Aforismos 8. Filosofía Política.

Los siguientes aforismos fueron tomados de un trabajo que consta de aproximadamente 16 000 aforismos que he redactado limitándome a un aproximado de 140 caracteres cada uno, en un lapso de cinco años a partir de agosto de 2011. La mayoría de ellos pertenecen al patrimonio de la Cultura Universal.  Algunos de ellos han sido recogidos de la sabiduría de los grandes pensadores de la civilización greco-latina y cristiana-católica de los últimos 2400 años de historia de la humanidad, aun cuando gran parte de ellos han sido modificados. Muchos otros constituyen una aportación personal.

La intención ha sido reducir los conceptos a muy pocas palabras y con la mayor claridad posible para hacerlos accesibles a un mayor número de personas. También incluyen el intento de expresar un mismo concepto de distintas formas.

Este octavo bloque está dedicado a generalidades sobre la Filosofía Política.

  1. El fundamento de la vida social y de su estructuración política es la naturaleza humana.
  2. Por ser corpóreo el hombre es precario y por ser espiritual es naturalmente social, por eso debe procurar el bien de los demás.
  3. El hombre es naturalmente social. De su precariedad y de su racionalidad se deduce su ser social.
  4. El animal es gregario mientras que el hombre es social.
  5. La causa formal de la sociedad es la autoridad legítima: la que tiene las virtudes para ejercerla respetando siempre la naturaleza.
  6. La causa material de la sociedad son las personas naturalmente sociables.
  7. La causa eficiente de la sociedad es la naturaleza social del hombre.
  8. La causa final de la sociedad es el bien común, es decir, la máxima perfección y bien de todos y cada uno de los miembros de la sociedad.

  9. El bien común es el verdadero bien de todos y cada uno de los miembros de un grupo social.
  10. La sociedad es una aristocracia natural de la inteligencia en función del bien común.
  11. El bien común, que es la causa de la asociación natural de los hombres, implica el verdadero bien de todos y cada uno de los miembros de una sociedad.
  12. La verdad y el bien común están fuera de todos los sistemas políticos, económicos y educativos actuales.
  13. Para lograr todos los bienes que les son necesarios, la persona y la familia se unen en la sociedad política o el Estado.
  14. El arte de la política será mejor si imita el orden de la naturaleza.
  15. El fin de la política y el de la moral coinciden y es el bien común. Por eso no se puede separar lo moral de lo político.
  16. La política se funda en la Antropología Filosófica y en la Ontología y, por lo mismo afecta a la moral y a la religión.
  17. El motivo por el que no puede separarse totalmente la Política de la religión es por sus fundamentos.
  18. Los fundamentos de la política y de las religiones repercuten y afectan a ambas. Por eso a veces entran en conflicto.
  19. La política que no considera, respeta y promueve la escala objetiva de valores está condenada a destruir y a fracasar.
  20. La unidad y la integridad de las personas que conforman una sociedad es fuente de desarrollo y principio de gobernabilidad.
  21. Lo uno es el fundamento de lo múltiple. Por eso no puede haber pluralidad si no hay unidad. La unidad es principio de gobernabilidad.
  22. La intención de aquel que gobierna a una multitud debe ser la unidad y la paz. La pluralidad sin unidad es principio de ingobernabilidad.
  23. Pluralidad sí. Pluralismo sin unidad y sin orientación al bien común conduce a la destrucción.
  24. La pluralidad o la diversidad sin unidad se pudre, se descompone y se corrompe.
  25. La sociedad política es una obligación moral de las personas que, mediante el amparo de sus derechos han de alcanzar la perfección humana.
  26. El bien común es la realización plena y la máxima perfección de todos y cada uno de los miembros de la sociedad política.
  27. La sociedad política es de origen divino porque Dios conduce a los hombres a dicha sociedad por la inclinación y necesidad de su naturaleza.
  28. Una sociedad sin virtudes y cuyos gobernantes no cuentan con las virtudes necesarias para gobernar se enfrenta a graves dificultades.
  29. Sin virtudes no se puede alcanzar el bien común.
  30. El bien común es la razón de ser de la sociedad y de la autoridad que la representa, si falla en su legitimidad pierde la autoridad.
