Personas son tres relaciones subsistentes con un único Acto Puro de Ser.
  12. El ser de Dios es uno porque cada persona divina se identifica con la naturaleza divina única y común.
  13. Dios, que es Acto Puro, tiene omnipotencia activa: creadora, conservadora y providente.
  14. Sólo Dios puede crear ex nihilo, es decir, de la nada.
  15. Dios tiene ciencia del pasado, del presente y del futuro.
  16. La ciencia de Dios es causa de las cosas porque lleva adjunta la voluntad.
  17. No es necesario que exista todo lo que Dios conoce sino sólo lo que Él quiere o permite que exista.
  18. El querer divino puede no cumplirse, puede que no se realice la salvación por culpa de la voluntad de las creaturas.
  19. No es igual el poder, el querer y el hacer. A cada una de estas tres acciones, le corresponde una ciencia de Dios.
  20. La ciencia de simple inteligencia de Dios requiere sólo la inteligencia divina.
  21. La ciencia de visión de Dios requiere la inteligencia, la voluntad divina y la existencia actual de la creatura.
  22. Dios puede todo lo que no envuelve contradicción. Dios puede todo lo posible aunque para el hombre resulte imposible.
  23. La eternidad, en cuanto tal, contiene infaliblemente todo lo existente o causado, en pasado, presente o futuro.
  24. En Dios hay dos tipos de futuros: los futuros necesarios que tienen que ser y los futuros contingentes que pueden llegar a ser o no ser.
  25. Los futuros necesarios dependen de causas necesarias y están acabados en la mente divina como algo que va a suceder necesariamente.
  26. Los futuros contingentes condicionados, dependen de causas fortuitas como los actos de libertad y pueden producirse o no producirse.
  27. El demonio no conoció el futuro de Adán y Eva después de pecar, pero sí el bien que no tendrían y los males a los que se habían precipitado.
  28. Dios conocía el futuro de Adán y Eva después de pecar, porque Dios conoce los futuros contingentes condicionados que dependen de la libertad.
  29. El conocimiento que Dios tiene de las cosas que han existido, existen o existirán se llama ciencia de Visión.
  30. En Dios se da la ciencia de visión porque el entender de Dios que, es su ser, se da en simultaneidad sin sucesión de pasado, presente y futuro.
  31. Dios conoce todo, incluyendo lo posible, es decir, lo que no es indispensable que exista, o que haya existido o que tenga que existir.
  32. Dios conoce todo, aunque de lo que conoce sólo puede existir lo que es posible y de eso sólo existe lo que Él quiere o permite que exista.
  33. De lo posible sólo existe lo que Dios quiere y permite que exista, con ciencia de aprobación que involucra la inteligencia y voluntad divina.
  34. Dios tiene ciencia de simple inteligencia de las cosas posibles, pero que no han existido, ni existen, ni existirán.
  35. Dios tiene ciencia de visión de los futuros acabados que son cosas que han existido, existen o existirán necesariamente.
  36. Dios tiene ciencia de aprobación de lo que puede ocurrir o frustrarse por la libertad de Dios o por la libertad creada que puede frustrar.
  37. Cristo, al tomar la naturaleza humana, introdujo el Oficio Divino, que es el himno que se canta perpetuamente en las moradas celestiales.
  38. Dios se ama como se conoce, en un único Acto Puro de Ser.
  39. Dios ha confiado al hombre la creación para que la cuide, para que se sirva racionalmente de ella y la lleve a su plenitud.
  40. En nuestra vida terrena, Dios no ostenta la encarnación de bien que en Él se da, por eso a veces lo cambiamos por cualquier bien particular.
  41. Cuando Yahvé lanza su palabra NADA puede paralizarla: necesariamente producirá destrucción o salvación.
  42. Todo ser o perfección creada, desde que existe, es gloria objetiva u ontológica de Dios.
  43. Para negar la gloria objetiva de Dios, una creatura tendría que destruirse como ser, aniquilarse, lo cual le es tan imposible como crearse.
  44. Gloria significa cierto brillo, que el bien de alguien llegue a ser conocido y aprobado por muchos.
  45. La gloria formal es el conocimiento o aprobación que de una perfección hace un ser espiritual.
  46. La gloria formal de Dios consiste en el conocimiento y amor que a su Infinita Bondad y Perfección profesa un ser inteligente.
  47. La gloria formal de Dios es explícita en los actos de amor a Dios, de adoración, de oración, etc.
  48. La gloria formal de Dios es implícita en todo acto que se somete a la ley divina, porque con esos actos se dirige a Dios como su Fin.
  49. La gloria objetiva de Dios son todas las creaturas por el simple hecho de ser.
  50. En Dios, gloria objetiva y formal son una misma cosa. El conocimiento y amor que Dios se tiene a Sí mismo se identifica con su Ser.