  31. Las leyes que atentan contra el bien común son inicuas y ya no son leyes sino más bien violencia.
  32. El indicador de que en una sociedad se realice el bien común es la paz social que resulta del gobierno prudente y la convivencia en libertad.
  33. Una sociedad que desplaza Dios de sus estructuras políticas y económicas no puede alcanzar el bien común por ser naturalmente injusta.
  34. En las sociedades teocéntricas, Dios era el centro de la vida social y de su desarrollo; actualmente el centro de la sociedad son los centros comerciales.
  35. Las estructuras actuales contradicen la verdad sobre Dios, el hombre y el mundo. Por eso son tan destructivas, injustas y frustrantes.
  36. Mientras el mundo actual no supere los dos grandes errores materialistas del siglo XIX. liberalismo y marxismo, no podrá haber justicia ni paz.
  37. Los teólogos, filósofos y humanistas realistas son indispensables para un auténtico desarrollo social.
  38. Los valores sociales se realizan en los miembros de una sociedad que están comprometidos por el bien común.
  39. Los valores sociales son aquellos bienes que perfeccionan al hombre en función de su vida en sociedad para que ésta alcance el bien común.
  40. Cuando se respetan los derechos de todos, se facilita el cumplimiento de los deberes cívicos.
  41. El criterio de la verdad y el bien debe prevalecer sobre los criterios de opinión pública aunque sean los de la mayoría.
  42. Lo más importante no es lo que los hombres piensan, sino la verdad de las cosas.
  43. No deben nunca gobernar los que fomentan o promueven leyes contra el derecho natural y el bien común.
  44. El gobernante digno y legítimo debe ser capaz de corregir los errores legislativos que violen los derechos humanos.
  45. El derecho a la verdad como adecuación del pensamiento a la cosa debería estar a la base de todas las constituciones.
  46. No es concebible el desarrollo adecuado de un país sin filósofos, sin humanistas y sin ciencias experimentales.
  47. El Estado y la empresa son para las personas y no las personas para las empresas y el Estado.
  48. La autoridad es la causa formal de la sociedad. Es la que le confiere unidad, orden y vida. Si no es legítima objetivamente, desintegra todo.
  49. La legitimidad de una autoridad no es cuestión de nombramientos ni de consensos, sino de que cuente con la perfección objetiva para serlo.
  50. El bien común es el verdadero bien de todos y cada uno de los miembros de una sociedad conforme a su naturaleza.
  51. La legitimidad de una autoridad depende de su conocimiento y adhesión a la verdad.
  52. Si una autoridad atenta contra la verdad y el bien común, deja de ser autoridad legítima.
  53. La autoridad natural no depende de los consensos ni de los caprichos de unos, sino de la capacidad natural. Para mover hay que ser.
  54. El Estado tiene una misión subsidiaria respecto a la persona, de modo que está esencialmente ordenado a servirla y a ayudarla.
  55. La sociedad política debe defender los derechos de las personas, de las familias y de otras sociedades intermedias.
  56. El hombre es llevado, de un modo moralmente necesario y por una inclinación propia de su naturaleza, a constituir una sociedad política.
  57. La causa formal que da unidad, integridad y vida a la sociedad es la autoridad legítima.
  58. Las legislaciones perversas son síntoma de la depravación y descomposición del tejido social.
  59. El hombre sólo puede desarrollarse de un modo pleno y adecuado dentro de la Sociedad Política ordenada al bien común.
  60. La sociedad política es para las personas y las familias no viceversa.
  61. Las legislaciones y perspectivas de género que atentan contra la familia corrompen y destruyen la sociedad.
  62. El bien común es el verdadero bien y perfeccionamiento de todas y cada una de las personas que conforman una sociedad política.
  63. El Estado es para el hombre. Por eso el Estado no debe comprometer los derechos naturales de los individuos.
  64. Por su misma naturaleza, el hombre está inclinado y es conducido a la constitución Política o Estado.
  65. El fin del Estado es el Bien Común. El verdadero bien y realización plena de TODOS.
  66. El Estado no es fin de sí mismo, sino medio para el Bien Común. El fin es la persona, TODOS y CADA UNO.
  67. Las legislaciones que promueven depravaciones y aberraciones morales nos indican el deterioro de las “autoridades” que nos representan.