  51. Del mismo modo que no es necesaria la creación, tampoco lo es la gloria extrínseca de Dios, tanto objetiva como formal.
  52. Después de la creación existen otros seres, pero no más Ser que antes.
  53. Los dos grandes fundamentos posibles de gloria que la creatura puede tributar a Dios son la objetiva y la formal.
  54. Al que omite a Dios, sólo le queda esperar la nada. La sorpresa vendrá tarde o temprano cuando tenga que enfrentarse a la realidad.
  55. Por ser Perfectísimo, Dios no está necesitado de crear otros seres para Sí. Lo hace por su Bondad Infinita que comparte con la creatura.
  56. El hombre es el eslabón que une las cosas con Dios, el sacerdote intermediario entre la creación y el Creador.
  57. Las creaturas salen de Dios y retornan perfectamente a Él.
  58. Las creaturas espirituales pueden alcanzar a Dios mismo por el conocimiento y el amor, en cuya consecución consiste su felicidad.
  59. La creación, como efecto de Dios, es perfecta en grado sumo cuando regresa a su Principio.
  60. Todas las cosas creadas son vestigios del Creador. El hombre, además, es imagen y semejanza.
  61. Todo ser humano tiene como fin la glorificación formal de Dios. Pero en el ejercicio de su voluntad libre pueden frustrarse.
  62. Cuando pensamos en Dios, lo pensamos de un modo antropomórfico.
  63. La Divina Providencia es una operación ad extra de la omnipotencia divina creadora, conservadora y providente.
  64. Dios es un ser personal que se relaciona con las creaturas espirituales (ángeles y hombres) de persona a persona.
  65. Dios es el gran Señor y el gran Rey que reina por encima de todos los reyes.
  66. La actividad práctica de Dios sólo tiene sentido frente a los seres creados.
  67. A Dios le conocemos imperfectamente por la infinita distancia de lo que realmente es Dios en Sí.
  68. Todas las cosas forman un sólo mundo porque proceden de Dios, están ordenadas entre sí y en relación con Dios.
  69. El mundo se dice uno por la unidad de orden, que consiste en que unas cosas están ordenadas a otras.
  70. Las cosas corporales están en algo como continente, las cosas espirituales contienen aquello en lo que están.
  71. El alma contiene al cuerpo. Dios está en todas las cosas como conteniéndolas.
  72. Por cierta semejanza con lo corporal se dice que todas las cosas están en Dios, en cuanto están contenidas por Él.
  73. Estar en un lugar conviene de diferentes modos al cuerpo, al ángel y a Dios.
  74. El cuerpo está en un lugar de modo circunscrito, adecuado a él.
  75. El ángel no se circunscribe al lugar, porque no se adecua a él, sino que se delimita a él, en cuanto está en un lugar y no en otro.
  76. Dios no está circunscrito, ni delimitado a un lugar, porque está en todas partes, pues todas las cosas están contenidas por Él.
  77. Dios es siempre muy respetuoso del orden natural y no violenta el ser propio de las cosas.
  78. Dios, como Bien Infinito, no puede adquirir, sino sólo dar y hacer partícipes de su Bondad a otros seres.
  79. Los entes corpóreos participan y manifiestan con su ser la Perfección divina de un modo material e inconsciente -gloria objetiva de Dios.
  80. En Dios no caben partes ni composiciones. Dios uno y trino es esencialmente simple: Simplicidad pura.
  81. La Infinitud y la Omniperfección significan la esencia real de Dios.
  82. Absolutamente nada que venga de las creaturas puede producir en Dios más perfección, ni más felicidad.
  83. En Dios, su esencia real está constituida por el conjunto de todas las perfecciones en grado infinito y en suma simplicidad.
  84. Dios no crea para aniquilar. No es un principio aniquilador sino más bien Creador, Conservador y Providente.
  85. En Dios, todas sus obras reflejan a la vez su justicia y su misericordia.
  86. El origen primero de la bondad es Dios.
  87. Por su bondad, Dios difunde de múltiples maneras su perfección, incluso remediando los defectos que encuentra en las criaturas.
  88. La gracia es la participación formal aunque analógica de la vida divina en la creatura racional.
  89. Cuando Dios es misericordioso, no obra contra su justicia sino que hace algo que está por encima de su justicia.
  90. Porque Dios nos amó nos ha creado y, mientras subsistamos, somos objetos del amor de Dios.
  91. Dios ama todo cuanto existe, pues al crear las cosas las ordena a Él como su último fin.
  92. Ofendemos porque amamos lo que no debemos, el pecado. Dios hizo todo menos el pecado.
  93. La Voluntad de Dios es que nos santifiquemos en Él que es el Sumo Bien.
  94. La presciencia de Dios es el conocimiento de Dios sobre el futuro.
  95. La presciencia de Dios tiene tres objetos: lo posible en su intelecto, los futuros condicionados y los futuros acabados.