  68. Es deber del gobernante promover el bien común, favorecer el desarrollo moral, cultural… y mirar por el bien particular de los individuos.
  69. El gobernante debe ser ejemplo en el cumplimiento de sus obligaciones concretas. Intachable en las costumbres de su vida pública y privada.
  70. Los vicios del alma y del cuerpo son lo que corrompe a la ciudad.
  71. El fin de la ciudad es la vida perfecta de los ciudadanos conforme a la naturaleza.
  72. La democracia se consolidó en la Grecia Arcaica y para la Época Clásica había fracasado porque las mayorías no eran siempre los mejores para gobernar.
  73. La democracia es el régimen inicuo ejercido por muchos cuando la prepotencia de la plebe oprime a los ricos.
  74. La democracia sin una adecuada educación es el gobierno de los peores.
  75. Todos hablan de democracia pero no todos entienden lo mismo por esa palabra.
  76. La democracia está demostrando ser el gobierno de los más perversos que han podrido al mundo y lo han dejado en la miseria moral y material.
  77. La democracia podría funcionar en un país con altos niveles de cultura y educación. Pero no es la única ni la mejor forma de gobierno.
  78. Uno de los errores sobre los que se intenta sostener la democracia actual es la teoría del contrato social.
  79. Las erráticas democracias socialista y liberal son generadoras de pobreza y subdesarrollo material de muchos y de grandes daños morales.
  80. Silogismo: si la democracia es el gobierno de la mayoría y la mayoría es ignorante y pervertida. ¿Quién nos va a gobernar?
  81. No hay nada más dogmático, más excluyente, más autoritario y más discriminatorio que las democracias actuales.
  82. La democracia liberal es menos cruenta que otros materialismos dogmáticos y relativistas, pero igual de destructiva moral y socialmente.
  83. Históricamente, las democracias desembocan en tiranías.
  84. Para que gobiernen muchos, es necesario que exista entre ellos una cierta unidad de miras, de lo contrario no conducirán a nada.
  85. La democracia en un pueblo sin educación, es la tiranía de los peores.
  86. La democracia, que es el gobierno de las mayorías que generalmente son los peores, desemboca necesariamente en la tiranía.
  87. Cuando una persona no tiene autoridad natural, la única forma de mantener el poder es la tiranía.
  88. Al tirano, al no tener autoridad natural, ni profesional, ni moral, no le queda otro recurso más que el autoritarismo por la coacción y la fuerza.
  89. La tiranía es la encarnación de todos los vicios en una sola persona.
  90. El tirano quita lo mejor para dejar lo peor.
  91. El tirano reduce a todos a la pobreza.
  92. El abuso del poder democrático degenera en demagogia. Dicen lo que el pueblo quiere escuchar pero no cumplen nada.
  93. El régimen tiránico es el peor. El tirano abruma y oprime a los súbditos para saciarse con los bienes que codicia.
  94. Si el tirano tiene sed de riquezas, confisca los bienes de los súbditos. Si tiene sed de ira hace derramar sangre por futilezas.
  95. El régimen tiránico afecta los bienes temporales y también los bienes espirituales.
  96. El tirano trata de arruinar todo progreso y todo orden en los súbditos recelando cualquier excelencia de los súbditos.
  97. Bajo el régimen tiránico son pocas las virtudes que se pueden desplegar en el pueblo.
  98. El tirano desbanca de sus puestos a los virtuosos y trata de impedir que las personas lleguen a ser virtuosas.
  99. Los pueblos que han vivido mucho tiempo bajo tiranos son incapaces de realizar grandes empresas.
  100. Los hombres se alejan del tirano como de las bestias salvajes, porque estar sujetos al tirano equivale a ser presas de una bestia voraz.
  101. La tiranía suele instalarse en el régimen de muchos y malos. De la mala democracia se sigue la tiranía.
  102. El tirano no soporta a los buenos porque considera temible la virtud.
  103. El tirano trata de desbaratar la magnanimidad de los súbditos; siembra la desconfianza para que no se puedan organizar en su contra.
  104. El tirano fomenta discordias, prohíbe las reuniones y asambleas y todo lo que pueda engendrar entre los hombres familiaridad y confianza.
  105. Las personas que han crecido bajo la tiranía degeneran en un servilismo que les hace cobardes para emprender obras buenas.
  106. Actualmente, el poder tiránico se impone con el control del dinero, de la educación y de los medios de comunicación.
  107. El tirano o dictador, se caracteriza por sacrificar el bien común en aras de su beneficio o el beneficio de unos cuantos.
  108. El tirano o dictador ha de evitar a toda costa la virtud y, sobretodo, la reflexión en los ciudadanos para conservar el poder.
  109. El tirano no sabe hacer las cosas ni quiere hacerlas, por eso tiraniza al que puede hacérselas, obligándolo a que las haga.
  110. Las monarquías devienen en tiranías debido al egoísmo y a la debilidad humana.
  111. El mundo vive bajo el yugo de distintos poderes tiránicos que explotan y que impiden el bien común.
  112. Lo que respalda la moneda en los sistemas materialistas, sean liberales o sean marxistas, es la mano de obra esclava.
  113. La anarquía (falta de gobierno), el desorden y la inmundicia, indica que el hombre actúa al margen de Dios.
  114. La corrupción de lo óptimo es la peor de las corrupciones, por eso la corrupción de jerarcas y autoridades es más destructiva.
  115. En el capitalismo liberal, el fin de la empresa y de la sociedad es el dinero en lugar del bien común, por eso el error es de raíz.
  116. Los partidos políticos son un cadáver que consume dinero porque han renunciado a sus ideales doctrinales en aras del poder por el poder.
  117. Mientras no se entiendan las plataformas de los partidos y éstos sean fieles a sus principios, la política será un fracaso.
  118. No puede haber una plataforma política adecuada si no se parte de un concepto de hombre y de sociedad realista y objetivo.
  119. Las plataformas políticas actuales están basadas en el racionalismo; esa es la causa de su fracaso.
  120. Votar por un partido que promueve abortos y leyes contra la naturaleza, contra la verdad y contra el bien, es promover esos actos perversos.
  121. Cuando un partido político obra en contra de sus principios traicionando su base teórica se destruye.
  122. Optar por no votar puede significar otorgar el voto al que tiene más votos y eso puede no ser el mal menor.
  123. Para un voto razonado hay que ver las plataformas políticas, las propuestas y antecedentes de los candidatos: que no vayan contra la ley natural.
  124. La aristocracia está compuesta por los mejores, los más cultos y productivos de una sociedad y se opone a la burguesía.
  125. La burguesía no trabaja, ni se cultiva, ni produce, sólo se dedica a gastar. Vacían de ser el mundo: lo contaminan.
  126. La base ideológica del liberalismo económico es el empirismo inglés. La base ideológica del comunismo es el materialismo dialéctico.
  127. Frente a propuestas políticas materialistas: liberales (derecha) o marxistas (izquierda) no aplica el mal menor.
  128. El liberalismo y el marxismo son dos caras de la misma moneda: el materialismo. Por eso en el fondo no son compatibles con la doctrina cristiana.
  129. El empirismo es un error filosófico muy grave, base del liberalismo y de la Revolución Francesa con sus sangrientas consecuencias en el mundo.
  130. Los errores filosóficos producen consecuencias graves en los sistemas políticos, económicos y en los derechos humanos.
  131. A la base de cualquier sistema político o económico está una Filosofía o una ideología implícita.
  132. El materialismo dialéctico y el materialismo capitalista siempre entrarán en conflicto con las grandes religiones.
  133. El capitalismo empobrece a muchos y hace ricos a pocos, pero el marxismo empobrece a más y enriquece a menos.
  134. Ambos, capitalismo liberal y marxismo, son dos caras de la misma moneda: el materialismo.
  135. El liberalismo y el marxismo son falsas doctrinas que malentienden la libertad y sacrifican los derechos fundamentales de las personas.