  96. La Voluntad divina es frustrable por la libertad de Dios que puede cambiar de opinión o por la libertad del hombre que Dios le ha dado.
  97. Aunque Dios no siempre ha creado porque la creación tuvo un inicio en el tiempo, crea ab aeterno, es decir, desde toda la eternidad.
  98. Dios ha establecido ab aeterno una ley moral para conducir a la persona humana a su destino definitivo conforme a su ser espiritual.
  99. Todo lo que aleja al hombre de su meta, que es Dios, lo conduce a la frustración.
  100. Dios da existencia a todos los seres del mundo.
  101. El Bien Infinito de Dios es la suprema perfección del hombre.
  102. Si el hombre no ordena sus actos a Dios y los desvía por apego desordenado hacia sí mismo y a las creaturas se frustra definitivamente.
  103. Las creaturas y el hombre, por su ser espiritual y personal, son porque Dios los piensa y existen porque Dios los ama.
  104. Toda la naturaleza nos remite al Creador. Unas especies mejoran, otras se deterioran, aparecen nuevas y otras desaparecen…
  105. La naturaleza humana es a sí misma ininteligible e infeliz lejos de Dios.
  106. Si con la muerte terminara el ser humano, la tendencia natural a la plena felicidad estaría ordenada a la frustración.
  107. La inteligencia humana está esencialmente ordenada a la Verdad sin límites, a la Verdad divina.
  108. Dios no sólo tiene que concurrir con la creatura para que ésta pueda actuar, sino que además tiene que promoverla.
  109. Todos los existentes creados dependen del Acto libre de la Voluntad de Dios.
  110. Todo el fin del universo y de la gracia es la gloria de Dios que culmina en el conocimiento y amor de Dios por parte de la persona creada.
  111. Dios ha creado y destinado a todas las creaturas para que, con su propio ser, participen y manifiesten su Ser divino.
  112. Es manifiesto que el mundo se dirige por la Divina Providencia.
  113. Toda creatura, por extraña que nos parezca, es una manifestación de Dios.
  114. La creatura libre alcanza su cenit cuando se determina espontáneamente hacia el sumo bien que es Dios.
  115. El hecho de que la naturaleza sea ordenada es lo que la hace ser buena. El bien incluye precisamente el orden al fin.
  116. El dominio humano sobre la naturaleza consiste en dar plena significación al retorno de las creaturas a Dios, para darle mayor gloria.
  117. Los entes que no son espirituales, llegan a Dios y cumplen su fin a través de los entes espirituales.
  118. La imitación de Dios es el último de todos los fines.
  119. Dios está inmediatamente en todas las cosas por esencia, presencia y potencia.
  120. El alma de los vegetales y de los animales irracionales también es creada por Dios.
  121. Entre los seres corpóreos, únicamente el hombre tiene un alma espiritual, es decir, inteligente y libre.
  122. Con la ausencia de Dios y la irreligiosidad, el hombre y su vida pierde sentido y la moral se vuelca en función de la idolatría.
  123. El hombre y la vida auténticamente humana únicamente tienen sentido cuando se fundan en Dios, que es el Fundamento de todo el obrar moral.
  124. De que Dios sea el fin último y supremo de todas las creaturas, se deduce la gran dignidad y excelencia de toda la creación.
  125. La Voluntad divina es esencialmente amor de Sí mismo porque sólo un objeto infinito puede especificar un querer infinito y subsistente: Dios.
  126. La persona humana está obligada a colaborar con Dios en el perfeccionamiento y plenificación de todo el universo a él subordinado.
  127. La máxima felicidad en esta vida terrena se logra conociendo y amando a Dios por la fe y la caridad y conservando la conciencia tranquila.
  128. El fin de la vida terrena no es otra cosa más que alcanzar la vida y felicidad eterna.
  129. La persona humana ha de centrar todas sus atenciones y poner todos los medios posibles para alcanzar su fin supremo que es la felicidad eterna.
  130. La felicidad terrena es efímera y muy imperfecta, por lo que hay que centrar todas las fuerzas en alcanzar la felicidad eterna.
  131. En la muerte el hombre fija su fin definitivo, ya sea glorificando a Dios objetivamente en el castigo o formalmente en la felicidad eterna.
  132. El fin de esta vida consiste en prepararnos para el Fin Último mediante una ordenación recta y constante de todos nuestros actos al Fin.

 

1 comentario

  
Tulkas
Estoy estos días leyendo la Suma cotra los gentiles del Aquinate.
Me da en la nariz que muchas de las controversias estúpidas contra las ciencias empíricas, la teoría de la evolución y la física moderna son sólo indigestiones de los protestantes.

La Iglesia ha abandonado lo mejor de santo Tomás y se debate en la ignorancia de sí misma y de la creación.
25/07/16 1:20 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.