  136. Urge superar los trasnochados sistemas liberal y marxista que han dejado a tres cuartas partes de la humanidad en la pobreza.
  137. Los que retienen sus riquezas improductivamente ponen en grave riesgo el bien común.
  138. La ideología de Marx se funda en un materialismo dialéctico absoluto en el que la única realidad es la materia en evolución necesaria.
  139. La ideología marxista parte de la afirmación gratuita y dogmática de que la materia es la única realidad que evoluciona en forma dialéctica.
  140. La dialéctica marxista que consiste en que todo se desarrolla como afirmación (tesis), negación (antítesis) e integración (síntesis) es falsa.
  141. La realidad no es dialéctica en el sentido marxista sino análoga, es decir, en parte igual y en parte distinta.
  142. La materia, que es la alienación en Hegel, es la verdadera y única realidad en Marx.
  143. En Marx, la alienación está representada por la idea y el espíritu.
  144. La materia, que es lo único en Marx, no es considerada por él, puesto que nunca la define. Sólo la describe en su movimiento dialéctico.
  145. En Marx, hombre-necesidad, naturaleza-satisfacción y los medios de producción son con lo que el hombre somete y transforma la naturaleza.
  146. En Marx, la materia dinámica, a través de sus estudios y según la evolución de los medios de producción, engendra la sociedad y la historia.
  147. Grave error de Marx es que, a través de la sociedad, la materia engendra el derecho, la filosofía, la religión y otras superestructuras.
  148. Grave error de Marx es afirmar que la materia engendra la conciencia y los medios de producción engendran el tipo adecuado de sociedad.
  149. La sociedad actual vive y educa en el engaño de que la verdad es un constructo social y el bien lo que la sociedad determine como bueno.
  150. El marxismo coloca la actividad moral en el plano de las ideologías que sólo son una función pragmática para expresar un estadio evolutivo.
  151. El marxismo empobrece y esclaviza a los pueblos entregándolos como esclavos al capitalismo voraz.
  152. El capitalismo y el marxismo traen consigo un endurecimiento de las desigualdades sociales, un retroceso y un desprecio a los más pobres.
  153. En Marx no hay conocimiento teórico de la verdad, sino puro activismo práctico que se mide por sus efectos útiles, por eso produce esclavos.
  154. La teoría del conocimiento marxista y su consiguiente concepción moral están viciadas por el agnosticismo derivado del relativismo pragmático.
  155. El marxismo, comunismo o socialismo lleva al maquiavelismo al extremo en virtud de su concepción pragmático-utilitarista del conocimiento.
  156. La moral marxista no se logra por el conocimiento de la verdad, sino por la vía irracional de la acción en un evolucionismo determinista.
  157. En el marxismo, socialismo o comunismo la sociedad está determinada por la organización de los medios de producción y los que los manejan.
  158. En el marxismo, comunismo o izquierda no cabe ni el sujeto-persona ni las normas objetivas que garanticen sus derechos.
  159. En el marxismo, comunismo, socialismo o izquierda se ha destruido la inteligencia y la libertad, sólo queda la materia oscura.
  160. En el marxismo, sólo queda la materia oscura con un dinamismo dialéctico inevitable, sujeta a un determinismo utilitarista.
  161. Del marxismo, socialismo o izquierda con su irracionalismo utilitarista deviene el amoralismo que favorece el maquiavelismo absoluto.
  162. El liberalismo y el marxismo desembocan en el inmoralismo porque parten de la negación del alcance trascendente u ontológico del intelecto.
  163. El marxismo pretende resolver la injusticia y la pobreza con el igualitarismo colectivista, materialista y ateo.
  164. El colectivismo marxista consiste en colocar como fin al estado y como medio a la persona. Por eso es incompatible con el cristianismo.
  165. El marxismo acierta en señalar la injusticia de la pobreza, pero desacierta en la solución que propone para superarlas.
  166. El fin del materialismo capitalista es el dinero y el fin del materialismo marxista es el Estado. Por eso atropellan los derechos humanos.
  167. Por mucho que se beneficien muchos del materialismo capitalista y marxista, no dejan de ser perversos porque el fin no justifica los medios.
  168. En el marxismo, la actividad ética carece por completo de sentido.
  169. El empirismo inglés causó el liberalismo francés, la Revolución francesa y el capitalismo liberal. Por partir de un reduccionismo son falsos.
  170. El idealismo es causa del materialismo dialéctico, el comunismo y el socialismo. Por partir de un reduccionismo son falsos.
  171. Descartes propuso la oposición entre razón y fe. Por eso no es compatible con el realismo ni con el cristianismo católico.
  172. Hegel afirmó dogmáticamente que la realidad es una dialéctica de lucha de contrarios que resuelve en una síntesis. Esa afirmación es falsa.
  173. Para Hegel todo es y se resuelve en el Espíritu. Por eso su postura es panteísta.
  174. Engels y Marx adaptaron la dialéctica Hegeliana afirmando que todo es materia. Los contrarios son burgueses y proletarios.
  175. La síntesis marxista se da con la lucha de clases en el colectivismo materialista que suprime la propiedad privada y sustancializa el Estado.
  176. Para Lenin, algo es justo si favorece la revolución para implantar el “paraíso” comunista.
  177. La Verdad es principio de gobernabilidad. Una sociedad relativista se vuelve ingobernable.
  178. En el capitalismo liberal o neoliberal, el libre mercado determina la escala de valores.
  179. Mientras haya hambre en el mundo es que no hemos acertado en nuestros sistemas políticos, económicos y educativos.
  180. Solidaridad y subsidiaridad. Dos principios indispensables para el desarrollo, la justicia y la paz.
  181. El colectivismo afirma que el individuo es para el Estado.
  182. El realismo afirma que el Estado y la empresa son para la persona. Bien Común.
  183. El colectivismo es un error muy grave porque sacrifica los derechos humanos de los individuos por el bien de las mayorías. Bien general en lugar de bien común.
  184. El colectivismo sustancializa al Estado y ve a los individuos como partes o como medios para el Estado.
  185. El bien común no es un todo colectivo, sino un universal distributivo que se reparte en diferentes grados según los individuos.
  186. El liberalismo tiene como fundamento el empirismo y el positivismo, por eso confunde la libertad, la igualdad y la fraternidad.
  187. El liberalismo confunde la subsidiaridad con la equidad.
  188. El carácter social del hombre es algo accidental al mismo pero no por eso menos importante porque el hombre es naturalmente social.
  189. Mientras haya liberalismo habrá comunismo.
  190. La izquierda acierta en su crítica al liberalismo y se equivoca en su propuesta de solución.
  191. No hay libertad sin verdad objetiva. Por eso el liberalismo político y económico es falso y, por consecuencia, injusto.
  192. El libre mercado invierte la escala de valores, provoca polarización de la sociedad y es tan destructivo como el comunismo.
  193. Si las “leyes” del libre mercado determinan la escala de valores se invierte totalmente la escala de valores y se destruye el hombre.
  194. Las ideologías políticas materialistas son incapaces de lograr la justicia y la paz.
  195. La subsidiaridad implica que todos participen, pero cada uno según sus aptitudes y conocimientos y de manera jerárquica.
  196. Si el Estado promueve leyes que van contra natura, promueve la injusticia, los vicios, la inseguridad y la violencia.
  197. Por un lado, hacemos la guerra al crimen y, por otro, fomentamos los vicios y acciones contra la naturaleza.
  198. La solidaridad supone siempre el conocimiento de la verdad.
  199. A partir de la Revolución ha aumentado el deterioro moral, la devastación ambiental, el crecimiento anárquico de ciudades, la pobreza…
  200. Violencia, corrupción, impunidad, criminalidad, pobreza… frutos podridos de la Revolución con su materialismo liberal y marxista.
  201. La mejor fábrica de esclavos es el socialismo… y, por tanto, el mejor negocio para enriquecer y dar poder a unos cuantos.
  202. El comunismo no ha sido, no es, ni será la solución a la pobreza porque empobrece más.
  203. Lo que confiere autoridad a una persona es su adecuación con la verdad.
  204. La peor cosa que le puede suceder a un país es un dictador socialista. Así lo ha demostrado la historia. Y la ignorancia es su mejor aliada.
  205. El socialismo se viste de lo que digan las estadísticas y si dicen cristianismo, se disfraza de cristianismo aunque en esencia sea ateo.
  206. Prácticamente ya no tiene cabida el hecho de que haya una verdad objetiva al punto de que si alguien la dice, le cortan la cabeza.
  207. El pluralismo relativista va exaltando a las minorías hasta el punto de ya ni por consenso se pueda llegar a la posibilidad de una verdad.
  208. El gobierno del pueblo puede acabar siendo el gobierno de los peores, y por tanto, el peor de los gobiernos.
  209. Hay quienes piensan que las economías mixtas (liberales-marxistas) son la solución. Pero error + error es igual a error al cuadrado.
  210. La política y el derecho no se deben separar de la Ética, porque la Ética es la forma o el alma que da unidad y vida al cuerpo social.
  211. La “ética” marxista no es más que un nombre para justificar cualquier acción que favorezca la revolución marxista.
  212. En la “ética” marxista algo es bueno moralmente si contribuye a la abolición del capitalismo y apoya a la revolución para el socialismo.
  213. Para Lenin, algo es justo si favorece a la revolución para implantar el “paraíso” comunista.
  214. Para Engels y Lenin, el bien y el mal cambian según las condiciones sociales y en función de lo que favorece a la revolución del proletariado.
  215. Dentro de los valores necesarios para ejercer el poder político se encuentran la virtud de la prudencia gubernativa y la justicia social.
  216. Caridad y justicia no se excluyen, sino que juntas contribuyen al desarrollo de la sociedad humana.
  217. La justicia social debe dominar las instituciones políticas y sociales.
  218. El amor social está dispuesto al bien común y no envidia a nadie su posición social.
  219. El amor social busca lo unificador y lo común.
  220. El egoísmo social busca el pluralismo que disgrega.
  221. Es inhumano que la autoridad política carga en formas totalitarias o dictatoriales que las que lesionan gravemente los derechos humanos.
  222. Cuando quien ejerce el poder político abusa de su autoridad, no estamos obligados a considerar sus órdenes como justas.
  223. Quien educa o deseduca es el que gobierna.
  224. La paz es la tranquilidad del orden justo. Si no hay orden y justicia no puede haber paz.
  225. Desterrar la Religión, la Filosofía y la Historia es el camino para explotar a un pueblo evitando que sepa las causas de su miseria.
  226. El poder y la autoridad natural dependen en gran medida del saber.
  227. El capitalismo liberal invierte totalmente la escala de valores poniendo al dinero como valor supremo al que se ordenen todos los demás.
  228. El colectivismo marxista considera a la persona como medio para el Estado en lugar de que el Estado sirva a la persona como su fin.
  229. El capitalismo liberal subordina a la persona a la empresa que la aliena y devora porque la causa de la utilidad es la esclavitud.
  230. El subjetivismo se difunde rápidamente porque se apoya en el egoísmo y aparenta desarrollo cuando en realidad va corrompiendo.
  231. La teoría del contrato social o contractualismo niega la naturaleza social de la persona humana.
  232. Sin ciudadanos y gobernantes virtuosos no hay gobernabilidad. No bastan las competencias, habilidades y actitudes del sistema materialista.
  233. Sin una comprensión profunda y adecuada de la naturaleza humana no se puede educar ni gobernar ni mucho menos legislar.
  234. La gobernabilidad en función del bien común es directamente proporcional a las virtudes de gobernantes y ciudadanos.
  235. El desarrollo económico en manos de unos pocos o de grupos económicamente poderosos o de una comunidad política va contra la justicia.
  236. Dejar el desarrollo al libre juego de las fuerzas económicas o a la decisión de la autoridad pública va contra la justicia y el bien común.
  237. En la vida económica y social ha de respetarse y promoverse la dignidad de la persona humana, la vocación íntegra del hombre y el bien común.
  238. Aun en los países menos desarrollados, el lujo pulula junto a la miseria.
  239. Los ricos que no hacen nada, ocupan un lugar en balde y no se justifica su presencia en la sociedad.
  240. La causa de los pobres son los ricos.
  241. Cada día se agudiza más la oposición entre países desarrollados y países en vías de desarrollo que son su mercado y mano de obra esclava.
  242. La paz no es ausencia de guerra, sino el fruto del orden justo plantado en la sociedad humana por Dios.
  243. El bien común del género humano se rige primariamente por la ley eterna.
  244. La paz en esta vida nunca es una cosa del todo hecha, sino un perpetuo quehacer.
  245. La paz es obra de justicia.
  246. La paz es la tranquilidad del orden justo. Es el fruto del orden que Dios ha establecido para la sociedad humana.
  247. La paz en la tierra no se puede lograr si no se asegura el bien de las personas y la comunicación espontánea de sus riquezas espirituales.
  248. La paz es fruto del amor que sobrepasa la meta indicada por la justicia.
  249. Con las armas científicas, la crueldad de la guerra supera enormemente la barbarie de los tiempos pasados.
  250. Como el hombre no puede soportar tantas deficiencias en el orden, éstas hacen que el mundo esté plagado sin cesar de luchas y violencias.
  251. La libertad sin verdad es un intento de justificación del dominio del más fuerte sobre los débiles.
  252. La mayoría de los poderosos aborrecen la verdad porque quieren ejercer su poder arbitrario sobre los demás.
  253. Es deber grave de todos los ciudadanos participar activamente en la vida pública para promover el bien común.
  254. Los ciudadanos individual y colectivamente deben evitar atribuir a la autoridad política un poder excesivo que atente contra el bien común.
  255. Los buenos ciudadanos son los ciudadanos que se organizan en sociedades intermedias para contribuir con servidores públicos al bien común.
  256. Los ciudadanos no deben pedir al Estado ventajas o favores que pongan en riesgo la responsabilidad de las personas, familias e instituciones.
  257. La responsabilidad social no termina con el voto, sino que se continúa en la vida política del país.
  258. El buen ciudadano no cae en el desánimo frente a una situación política adversa. Se organiza para hacer rendir cuentas al gobierno.
  259. Cuando los gobiernos fallan es necesario que la sociedad se organice.
  260. Es inhumano que la autoridad política decaiga en formas totalitarias o dictatoriales que lesionan los derechos de las personas y la sociedad.
  261. Es necesario prestar gran atención a la educación cívica o política que es particularmente necesaria para el bien común.
  262. Sin una adecuada educación cívica o política es imposible alcanzar el bien común.
  263. Todo hombre tiene la obligación de trabajar para contribuir al bien común de la sociedad aunque no tenga necesidad alguna.
  264. Es imposible alcanzar el bien común sin el ejercicio de la virtud. En una sociedad llena de vicios, reina la injusticia y la violencia.
  265. El servicio a los demás es social y supone una sociedad organizada en la que el trabajo se distribuye para el bien común.
  266. Los padres han de enseñar a los hijos a ganarse la vida por sí mismos, a comunicarse y a adquirir las virtudes sociales necesarias para el bien común.
  267. El fin del progreso debe ser la perfección plena de los miembros de la comunidad política.
  268. El progreso surge y se acrecienta por la preparación de los pueblos y su trabajo.
  269. El verdadero progreso es primordialmente ético y social y, secundariamente, científico y tecnológico.
  270. La carrera de armamentos no es camino para conservar la paz porque no se eliminan las causas del conflicto sino que se agravan.
  271. La ambición, el egoísmo, la envidia y las injusticias son las causas principales de las discordias entre los hombres que conducen a guerras.
  272. Algunos políticos afirman que legalizando la marihuana baja el número de delincuentes. Es decir, legalizando crímenes desaparecen delitos.

1 comentario

  
Jaime Fernández de Córdoba
Este aforismo lo saqué de las "memorias de ultratumba" de Chateaubriand, aunque no recuerdo si es original de él o un acita de otro autor, pero me parece muy verdadero e iría bien en su lista: "Cuanto más vil es el tirano, más infame es el esclavo".

Un saludo.
01/07/16 1:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.